Mu­je­res en la tor­men­ta

cri­sis del tea­tro La eterna se to­ma un des­can­so con el es­treno en Ma­drid de Agos­to, la mo­nu­men­tal de Tracy Letts. Pron­to vol­ve­rá a Bar­ce­lo­na.

Tiempo - - CULTURA -

Oí­mos ha­blar de la “cri­sis del tea­tro” más o me­nos des­de cuan­do Li­sís­tra­ta, aque­lla obra pa­ci­fis­ta de Aris­tó­fa­nes a cu­yo es­treno pa­re­ce que fue po­ca gen­te (de­bió de ser en­tre se­ma­na) y en­ton­ces los crí­ti­cos grie­gos, que eran tan ce­ni­zos co­mo to­dos los crí­ti­cos pos­te­rio­res, se echa­ron las ma­nos a la ca­be­za y has­ta hoy con la “cri­sis del tea­tro”.

Pe­ro es ver­dad. El tea­tro es­tá fa­tal. Echen us­te­des un vis­ta­zo a la car­te­le­ra de Ma­drid. O, en me­nor me­di­da, a la de Bar­ce­lo­na. Ni ha­ble­mos ya de la Red de Tea­tros, as­fi­xia­da por los re­cor­tes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cos. En el sec­tor pri­va­do, lo úni­co que ti­ra me­dia­na­men­te bien son los mu­si­ca­les; lo de­más se va en obras pa­ra dos o tres in­tér­pre­tes (po­ner más es ca­ro), clu­bes de la co­me­dia más o me­nos re­pug­nan­ti­nes y re­po­si­cio­nes de Agat­ha Ch­ris­tie, Mihu­ra o Muñoz-se­ca, cu­yo Don Men­do si­gue sien­do una ben­di­ción pa­ra los em­pre­sa­rios.

En los tea­tros pú­bli­cos, sin em­bar­go, es dis­tin­to. Tra­ba­jan con el di­ne­ro de to­dos, lo cual les per­mi­te arries­gar y es­tar en su tiem­po, que es el nues­tro; no pue­den acu­mu­lar be­ne­fi­cios, lo cual quie­re de­cir que han de rein­ver­tir lo que sa­can en el pro­pio tea­tro, y qui­zá sean es­tas las causas de que al­gu­nas ve­ces se pro­duz­can es­ta­lli­dos de ta­len­to que le de­jan a uno sin res­pi­ra­ción.

Es el ca­so de Agos­to, el dra­ma del ac­tor y dra­ma­tur­go nor­te­ame­ri­cano Tracy Letts que ya pa­só por el Tea­tre Na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya, adon­de pron­to vol­ve­rá, y que se aca­ba de es­tre­nar en el Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal, tea­tro Va­lle In­clán de Ma­drid. En Bar­ce­lo­na, la ba­tu­ta la lle­va­ba Ser­gi Bel­bel. En Ma­drid, Gerardo Vera.

La obra es gi­gan­tes­ca. No so­lo por su du­ra­ción (ca­si cua­tro ho­ras, y el con­tra­to im­pi­de cor­tar), ni por los ¡ca­tor­ce! ac­to­res y ac­tri­ces que lle­nan la es­ce­na, sino por su plan­tea­mien­to. Un geó­me­tra di­ría que tie­ne for­ma de rom­bo: co­mien­za con un vie­jo y lau­rea­do poe­ta que no de­ja de be­ber y que con­tra­ta a una cria­da, y con­clu­ye con el te­rri­ble es­pec­tácu­lo de la so­le­dad y el des­am­pa­ro de su viu­da, que se abra­za a lo úni­co que per­ma­ne­ce en pie: aque­lla mis­ma cria­da. To­do va cre­cien­do des­de la pri­me­ra es­ce­na has­ta el im­pre­sio­nan­te “con­cier­to” cen­tral, el de la bru­tal ce­na fa­mi­liar; a par­tir de ahí, to­do men­gua en ta­ma­ño... aunque cre­ce en in­ten­si­dad.

Fa­mi­lles, je vous hais! (“fa­mi­lias, ¡os odio!”), que de­cía Gi­de. Letts ga­nó el Pu­lit­zer y un mon­tón de Tonys con es­ta his­to­ria de una fa­mi­lia “tra­di­cio­nal” nor­te­ame­ri­ca­na (los Wes­ton) que, tras la muer­te del pa­dre, se reúne y aca­ba con­ver­ti­da en una gua­ri­da de hie­nas. Me­jor di­cho: de hie­nas ca­ní­ba­les que se de­vo­ran unas a otras con frui­ción, con pla­cer, sin de­jar­se una den­te­lla­da pa­ra otro día.

Lo asom­bro­so es que Letts no cuen­ta una his­to­ria sino siete u ocho. Las re­la­cio­nes per­so­na­les en­tre los ca­tor­ce per­so­na­jes mon­tan un ovi­llo ar­gu­men­tal apa­ren­te­men­te im­po­si­ble de des­en­re-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.