Uto­pía Re­vo­lu­ción mu­da

The Ar­tist, mu­da y en blan­co y ne­gro, triun­fa en to­do el mun­do.

Tiempo - - SELECTOR - A. DÍAZ

en el tiem­po en el que las car­te­le­ras es­tán co­pa­das por es­pec­tácu­los hi­per­tro­fia­dos, ro­da­dos en un pre­sun­ta­men­te re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma es­te­reos­có­pi­co -una es­tra­te­gia frau­du­len­ta, en la ma­yor par­te de los ca­sos-, es gra­ti­fi­can­te com­pro­bar có­mo una pe­lí­cu­la pe­que­ña, mu­da y en blan­co y ne­gro, aca­pa­ra los pre­mios que otor­ga el pú­bli­co en di­ver­sos fes­ti­va­les (Can­nes o San Sebastián) y se pos­tu­la co­mo fa­vo­ri­ta a los pró­xi­mos Os­car. En El cre­púscu­lo de los dio­ses, Billy Wil­der ya ha­bía abor­da­do ma­gis­tral­men­te el oca­so de una es­tre­lla del ci­ne mu­do con el de­ve­nir del so­no­ro. El di­rec­tor, Mi­chael Ha­za­na­vi­cious, le­jos de eri­gir­se co­mo un crea­dor reac­cio­na­rio que re­nie­ga del pro­gre­so, re­co­ge el tes­ti­go y cons­tru­ye una má­gi­ca his­to­ria que re­mi­te a Cha­plin y a Kea­ton, con la úni­ca in­ten­ción de re­cor­dar que la sen­ci­llez no im­pli­ca sim­ple­za. Que pa­ra emo­cio­nar no ha­ce fal­ta más que una bue­na his­to­ria y un buen na­rra­dor. En la épo­ca de la en­tro­pía es un ac­to re­vo­lu­cio­na­rio. El nue­vo mon­ta­je de Ma­ría Pa­gés es to­da una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios con for­ma de bai­le fla­men­co que na­ció de la ad­mi­ra­ción de la ar­tis­ta se­vi­lla­na por el ar­qui­tec­to bra­si­le­ño Os­car Nie­me­yer. En las ocho par­tes que com­po­nen el es­pec­tácu­lo Pa­gés via­ja de las com­po­si­cio­nes co­ra­les que re­pre­sen­tan el or­den y el caos a los so­los en los que ma­te­ria­li­za en es­ce­na el mun­do in­te­rior y la tran­si­ción sim­bó­li­ca del yo a los otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.