La ba­ta­lla de Sid­ney Street

EAST END DE LONDRES, 16 DE DI­CIEM­BRE DE 1910 · Unos te­rro­ris­tas ma­tan a tres po­li­cías, pri­mer ac­to del dra­ma que cul­mi­na­ría en el ase­dio de Sid­ney Street.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

El or­gu­llo de la Po­li­cía in­gle­sa es no lle­var ar­mas. La ima­gen del bobby ar­ma­do con un sil­ba­to en vez de pis­to­la se ha man­te­ni­do has­ta ha­ce po­co, cuan­do los gra­ves aten­ta­dos te­rro­ris­tas en Londres cam­bia­ron las re­glas de jue­go. Pe­ro el en­fren­ta­mien­to con te­rro­ris­tas es an­ti­guo y an­tes de lle­var cha­le­cos an­ti­ba­las y me­tra­lle­tas los po­li­cías los re­sol­vían con im­pro­vi­sa­cio­nes, co­mo su­ce­dió en la ba­ta­lla de Sid­ney Street.

To­do em­pe­zó en la de­sola­da no­che del peor ba­rrio de Londres, el East End. Era la par­te más in­sa­na de la ciu­dad, el gue­to don­de se api­ña­ban los in­mi­gran­tes, el reino del ham­pa don­de los ma­ri­ne­ros sa­cia­ban su sed de pros­ti­tu­tas y al­cohol ba­ra­to. Los pe­rió­di­cos con­ta­ban los más sór­di­dos y ho­rri­bles crí­me­nes co­me­ti­dos en el East End. Allí ha­bían te­ni­do lu­gar los ase­si­na­tos del es­co­plo, la ma­tan­za a gol­pes de dos fa­mi­lias de co­mer­cian­tes lo­ca­les, in­clui­dos ni­ños y be­bés, y aquel ha­bía si­do el tea­tro, a fi­na­les del XIX, de las an­dan­zas de Jack el Des­tri­pa­dor.

En la no­che del 16 al 17 de di­ciem­bre de 1910, un ten­de­ro de Hounds­ditch acu­dió a la Po­li­cía alarmado por los gol­pes que se oían en la ve­cin­dad. Sa­lían de una ca­sa con­ti­gua a una jo­ye­ría, po­día de­du­cir­se que unos la­dro­nes es­ta­ban per­fo­ran­do un bu­trón. Me­dia do­ce­na de agen­tes acu­die­ron a la ca­sa sos­pe­cho­sa, dos la cu­brie­ron por de­trás, cua­tro por de­lan­te. Lla­ma­ron y les abrió un ex­tran­je­ro in­ca­paz de ha­blar in­glés, al­go muy nor­mal en el East End.

El sos­pe­cho­so se me­tió pa­ra aden­tro y subió las es­ca­le­ras sin de­cir na­da. Dos po­li­cías en­tra­ron en­ton­ces en la vi­vien­da. Se­ría pa­ra ellos una tram­pa mor­tal. De pron­to se abrió una puer­ta y al­guien co­men­zó a dis­pa­rar­les, mien­tras que des­de lo al­to de la es­ca­le­ra tam­bién abrían fue­go. Los agen­tes ca­ye­ron acri­bi­lla­dos a ba­la­zos y cuan­do los que ha­bían que­da­do fue­ra in­ten­ta­ron au­xi­liar­les tam­bién fue­ron al­can­za­dos por el fue­go. Des­pe­ja­do el ca­mino, los cri­mi­na­les in­ten­ta­ron huir por l a ca­lle, pe­ro una de los po­li­cías he­ri­dos aga­rró a uno. Los pis­to­le­ros le me­tie­ron do­ce ba­las en el cuer­po, pe­ro una al­can­zó tam­bién a un fu­gi­ti­vo. Sus com­pa­ñe­ros se lo lle­va­ron a ras­tras.

Tres po­li­cías ha­bían que­da­do muer­tos, los de­más es­ta­ban he­ri­dos, pe­ro no se­rían las úni­cas víc­ti­mas fa­ta­les de aque­lla no­che. De ma­dru­ga­da dos mu­je­res fue­ron a bus­car a un mé­di­co y lo lle­va­ron a otra mi­se­ra­ble ca­sa del East End, don­de ago­ni­za­ba un hom­bre herido de ba­la. Se tra­ta­ba de un in­mi­gran­te pro­ce­den­te de Le­to­nia, en­ton­ces par­te del Im­pe­rio ru­so, lla­ma­do Georg Gards­tein. “Ex­pi­ró an­tes de la ma­ña­na, de­jan­do co­mo re­cuer­do una pis­to­la Brow­ning, un pu­ñal y un vio­lín”, cuen­ta Wins­ton Chur­chill en el ar­tícu­lo que es­cri­bió so­bre la ba­ta­lla de Sid­ney Street, de la que él se­ría tam­bién pro­ta­go­nis­ta.

La ban­da de Pe­ter the Pain­ter.

Por la iden­ti­dad del muer­to la Po­li­cía pu­do es­ta­ble­cer qué ban­da era la que ha­bía pro­vo­ca­do la ma­tan­za. No se tra­ta­ba de sim­ples cri­mi­na­les la­dro­nes de jo­yas, sino de un gru­po anar­quis­ta le­tón, una or­ga­ni­za­ción se­cre­ta te­rro­ris­ta lla­ma­da Lies­ma, cu­yos miem­bros exi­la­dos en Londres, pa­ra sos­te­ner las ac­ti­vi­da­des re­vo­lu­cio­na­rias, prac­ti­ca­ban expropiaciones, es de­cir, ro­bos y atra­cos a ca­pi­ta­lis­tas. Su je­fe era un tal Pe­ter the Pain­ter (el pin­tor), una es­pe­cie de Ro­bin Hood de los círcu­los re­vo­lu­cio­na­rios del East End (véa­se re­cua­dro).

Co­men­zó la ca­za del hom­bre y a las dos se­ma­nas un in­for­ma­dor les di­jo a los in­ves­ti­ga­do­res que Pe­ter the Pain­ter es­ta­ba es­con­di­do en el nú­me­ro 100 de Sid­ney Street, una ca­lle cer­ca­na al lu­gar don­de ma­ta­ron a los agen­tes. Se mon­tó un gran des­plie­gue con 200 po­li­cías que acor­do­na­ron la zo­na, pe­ro es­to aler­tó a los te­rro­ris­tas, que los re­ci­bie­ron a ti­ros, hi­rien­do a un ins­pec­tor. Así co­men­zó, a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del 3 de enero de 1911, la ba­ta­lla de Sid­ney Street.

Los bob­bies acu­die­ron a una ar­me­ría cer­ca­na y se in­cau­ta­ron de las es­co­pe­tas ex­pues­tas a la ven­ta, con las que em­pe­za­ron el fue­go con­tra el nú­me­ro 100. Te­nían una gran su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, pe­ro eran in­fe­rio­res en ar­ma­men­to, pues los te­rro­ris­tas es­ta­ban ar­ma­dos con lo me­jor de la épo­ca, la pis­to­la ca­ra­bi­na Mau­ser C-96 se­mi­au­to­má­ti­ca, cu­ya fun­da se po­día mon­tar co­mo cu­la­ta pa­ra ase­gu­rar la pun­te­ría, el ar­ma fa­vo­ri­ta de los re­vo­lu­cio­na­rios, que en Ru­sia eran apo­da­dos mau­se­ris­tas. Ade­más pa­re­cían te­ner una re­ser­va de mu­ni­ción inago­ta­ble.

Se re­cu­rrió en­ton­ces al ejér­ci­to, y de la cer­ca­na Torre de Londres lle­ga­ron va­rios sol­da­dos de un re­gi­mien­to de la Guar­dia, los Scots Guards, ar­ma­dos con fu­si­les Lee-en­field. Pe­ro el re­fuer­zo más ex­tra­or­di­na­rio que lle­gó, ele­gan­te­men­te ves­ti­do y con som­bre­ro de co­pa, fue el right ho­nou­ra­ble (muy ho­no­ra­ble) Wins­ton Chur­chill, mi­nis­tro del In­te­rior, a quien es­tos acon­te­ci­mien­tos lle­va­ron, por cier­to, a au­to­ri­zar la com­pra de pis­to­las au­to­má­ti­cas pa­ra la Po­li­cía.

De­ja­ría un tes­ti­mo­nio di­rec­to, en el ar­tícu­lo que he­mos ci­ta­do an­tes, del

Com­ba­te ur­bano. Dos sol­da­dos de los Scots Guards dis­pa­ran sus ar­mas tum­ba­dos so­bre los ado­qui­nes en mi­tad de la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.