La bi­ci­cle­ta se abre pa­so

A pe­sar del fre­na­zo de las in­ver­sio­nes en sis­te­mas pú­bli­cos de al­qui­ler, la bi­ci­cle­ta si­gue con­quis­tan­do nue­vos es­pa­cios y adep­tos en las ciu­da­des es­pa­ño­las.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR PE­DRO GAR­CÍA

oñe­mos. Den­tro de va­rias dé­ca­das las ciu­da­des no ole­rán a gas y pe­tró­leo. Los co­ches eléc­tri­cos do­mi­na­rán la jun­gla de as­fal­to y sus com­pa­ñe­ros, los vie­jos y con­ta­mi­nan­tes au­to­mó­vi­les de dié­sel y ga­so­li­na, es­ta­rán ca­da vez más arrin­co­na­dos. Los tu­ris­mos, las mo­to­ci­cle­tas, las fur­go­ne­tas de re­par­to y los trans­por­tes co­lec­ti­vos cir­cu­la­rán a ve­lo­ci­da­des com­pe­ti­ti­vas por los már­ge­nes de las su­per­man­za­nas, gran­des zo­nas re­si­den­cia­les den­tro de las que se­rá ile­gal mo­ver­se a más de 20 km/h. El 90% de los ciu­da­da­nos irá al tra­ba­jo en trans­por­te pú­bli­co o com­par­ti­rá vehícu­lo con sus com­pa­ñe­ros de em­pre­sa. Y un ter­cio irá en bi­ci­cle­ta, un vehícu­lo que ha­brá de­ja­do de ver­se co­mo un ins­tru­men­to pri­va­do pa­ra for­mar par­te im­por­tan­te de las re­des de trans­por­te mu­ni­ci­pal. Lim­pia y rápida, su per­fil ha­brá inun­da­do de­fi­ni­ti­va­men­te la ciu­dad.

Des­per­te­mos. En nues­tras ciu­da­des no hay es­pa­cio, las vías no es­tán ade­cua­da­men­te je­rar­qui­za­das y las zo­nas 30, -no di­ga­mos las zo­nas 20- son to­da­vía is­las mar­gi­na­les. El co­che eléc­tri­co si­gue sien­do una uto­pía, las ciu­da­des son gran­des nu­bes de po­lu­ción y la cri­sis ha re­cor­ta­do los sis­te­mas pú­bli­cos de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas que des­de ha­ce más o me­nos un lus­tro ha­bían co­men­za­do a po­blar las ca­lles de va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las.

S“Que­da mu­cho por ha­cer”, ex­pli­ca Est­her Ana­ya, la con­sul­to­ra de Mo­vi­li­dad en Bi­ci­cle­ta más so­li­ci­ta­da de Es­pa­ña. Ana­ya ha pu­bli­ca­do de­ce­nas de ar­tícu­los, ca­pi­ta­nea­do es­tu­dios pio­ne­ros y es au­to­ra del Ba­lan­ce ge­ne­ral de la bi­ci­cle­ta pú­bli­ca en Es­pa­ña. En su opi­nión, en Es­pa­ña to­da­vía “ha­ce fal­ta un cam­bio glo­bal por­que en es­tos mo­men­tos exis­te una in­cer­ti­dum­bre que ex­po­ne a los ci­clis­tas y ha­ce que ten­gan que ser los pri­me­ros en dar el pa­so”. Ana­ya lo tie­ne cla­ro: “Si ves que tu ciu­da­da­nía tie­ne ca­da vez más ga­nas de ir en bi­ci y eso, ade­más, te va a li­brar de con­ta­mi­na­ción y tus ciu­da­da­nos van a ha­cer ejer­ci­cio mo­de­ra­do, co­mo po­lí­ti­co de­be­rías pro­mo­cio­nar­lo”. Y es que, se­gún Ana­ya, “pa­ra que las bi­cis sean bienvenidas, hay que re­pen­sar la ciu­dad ca­lle a ca­lle”.

Ci­cla­bi­li­zar la ciu­dad.

Aunque en los úl­ti­mos años los sis­te­mas de bi­ci­cle­ta pú­bli­ca, los ca­rri­les bi­ci, las or­de­nan­zas mu­ni­ci­pa­les es­pe­cí­fi­cas y la pre­sión de ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas co­mo la Bi­ci­crí­ti­ca han ayu­da­do a desarro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.