Mie­do a per­der­lo to­do

La cri­sis ha sus­ti­tui­do los te­mo­res mi­le­na­rios por un mie­do, más cer­cano e in­me­dia­to, al des­arrai­go y la mar­gi­na­ción.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

las lec­tu­ras más agra­de­ci­das son las que te dan ar­gu­men­tos con­clu­yen­tes pa­ra ex­pli­car tus creen­cias o, in­clu­so, tus pre­jui­cios. En ese sen­ti­do, La eco­no­mía del mie­do, el úl­ti­mo li­bro de Joa­quín Estefanía, es de gran uti­li­dad pa­ra quie­nes cree­mos que el po­der fi­nan­cie­ro, los mer­ca­dos o la ban­ca, ca­da cual nom­bra a su ma­ne­ra es­tos po­de­res fác­ti­cos de to­da la vi­da, es­tán de­bi­li­tan­do la de­mo­cra­cia y re­du­cien­do in­de­bi­da­men­te los de­re­chos la­bo­ra­les y el Es­ta­do de bie­nes­tar. Y lo ha­cen en con­ni­ven­cia con el po­der po­lí­ti­co, en su pro­pio be­ne­fi­cio y no por­que sea inevi­ta­ble re­du­cir drás­ti­ca­men­te el dé­fi­cit y la deu­da pú­bli­ca pa­ra sa­lir de la cri­sis. Lo di­ce el No­bel Joseph Sti­glitz, que la cri­sis eco­nó­mi­ca es­tá per­ju­di­can­do más a la de­mo­cra­cia “que cual­quier ré­gi­men to­ta­li­ta­rio en tiem­pos pre­sen­tes”. Sos­pe­cha­mos, ade­más, que al­go de cier­to ha­bía en los pro­nós­ti­cos de aquel bro­ker fal­sa­rio que anun­ció, en una en­tre­vis­ta de la BBC, el hun­di­mien­to del eu­ro y la rui­na de los pe­que­ños aho­rra­do­res, mien­tras unos cuan­tos, co­mo él, se fo­rra­ban a cos­ta del de­rrum­be. El re­sul­ta­do es que, a pe­sar de apli­car­nos una te­ra­pia do­lo­ro­sa (ba­ja­da de sa­la­rios, con­ge­la­ción de pen­sio­nes, re­cor­te de pres­ta­cio­nes so­cia­les...) no he­mos vis­to ni som­bra de los bro­tes ver­des que nos pro­me­tie­ron. Al con­tra­rio, ha si­do in­efi­caz. Los ín­di­ces de des­em­pleo se han in­cre­men­ta­do y se ha pro­fun­di­za­do to­da­vía más la bre­cha de la de­sigual­dad, se­gún cons­ta­ta el úl­ti­mo in­for­me de la OCDE.

Estefanía no nos abru­ma con es­ta­dís­ti­cas, pe­ro apun­ta las im­pres­cin­di­bles; hay al­re­de­dor de 200 mi­llo­nes de per­so­nas des­em­plea­das en el mun­do, de los cua­les unos 80% son jó­ve­nes en­tre 15 y 24 años. La pre­ca­rie­dad, el tra­ba­jo vul­ne­ra­ble y mal re­mu­ne­ra­do, produce un desa­so­sie­go pa­ra­li­zan­te. Se ha ro­to la ca­de­na de pro­gre­so y aho­ra los hi­jos vi­ven peor que sus pa­dres. Ellos son los que más su­fren los efec­tos del pa­ro de lar­ga du­ra­ción. Se ven mar­gi­na­dos del mer­ca­do la­bo­ral y ya ni si­quie­ra as­pi­ran a en­con­trar un subem­pleo. Si los jó­ve­nes no tra­ba­jan, la so­cie­dad se des­ca­pi­ta­li­za: “Pier­de la in­ver­sión he­cha en edu­ca­ción, los go­bier­nos no re­ci­ben los apor­tes ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner los sis­te­mas de Se­gu­ri­dad So­cial ba­sa­dos en un es­que­ma de so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal y, pa­ra­le­la­men­te, de­ben au­men­tar el gas­to pú­bli­co en ser­vi­cios de apo­yo”. La peor se­cue­la que de­ja la cri­sis es una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes “su­per­pre­pa­ra­dos y su­per­des­em­plea­dos”, ex­clui­da, frus­tra­da, sin es­pe­ran­za y con mie­do al fu­tu­ro.

Si el lec­tor quie­re co­no­cer la tras­tien­da del desa­so­sie­go y la in­cer­ti­dum­bre, la en­con­tra­rá bien ra­zo­na­da en La eco­no­mía del mie­do. La hu­ma­ni­dad siem­pre ha vi­vi­do asus­ta­da, pe­ro du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca han des­apa­re­ci­do los te­mo­res mi­le­na­rios, las pro­fe­cías apo­ca­líp­ti­cas y las ca­tás­tro­fes lai­cas; aho­ra so­lo que­da un mie­do, más cer­cano e in­me­dia­to, al des­arrai­go, a la mar­gi­na­ción, a per­der­lo to­do. Lo te­rri­ble es que ca­da uno de no­so­tros se pre­gun­ta cuán­do me to­ca­rá a mí. So­lo hay una al­ter­na­ti­va: re­par­tir la es­ca­sez y com­par­tir la aus­te­ri­dad, pe­ro sin ex­cluir a los que os­ten­tan cual­quier cla­se de po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.