La rei­na So­fía asu­me el tra­ba­jo de sus hi­jas

La li­mi­ta­ción de la pre­sen­cia de las in­fan­tas Cris­ti­na y Ele­na en ac­tos ofi­cia­les no es nue­va. Mien­tras, la ac­ti­vi­dad de la Rei­na es im­pa­ra­ble.

Tiempo - - GENTE -

Ala Rei­na le han do­bla­do la ta­rea a ve­ces con­tem­pla­ti­va y pro­di­ga la jornada in­ten­si­va mien­tras el re­cor­te o li­mi­ta­ción de apa­ri­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas no es con­se­cuen­cia del tsu­na­mi Ur­dan­ga­rín que ame­na­za con arra­sar­lo ca­si to­do. Me­nos mal que la fi­gu­ra de don Juan Car­los es in­vio­la­ble, ahí no hay pe­li­gro con­tan­do con la ad­mi­ra­ción, apo­yo y res­pe­to del país. Aunque al­gu­nos arre­me­ten aho­ra con el po­si­ble da­ño a la Ca­sa Real del du­que de Pal­ma. Su nue­vo y se­gun­do co­mu­ni­ca­do no acla­ra ni des­po­ja na­da. Re­sul­ta pu­ra ba­na­li­dad en­ga­ña­do­ra de pos­tu­ra y pre­sun­to trin­que más cen­su­ra­ble. Im­po­nen­te la te­sis muy creí­ble de que to­do que­da­rá en una mul­ta mo­rro­co­tu­da por po­si­ble eva­sión de ca­pi­ta­les, la Jus­ti­cia tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra.

Así las co­sas, el debate callejero ele­va­do al cu­bo de si do­ña So­fía se sin­tió más ma­dre que Rei­na en su com­pren­si­ble des­pla­za­mien­to fe­rro­via­rio de Nue­va York a Washington. Hi­zo lo que sen­tía y no hu­bo apa­sio­na­mien­to. Es­tá a ho­ra y me­dia de tren y su vi­si­ta pa­re­cía más ló­gi­ca que la ca­si ex­hi­bi­ción del po­lé­mi­co du­que que de­bió de guar­dar­se más y no apa­re­cer tan ri­sue­ño y des­preo­cu­pa­do. ¿Ma­dre o Rei­na?, ahí es­tá el di­le­ma an­te una so­be­ra­na con­sor­te que siem­pre ase­gu­ra: “No­so­tros sa­be­mos lo que ha­ce­mos”. Lo de li­mi­tar la pre­sen­cia de Ele­na y Cris­ti­na en ac­tos ofi­cia­les no es nue­vo ni re­bo­te an­te lo que es­tá ca­yen­do. Zar­zue­la pre­ci­só un co­men­ta­rio ofi­cio­so de su je­fe de pren­sa “que fue mal in­ter­pre­ta­do” se­gún me di­ce su au­tor. So­le­mos leer en­tre lí­neas y se com­pren­de ha­ber creí­do que su­pri­mi­rían per­so­na­jes pre­ten­di­da­men­te ac­ce­so­rios a la Fa­mi­lia Real, que se man­tie­ne con la com­po­si­ción de siem­pre: los Re­yes, Felipe y Le­ti­zia con sus ni­ñas, las in­fan­tas Ele­na y Cris­ti­na y sus res­pec­ti­vos, aunque en el ca­so de la pri­mo­gé­ni­ta Ma­ri­cha­lar cau­só ba­ja tras el aún no re­suel­to “ce­se mo­men­tá­neo de la con­vi­ven­cia”, un eu­fe­mis­mo que lle­va ca­mino de eter­ni­zar­se.

Una agen­da muy apre­ta­da.

He re­pa­sa­do to­dos los par­tes de pre­vi­sio­nes del año en la agen­da o ca­len­da­rio in­for­ma­ti­vo que nos su­mi­nis­tra la Ca­sa del Rey pa­ra te­ner­nos al tan­to de lo que ha­cen sus com­po­nen­tes. Ape­nas va­ría des­de enero al 18 de di­ciem­bre, úl­ti­ma co­mu­ni­ca­ción re­ci­bi­da. Es­tos días do­ña So­fía la en­ca­be­za pro­di­gán­do­se has­ta en cin­co ac­tos que van, o fue­ron, des­de una reunión con el Pa­tro­na­to so­bre dis­ca­pa­ci­ta­dos al 50º aniver­sa­rio del man­do de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les, re­ma­tan­do con la pre­sen­ta­ción de da­mas de los tres ejér­ci­tos y de la Guar­dia Ci­vil. Es­tá im­pa­ra­ble re­ba­san­do la asis­ten­cia de don Juan Car­los a tan so­lo dos ci­tas, co­mo la ex­po­si­ción de los 300 años de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal y el almuerzo con el Go­bierno en fun­cio­nes, mien­tras los Prín­ci­pes de As­tu­rias se de­ja­ron ver pre­si­dien­do la pre­sen­ta­ción bar­ce­lo­ne­sa de la Fun­da­ción Prín­ci­pe de Gi­ro­na y des­pi­dien­do a los mi­nis­tros.

Se ob­ser­va có­mo van re­ba­jan­do la agen­da has­ta sep­tiem­bre con la con­cu­rren­cia de los prín­ci­pes y au­sen­cia to­tal de sus her­ma­nas, siem­pre tan re­pre­sen­ta­ti­vas. La úl­ti­ma vez que se ai­rea­ron pro­to­co­la­ria­men­te fue el pa­sa­do 12 de oc­tu­bre, en la Fies­ta Na­cio­nal, con una es­plén­di­da Ele­na echan­do mano del dos pie­zas ra­so ro­sa que La­croix le di­se­ñó cuan­do aún es­ta­ba ca­sa­da con Ma­ri­cha­lar. To­da­vía le caía co­mo un guan­te mien­tras Cris­ti­na, acaso más pre­ca­vi­da, sor­pren­dió ba­jo una es­pe­cie de ves­ti­do aco­ra­za­do muy ba­rro­co y pro­tec­tor en su re­car­ga­do bor­da­do en oro vie­jo. Se­me­jan­te ar­ma­du­ra en­ton­ces pa­re­ció des­pro­por­cio­na­da y ca­si bé­li­ca. No en­ten­di­mos tal re­cie­dum­bre has­ta co­no­cer los en­tre­si­jos de la in­ves­ti­ga­ción con­tra el ru­bio du­que, que po­si­ble­men­te com­par­ti­rá con su es­po­sa las pas­cua­les fes­ti­vi­da­des en Zar­zue­la. Me ase­gu­ran des­de esa fuen­te ofi­cial que se les es­pe­ra en la co­pa que Sus Ma­jes­ta­des ofre­ce­rán al per­so­nal el mar­tes 20 y tam­bién pa­ra la ce­na fa­mi­liar de No­che­bue­na, aunque es po­si­ble que en Na­vi­dad se des­pla­cen al Nor­te don­de va re­cu­pe­rán­do­se el pa­dre de Ur­dan­ga­rín. Com­prue­bo que la se­ma­na del 28 de no­viem­bre al 4 de di­ciem­bre el Rey, pe­se a su co­je­ra, reali­zó seis ac­tos, co­mo vi­si­tar el nue­vo ayun­ta­mien­to ma­dri­le­ño, asis­tir al pre­mio de pe­rio­dis­mo con­ce­di­do al re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Car­los Sen­tís o re­ci­bir a los ni­ños ga­na­do­res del con­cur­so ¿Qué

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.