Los 11 de 2011

TIEM­PO eli­ge a los on­ce es­pa­ño­les más des­ta­ca­dos del año

Tiempo - - PORTADA - POR SIL­VIA GAMO

El año más cá­li­do que se re­cuer­da has­ta aho­ra se ha con­su­mi­do y to­ca ha­cer ba­lan­ce. El 2011 ha si­do un año de cri­sis, pe­ro tam­bién un año en el que se ha res­cri­to la his­to­ria de Es­pa­ña. La de la po­lí­ti­ca, con elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das y cam­bio de Go­bierno. La del ar­te, con la an­to­ló­gi­ca ex­po­si­ción de An­to­nio López en el Mu­seo Thys­sen de Ma­drid o el cie­rre de el­bu­lli. Y la de la ac­ción ciu­da­da­na, con el mo­vi­mien­to 15-M, que echó a la ca­lle a unos ciu­da­da­nos in­dig­na­dos pa­ra exi­gir una re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Tiem­po ha querido re­co­no­cer a los 11 protagonistas de es­te 2011 y re­unir­les en una por­ta­da pa­ra la his­to­ria.

Es uno de los pin­to­res más que­ri­dos por el pú­bli­co. Prue­ba de ello es la mues­tra an­to­ló­gi­ca que or­ga­ni­zó el Mu­seo Thys­sen de Ma­drid y que re­ba­só to­das las ex­pec­ta­ti­vas. Era la pri­me­ra re­tros­pec­ti­va del pin­tor des­de 1993 y fue la ex­po­si­ción más vi­si­ta­da de la his­to­ria del cen­tro de ar­te (más de 320.000 vi­si­tas). “Ha si­do un año muy in­ten­so y aho­ra em­pie­zo a es­tar tran­qui­lo. 2011 ha si­do muy ten­so, pe­ro aho­ra ya me vie­ne la tran­qui­li­dad y vol­ve­ré al tra­ba­jo”, afir­ma An­to­nio López en uno de los sa­lo­nes de su ca­sa. La ex­po­si­ción aho­ra se pue­de ver en Bil­bao. López re­ba­só to­das las ex­pec­ta­ti­vas del cen­tro por su obra y por­que es un pin­tor muy querido por el pue­blo, co­mo de­mues­tran sus ca­be­zas de ni­ño en la es­ta­ción de Ato­cha. “La obra pú­bli­ca, la es­cul­tu­ra, ha uni­do a la so­cie­dad hu­ma­na du­ran­te to­da su his­to­ria. Es­ta­ban en las ca­lles, en los tem­plos, en los pa­la­cios. To­do eso des­apa­re­ció cuan­do el ar­te mo­derno se hi­zo muy re­tros­pec­ti­vo y to­do ocu­rrió en lu­ga­res muy pri­va­dos. La vuel­ta al es­pa­cio pú­bli­co, si se ha­ce con na­tu­ra­li­dad, me pa­re­ce una co­sa pre­cio­sa”, afir­ma el pin­tor.

An­to­nio López se po­ne se­rio cuan­do ha­bla de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la. “El año 2011 ha si­do un chu­rro, no lo es­ta­mos ha­cien­do bien y la res­pon­sa­bi­li­dad es de al­gu­nos más que de otros. Los po­lí­ti­cos que nos han lle­va­do es­tos años...”.

Pre­gun­ta­do por al­gún nom­bre en con­cre­to, el maes­tro di­ce: “Za­pa­te­ro ha si­do tor­pe”. No quie­re ahon­dar más y es­pe­ra, aunque no es na­da op­ti­mis­ta, que Es­pa­ña sal­ga ade­lan­te. “El es­pa­ñol siem­pre sal­va Es­pa­ña, es fe­no­me­nal”.

De 2012 cree que “de­pen­de mu­cho de to­do lo que es­ta­mos di­cien­do, ca­da uno de no­so­tros se de­fen­de­rá co­mo pue­da de esa con­ta­mi­na­ción hu­ma­na y am­bien­tal pa­ra sal­var­se. Cuan­do al­can­zas mi edad em­pie­zas a sen­tir­te cercado por pe­que­ños pro­ble­mas fí­si­cos. A mí me echa una mano muy im­por­tan­te mi ape­go al tra­ba­jo, es mi ta­bla de sal­va­ción”.

La úl­ti­ma ce­na.

Otro de los gran­des de la cul­tu­ra, es­ta vez la gas­tro­nó­mi­ca, que ha des­ta­ca­do en 2011 ha si­do Fe­rran Adrià. Con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res co­ci­ne­ros del mun­do, el 30 de ju­lio da­ba su úl­ti­ma ce­na en el­bu­lli, su mí­ti­co y van­guar­dis­ta res­tau­ran­te. Ce­rra­ba sus puer­tas con tres es­tre­llas Mi­che­lin y tras más de 30 años ca­pi­ta­nean­do la co­ci­na es­pa­ño­la e in­ter­na­cio­nal de la mano del pro­pio Adrià. Se po­nía fin a una lar­ga eta­pa pa­ra crear el­bu­lli­foun­da­tion, un la­bo­ra­to­rio me­dian­te el cual Adrià di­fun­di­rá sus nue­vos avan­ces gas­tro­nó­mi­cos a par­tir de 2012. En El Bu­lli Ta­ller de Bar­ce­lo­na re­ci­be a

Tiem­po y cuen­ta: “Ha si­do un año muy es­pe­cial, ya que el cie­rre del res­tau­ran­te pa­ra trans­for­mar­se en un cen­tro crea­ti­vo, a tra­vés de una fun­da­ción, ha si­do al­go muy im­por­tan­te y de­ci­si­vo pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro de el­bu­lli du­ran­te años. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha si­do, por des­gra­cia, el he­cho más im­por­tan­te. Es­pe­ro que es­ta sir­va pa­ra apren­der de los erro­res y ha­ga­mos un mo­de­lo eco­nó­mi­co más ló­gi­co y sos­te­ni­ble, en­ten­dien­do que el mun­do se ha he­cho más glo­bal que nun­ca. El mun­do ya no es Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos; es mu­cho más”, afir­ma un Adrià re­cién lle­ga­do de Es­ta­dos Uni­dos, don­de da cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Har­vard.

El 2012 su­pon­drá el mo­tor de arran­que y la rein­ven­ción de es­te van­guar­dis­ta co­ci­ne­ro. “Nos va­mos a de­di­car a apren­der y ver lo má­xi­mo, a ana­li­zar nues­tro tra­ba­jo. Em­pe­za­re­mos las obras de el­bu­lli­foun­da­tion, lo que sig­ni­fi­ca­rá el pun­to de par­ti­da del nue­vo pro­yec­to”. So­bre los de­seos pa­ra el nue­vo año, Adrià di­ce: “La es­pe­ran­za, la de ca­da año. Que se aca­be con el ham­bre, que to­dos po­da­mos te­ner un tra­ba­jo y sa­lud. En cla­ve más so­cio­eco­nó­mi­ca, que de una vez por to­das, Eu­ro­pa se con­vier­ta en Eu­ro­pa”.

Otro de los gran­des de la cul­tu­ra que ha triun­fa­do en 2011 ha si­do Pe­dro Al­mo­dó­var. Su úl­ti­mo fil­me, La piel que

ha­bi­to, ha te­ni­do una gran aco­gi­da por el pú­bli­co y ha si­do no­mi­na­da a los Glo­bos de Oro, la sép­ti­ma vez en el ca­so del di­rec­tor cas­te­llano-man­che­go. “Pue­de afir­mar­se sin te­mor a in­cu­rrir en ex­ce­si­vos ries­gos que Pe­dro es a Es­pa­ña lo que Berg­man a Sue­cia, Ku­ro­sa­wa a Ja­pón o Ford a Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo de él el di­rec­tor ge­ne­ral del fes­ti­val de Can­nes, y a juz­gar por el re­co­no­ci­mien­to y los ga­lar­do­nes que ha re­ci­bi­do, tie­ne ra­zón. Pa­ra com­ple­tar el año aca­ba de ver la luz su fil­mo­gra­fía de la mano de la edi­to­rial Tas­chen, más de me­dio mi­llar de pá­gi­nas que pre­sen­tó él mis­mo: “Es­te li­bro es lo más cer­cano a una au­to­bio­gra­fía. Lo en­tien­do co­mo una se­sión con el psi­quia­tra”, ha di­cho Al­mo­dó­var, que si­gue sien­do, an­te to­do y to­dos, él mis­mo.

En cuan­to al de­por­te, si es­te año ha ha­bi­do un rey ha si­do el ba­lon­ces­to (con per­mi­so del fút­bol). Es­pa­ña se al­za­ba con la Eu­ro­co­pa. To­do un triun­fo pa­ra la se­lec­ción y so­bre to­do pa­ra su capitán, Juan Car­los Na­va­rro. Se le co­no­ce co­mo

la Bom­ba Na­va­rro por su par­ti­cu­lar ti­ro ar­quea­do, así co­mo por su ca­rác­ter osa­do en el jue­go, y es el es­col­ta in­ter­na­cio­nal del FC Bar­ce­lo­na Re­gal. Con 27 pun­tos fue ele­gi­do el ju­ga­dor más des­ta­ca­do, el Most Va­lua­ble Pla­yer (MVP) del Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de Ba­lon­ces­to. Su­ce­de en el pal­ma­rés al ala-pí­vot es­pa­ñol de Los Án­ge­les La­kers, Pau Ga­sol. Un gran año pa­ra el ju­ga­dor, co­mo él mis­mo ase­gu­ra: “Per­so­nal­men­te el año ha si­do ex­ce­len­te. Con el Ba­rça Re­gal ga­na­mos cua­tro de las cin­co com­pe­ti­cio­nes en las que par­ti­ci­pá­ba­mos y con la se­lec­ción ga­na­mos el cam­peo­na­to de Eu­ro­pa. Fui ele­gi­do MVP de la fi­nal de la li­ga ACB y del Europeo. Más no se pue­de pe­dir. A ni­vel glo­bal no creo que el 2011 ha­ya si­do tan bueno. La cri­sis nos afec­ta a to­dos, y a pe­sar de mi po­si­ción pri­vi­le­gia­da, sé lo que pa­sa en el mun­do y lo veo en miem­bros de mi fa­mi­lia o en mis ami­gos”, ase­ve­ra.

En la se­de del Pa­lau Blau­gra­na de Bar­ce­lo­na po­sa pa­ra Tiem­po, mien­tras un gru­po de la te­le­vi­sión ja­po­ne­sa es­pe­ra pa­ra ha­cer­le una en­tre­vis­ta. Sin du­da al­gu­na, 2011 ha si­do su año. Una bue­na ra­cha que es­pe­ra que con­ti­núe en 2012. “Lo úni­co que pi­do es sa­lud. Si la tie­nes

“Es­pe­ro que en 2012 Eu­ro­pa se con­vier­ta, de una vez por to­das, en Eu­ro­pa”, di­ce Fe­rran Adrià “El 2011 ha si­do un chu­rro, y la res­pon­sa­bi­li­dad es de unos más que de otros”, ase­ve­ra An­to­nio López

pue­des con­se­guir mu­chos de tus ob­je­ti­vos per­so­na­les. Pe­ro cuan­do te fal­ta te acuer­das de lo im­por­tan­te que es. Lo más im­por­tan­te de to­do con di­fe­ren­cia”, afir­ma. Un ju­ga­dor que ha to­ca­do el cie­lo pe­ro que tie­ne los pies en la tie­rra.

La bo­da del año.

2011 tam­bién ha si­do un gran año pa­ra una de las gran­des de Es­pa­ña, la du­que­sa de Al­ba, do­ña Ca­ye­ta­na Fitz-ja­mes Stuart. Es una de las per­so­na­li­da­des más que­ri­das por los es­pa­ño­les y ha de­mos­tra­do te­ner el co­ra­je su­fi­cien­te pa­ra, a sus 85 años, se­guir sien­do fiel a ella mis­ma. Con­traía ma­tri­mo­nio con el fun­cio­na­rio Al­fon­so Díez el 5 de oc­tu­bre, a pe­sar de las nu­me­ro­sas crí­ti­cas y de la opi­nión en con­tra de sus pro­pios hi­jos. Al­gu­nos veían en el fun­cio­na­rio un apro­ve­cha­do, pe­ro ella do­nó a sus hi­jos su he­ren­cia per­so­nal e his­tó­ri­ca. Fin del pro­ble­ma. Se ca­sa­ba por­que era “an­ti­di­vor­cio, an­ti­abor­to y an­ti to­das esas atro­ci­da­des; soy ca­tó­li­ca y lo ejer­zo”.

Hoy vi­ve un gran mo­men­to, se­gún ha de­cla­ra­do ella mis­ma a Tiem­po: “No ca­be du­da de que 2011 ha si­do un año de gran­des e im­por­tan­tes cam­bios pa­ra mí. Me he ca­sa­do de nue­vo y ade­más me he tras­la­da­do a Se­vi­lla de for­ma per­ma­nen­te jun­to a mi ma­ri­do”. No es tan op­ti­mis­ta res­pec­to a lo que el año ha de­ja­do pa­ra Es­pa­ña. “Ha si­do de gran­des cam­bios po­lí­ti­cos, pe­ro tam­bién con­ti­núa la te­rri­ble cri­sis que aho­ra se cier­ne so­bre to­da Eu­ro­pa, cuan­do pa­re­cía que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de de­jar­la atrás. Pa­ra 2012 de­seo de to­do co­ra­zón que con el es­fuer­zo de to­dos con­si­ga­mos de­jar atrás la cri­sis eco­nó­mi­ca, que es­ta­mos pa­de­cien­do de for­ma tan te­rri­ble en Es­pa­ña, con su se­cue­la de mi­llo­nes de pa­ra­dos que no tie­nen prác­ti­ca­men­te me­dios de sub­sis­ten­cia, al mis­mo tiem­po que des­de un pun­to de vista per­so­nal de­seo de to­do co­ra­zón que 2012 sea una pro­lon­ga­ción de 2011”, afir­ma la du­que­sa.

En el mun­do de la em­pre­sa es­pa­ño­la 2011 ha te­ni­do dos protagonistas in­dis­cu­ti­bles. Dos pre­si­den­tes de dos em­pre­sas lí­de­res: Pa­blo Is­la, de In­di­tex, due­ña de Za­ra, y An­to­nio Bru­fau, de Rep­sol. Is­la es uno de los eje­cu­ti­vos más repu­tados, y es­te año se ha­cía con las rien­das de la pri­me­ra mul­ti­na­cio­nal tex­til del mun­do, In­di­tex. Aman­cio Or­te­ga, pre­si­den­te de la com­pa­ñía des­de su fun­da­ción, ce­día el tes­ti­go en enero de 2011 a Is­la, que ha si­do el en­car­ga­do de con­so­li­dar la ebu­lli­ción de la fir­ma en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y las ven­tas on-li­ne. El re­sul­ta­do, muy po­si­ti­vo. In­di­tex ce­rró los nue­ve pri­me­ros me­ses de su año fis­cal con un cre­ci­mien­to de las ven­tas y del be­ne­fi­cio del 10%. “Pa­ra In­di­tex 2011 ha es­ta­do mar­ca­do por nues­tra es­tra­te­gia de pre­sen­cia glo-

bal tan­to geo­grá­fi­ca co­mo mul­ti­ca­nal. La pri­me­ra que­da­ba cul­mi­na­da con la en­tra­da en el mer­ca­do aus­tra­liano, lo que sig­ni­fi­ca­ba es­tar pre­sen­tes en los cin­co con­ti­nen­tes. La se­gun­da, con el im­pul­so de la es­tra­te­gia on-li­ne de la com­pa­ñía, tras el lan­za­mien­to de to­das las ca­de­nas del gru­po en la ven­ta por In­ter­net y el es­treno de Za­ra, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón”, co­men­ta Pa­blo Is­la.

La cri­sis re­pe­le a In­di­tex o In­di­tex a la cri­sis, no so­lo por los buenos re­sul­ta­dos de la com­pa­ñía en es­te año, sino por­que su pre­si­den­te si­gue em­pe­ña­do en que 2012 se­rá aún me­jor: “Se pre­sen­ta co­mo un ejer­ci­cio lleno de re­tos y opor­tu­ni­da­des, de­ri­va­das de nues­tra pre­sen­cia glo­bal. Va a es­tar mar­ca­do por un al­to ni­vel de exi­gen­cia en la ges­tión, pe­ro en nin-

Du­que­sa de Al­ba: “2011 ha si­do un año de gran­des cam­bios pa­ra mí y de­seo que 2012 sea una pro­lon­ga­ción”

gún ca­so po­de­mos per­mi­tir­nos afron­tar­lo des­de el pe­si­mis­mo, sino des­de la ilu­sión, el tra­ba­jo y el es­fuer­zo dia­rio”.

An­to­nio Bru­fau, al fren­te de Rep­sol, ha si­do otro de los gran­des protagonistas del mun­do em­pre­sa­rial. No so­lo ha des­cu­bier­to el ya­ci­mien­to pe­tro­lí­fe­ro más gran­de de su his­to­ria, una de las re­ser­vas más gran­des del mun­do, en Ar­gen­ti­na, tam­bién ha sa­bi­do de­fen­der­se del ata­que de Sacyr, que tra­tó de ha­cer­se con la com­pa­ñía con la ayu­da de la me­xi­ca­na Pe­mex. Bru­fau no so­lo su­po de­fen­der la com­pa­ñía, sino que ha aca­ba­do el año res­ca­tan­do a Sacyr de la quie­bra al com­prar par­te de su pa­que­te ac­cio­na­rial en la pe­tro­le­ra. “2011 ha si­do un año muy com­ple­jo mar­ca­do por las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas. Res­pec­to a Rep­sol, su ac­ti­vi­dad se ha vis­to im­pul­sa­da por im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos de pe­tró­leo y gas y por la con­clu­sión de pro­yec­tos in­dus­tria­les tan im­por­tan­tes co­mo la am­plia­ción de la re­fi­ne­ría de Car­ta­ge­na. Un pro­yec­to que ha su­pues­to la ma­yor in­ver­sión in­dus­trial de la his­to­ria de Es­pa­ña y ha te­ni­do un im­pac­to muy fa­vo­ra­ble en tér­mi­nos de em­pleo”, ase­gu­ra Bru­fau a Tiem­po. Un buen año pa­ra Rep­sol y pa­ra su pre­si­den­te, que afir­ma que en 2012 la pe­tro­le­ra con­ti­nua­rá desa­rro­llan­do el Plan Es­tra­té­gi­co Ho­ri­zon­tes 2014 y po­nien­do en va­lor los des­cu­bri­mien­tos de los úl­ti­mos años, fun­da­men­tal­men­te en las cuen­cas de Bra­sil y el Gol­fo de Mé­xi­co.

Tres po­lí­ti­cos.

La po­lí­ti­ca ha si­do una de las gran­des protagonistas del año. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha for­za­do a los po­lí­ti­cos has­ta el ex­tre­mo. Caían los Go­bier­nos grie­go e ita­liano y, en Es­pa­ña, Za­pa­te­ro anun­cia­ba que no se vol­vía a pre­sen­tar. Ade­lan­ta­ba las elec­cio­nes de mar­zo de 2012 a no­viem­bre de 2011. Un ade­lan­to que ha sa­ca­do a la luz tres protagonistas: Car­me Cha­cón, ex­mi­nis­tra de De­fen­sa; So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, vi­ce­pre­si­den­ta y mi­nis­tra Por­ta­voz y de la Pre­si­den­cia; y Ma­riano Ra­joy, pre­si­den­te del Go­bierno.

Cha­cón anun­ció en una com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca que no se pre­sen­ta­ría co­mo can­di­da­ta del PSOE a las ge­ne­ra­les del 20-N. Ella que­ría, di­jo, li­de­rar un pro­yec­to, pe­ro no dio el pa­so al fren­te por­que se ha­bía pues­to en ries­go al Go­bierno. De­jó el ca­mino li­bre a Ru­bal­ca­ba y el PSOE co­se­chó los peo­res re­sul­ta­dos de su his­to­ria. Aho­ra se es­pe­ra que dé un pa­so al fren­te pa­ra pre­sen­tar­se al 38º Con­gre­so del par­ti­do, pre­vis­to pa­ra fe­bre­ro de 2012, y op­tar a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del par­ti­do. De mo­men­to, el úni­co pa­so pú­bli­co que ha da­do Cha­cón es la fir­ma de un ma­ni­fies­to, jun­to con otros lí­de­res so­cia­lis­tas, pa­ra re­ge­ne­rar el PSOE.

Cha­cón ha­ce ba­lan­ce: “2011 ha si­do un año de sen­sa­cio­nes en­con­tra­das. Ha con­clui­do mi man­da­to co­mo mi­nis­tra de De­fen­sa, una eta­pa de­ci­si­va en lo per­so­nal y en lo pro­fe­sio­nal. Ha si­do un ho­nor ex­cep­cio­nal es­tar al fren­te de las Fuer­zas Ar­ma­das, que hoy son más mo­der­nas, más pro­fe­sio­na­les y, gra­cias al es­fuer­zo de sus in­te­gran­tes, la ins­ti­tu­ción me­jor va­lo­ra­da. Ha si­do tam­bién un año muy du­ro, en el que las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas es­tán afec­tan­do de for­ma muy gra­ve a los que me­nos tie­nen”.

Res­pec­to a 2012, Cha­cón no des­pe­ja in­cóg­ni­tas, pe­ro alu­de a al­gu­nos de los re­tos que tie­ne Es­pa­ña: “Re­du­cir el des­em­pleo y evi­tar que la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da agu­di­ce aún más las in­jus­ti­cias. Esa es mi prio­ri­dad, en la que me vol­ca­ré des­de la opo­si­ción. Es­pa­ña ne­ce­si­ta con­se­guir un nue­vo mo­de­lo de desa­rro­llo ale­ja­do de la es­pe­cu­la­ción, un mo­de­lo so­cial y pro­gre­sis­ta. El PSOE ne­ce­si­ta po­ner en mar­cha un pro­yec­to pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za y la cer­ca­nía de los ciu­da­da­nos”, con­clu­ye la ex­mi­nis­tra.

De la opo­si­ción a La Mon­cloa.

Si la opo­si­ción po­lí­ti­ca de es­te 2011 tu­vie­ra un nom­bre, se­ría el de la has­ta ha­ce po­cos días por­ta­voz del PP en el Con­gre­so, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Ha plan­ta­do ca­ra dia­léc­ti­ca al mis­mí­si­mo Ru­bal­ca­ba o a la vi­ce­pre­si­den­ta Sal­ga­do. Gran par­te de esa vic­to­ria elec­to­ral del PP en las pa­sa­das elec­cio­nes del 20-N se de­be al tra­ba­jo del gru­po par­la­men­ta­rio ca­pi­ta­nea­do por Sáenz de San­ta­ma­ría,

“2012 se pre­sen­ta lleno de re­tos, no po­de­mos afron­tar­lo des­de el pe­si­mis­mo”, di­ce Pa­blo Is­la

mano de­re­cha de Ra­joy. Ade­más, po­co an­tes del 20-N dio a luz a su hi­jo y re­nun­ció a su per­mi­so de ma­ter­ni­dad pa­ra po­der es­tar al fren­te del tras­pa­so de po­de­res. Un mo­men­to por el que lle­va­ba pe­lean­do más de ocho años.

En la se­de del PP en la ca­lle Gé­no­va, en una fría ma­ña­na de di­ciem­bre, cuen­ta que lo me­jor de es­te 2011 han si­do “las es­pe­ran­zas que trae el cam­bio y, des­de el pun­to de vista per­so­nal, mi hi­jo. Lo peor, sin nin­gu­na du­da, es el pa­ro y la si­tua­ción de­ses­pe­ra­da de mu­chos es­pa­ño­les”. Es­tá con­ven­ci­da de que 2012 se­rá un año com­pli­ca­do, pe­ro tie­ne ex­pec­ta­ti­vas de que “em­pie­ce a ver­se la luz con mu­cho te­són y es­fuer­zo”.

El pro­ta­go­nis­ta de fin de año es el hom­bre tran­qui­lo que con­si­guió es­te 20 de no­viem­bre lo que lle­va­ba es­pe­ran­do des­de el 2000: ser el pre­si­den­te del Go­bierno. No ha si­do un mal año pa­ra el PP y su pre­si­den­te. Ma­riano Ra­joy ha con­se­gui­do lle­var al Par­ti­do Po­pu­lar a una co­ta de po­der te­rri­to­rial y mu­ni­ci­pal sin pre­ce­den­tes. Un éxi­to que es­pe­ra se re­pi­ta en las an­da­lu­zas de 2012, la úni­ca co­mu­ni­dad que si­gue en ma­nos so­cia­lis­tas y que se les re­sis­te a los po­pu­la­res. La spa­nish re­vo­lu­tion ha si­do otro de los hi­tos de es­te 2011. Fren­te a una so­cie­dad ci­vil pa­ra­li­za­da por la cri­sis, con es­ca­sa res­pues­ta en la ca­lle a las me­di­das del Go­bierno y a las con­vo­ca­to­rias de los sin­di­ca­tos, na­ció el 15-M. De ma­ne­ra es­pon­tá­nea mo­vi­mien­tos co­mo De­mo­cra­cia Real Ya o Ju­ven­tud sin Fu­tu­ro, en­tre otros, su­pie­ron ca­na­li­zar el ma­les­tar de los ciu­da­da­nos y sa­car­los a la ca­lle. El 15 de ma­yo, una ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria sin pre­ce­den­tes se trans­for­mó en una gran acam­pa­da en la Puer­ta del Sol de Ma­drid. Un mo­vi­mien­to he­te­ro­gé­neo, for­ja­do en blogs y re­des so­cia­les sin lí­de­res, que to­ma de­ci­sio­nes asam­blea­rias y que pi­de una re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca y so­cial. Tiem­po ha ele­gi­do pa­ra su por­ta­da a Fa­bio Cor­te­se, un es­tu­dian­te de pri­me­ro de De­re­cho que es por­ta­voz del mo­vi­mien­to Ju­ven­tud sin Fu­tu­ro. Es un sím­bo­lo, una re­pre­sen­ta­ción, de los mu­chos ciu­da­da­nos jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes que sim­pa­ti­zan con el 15-M. “Si en al­go so­mos la ge­ne­ra­ción ni-ni, es que no so­mos ni del PP ni del PSOE”, ase­gu­ra­ba a es­te se­ma­na­rio. Él, co­mo tan­tos otros, son los ca­na­li­za­do­res de un ma­les­tar so­cial cre­cien­te al que los po­lí­ti­cos no es­tán dan­do res­pues­tas.

Con es­te ba­lan­ce se po­ne pun­to fi­nal al 2011 y se re­ci­be el 2012, un año del que se es­pe­ra so­bre to­do, bue­nas no­ti­cias. Con ellas, nue­vos protagonistas.

Las fo­tos han si­do rea­li­za­das por: Paco Lla­ta, Jor­di Pa­rra, Santi Car­nie­ri y Ci­priano Pastrano. Asis­ten­te de fo­to­gra­fía: Ele­na del Estal. Re­to­que di­gi­tal : Vér­ti-c di­se­ño gráfico.

De iz­quier­da a de­re­cha: An­to­nio López, pin­tor; Juan Car­los Na­va­rro, ju­ga­dor de ba­lon­ces­to; Pa­blo Is­la, pre­si­den­te de In­di­tex; Car­me Cha­cón, ex­mi­nis­tra de De­fen­sa; Fa­bio Cor­te­se, por­ta­voz de Ju­ven­tud sin Fu­tu­ro; An­to­nio Bru­fau, pre­si­den­te de Rep­sol; Ma­riano Ra­joy, pre­si­den­te del Go­bierno; Pe­dro Al­mo­dó­var, ci­neas­ta; So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno; Ca­ye­ta­na Fitz-ja­mes Stuart, du­que­sa de Al­ba; y Fe­rran Adriá, co­ci­ne­ro.

Fa­bio Cor­te­se

Fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to: 1992. Ma­drid.

Pro­fe­sión: Es­tu­dian­te de 1º de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se (Ma­drid).

En 2011: Es uno de los por­ta­vo­ces del mo­vi­mien­to Ju­ven­tud sin Fu­tu­ro, una de las pla­ta­for­mas mo­vi­li­za­do­ras del 15-M Juan Car­los Na­va­rro

Fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to: 13 de ju­nio de 1980. Sant Fe­liu de Llo­bre­gat (Bar­ce­lo­na).

Pro­fe­sión: Ju­ga­dor de Ba­lon­ces­to. Es­col­ta in­ter­na­cio­nal del FC Bar­ce­lo­na Re­gal.

En 2011: ha si­do nom­bra­do MVP, el ju­ga­dor más des­ta­ca­do del Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de Ba­lon­ces­to, que ga­nó Es­pa­ña. Ca­ye­ta­na Fitz-ja­mes Stuart

Fe­cha y lu­gar de na­ci­mien­to: 28 de mar­zo de 1926. Ma­drid.

Pro­fe­sión: Du­que­sa de Al­ba. En 2011: Dona a sus hi­jos su he­ren­cia per­so­nal e his­tó­ri­ca y se ca­sa con Al­fon­so Díez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.