Ma­ria­nis­mo, ca­pí­tu­lo pri­me­ro

El ma­ria­nis­mo se afian­zó en el debate de in­ves­ti­du­ra de Ra­joy que, so­bra­do, ga­nó por go­lea­da y por in­com­pa­re­cen­cia de al­gu­nos ad­ver­sa­rios. Su pri­mer Go­bierno es otro ejem­plo de su prag­ma­tis­mo.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor. tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ma­riano ra­joy, con to­da su ve­te­ra­nía po­lí­ti­ca a cues­tas, sa­be me­jor que na­die que el po­der obra mi­la­gros. A pe­sar de to­do, ha te­ni­do que es­pe­rar a su vic­to­ria elec­to­ral y su in­ves­ti­du­ra co­mo pre­si­den­te del Go­bierno pa­ra com­pro­bar­lo y dis­fru­tar­lo por sí mis­mo. Ra­joy no es una ex­cep­ción, sino la con­fir­ma­ción de una re­gla. Jo­sé Ma­ría Az­nar, cuan­do lle­gó a La Mon­cloa, no des­per­ta­ba pa­sio­nes ni en­tre sus par­ti­da­rios más acé­rri­mos. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro tar­dó mu­cho tiem­po en li­brar­se de las eti­que­tas de Bam­bi y, so­bre to­do, de So­so­mán. In­clu­so mu­chos de los de­fen­so­res de Ra­joy han la­men­ta­do la fal­ta de ca­ris­ma del lí­der del PP. El nue­vo je­fe del Go­bierno no es una ra­ra avis en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Des­de la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, so­lo Felipe Gon­zá­lez es­ta­ba so­bra­do de ca­ris­ma, se lla­me co­mo se lla­me. A mu­cha dis­tan­cia, Adol­fo Suá­rez tam­bién pa­re­cía te­ner un ti­rón es­pe­cial. Los de­más ado­le­cían de esa cua­li­dad, ¡has­ta que lle­ga­ron al po­der! Az­nar, que nun­ca se qui­tó de en­ci­ma la fa­ma de aris­co, pron­to em­pe­zó a le­van­tar gran­des pa­sio­nes en­tre sus par­ti­da­rios, que se que­da­ron huér­fa­nos de lí­der cuan­do de­ci­dió no con­cu­rrir por ter­ce­ra vez a las elec­cio­nes y su su­ce­sor no lo­gró ga­nar. Za­pa­te­ro, tam­bién muy pron­to se des­pren­dió de lo de So­so­mán pa­ra ser el ído­lo de los sim­pa­ti­zan­tes so­cia­lis­tas. El fa­mo­so sín­dro­me de la Mon­cloa, que ale­ja a sus in­qui­li­nos de la reali­dad, tam­bién pa­re­ce con­ce­der­les ese don es­pe­cial de ob­te­ner el fa­vor y el en­tu­sias­mo in­con­di­cio­nal de sus par­ti­da­rios.

Ma­riano Ra­joy, a pe­sar de to­do, pa­re­ce ir más rá­pi­do que sus pre­de­ce­so­res, aunque tam­bién es cier­to que las cir­cuns­tan­cias le han si­do pro­pi­cias en es­ta oca­sión. El lar­guí­si­mo pe­rio­do -seis me­ses- des­de que Za­pa­te­ro con­vo­có las elec­cio­nes has­ta que se ce­le­bra­ron y, des­pués, has­ta que se ha com­ple­ta- do el tras­pa­so de po­de­res, son rit­mos y pro­ce­di­mien­tos tan de­mo­crá­ti­cos co­mo de­ci­mo­nó­ni­cos, han he­cho que el des­em­bar­co de Ra­joy en el po­der ha­ya si­do qui­zá más desea­do que en otras oca­sio­nes, in­clu­so por quie­nes no son sus par­ti­da­rios. En ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, con los mer­ca­dos en per­ma­nen­te ata­que de ner­vios, Es­pa­ña re­cla­ma­ba un Go­bierno que no es­tu­vie­ra en fun­cio­nes, y ya lo tie­ne. Tam­bién por eso Ra­joy acu­dió al debate de in­ves­ti­du­ra se­gu­ro, in­clu­so so­bra­do, y en ese mis­mo ins­tan­te, con to­do a su fa­vor -in­clui­da la prác­ti­ca in­com­pa­re­cen­cia de la opo­si­ción so­cia­lis­ta, to­da­vía anes­te­sia­da por el ba­ta­ca­zo elec­to­ral- co­men­zó el ma­ria­nis­mo. Mien­tras Ra­joy des­gra­na­ba, en lí­neas ge­ne­ra­les -to­da­vía sin to­dos los de­ta­lles-, sus pla­nes de Go­bierno, y mien­tras re­pli­ca­ba con con­tun­den­cia al res­to de gru­pos par­la­men­ta­rios, tam­bién em­pe­za­ba a ad­qui­rir ca­ris­ma pa­ra sus se­gui­do­res y par­ti­da­rios. Una vez más, se re­pe­tía la es­ce­na de las aglo­me­ra­cio­nes pa­ra fe­li­ci­tar al ven­ce­dor o pa­ra apo­yar­le.

Ra­joy, con y sin ca­ris­ma, ha man­te­ni­do el sus­pen­se has­ta el fi­nal. Ha res­pe­ta­do con es­cru­pu­lo­si­dad de re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad to­dos los tiem­pos y pro­ce­di­mien­tos. Ade­más, en un mo­men­to muy de­li­ca­do, ha querido real­zar de al­gu­na ma­ne­ra el pro­ta­go­nis­mo de don Juan Car­los, por ejem­plo en el ca­so del anun­cio de los miem­bros del nue­vo Go­bierno, una es­pe­ra que es­tu­vo a pun­to de des­qui­ciar a al­guno de los ele­gi­dos, que, a pri­me­ras ho­ras de la tar­de del 21

Re­par­to de pa­pe­les eco­nó­mi­cos: Mon­to­ro pa­ra el in­te­rior y Guin­dos pa­ra el ex­te­rior

de di­ciem­bre, to­da­vía no ha­bía re­ci­bi­do nin­gu­na in­di­ca­ción del nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno.

Ma­riano Ra­joy, a pe­sar de to­do, es tan pre­vi­si­ble que ha sor­pren­di­do con un Go­bierno en el que no hay sor­pre­sas. Ma­ria­nis­mo pu­ro; es de­cir, prag­ma­tis­mo y, co­mo es­ta­ba can­ta­do, un equi­po ca­paz de po­ner­se a tra­ba­jar des­de el pri­mer mi­nu­to, es de­cir, en su ma­yo­ría con ex­pe­rien­cia en la Ad­mi­nis­tra­ción. Ade­más, una bue­na par­te de los nue­vos mi­nis­tros y mi­nis­tras for­man par­te de la aris­to­cra­cia de los al­tos cuer­pos ad­mi­nis­tra­ti­vos del Es­ta­do, es de­cir, los enar­cas es­pa­ño­les, abo­ga­dos, téc­ni­cos co­mer­cia­les, ca­te­drá­ti­cos y una mé­di­co.

Ra­joy, y pa­ra al­gu­nos esa es la sor­pre­sa, no se ha que­da­do en me­dias tin­tas, sino que ha for­ma­do un Go­bierno com­pac­to y sin con­ce­sio­nes a la ga­le­ría. So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, pe­ro fal­ta­ba con­fir­mar­lo, se con­so­li­da co­mo mano de­re­cha de Ra­joy en los car­gos de vi­ce­pre­si­den­ta y mi­nis­tra Por­ta­voz y de la Pre­si­den­cia. Más aún, per­so­nas de su con­fian­za, co­mo Fá­ti­ma Bá­ñez, tam­bién ac­ce­den a una car­te­ra mi­nis­te­rial, en es­te ca­so la es­tra­té­gi­ca de la Se­gu­ri­dad So­cial. Pa­ra ha­cer fren­te a la cri­sis, Ra­joy ha ele­gi­do a dos pe­sos pe­sa­dos, con ex­pe­rien­cia en la Ad­mi­nis­tra­ción y con un per­fil com­ple­men­ta­rio. Cris­tó­bal Mon­to­ro vuel­ve a ser mi­nis­tro de Ha­cien­da y, co-

mo tal, se­rá el guar­dián de la or­to­do­xia y el hom­bre en­car­ga­do de que cua­dren las cuen­tas, y ese es un tra­ba­jo que ya ha de­mos­tra­do que sa­be ha­cer. Luis de

Guin­dos, por otra par­te, nue­vo mi­nis­tro de Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad, se­rá la ca­ra ex­te­rior de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Muy bien re­la­cio­na­do en el en­re­ve­sa­do uni­ver­so de las fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les, se­rá la ca­ra, los ojos y la voz de Es­pa­ña en los gran­des y no tan gran­des fo­ros eco­nó­mi­cos eu­ro­peos y mundiales. La com­ple­men­ta­rie­dad en­tre Mon­to­ro y

De Guin­dos se ba­sa en que am­bos sa­ben lo que tie­nen que ha­cer, no am­bi­cio­nan la car­te­ra del otro y tie­nen ofi­cio de­mos­tra­do en su te­rreno. El res­to del Go­bierno es­tá in­te­gra­do por per­so­nas de la con­fian­za ab­so­lu­ta de Ra­joy. Al­gu­nos ya han si­do mi­nis­tros (Arias Ca­ñe­te y Ana Pastor) y una bue­na par­te de los de­más han te­ni­do res­pon­sa­bi­li­da­des de Go­bierno au­to­nó­mi­cas o mu­ni­ci­pa­les, lo que con­fir­ma que Ra­joy pre­ten­de que no so­lo no im­pro­vi­sen, sino que tra­ba­jen al 100% des­de el pri­mer día. Nin­gu­na con­ce­sión a la ga­le­ría, ni tam­po­co equi­li­brios exac­tos so­bre la pa­ri­dad hom­bres/mu­je­res. Es de­cir, prag­ma­tis­mo ma­ria­nis­ta al ini­cio de una eta­pa.

Sor­pre­sa. Ra­joy

man­tu­vo el sus­pen­se has­ta el fi­nal y, a pe­sar

de to­do, es tan pre­vi­si­ble que ha sor­pren­di­do con un Go­bierno sin

sor­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.