Adiós a un pa­dre de Eu­ro­pa

Tiempo - - ZOOM -

So­lo una per­so­na cul­ta, ade­más de in­te­li­gen­te, es ca­paz de apre­ciar la de­bi­li­dad esen­cial de los bru­tos, de los que so­lo dis­po­nen de la fuer­za, y la usan por­que no tie­nen otra co­sa. Va­clav Ha­vel era dra­ma­tur­go y sa­bía bien que, en lo que Cal­de­rón ha­bía lla­ma­do el “gran tea­tro del mun­do”, los so­vié­ti­cos y sus si­ca­rios no ha­cían sino el desai­ra­do pa­pel de ton­tos de la po­rra. Cuan­do ca­ye­ron, él fue ele­va­do (pa­ra su sor­pre­sa) a la pre­si­den­cia de Che­cos­lo­va­quia, un país for­ma­do por dos buenos ve­ci­nos pe­ro no fa­mi­lia­res en­tre sí. Tu­vo una idea que de­jó me­mo­ria: cons­truir el país re­na­ci­do no des­de el Es­ta­do, co­mo siem­pre, sino des­de la so­cie­dad ci­vil. Eso si­gue sien­do el fu­tu­ro. Eu­ro­pa fue mu­cho me­jor gra­cias a él. Sen­ti­rá su au­sen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.