Un año más, por de­lan­te

Tiem­po ha si­do un no­ta­rio re­le­van­te de la reali­dad y en 2011, ade­más, ha ido por de­lan­te de los acon­te­ci­mien­tos en mu­chas de sus por­ta­das.

Tiempo - - PEOSRPTAAÑDAA - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS

Cuán­to cos­ta­ron las co­pas y las cer­ve­zas que se to­ma­ron los guar­dias ci­vi­les que asal­ta­ron el Con­gre­so de los Dipu­tados el 23-F de 1981? ¿A cuán­to as­cen­dió la fac­tu­ra de los des­per­fec­tos cau­sa­dos por los dis­pa­ros de aquel ague­rri­do guar­dia que hi­zo tum­bar­se a los dipu­tados dis­pa­ran­do una rá­fa­ga al te­cho? ¿Qué pen­sa­ba Ni­ce­to Al­ca­lá Za­mo­ra, pri­mer pre­si­den­te de la II Re­pú­bli­ca, so­bre aquel pe­rio­do his­tó­ri­co? ¿Cuán­do y có­mo pac­ta­ron Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba la su­ce­sión en el PSOE? ¿Có­mo sur­gió en los pen­sa­do­res del PP la idea de crear un ban­co ma­lo pa­ra sal­var a los ban­cos y ca­jas atra­pa­dos en ex­ce­so por la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria? ¿Quién es en reali­dad el nue­vo du­que de Al­ba? ¿De qué vi­ven la du­que­sa y sus des­cen­dien­tes? Son mu­chas pre­gun­tas que los lec­to­res ha­bi­tua­les de Tiem­po po­drían res­pon­der sin pes­ta­ñear en cual­quier con­cur­so te­le­vi­si­vo por­que en­con­tra­ron las res­pues­tas ca­da vier­nes en su re­vis­ta.

Di­cen quie­nes de es­to sa­ben que a ve­ces el si­len­cio es una vir­tud. Al­ber­to Rui­zGa­llar­dón lo ador­na­ba re­cien­te­men­te cuan­do, no que­rien­do res­pon­der a una pre­gun­ta, re­cor­dó la ci­ta clá­si­ca se­gún la cual “ben­di­to sea quien no te­nien­do na­da que de­cir no in­ten­te ador­nar­lo ver­bal­men­te”. Pe­ro eso pa­ra la re­dac­ción de Tiem­po nun­ca ha si­do un pro­ble­ma, por­que la re­vis­ta siem­pre tie­ne al­go que de­cir a sus lec­to­res. Es más, la co­lec­ción de 48 por­ta­das que ilus­tran es­tas pá­gi­nas es, en sí mis­ma, una fo­to­gra­fía de la reali­dad po­lí­ti­ca y so­cial de Es­pa­ña en 2011. Y con una ven­ta­ja aña­di­da. Quie­nes han acu­di­do pun­tual­men­te al quios­co a com­prar su ejem­plar han co­no­ci­do mu­chos de­ta­lles de esa reali­dad an­tes que sus ve­ci­nos, ami­gos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo.

Un mal año pa­ra el PSOE.

El año 2011 em­pe­za­ba con ma­los au­gu­rios ya pa­ra el PSOE. En ma­yo de 2010 el Go­bierno ha­bía de­ci­di­do dar un gi­ro ra­di­cal a su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y ha­bía pa­sa­do de in­yec­tar di­ne­ro a apro­bar el plan de re­cor­tes más drás­ti­co de las úl­ti­mas dé­ca­das. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha­bía he­cho me­lla en el par­ti­do go­ber­nan­te, y mu­chos mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes del PSOE veían cer­ca una de­rro­ta en las ur­nas. Muy pron­to em­pe­za­ron los mo­vi­mien­tos. Ya en enero los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas te­nían di­se­ña­do un plan B pa­ra evi­tar una de­ba­cle y ya sa­ca­ba la ca­be­za por en­ci­ma de sus com­pa­ñe­ros Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba. Tiem­po se lo con­tó a sus lec­to­res en el pri­mer nú­me­ro del año, el que vio la luz el 8 de enero, an­ti­ci­pán­do­se al res­to de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Y es que es­te año pro­me­tía en lo in­for­ma­ti­vo. La cri­sis eco­nó­mi­ca era el cen­tro de gra­ve­dad de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro Es­pa­ña te­nía más re­tos pen­dien­tes pa­ra los que se co­men­za­ba a ver un cier­to ra­yo de luz. Ese era el ca­so del te­rro­ris­mo de ETA. Los es­pa­ño­les ha­bía­mos so­por­ta­do (unos mu­cho más que otros, ob­via­men­te) 50 años de bar­ba­rie te­rro­ris­ta que no da­ban más de sí. Los éxi­tos po­li­cia­les con des­ca­be­za­mien­tos de la cú­pu­la eta­rra prác­ti­ca­men­te to­dos los me­ses ha­bían de­bi­li­ta­do mu­cho a la ban­da, cu­yo apo­yo so­cial tam­bién ha­bía em­pe­za­do a fla­quear no­ta­ble­men­te des­de que rom­pió su pa­la­bra y pro­vo­có dos muer­tos con el aten­ta­do de la T-4 del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas. ¿Qué es­ta­ba pa­san­do en el en­torno de los te­rro­ris­tas?

Tiem­po, fiel a lo que ha si­do una cons­tan­te du­ran­te ca­si to­da su his­to­ria edi­to­rial, vol­vió a ade­lan­tar­se a sus co­le­gas de la pren­sa, y ya en el nú­me­ro 1.489, que sa­lió a los quios­cos en la se­gun­da se­ma­na de enero, con­ta­ba có­mo la de-

no­mi­na­da iz­quier­da aber­za­le man­te­nía un pul­so con el nú­cleo más du­ro de ETA pa­ra que los te­rro­ris­tas cam­bia­ran pis­to­las por vo­tos. Jus­to dos días des­pués de la sa­li­da de aque­lla exclusiva de Tiem­po los te­rro­ris­tas ha­cían pú­bli­co un co­mu­ni­ca­do en el que anun­cia­ban un al­to el fue­go per­ma­nen­te y ve­ri­fi­ca­ble. Era el pri­mer pa­so.

Con to­do, la eco­no­mía se­guía sien­do el po­lo de aten­ción de los es­pa­ño­les, que encuesta tras encuesta si­tua­ban sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en el pri­mer lu­gar de sus preo­cu­pa­cio­nes. El in­vierno de 2011 ter­mi­na­ba con una ne­go­cia­ción en mar­cha pa­ra que sin­di­ca­tos, pa­tro­nal y Go­bierno al­can­za­sen un acuer­do so­bre la re­for­ma de las pen­sio­nes. Tiem­po ini­ció el mes de fe­bre­ro con un am­plio reportaje en el que se des­gra­na­ban to­dos los mi­tos que gi­ra­ban al­re­de­dor de los re­tra­sos en la edad de ju­bi­la­ción o la am­plia­ción del pe­rio­do de cómpu­to pa­ra cal­cu­lar las pen­sio­nes. Y una se­ma­na más tar­de, la en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­ta eco­nó­mi­ca del Go­bierno, Ele­na Sal­ga­do, des­ve­la­ba en una en­tre­vis­ta las cla­ves de los cam­bios de orien­ta­ción de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Eje­cu­ti­vo de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

Ex­clu­si­vas his­tó­ri­cas.

Por los pa­si­llos in­for­ma­ti­vos que por aque­llos me­ses de 2011 de­ja­ban la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca, Tiem­po apro­ve­chó el res­qui­cio y dio dos gran­des ex­clu­si­vas. Pri­me­ro des­ve­ló los do­cu­men­tos se­cre­tos que has­ta en­ton­ces guar­da­ba ce­lo­sa­men­te el Con­gre­so de los Dipu­tados so­bre el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do del 23-F de 1981. Ha­bían pa­sa­do 30 años y los lec­to­res de la re­vis­ta tu­vie­ron ac­ce­so a una co­pia de la fac­tu­ra del bar del Con­gre­so que ha­bían de­ja­do sin pa­gar los gol­pis­tas. Pu­die­ron leer tam­bién el re­la­to he­cho por los cro­nis­tas in­ter­nos de có­mo se desa­rro­lla­ron los he­chos y has­ta cuán­to cos­tó arre­glar los des­per­fec­tos de los dis­pa­ros: un mi­llón de pe­se­tas de las de en­ton­ces.

Po­co des­pués, ya en ple­na pri­ma­ve­ra, la pri­me­ra se­ma­na de abril, los lec­to­res de Tiem­po tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad, con va­rios me­ses de an­te­la­ción, de po­der ac­ce­der a la in­for­ma­ción con­te­ni­da en los dia­rios per­di­dos del pri­mer pre­si­den­te de la II Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la, Ni­ce­to Al­ca­lá Za­mo­ra. En sus pá­gi­nas, re­su­mi­das y des­gra­na­das a lo lar­go de tres se­ma­nas, la re­vis­ta pu­so a dis­po­si­ción de sus lec­to­res lo que ese hom­bre cla­ve de la his­to­ria es­pa­ño­la del si­glo XX pen­sa­ba so­bre có­mo Es­pa­ña ha­bía lle­ga­do a ser re­pu­bli­ca­na, así co­mo so­bre el fun­cio­na­mien­to in­terno de aquel sis­te­ma po­lí­ti­co y acer­ca

de quie­nes te­nían el po­der. To­do un do­cu­men­to his­tó­ri­co ex­clu­si­vo que aho­ra, fi­na­li­zan­do ya 2011, ha da­do pa­ra al­gún li­bro, pe­ro que Tiem­po ade­lan­tó. Fue­ron nu­me­ro­sos los me­dios que se hi­cie­ron eco de aque­llas dos ex­clu­si­vas his­tó­ri­cas de

Tiem­po. Se tra­ta­ba de do­cu­men­tos que des­ve­la­ban una par­te des­co­no­ci­da de la vi­da re­cien­te de Es­pa­ña y am­bas te­nían un atrac­ti­vo po­lí­ti­co in­du­da­ble.

Más cla­ves.

Pe­ro, en­tre me­dias, un Con­se­jo de Mi­nis­tros de mar­zo li­mi­tó la ve­lo­ci­dad en au­to­vías a 110 ki­ló­me­tros por ho­ra des­de los 120 vi­gen­tes has­ta en­ton­ces. Las imá­ge­nes de un ejér­ci­to de ope­ra­rios ad­hi­rien­do pe­ga­ti­nas con el nue­vo lí­mi­te en las se­ña­les de trá­fi­co die­ron la vuel­ta a me­dio mun­do. En una no­che se cam­bia­ron to­das. El Go­bierno ar­gu­men­ta­ba que con la me­di­da se iba a aho­rrar una can­ti­dad su­fi­cien­te de car­bu­ran­te co­mo pa­ra con­tri­buir de­ci­si­va­men­te a re­du­cir en al­go el dé­fi­cit de la eco­no­mía es­pa­ño­la. La po­lé­mi­ca no se hi­zo es­pe­rar y Tiem­po, una vez más, lle­vó a sus lec­to­res la cla­ve de por qué el Eje­cu­ti­vo ha­bía apro­ba­do aque­lla me­di­da. Al fi­nal fue más una de­ci­sión po­lí­ti­ca que eco­nó­mi­ca, pro­pi­cia­da por las ten­sio­nes in­ter­nas de un Go­bierno que veía acer­car­se las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les de ma­yo, en las que los ana­lis­tas y las en­cues­tas va­ti­ci­na­ban ya el pri­mer va­ra­pa­lo al PSOE.

Las elec­cio­nes lle­ga­ron. El PSOE fue, tal y co­mo se pre­veía, el gran de­rro­ta­do. Pe­ro se­ma­nas an­tes, y du­ran­te mu­chos me­ses des­pués, na­ció y se desa­rro­lló en Es­pa­ña, con ori­gen en la Puer­ta del Sol de Ma­drid, el mo­vi­mien­to 15-M. Tiem

po es­tu­vo aten­to co­mo siem­pre y de­di­có una por­ta­da a los lí­de­res del mo­vi­mien­to tan pron­to se acla­ró quié­nes lle­va­ban la voz can­tan­te en aque­lla ex­plo­sión de in­dig­na­ción po­pu­lar con­tra la cla­se po­lí­ti­ca que fue pren­dien­do me­chas en otros paí­ses. La de­rro­ta elec­to­ral, por su par­te, ha­bía de­ja­do he­ri­das abier­tas en el seno del PSOE y uno de sus di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos, po­co pro­cli­ve a ha­blar de es­tas co­sas, Al­fon­so Guerra, des­gra­nó pa­ra la re­vis­ta en ju­nio las cla­ves del as­cen­so sin pre­ce­den­tes del PP en au­to­no­mías y ayun­ta­mien­tos.

En­tre la deu­da y La Zar­zue­la.

Tras de­di­car en el mes de ju­lio una por­ta­da al 75 aniver­sa­rio de la Guerra Ci­vil es­pa­ño­la, a la vuel­ta del ve­rano Tiem­po ha de­di­ca­do va­rias por­ta­das al te­ma de la épo­ca: la cri­sis de la deu­da. Una si­tua­ción eco­nó­mi­ca di­fí­cil de en­ten­der pa­ra los no ex­per­tos en eco­no­mía, cuan­do prác­ti­ca­men­te to­dos los es­pa­ño­les han co­men­za­do a ha­blar en sus ter­tu­lias fa­mi­lia­res o con los ami­gos del bar de las pri­mas de ries­go, los di­fe­ren­cia­les, el Ban­co Cen­tral Europeo o la li­qui­dez de los ban­cos.

Pe­ro 2011 ha te­ni­do otro pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble: la Fa­mi­lia Real. El pro­pio rey don Juan Car­los ha te­ni­do un año ac­ci­den­ta­do en lo fí­si­co, con va­rias ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas. En lo so­cial, los es­pa­ño­les han ba­ja­do por pri­me­ra vez en la his­to­ria re­cien­te su ca­li­fi­ca­ción al pres­ti­gio de la Ca­sa Real, se­gún las en­cues­tas ofi­cia­les, y pa­ra re­ma­te ha es­ta­lla­do el lla­ma­do ca

so Ur­dan­ga­rín. Tiem­po ha da­do tam­bién va­rias e im­por­tan­tes ex­clu­si­vas es­te año re­la­cio­na­das con la Co­ro­na. Des­de las con­ver­sa­cio­nes de don Juan Car­los con el rey de Ma­rrue­cos, Moha­med VI, pa­ra ayu­dar­le a re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción, has­ta có­mo con­si­guió el mo­nar­ca el con­tra­to del si­glo pa­ra em­pre­sas es­pa­ño­las en Ara­bia Sau­dí y las lla­ma­das que hi­zo la no­che del 20-N, tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, pa­ra que el tras­pa­so de po­de­res en­tre Ra­joy y Za­pa­te­ro fue­ra mo­dé­li­co. Tiem­po tam­bién ha es­ta­do aten­to a lo ocu­rri­do al­re­de­dor de Iña­ki Ur­dan­ga­rín y ha brin­da­do a sus lec­to­res las cla­ves de un ca­so que ha afec­ta­do tam­bién por den­tro a la Ca­sa Real.

Y to­do es­to sin ol­vi­dar, co­mo era me­nes­ter en una re­vis­ta pe­ga­da a la ac­tua­li­dad, que sep­tiem­bre y oc­tu­bre fue­ron los me­ses de la du­que­sa de Al­ba, que a sus 85 años se ha vuel­to a ca­sar con un fun­cio­na­rio al que le unía una pro­fun­da amis­tad des­de ha­ce mu­chos años. Tiem­po no pa­só de pun­ti­llas y tam­bién tu­vo al­go que de­cir en to­da es­ta his­to­ria. Pa­ra 2012 ya es­ta­mos en aler­ta pa­ra que nues­tros lec­to­res vuel­van a ser los pri­me­ros en co­no­cer la reali­dad y no­so­tros, la re­dac­ción de Tiem­po, go­ce­mos del pri­vi­le­gio de ser leí­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.