El du­ro ca­mino de un Pa­pa­mon­ti lla­ma­do Ra­joy Brey

El lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar se en­fren­ta, des­pués de dos in­ten­tos elec­to­ra­les fa­lli­dos, a una de las peo­res si­tua­cio­nes de su vi­da po­lí­ti­ca.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

con la ju­ra de su car­go an­te su ma­jes­tad el Rey, des­pués de ser in­ves­ti­do pre­si­den­te del Go­bierno por 187 vo­tos (los vo­tos de los dipu­tados del Par­ti­do Po­pu­lar, Unión del Pue­blo Na­va­rro y el Fo­ro Ciu­da­dano de Ál­va­rez-cas­cos) y de la reunión, en vís­pe­ras de No­che­bue­na, de su pri­mer Con­se­jo de Mi­nis­tros, Ma­riano Ra­joy Brey (San­tia­go de Com­pos­te­la, 1955) ha co­men­za­do su man­da­to con los má­xi­mos apo­yos y con el po­der que le da con­tro­lar la ma­yo­ría de las co­mu­ni­da- des au­tó­no­mas, la ma­yo­ría de los ayun­ta­mien­tos, la ma­yo­ría de las em­pre­sas pú­bli­cas, la ma­yo­ría de las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas y, cuan­do lle­gue la ho­ra de la re­no­va­ción, la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes cla­ve del país, co­mo el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y el Con­se­jo de RTVE.

A par­tir de aho­ra y, so­bre to­do, a par­tir del Con­se­jo de Mi­nis­tros del día 30 de di­ciem­bre, don­de se apro­ba­rá la prórroga de los ac­tua­les Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, Ma­riano Ra­joy Brey (MRB) se en­cuen­tra, des­pués de dos in­ten­tos elec­to­ra­les fa­lli­dos, fren­te a una de las peo­res si­tua­cio­nes de su vi­da po­lí­ti­ca, y fren­te a un país a pun­to de en­trar en una se­gun­da re­ce­sión, se­gún al­gu­nos ser­vi­cios de es­tu­dios, con un dé­fi­cit des­bo­ca­do que le obli­ga­rá a un ajus­te mu­cho más du­ro que el que tu­vo que afron­tar su an­te­ce­sor, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro -y que con­tri­bu­yó a su de­rro­ta elec­to­ral el pa­sa­do 20 de no­viem­bre-, que pue­de su­po­ner un aho­rro for­zo­so de más de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros, y una cri­sis de deu­da so­be­ra­na que ha si­tua­do la pri­ma de ries­go es­pa­ño­la en una de las co­tas más ele­va­das de la Eu­ro­zo­na en una co­yun­tu­ra en la que es­tá en pe­li­gro, in­clu­so, el fu­tu­ro del eu­ro. an­te es­te pa­no­ra­ma, MRB, en su in­ves­ti­du­ra, co­mo si fue­ra el con­se­je­ro de­le­ga­do de una gran em­pre­sa y en un es­ti­lo tec­no­crá­ti­co pro­pio de esa nue­va cla­se po­lí­ti­ca que ha sur­gi­do en la Eu­ro-

zo­na, y que ha si­do bau­ti­za­da co­mo Pa­pa­mon­ti (de la unión de los nom­bres de los pri­me­ros mi­nis­tros grie­go, Pa­pa­de­mos, e ita­liano, Mon­ti), ha re­pro­du­ci­do par­te de su vas­to pro­gra­ma elec­to­ral: re­for­ma la­bo­ral en pro­fun­di­dad, se­gún exi­gen­cia del Ban­co Cen­tral Europeo que el an­te­rior Go­bierno no se atre­vió a lle­var a ca­bo; re­for­ma fi­nan­cie­ra con nue­vas fu­sio­nes ban­ca­rias y de ca­jas de aho­rros y con re­cha­zo ex­pre­so de crea­ción de un ban­co ma­lo en el que se in­clu­yan los ac­ti­vos tó­xi­cos in­mo­bi­lia­rios, co­mo vie­nen pi­dien­do al­gu­nas ca­jas y ban­cos; re­for­ma edu­ca­ti­va con un ba­chi­lle­ra­to de tres años y obli­ga­ción del bi­lin­güis­mo; re­for­ma de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra me­jo­rar su fun­cio­na­mien­to y pa­ra eli­mi­nar or­ga­nis­mos y du­pli­ci­da­des; re­for­ma ener­gé­ti­ca pa­ra evi­tar que las ta­ri­fas es­pa­ño­las sean las ter­ce­ras más ca­ras de Eu­ro­pa; re­for­ma fis­cal pa­ra be­ne­fi­ciar en el im­pues­to de so­cie­da­des a las em­pre­sas con un vo­lu­men de ne­go­cios de has­ta 12 mi­llo­nes de eu­ros; re­ba­jas por con­tra­tos del pri­mer tra­ba­ja­dor y cam­bios en el pa­go del IVA has­ta que las fac­tu­ras no se co­bren; re­for­mas pac­ta­das en Sanidad pa­ra ela­bo­rar una car­ti­lla bá­si­ca de ser­vi­cios pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos que per­mi­ta ase­gu­rar la fi­nan­cia­ción del sis­te­ma; re­for­ma en el sis­te­ma de pen­sio­nes, su­pri­mien­do las pre­ju­bi­la­cio­nes y eli­mi­nan­do la pres­ta­ción por des­em­pleo pa­ra una pre­ju­bi­la­ción en­cu­bier­ta; e, in­clu­so, re­for­ma de la Jus­ti­cia de la que so­lo se ha ade­lan­ta­do la ley de ju­ris­dic­ción vo­lun­ta­ria y la mo­di­fi­ca­ción del sis­te­ma de re­cur­sos.

Un pro­gra­ma pre­vi­si­ble, co­mo el pro­pio Ra­joy, y sin mu­chas con­cre­cio­nes en los re­cor­tes que hay que rea­li­zar ni en el te­ma im­po­si­ti­vo, tras ha­ber de­fen­di­do du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral una re­ba­ja de im­pues­tos en una co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca en la que, an­te la es­ca­sa ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, se ha hun­di­do la re­cau­da­ción y cuan­do más dura es la lu­cha con­tra el dé­fi­cit pú­bli­co.

Y, so­bre to­do, un dis­cur­so de­ma­sia­do tec­no­crá­ti­co, muy cer­cano a los Pa­pa­mon­ti, que es lo que se lle­va en Eu­ro­pa, pe­ro sin la pa­sión y la bri­llan­tez de ese cam­bio tan­tas ve­ces anun­cia­do y pro­me­ti­do.

Ra­joy ha ofre­ci­do un dis­cur­so de­ma­sia­do tec­no­crá­ti­co, sin la pa­sión y la bri­llan­tez de ese cam­bio anun­cia­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.