Arran­ca la le­gis­la­tu­ra más di­fí­cil

Los in­cen­ti­vos fis­ca­les que anun­ció Ra­joy en su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra son la par­te me­nos do­lo­ro­sa de la dura ta­rea de su Go­bierno: re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to, crear em­pleo y sa­near una eco­no­mía so­me­ti­da a exa­men in­ter­na­cio­nal.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PINAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El Go­bierno fi­ja­rá un nue­vo te­cho de dé­fi­cit pa­ra las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas: del 1,3% a me­nos del 1%

El pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, se en­fren­ta a una le­gis­la­tu­ra que es­ta­rá mar­ca­da por la ne­ce­si­dad de re­cor­tar al me­nos 16.500 mi­llo­nes de eu­ros del pre­su­pues­to pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo fir­ma­do con la UE de re­du­cir el dé­fi­cit des­de el ca­si 6% ac­tual al 4,4% a fi­na­les de 2012. Pa­ra ha­cer­se una idea de lo que es­to su­pon­drá bas­ta re­cor­dar que el pa­que­te de re­cor­tes que adop­tó el Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en ma­yo de 2010 -que con­ge­ló las pen­sio­nes, ba­jó el suel­do a los fun­cio­na­rios, eli­mi­nó el che­que be­bé y re­du­jo otras par­ti­das so­cia­les- es­ta­ba des­ti­na­do a aho­rrar so­lo 10.000 mi­llo­nes.

En su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra Ra­joy pi­dió la con­fian­za del Con­gre­so pa­ra ser el pre­si­den­te de un Go­bierno que tra­ba­ja­rá, “en las cir­cuns­tan­cias más di­fí­ci­les a las que se ha­ya en­fren­ta­do Go­bierno al­guno des­de la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia”, con dos ob­je­ti­vos: crear em­pleo y re­for­mar la eco­no­mía es­pa­ño­la pa­ra que pue­da com­pe­tir en un mun­do en el que ca­da vez es ma­yor la he­ge­mo­nía de paí­ses emergentes co­mo Chi­na.

Pa­ra con­se­guir es­tos fi­nes -la re­duc­ción del dé­fi­cit y la de­vo­lu­ción de la deu­da ex­te­rior, la crea­ción de em­pleo y la re­for­ma de la eco­no­mía-, Ra­joy des­gra­nó la par­te más ama­ble de un plan que obli­ga­to­ria­men­te pa­sa­rá tam­bién por otras más do­lo­ro­sas, y don­de la aus­te­ri­dad y la re­duc­ción del gas­to en to­das las par­ti­das del pre­su­pues­to se­rá la nor­ma. Es­ta idea que­dó es­pe­cial­men­te cla­ra an­te las de­man­das de PNV y CIU. En el tono de con­sen­so y co­la­bo­ra­ción que im­pe­ró en la se­sión de in­ves­ti­du­ra, Ra­joy se li­mi­tó al com­pro­mi­so de que es­tu­dia­rá pres­tar más aten­ción al sec­tor in­dus­trial de Euskadi, al Pac­to Fis­cal con sus “lí­mi­tes a la so­li­da­ri­dad” en las apor­ta­cio­nes de Ca­ta­lu­ña al Es­ta­do o a las trans­fe­ren­cias in­clui­das en el Es­ta­tut que pi­dió Du­ran i Llei­da. Ra­joy le res­pon­dió que “co­mo pre­si­den­te, mis prio­ri­da­des hoy en Ca­ta­lu­ña son crear em­pleo y cre­ci­mien­to”.

En la lí­nea de los in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos que pi­den ca­da vez más vo­ces pa­ra con­se­guir la re­cu­pe­ra­ción, y que es la op­ción ele­gi­da en EEUU, Ra­joy anun­ció pa­ra los pró­xi­mos tres me­ses una ley de apo­yo a em­pren­de­do­res con ayu­das fis­ca­les, la po­si­bi­li­dad de com­pen­sar el pa­go de im­pues­tos a las ad­mi­nis­tra­cio­nes con la deu­da que es­tas ten­gan con­traí­da con las em­pre­sas y el apla­za­mien­to del pa­go

del IVA has­ta el co­bro por sus ser­vi­cios. Se man­ten­drá el ti­po su­per­re­du­ci­do por ad­qui­si­ción de vi­vien­da y la de­duc­ción en el IRPF, y ha­brá ayu­das de 3.000 eu­ros por la con­tra­ta­ción del pri­mer tra­ba­ja­dor. Se am­plia­rá la base de em­pre­sas a las que se gra­va­rá con el ti­po del 20%, se re­du­ci­rá el nú­me­ro de las que ten­drán que aco­ger­se al más ele­va­do, del 25%, y las que rein­vier­tan sus be­ne­fi­cios en lu­gar de re­par­tir­los en­tre sus ac­cio­nis­tas tri­bu­ta­rán 10 pun­tos me­nos.

Por tan­to, las me­di­das más con­cre­tas que ha da­do a co­no­cer Ra­joy ten­drán co­mo con­se­cuen­cia un des­cen­so de los in­gre­sos del Es­ta­do. En pa­la­bras de Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, son las “bue­nas no­ti­cias”, a las que de­be­rán acom­pa­ñar más pron­to que tar­de otras peo­res. Así lo ha anun­cia­do Ra­joy, y de ello tam­bién es­tán pen­dien­tes fue­ra de Es­pa­ña: la Co­mi­sión Eu­ro­pea aco­gió po­si­ti­va­men­te sus pla­nes de re­for­ma -que in­clu­yen a Edu­ca­ción y Jus­ti­cia-, pe­ro es­tá a la es­pe­ra de “me­di­das con­cre­tas”. Se­gún un por­ta­voz, An­ge­la Mer­kel le deseó suerte y le ani­mó a eje­cu­tar con ra­pi­dez su pro­gra­ma.

La pri­me­ra ci­ta eu­ro­pea de Ra­joy se­rá el Con­se­jo Europeo del 30 de enero, so­bre em­pleo, a la que de­be­ría acu­dir con la nue­va re­for­ma la­bo­ral, que pre­vi­si­ble­men­te mo­di­fi­ca­rá la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des pun­tua­les de ca­da em­pre­sa y so­bre la que pla­nea la idea de los mi­ni­suel­dos de 400 eu­ros que exis­ten en Ale­ma­nia y que aquí defiende la CEOE. Qui­zá en la cum­bre de enero de­je cla­ras tam­bién otras po­si­cio­nes es­pa­ño­las, di­ri­gi­das a ali­viar la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de paí­ses que han si­do fo­co de ata­que al eu­ro, y que Ra­joy ter­mi­nó de con­fir­mar en la se­sión de in­ves­ti­du­ra: se de­cla­ró a fa­vor de los eu­ro­bo­nos, del ins­tru­men­to de la UE pa­ra dar prés­ta­mos a paí­ses en di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras (Me­ca­nis­mo Europeo de Es­ta­bi­li­dad) e in­clu­so de que el Ban­co Cen­tral Europeo com­pre deu­da pú­bli­ca.

Tam­bién an­tes de fi­na­les de enero se es­pe­ra que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas re­ci­ban su pro­pia ma­la no­ti­cia: Ra­joy fi­ja-

rá un nue­vo te­cho de dé­fi­cit au­to­nó­mi­co en la Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes, que di­jo que con­vo­ca­ría des­pués de su to­ma de po­se­sión, pa­ra re­du­cir el lí­mi­te del 1,3% a uno por de­ba­jo del 1%, apun­tan en el PP. Al­can­zar el nue­vo ob­je­ti­vo se­rá di­fí­cil pa­ra mu­chos go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, que, a pe­sar de los re­cor­tes en Cas­ti­llaLa Man­cha, Ba­lea­res o Ca­ta­lu­ña, han ce­rra­do el año con dé­fi­cits su­pe­rio­res al 1,3%. Ra­joy es cons­cien­te de ello y aquí se ex­pli­ca, en par­te, que ha­ya de­ci­di­do man­te­ner el acuer­do con el PSOE pa­ra in­cluir en la Cons­ti­tu­ción un lí­mi­te del dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio del 0,4% del PIB, cuan­do la UE aca­ba de acor­dar una re­gla

de oro si­mi­lar, pe­ro un po­co me­nos rí­gi­da, del 0,5%PIB de ca­da país. El Go­bierno se re­ser­va el 0,1% de di­fe­ren­cia pa­ra su­plir en par­te el dé­fi­cit que no re­duz­can las co­mu­ni­da­des. Al mis­mo tiem­po, da­rá prue­bas en Eu­ro­pa de que su com­pro­mi­so con la aus­te­ri­dad va en se­rio.

Los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos ten­drán una do­ble con­sig­na de aus­te­ri­dad: el Es­ta­do no trans­fe­ri­rá más fon­dos que los es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios y ellos con­ta­rán con mu­chos me­nos re­cur­sos pa­ra com­ple­men­tar­los. Tal y co­mo apun­tan en el par­ti­do del Go­bierno, se es­pe­ra que la Sanidad, de ges­tión au­to­nó­mi­ca, sea una de las par­ti­das más afec­ta­das. Ra­joy anun­ció un pac­to pa­ra la Sanidad que, pa­ra ha­cer­la “más efi­cien­te y más sos­te­ni­ble”, re­vi­sa­rá la car­te­ra de ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos que fi­ja, a ni­vel es­ta­tal, to­dos los que de­ben es­tar ga­ran­ti­za­dos y que, se­gún el PP, se han ido “in­flan­do” pro­gre­si­va­men­te a vo­lun­tad de los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos con dis­tin­tas pres­ta­cio­nes a car­go del Es­ta­do. Aho­ra ha­brá que dis­tin­guir en­tre los ser­vi­cios bá­si­cos y los que no lo son, ade­más de re­vi­sar los pri­me­ros, con la pre­mi­sa de que tan­to co­mu­ni­da­des co­mo Es­ta­do ten­drán me­nos di­ne­ro pa­ra gas­tar. “Se di­rá a las co­mu­ni­da­des que so­lo po­drán ofre­cer aque­llo que pue­dan pa­gar”.

Tras pro­rro­gar los pre­su­pues­tos de 2011 en el Con­se­jo de Mi­nis­tros el 30 de di­ciem­bre -don­de no se vol­ve­rán a con­ge­lar las pen­sio­nes, que se ac­tua­li­za­rán es­te año-, el plan del Go­bierno de Ra­joy es apro­bar los pre­su­pues­tos de 2012 co­mo muy tar­de el 31 de mar­zo. En­ton­ces se co­no­ce­rá con exac­ti­tud el dé­fi­cit a fi­nal de año que, tal y co­mo ya apun­tó Eco­no­mía, pro­ba­ble­men­te su­pe­rará el lí­mi­te del 6%. A par­tir de ese por­cen­ta­je el re­cor­te ne­ce­sa­rio em­pe­za­rá a su­bir des­de los 16.500 mi­llo­nes, a lo que, se­gún te­men en el PP, pue­de su­mar­se el ba­lan­ce de la Se­gu­ri­dad So­cial. El an­te­rior Go­bierno anun­ció un su­pe­rá­vit del 0,4%, pe­ro el nue­vo te­me que se­rá de­fi­ci­ta­rio. El PP ad­mi­te que la de­ci­sión de no vol­ver a con­ge­lar las pen­sio­nes su­po­ne un pro­ble­ma adi­cio­nal, pe­ro lo con­tra­rio no era de re­ci­bo con un fon­do de pen­sio­nes que ron­da los 700.000 mi­llo­nes.

Re­cor­tes de­fi­ni­ti­vos.

Ra­joy ya ad­vir­tió de que los re­cor­tes de­fi­ni­ti­vos se es­ta­ble­ce­rán aten­dien­do a la dis­tan­cia que me­die en­tre la ci­fra co­no­ci­da de re­cor­te -los 16.500 mi­llo­nes- y la fi­nal de acuer­do con las cuen­tas en 2012. Aunque no de­ja de in­sis­tir en los es­fuer­zos que es­pe­ran al país en los pró­xi­mos me­ses y años -“abor­da­mos una ta­rea na­cio­nal, un em­pe­ño que so­bre­pa­sa las po­si­bi­li­da­des de cual­quier go­bierno”-, se­gún los cálcu­los del PP se­rá po­si­ble re­cor­tar los 16.500 mi­llo­nes. De dón­de sal­drán es­tos re­cur­sos fue una de las pre­gun­tas y re­fle­xio­nes que más se es­cu­cha­ron al res­to de gru­pos po­lí­ti­cos. En­tre las que ci­tó el ya pre­si­den­te fi­gu­ra el aho­rro del Es­ta­do que ca­be es­pe­rar­se de me­di­das co­mo la su­pre­sión de las pre­ju­bi­la­cio­nes, una “prác­ti­ca abu­si­va” a car­go de la pres­ta­ción por des­em­pleo, y del adel­ga­za­mien­to del fun­cio­na­ria­do por la ta­sa ce­ro de re­po­si­ción de pues­tos que que­den va­can­tes, ex­cep­to en Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do y ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos. Aquí no se apli­ca­rá es­ta re­duc­ción del 100% en re­no­va­ción de pues­tos pú­bli­cos, de ma­ne­ra que ha­brá otros de­par­ta­men­tos don­de

el cre­ci­mien­to de­be­rá ser ne­ga­ti­vo, ad­mi­ten en el PP.

Por otra par­te, el año pa­sa­do el PP cal­cu­ló que los 1.500 mi­llo­nes que aho­rró el an­te­rior Go­bierno al con­ge­lar las pen­sio­nes tam­bién po­drían sa­lir de la reor­de­na­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción, el adel­ga­za­mien­to de or­ga­nis­mos pú­bli­cos y la res­tric­ción de las sub­ven­cio­nes que ha anun­cia­do Ra­joy, que en lu­gar de to­car RTVE ha anun­cia­do “nue­vos mo­de­los” de ges­tión de las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas, que pro­ba­ble­men­te lle­va­rán a su pri­va­ti­za­ción. Es­te es un gas­to impu­table a las co­mu­ni­da­des, aunque “si ce­rra­ra me­dia do­ce­na ya no iría­mos mal”, cal­cu­la un di­ri­gen­te po­pu­lar. Ade­más se fre­na­rá el gas­to en in­fraes­truc­tu­ras, aunque su­pon­ga de­jar ca­rre­te­ras a me­dias. Ra­joy no ci­tó te­mas de Fo­men­to en su dis­cur­so y lue­go evi­tó com­pro­mi­sos en las de­man­das re­fe­ren­tes a ca­rre­te­ras o puer­tos de los gru­pos par­la­men­ta­rios. El tras­pa­so de po­de­res ha des­cu­bier­to otras par­ti­das don­de el Go­bierno tra­ta­rá de ara­ñar más di­ne­ro, co­mo los 20.000 mi­llo­nes

En Sanidad, se di­rá a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que “so­lo po­drán ofre­cer lo que pue­dan pa­gar”

que De­fen­sa tie­ne com­pro­me­ti­dos en con­tra­tos, prin­ci­pal­men­te con em­pre­sas es­pa­ño­las.

Sin em­bar­go, que­dan de­ma­sia­das in­cóg­ni­tas por re­sol­ver, em­pe­zan­do por cuán­to di­ne­ro ha­brá que re­cor­tar o có­mo el com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos pue­de em­peo­rar –o me­jo­rar, se­gún lo que ha ocu­rri­do en las subas­tas de deu­da de los úl­ti­mos días, don­de Es­pa­ña ten­drá que pa­gar me­nos in­tere­ses- la si­tua­ción de las cuen­tas. Tam­bién que­da por ver por qué op­ción se de­can­ta­rá Ra­joy pa­ra sa­near los ba­lan­ces de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, por cuan­to la crea­ción de un ban­co

ma­lo que com­pre los ac­ti­vos tó­xi­cos cos­ta­ría a las ar­cas pú­bli­cas unos 100.000 mi­llo­nes de eu­ros. Ya lo di­jo Ra­joy an­te el Con­gre­so, que pue­de que en los pre­su­pues­tos pa­ra 2012 no es­tén to­das las de­ci­sio­nes: “No po­de­mos des­car­tar la ne­ce­si­dad de adop­tar, en el fu­tu­ro, nue­vas me­di­das en el ám­bi­to pre­su­pues­ta­rio”. In­clui­da, qui­zá, una subida de im­pues­tos que re­cla­ma­ron tan­to PSOE co­mo IU y so­bre la que Ra­joy se li­mi­tó a afir­mar: “Mi in­ten­ción no es su­bir im­pues­tos, no me pa­re­ce lo más ra­zo­na­ble”.

Com­pro­mi­sos eu­ro­peos. Ra­joy con Ni­co­las Sar­kozy y An­ge­la Mer­kel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.