Ra­joy no tie­ne chis­te­ra

Al igual que ZP, Ra­joy tam­po­co ve la luz, pe­ro di­ce sa­ber dón­de es­tá la en­tra­da del tú­nel.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Hay una sen­sa­ción ge­ne­ral de que con Ma­riano Ra­joy al fren­te del Go­bierno el país re­cu­pe­ra sen­ti­do co­mún. Es so­lo una sen­sa­ción, y no de­bie­ra ser su­fi­cien­te ba­lan­ce pa­ra una se­sión de in­ves­ti­du­ra que inau­gu­ra cam­bio de ci­clo, pe­ro da­das las cir­cuns­tan­cias no es­tá mal co­mo co­mien­zo. El nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno ha in­ter­pre­ta­do con asea­da co­rrec­ción cuá­les son las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas bá­si­cas de los es­pa­ño­les: so­sie­go, tran­qui­li­dad, cer­te­zas, aunque no sean po­si­ti­vas, ob­je­ti­vos je­rar­qui­za­dos: lo im­por­tan­te pri­me­ro, des­pués lo de­más.

Pe­ro­gru­llo con­tra la im­pro­vi­sa­ción, el már­que­tin, los vai­ve­nes ideo­ló­gi­cos y los ex­pe­ri­men­tos ge­ne­ra­cio­na­les y au­to­des­truc­ti­vos. Pa­so pre­vio e inevi­ta­ble pa­ra su­pe­rar la ima­gen de in­com­pe­ten­cia que des­tru­yó a Za­pa­te­ro y que aún nos pa­sa fac­tu­ra fue­ra de Es­pa­ña. Ra­joy se pre­sen­tó en el es­tra­do sin chis­te­ra pa­ra de­cir­nos que aún no se ve la luz al fi­nal del tú­nel, pe­ro que sa­be dón­de es­tá la en­tra­da. No nos ha con­ta­do cuán lar­go se­rá el ca­mino, ni la den­si­dad del agu­je­ro ne­gro, pe­ro sí ha sa­bi­do co­lo­car­nos an­te el es­pe­jo, sin dra­ma­tis­mos, pe­ro enu­me­ran­do ver­da­des in­quie­tan­tes y to­zu­das con apa­ren­te cal­ma, en lu­gar de en­ga­ño­sas re­crea­cio­nes de la reali­dad.

En­tre­tan­to, la ima­gen de ZP si­gue sin to­car fon­do. Aún que­dan tra­gos más que amar­gos. Tra­go nú­me­ro uno, muy pró­xi­mo: con el año ven­ci­do se co­no­ce­rá el dé­fi­cit real de 2011, que se­gún al­gu­nas fuen­tes pue­de al­can­zar el 7%, es de­cir, un pun­to más de lo pre­vis­to por el Go­bierno so­cia­lis­ta. O lo que es lo mis­mo, pe­ro de ex­po­si­ción más do­lo­ro­sa: 10.000 mi­llo­nes de eu­ros a aña­dir a los re­cor­tes pre­vis­tos (un dra­ma so­bre el que Ra­joy ha pa­sa­do ca­si de pun­ti­llas -“se­gún los da­tos de la

Fuen­tes sol­ven­tes dan por se­gu­ro que el dé­fi­cit al­can­za­rá el 7%: un re­cor­te de 10.000 mi­llo­nes más

vi­ce­pre­si­den­ta Sal­ga­do”- pa­ra que los es­pa­ño­les no sa­lié­ra­mos co­rrien­do a las pri­me­ras, las su­yas, de cam­bio).

Tra­go nú­me­ro dos: El de­rrum­be de un par­ti­do cen­te­na­rio. Pa­re­ce el tí­tu­lo de una pe­li de ar­te y en­sa­yo, pe­ro es una po­si­bi­li­dad no des­car­ta­ble. Za­pa­te­ro de­ja el PSOE en la peor de las si­tua­cio­nes. Vea­mos. De puer­tas aden­tro: las agru­pa­cio­nes lo­ca­les, le­jos de ser lu­ga­res de en­cuen­tro y debate, se han con­ver­ti­do en ofi­ci­nas de co­lo­ca­ción sin na­da que ofre­cer en las que se atrin­che­ran los pa­nia­gua­dos; la Eje­cu­ti­va Fe­de­ral es pu­ra fa­cha­da tras su­frir los ata­ques del ar­ma le­tal en la que lle­gó a con­ver­tir­se el te­lé­fono mó­vil de Za­pa­te­ro; lí­de­res re­gio­na­les y pro­vin­cia­les sin es­crú­pu­los que se amon­to­nan a las puer­tas del Se­na­do; mi­li­tan­tes de con­tras­ta­da va­lía a los que el apa­ra­to ex­pul­sa de las lis­tas pa­ra ga­ran­ti­zar el pe­se­bre a ta­ru­gos in­des­crip­ti­bles.

De puer­tas afue­ra: ena­nos ideo­ló­gi­cos que han lle­ga­do a la con­clu­sión de que con quien hay que com­pe­tir es con Ca­yo La­ra; de que en el gi­ro ha­cia la iz­quier­da es­tá la lla­ve del fu­tu­ro. Al­gu­nos di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas to­da­vía no se han en­te­ra­do de có­mo es la so­cie­dad en la que vi­ven. Otros sí; y es­tán ho­rro­ri­za­dos. No por la so­cie­dad, sino por la per­cep­ción que tie­nen de ella sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do. Se pre­pa­ra otro ma­ni­fies­to más breve, pe­ro mu­cho más crí­ti­co, que el de la op­tan­te Car­me Cha­cón (la opo­si­ción a Ru­bal­ca­ba aso­ma la ca­be­za), una car­ta de no­ta­bles, de gen­tes ex­pe­ri­men­ta­das que úni­ca­men­te as­pi­ran a la re­cons­truc­ción de unas si­glas ca­si siem­pre ho­nes­tas. Re­cla­man la re­cu­pe­ra­ción del debate, el ren­cuen­tro con el sen­ti­do de la reali­dad. Una car­ta que se pa­re­ce al res­pon­so po­lí­ti­co de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, tan­ta-paz­lle­ves-co­mo-des­can­so-nos-de­jes (re­qui­si­to pre­vio pa­ra el ren­cuen­tro con los vo­tan­tes), y se­mi­lla de un ur­gen­te re­po­si­cio­na­mien­to que res­ca­te al PSOE co­mo par­ti­do cen­tral, de go­bierno; y co­mo al­ter­na­ti­va pro­gre­sis­ta, pe­ro fac­ti­ble, a las re­ce­tas de la Eu­ro­pa más con­ser­va­do­ra e in­so­li­da­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.