Los in­to­ca­bles de Pa­kis­tán

La po­bla­ción cris­tia­na, que ape­nas su­po­ne el 5% del país, su­fre una dra­má­ti­ca ex­clu­sión so­cial que pa­gan es­pe­cial­men­te los ni­ños.

Tiempo - - MUNDO - POR ET­HEL BO­NET (Laho­re, Pa­kis­tán)

Con so­lo 10 años, Vis­haal Geor­ge car­ga so­bre sus es­pal­das 1.825 jor­na­das de du­ro tra­ba­jo en una fá­bri­ca de la­dri­llos en el dis­tri­to de Ka­sur, a las afue­ras de Laho­re, ca­pi­tal del Pun­jab. Geor­ge nun­ca ha ido a la es­cue­la y, prác­ti­ca­men­te, su mun­do se re­du­ce al pe­rí­me­tro que ro­dea las in­me­dia­cio­nes de Batt­ha Baha­dur­pu­ra, don­de un cen­te­nar fa­mi­lias de cris­tia­nos vi­ven y tra­ba­jan en con­di­cio­nes de se­mi­es­cla­vi­tud. Un man­to de es­pe­sa nie­bla cu­bre el área, au­men­tan­do la sen­sa­ción de frío in­ver­nal.

Ape­nas ha sa­li­do el sol y Geor­ge, to­da­vía con ca­ra de sue­ño, se en­fun­da su shal­war

ka­mez y sa­le a to­da pri­sa del pe­que­ño ha­bi­tácu­lo, cons­trui­do con pa­ja y ado­be, que com­par­te con sus cua­tro her­ma­nos, me­no­res que él, y sus pa­dres. Mans­ha, su pa­dre, le es­pe­ra en la en­tra­da fu­mán­do­se un ci­ga­rri­llo. El hom­bre es­tá se­rio y tie­ne mi­ra­da de preocupación. De nue­vo, Ma­riam, su es­po­sa, ha es­cu­pi­do san­gre. Ha­ce seis años Mans­ha tu­vo que pe­dir al due­ño de la fá­bri­ca de la­dri­llos un prés­ta­mo de 100.000 ru­pias pa­quis­ta­níes (unos 830 eu­ros) pa­ra un tra­ta­mien­to mé­di­co pa­ra su mu­jer en­fer­ma de tu­bercu­losis. Pa­ra de­vol­ver el an­ti­ci­po Mans­ha tu­vo que po­ner a tra­ba­jar a su hi­jo. Por ca­da 1.000 la­dri­llos que fa­bri­can, el usu­re­ro les de­du­ce cin­co eu­ros del to­tal que tie­nen que pa­gar­le por el prés­ta­mo con in­tere­ses. Una deu­da que han con­traí­do de por vi­da, por­que si­guen pre­ci­san­do de pe­que­ños ade­lan­tos pa­ra pa­gar los gas­tos del día a día y las me­di­ci­nas pa­ra su mu­jer.

Fie­ros dra­go­nes.

Vis­haal em­pu­ja una ca­rre­ti­lla va­cía y su pa­dre, con la pa­la al hom­bro, ca­mi­na jun­to a él, en si­len­cio, atra­ve­san­do los ca­mi­nos de tie­rra has­ta lle­gar a los hor­nos de la­dri­llos. Las pro­mi­nen­tes chi­me­neas se pre­sen­tan co­mo fie­ros dra­go­nes que ex­ha­lan hu­mo ne­gro y lla­mas por sus fau­ces.

Las pri­me­ras ho­ras del día son las más du­ras. Ha­ce frío y, con el es­tó­ma­go va­cío, cues­ta po­ner­se a tra­ba­jar. Mans­ha le in­di­ca con la ca­be­za que va­ya a bus­car unos bi­do­nes de agua pa­ra ablan­dar la tie­rra y re­mo­ver­la con la pa­la. Unos me­tros más allá, una ni­ña y una jo­ven es­tán en cu­cli­llas mo­de­lan­do el ba­rro en un re­ci­pien­te rec­tan­gu­lar pa­ra dar­le for­ma de la­dri­llo. Riq­ba, de 9 años, y Sha­sia, de 17, son hi­jas de Kha­jal Mu­na­war. Riq­ba na­ció sien­do es­cla­va, con­de­na­da a tra­ba­jar, sin de­re­cho a la in­fan­cia. Ha­ce 10 años su pa­dre pi­dió un prés­ta­mo de 150 eu­ros pa­ra los gas­tos de la bo­da de su her­ma­na, pe­ro el

due­ño de la fá­bri­ca de la­dri­llos le es­ta­fó, apro­ve­chán­do­se de que no sa­bía leer ni es­cri­bir, y aña­dió un ce­ro más a la can­ti­dad que pu­so en el re­ci­bo. Al día si­guien­te fue a ha­blar con el ca­pa­taz pa­ra ex­pli­car­le el error y es­te lo de­nun­ció a la po­li­cía. Kha­jal fue acu­sa­do de pre­ten­der ro­bar al pa­trón y fue a pri­sión. El pa­ter

nal due­ño se apia­dó del po­bre in­fe­liz y pa­gó la fian­za de 1.700 eu­ros pa­ra que sa­lie­ra de la cár­cel, por lo que Kha­jal le de­be aho­ra más de 3.000 eu­ros. Pa­ra pa­gar la cuan­tio­sa deu­da se vio obli­ga­do a po­ner a tra­ba­jar a to­da su fa­mi­lia.

“La Jus­ti­cia no nos am­pa­ra, no te­ne­mos de­re­chos por­que so­mos tra­ba­ja­do­res ile­ga­les. Ade­más, co­mo so­mos cris­tia­nos, los jue­ces siem­pre dan la

ra­zón a los em­pre­sa­rios, que son mu­sul­ma­nes”, la­men­ta Kha­jal, mien­tras sa­cu­de sus su­cias y aja­das ma­nos en su

shal­war-ka­mez.

Es­ta si­tua­ción de ex­plo­ta­ción la­bo­ral se re­pi­te en ca­da uno de los 11.000 hor­nos de la­dri­llos dis­tri­bui­dos en to­do Pa­kis­tán. La co­mu­ni­dad cris­tia­na del país, que no re­pre­sen­ta más del 5% de un to­tal de 80 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, su­fre

La co­mu­ni­dad cris­tia­na su­fre ex­clu­sión so­cial y ame­na­zas por par­te de los ex­tre­mis­tas de Pa­kis­tán

ex­clu­sión so­cial por par­te de la ma­yo­ría mu­sul­ma­na y una cre­cien­te sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad por las ame­na­zas de los ex­tre­mis­tas.

A 25 ki­ló­me­tros del bu­lli­cio­so cen­tro de Laho­re, un gran ar­co co­ro­na­do por una cruz de hie­rro flan­quea la en­tra­da al ba­rrio de Youha­na­bad, don­de vi­ven 30.000 cris­tia­nos. Sus pol­vo­rien­tas ca­lles es­tán lle­nas de pues­tos de ven­ta de imá­ge­nes de la Vir­gen Ma­ría y Je­su­cris­to, cru­ci­fi­jos de to­dos los ta­ma­ños, ro­sa­rios y es­ca­pu­la­rios, y al re­co­rrer­las uno sien­te que va de ro­me­ría.

El ba­rrio cris­tiano de Laho­re es qui­zás uno de los po­cos lu­ga­res de to­do el país en el que los ve­ci­nos “no se sien­ten in­ti­mi­da­dos”, ase­gu­ra Shohail Jo-

“Los mu­sul­ma­nes pien­san que los cris­tia­nos per­te­ne­cen a la cas­ta ba­ja de los in­to­ca­bles”

hn­son, coor­di­na­dor de la ONG Sha­ring Li­fe Mi­nistry Pa­kis­tan, que di­ri­ge va­rios cen­tros de aco­gi­da pa­ra cris­tia­nos ame­na­za­dos. John­son ha ayu­da­do a As­hik Ma­sih, es­po­so de la con­de­na­da a la hor­ca por blas­fe­mia Asia Bi­bi, a bus­car una nue­va vi­vien­da de al­qui­ler en Youha­na­bad, de­bi­do a que su vi­da y la de sus tres hi­jas “es­tán en pe­li­gro”, ase­ve­ra es­te cris­tiano. Es­tos cen­tros de ayu­da se han con­ver­ti­do en el re­fu­gio de cen­te­na­res de fa­mi­lias e in­di­vi­duos que han te­ni­do que huir de sus ho­ga­res en al­deas re­mo­tas de di­fe­ren­tes zo­nas de Pa­kis­tán. Por lo ge­ne­ral son gen­te sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

“La ma­yo­ría de mu­sul­ma­nes pa­quis­ta­níes pien­sa que los cris­tia­nos per­te­ne- ce­mos a la cas­ta ba­ja de los in­to­ca­bles [des­de an­tes de la par­ti­ción del sub­con­ti­nen­te in­dio]”, se que­ja John­son.

Es­cue­la im­pro­vi­sa­da.

Una gran ver­ja de me­tal pro­te­ge el edi­fi­cio de dos plan­tas. Un gru­po de ni­ñas se arrin­co­na en una ha­bi­ta­ción con­ver­ti­da aho­ra en una es­cue­la im­pro­vi­sa­da gra­cias a la ini­cia­ti­va de Sha­ring Li­fe Mi­nistry. Kiran You­nas tie­ne 15 años de edad. Has­ta ha­ce unos me­ses, tra­ba­ja­ba lim­pian­do la ca­sa de una fa­mi­lia mu­sul­ma­na adi­ne­ra­da. Una dis­cu­sión la obli­gó a aban­do­nar el tra­ba­jo y a em­pe­zar a re­co­rrer las ca­lles has­ta que en­con­tró es­te re­fu­gio gra­tui­to abier­to los siete días de la se­ma­na. “Quiero apren­der a po­der va­ler­me por mí mis­ma. An­tes no te­nía es­tu­dios. No te­nía di­ne­ro pa­ra po­der apren­der. Aho­ra, po­co a po­co, es­toy apren­dien­do a di­bu­jar, co­ser y es­cri­bir en in­glés y ur­du”, ex­pli­ca la jo­ven.

La coor­di­na­do­ra del cen­tro, Am­ber Mary, se mues­tra preo­cu­pa­da por la si­tua­ción en la que vi­ven mi­les de cris­tia­nas en Pa­kis­tán. “En una so­cie­dad do­mi­na­da por el hom­bre y la vio­len­cia, las mi­no­rías que­dan re­le­ga­das a un se­gun­do plano; es­pe­cial­men­te las mu­je­res, que mu­chas ve­ces son for­za­das a cam­biar de re­li­gión o son rap­ta­das por fun­da­men­ta­lis­tas”, ad­vier­te Am­ber Mary, mien­tras la­men­ta la es­ca­sez de me­dios, la fal­ta de edu­ca­ción y el au­ge de los gru­pos ex­tre­mis­tas mu­sul­ma­nes. El ca­so más gra­ve de vio­len­cia sec­ta­ria se pro­du­jo el 30 de ju­lio de 2009. Una mul­ti­tud de ex­tre­mis­tas de una or­ga­ni­za­ción prohi­bi­da, Si­pah-e-saha­ba, pren­dió fue­go a vi­vien­das de cris­tia­nos en una al­dea pun­ja­bí de la lo­ca­li­dad de Guj­ra, a unos 200 ki­ló­me­tros de Laho­re. Más de 40 ca­sas que­da­ron des­trui­das y siete cris­tia­nos per­die­ron la vi­da, atra­pa­dos por el fue­go.

De­trás de unos edi­fi­cios en­mohe­ci­dos, se des­vía un ca­mino de tie­rra que con­du­ce al cen­tro Ap­na Ghar, otro re­fu­gio pa­ra cris­tia­nos. Allí en­con­tra­mos a Bushra Na­zir, de 26 años, que lle­gó al cen­tro en fe­bre­ro de 2009 hu­yen­do de su ma­ri­do, que la obli­gó a con­ver­tir­se al is­lam. Tras su­frir con­ti­nuas ve­ja­cio­nes y maltratos, Na­zir aban­do­nó Ka­ra­chi em­ba­ra­za­da y con sus otros tres hi­jos pa­ra bus­car ayu­da en Ap­na Ghar. Con el tiem­po, es­ta cris­tia­na ha apren­di­do a co­ser y a leer en el cen­tro. En otra ha­bi­ta­ción, Par­vis­ha y Sa­nam Ma­sih, de 9 y 12 años, res­pec­ti­va­men­te, se re­fu­gian ba­jo la som­bra de su pa­dre. Sus ojos son in­ca­pa­ces de en­mas­ca­rar la sen­sa­ción de mie­do y des­am­pa­ro que han arras­tra­do du­ran­te los dos úl­ti­mos años de sus vi­das. Las ni­ñas fue­ron dro­ga­das, se­cues­tra­das y lle­va­das a Ka­ra­chi pa­ra tra­ba­jar. Gra­cias a la va­len­tía de su pa­dre pu­die­ron ser res­ca­ta­das. Pe­ro las ame­na­zas con­ti­nua­ron... En va­rias oca­sio­nes su vi­vien­da ha re­ci­bi­do dis­pa­ros: “No te­ne­mos don­de vi­vir. Nos han ame­na­za­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes con que si vol­ve­mos nos van a ma­tar”, ex­cla­ma el pa­dre de las ni­ñas.

Me­no­res se­cues­tra­dos.

“Las mi­no­rías cris­tia­nas atra­vie­san un mo­men­to com­pli­ca­do en el país. Se pro­du­cen mu­chos se­cues­tros de me­no­res pa­ra con­ver­tir­los al is­lam. Has­ta han lle­ga­do a nues­tros des­pa­chos va­rios ca­sos de adies­tra­mien­to a me­no­res se­cues­tra­dos pa­ra usar­los co­mo sui­ci­das”, aler­ta el abo­ga­do Joseph Frances, sen­ta­do de­trás de su me­sa de des­pa­cho, don­de se api­lan cen­te­na­res de do­cu­men­tos de ca­sos so­bre vio­len­cia con­tra cris­tia­nos. “La si­tua­ción em­peo­ró mu­cho tras la im­plan­ta­ción de la sha­ria en va­rias par­tes de Pa­kis­tán”, afir­ma Frances, an­tes de sub­ra­yar que la Igle­sia de Pa­kis­tán lle­va años pi­dien­do la de­ro­ga­ción de la ley so­bre la blas­fe­mia, “cu­ya apli­ca­ción vie­ne sien­do un pe­li­gro por el abu­so de la mis­ma”. “Cual­quier ex­cu­sa es bue­na, si se quie­re ha­cer da­ño a un ad­ver­sa­rio o enemi­go, se le acu­sa de blas­fe­mia”, in­sis­te el pa­dre de Par­vis­ha y Sa­nam. A me­nu­do, se ha com­pro­ba­do que las acu­sa­cio­nes son to­tal­men­te fal­sas.

Si los lí­de­res re­li­gio­sos mu­sul­ma­nes di­cen que “la ley sir­ve pa­ra pro­te­ger el ho­nor del Pro­fe­ta”, los po­lí­ti­cos “su­fren las pre­sio­nes de los gru­pos is­lá­mi­cos ra­di­ca­les, y es­to su­ce­de tam­bién a ni­vel de au­to­ri­da­des lo­ca­les y de la po­li­cía”, de­nun­cia Frances.

Des­de los 6 años. Vis­haal Geor­ge, de 10 años, lle­va tra­ba­jan­do cua­tro en una fá­bri­ca de la­dri­llos a las afue­ras de Laho­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.