Co­rea del Nor­te: un fu­tu­ro in­cier­to

Tras la muer­te de su pa­dre, Kim Jong-un se en­fren­ta a la ta­rea de en­ca­be­zar la úni­ca di­nas­tía he­re­di­ta­ria co­mu­nis­ta, arro­pa­do por los ge­ne­ra­les y dig­na­ta­rios del par­ti­do.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Es di­fí­cil en­con­trar una pa­la­bra pa­ra de­fi­nir al ré­gi­men co­mu­nis­ta de Co­rea del Nor­te. Hay mu­chas dic­ta­du­ras en el mun­do, pe­ro es­ta es de un to­ta­li­ta­ris­mo tan atroz y as­fi­xian­te que no de­ja nin­gún es­pa­cio pa­ra las li­ber­ta­des pú­bli­cas o pri­va­das. Una aso­cia­ción co­mo la de Las da­mas de blan­co cu­ba­nas es im­pen­sa­ble allí. Tie­nen la obli­ga­ción de creer y en­sal­zar al lí­der y al ré­gi­men, pe­ro se les nie­ga la li­ber­tad de pen­sar. Los ri­tos son muy im­por­tan­tes en Co­rea del Nor­te, por eso es­ce­ni­fi­can las ce­le­bra­cio­nes con gran­dio­sas y mul­ti­tu­di­na­rias co­reo­gra­fías. Lo aca­ba­mos de ver al anun­ciar la muer­te de Kim Jong-il, y lo es­ta­mos vien­do en las li­tur­gias que se desa­rro­llan al­re­de­dor del di­fun­to y que ten­drán su gran apo­teo­sis en los fu­ne­ra­les ofi­cia­les del pró­xi­mo día 28.

La no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to se dio al día si­guien­te de pro­du­cir­se. Ha­bía que prepararlo ade­cua­da­men­te. La lo­cu­to­ra es­tre­lla de la te­le­vi­sión nor­co­rea­na fue la en­car­ga­da de ha­cer­lo. Ves­ti­da de lu­to ri­gu­ro­so apa­re­ció en la pan­ta­lla, con los ojos inun­da­dos de lá­gri­mas y la voz en­tre­cor­ta­da por el do­lor y el llan­to: “Nues­tro gran lí­der, Kim Jong-il, fa­lle­ció el sá­ba­do 17 a las 8.30 de la ma­ña­na, mien­tras via­ja­ba pa­ra rea­li­zar sus fun­cio­nes de li­de­raz­go. To­dos los miem­bros del par­ti­do, los mi­li­ta­res y el pue­blo de­be­rán se­guir fiel­men­te la au­to­ri­dad del ca­ma­ra­da Kim Jong-un, re­for­zan­do la uni­dad”.

Des­pués del anun­cio co­men­za­ron las es­ce­nas po­pu­la­res de do­lor en las pla­zas y ca­lles, re­co­gi­das mi­nu­cio­sa­men­te por las cá­ma­ras, y que se emi­tie­ron com­bi­nán­do­las con dis­pa­ra­ta­das ala­ban­zas al he­re­de­ro Kim Jong-un, ca­li­fi­ca­do ofi­cial­men­te con el so­bre­nom­bre de Bri

llan­te ca­ma­ra­da. Los me­ca­nis­mos de su­ce­sión de la úni­ca di­nas­tía he­re­di­ta­ria en el mun­do co­mu­nis­ta es­tán fun­cio­nan­do con un en­gra­na­je bien en­gra­sa­do. Del he­re­de­ro, Kim Jong-un, se sa­be muy po­co, y no se sa­bía na­da has­ta ha­ce po­co más de un año, en que le sa­ca­ron del ar­ma­rio pa­ra pre­sen­tar­lo co­mo he­re­de­ro. Por no sa­ber, no se sa­ben con exac­ti­tud las cir­cuns­tan­cias de su na­ci­mien­to, ni la ver­da­de­ra iden­ti­dad de su ma­dre, que al pa­re­cer era una bai­la­ri­na ja­po­ne­sa.

Pe­cu­liar di­nas­tía.

Tie­ne en­tre 28 y 30 años y es el ter­ce­ro de los hi­jos del di­fun­to. Por dis­tin­tas ra­zo­nes los dos pri­me­ros fue­ron des­car­ta­dos de la su­ce­sión. El mis­te­rio ha ro­dea­do siem­pre a la fa­mi­lia. Del muer­to se di­jo que ha­bía na­ci­do en la fal­da del mon­te sa­gra­do de Paek­tu y que el día de su na­ci­mien­to se ex­ten­dió so­bre el cie­lo un lu­mi­no­so ar­coí­ris, en me­dio de cu­yos co­lo­res bri­lla­ba una es­tre­lla con gran in­ten­si­dad. Era la

Da mie­do pen­sar que un lí­der en­lo­que­ci­do dis­pon­ga de la bom­ba ató­mi­ca, pe­ro es un he­cho

es­tre­lla de los gran­des pre­des­ti­na­dos. La reali­dad pa­re­ce que es dis­tin­ta, ya que la ma­yo­ría de los his­to­ria­do­res sos­tie­nen que na­ció en Ru­sia, en don­de su pa­dre, Kim Il-sung, fun­da­dor de la di­nas­tía, es­ta­ba re­fu­gia­do y se con­so­li­da­ba co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Co­rea. Kim Jong-il asu­mió el po­der to­tal en 1994 y lo man­tu­vo con pu­ño de hie­rro.

En los tiem­pos mo­der­nos no exis­te un país en don­de se rin­da un cul­to tan ex­ce­si­vo y es­per­pén­ti­co a sus lí­de­res. Los mi­li­ta­res son los que arro­pan in­con­di­cio­nal­men­te un po­der tan per­so­na­li­za­do, por­que los mi­li­ta­res tam­bién for­man el nú­cleo du­ro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Un país de 24 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes man­tie­ne un ejér­ci­to de 1.200.000 hom­bres, más 4.700.000 re­ser­vis­tas, lo que equi­va­le a de­cir que el país es­tá em­pa­que­ta­do mi­li­tar­men­te, y a ello de­di­can el 33% del pre­su­pues­to na­cio­nal. La mar­cia­li­dad es una de las no­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en lo que ca­li­fi­can co­mo mo­vi­mien­tos de ma­sas.

El Ama­do lí­der, co­mo lla­ma­ban ofi­cial­men­te a Jong-il, al igual que los dio­ses ira­cun­dos, era te­mi­do y ado­ra­do den­tro del país, ya que los súb­di­tos so­lo po­dían ma­ni­fes­tar el amor, por­que ma­ni­fes­tar el odio sig­ni­fi­ca­ba la muer­te o el encierro en uno de los mu­chos cam­pos de con­cen­tra­ción y re­du­ca­ción. En el ex­te­rior era vi­li­pen­dia­do, pe­ro tam­bién te­mi­do. Más bien ha si­do una si­nies­tra pe­sa­di­lla pa­ra sus ve­ci­nos ja­po­ne­ses y sur­co­rea­nos, así co­mo una preocupación ma­yor pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y un gran nú­me­ro de paí­ses por el desa­rro­llo de su fuer­za ató­mi­ca.

Man­tu­vo una apues­ta irre­nun­cia­ble por con­se­guir­la y lo lo­gró.

Nun­ca ocul­tó sus ob­je­ti­vos. En 2002 ex­pul­só a los ins­pec­to­res de la Agen­cia de Ener­gía Ató­mi­ca, al año si­guien­te aban­do­na­ba el tra­ta­do de no pro­li­fe­ra­ción de ar­mas ató­mi­cas y dos años des­pués con­fe­só que las te­nía. No era un fa­rol pa­ra asus­tar, sino una reali­dad, ya que se com­pro­bó que ha­bía he­cho con evi­den­te éxi­to prue­bas nu­clea­res sub­te­rrá­neas. Asusta pen­sar que un lí­der en­lo­que­ci­do apo­ya­do por un co­ro de di­ri­gen­tes de­li­ran­tes dis­pon­ga de la bom­ba ató­mi­ca, pe­ro es un he­cho.

Con Co­rea del Sur ha man­te­ni­do una per­ma­nen­te ac­ti­tud agre­si­va. En reali­dad en­tre las dos Co­reas, un pue­blo con dos Es­ta­dos, hay co­mo un la­ten­te es­ta­do de guerra, ya que nun­ca se fir­mó un tra­ta­do de paz que pu­sie­ra fin a la guerra de 1950. El año pa­sa­do se pro­du­jo un he­cho de sin­gu­lar gra­ve­dad que es­tu­vo a pun­to de pro­vo­car una es­ca­la­da bé­li­ca en­tre los dos Es­ta­dos, cuan­do un sub­ma­rino de Pyongyang ata­có la cor­be­ta Cheo­nan de Seúl, ma­tan­do a 46 ma­ri­ne­ros. A es­to si­guió el bom­bar­deo de la is­la Yeonp­yeong, so­bre la que am­bos paí­ses re­cla­man la so­be­ra­nía. El ins­tin­to de con­ser­va­ción hi­zo que las co­sas no lle­ga­ran a más.

El ad­je­ti­vo más fre­cuen­te pa­ra ca­li­fi­car el ré­gi­men nor­co­reano es el de her­mé­ti­co. País ce­rra­do. En la épo­ca de In­ter­net, los co­rea­nos han le­van­ta­do unas mu­ra­llas de con­tro­les pa­ra im­pe­dir que la in­for­ma­ción en­tre en el país. No exis­te In­ter­net, ni te­lé­fo­nos mó­vi­les, ni nin­gu­na de las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción. Hay una uni­dad de vi­gi­lan­cia, di- ri­gi­da has­ta aho­ra por el he­re­de­ro Jon­gun, que con­tro­la e im­pi­de los pro­duc­tos de con­tra­ban­do in­for­ma­ti­vo co­mo DVD, CD o gra­ba­cio­nes de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za. A los con­tra­ban­dis­tas se les im­po­nen pe­nas gra­ví­si­mas, y en cier­tos ca­sos la de muer­te. Es una de las po­cas ac­ti­vi­da­des que se co­no­cen del he­re­de­ro, apar­te de que es­tu­dió en Sui­za. To­do es­to ha­ce de Co­rea del Nor­te el país más ais­la­do de la Tie­rra. Y quie­re se­guir sién­do­lo, co­mo de­mues­tra que a los so­lem­ní­si­mos fu­ne­ra­les no ha­yan in­vi­ta­do a de­le­ga­cio­nes ex­tran­je­ras.

Pre­vi­sio­nes de fu­tu­ro.

So­bre el fu­tu­ro hay dos gran­des pre­gun­tas. La pri­me­ra es la de si el jo­ven Jon­gun man­ten­drá las rien­das del po­der ab­so­lu­to co­mo hi­zo su pa­dre. La res­pues­ta es di­fí­cil, pe­ro la ma­yo­ría de los ana­lis­tas se in­cli­na por que en un pri­mer mo­men­to es­ta­rá arro­pa­do por los ge­ne­ra­les y los al­tos dig­na­ta­rios del par­ti­do, por­que en ello tam­bién les va su su­per­vi­ven­cia. No le de­ja­rán ha­cer cam­bios sus­tan­cia­les, que por otra par­te tam­po­co que­rrá ha­cer.

So­bre el fu­tu­ro a me­dio pla­zo na­die se atre­ve a ha­cer pro­nós­ti­cos. De­pen­de de Chi­na, ya que la ti­ra­nía ha so­bre­vi­vi­do por el pa­ra­guas pro­tec­tor de Pekín, de lo con­tra­rio, ya se hu­bie­ra aca­ba­do. La otra pre­gun­ta se re­fie­re a la reuni­fi­ca­ción de los dos pue­blos en un so­lo Es­ta­do. Lo cier­to es que a es­tas al­tu­ras na­die quie­re esa reuni­fi­ca­ción, y por ra­zo­nes di­fe­ren­tes. Co­rea del Sur no la bus­ca por­que ha he­cho cuen­tas y el cos­te de la reuni­fi­ca­ción se­ría al­tí­si­mo. To­man co­mo ejem­plo a Ale­ma­nia y con­si­de­ran que les se­ría im­po­si­ble in­te­grar en su eco­no­mía ac­tual a los her­ma­nos del Nor­te, que ca­da vez son me­nos her­ma­nos, ya no exis­te la emo­ción y los sen­ti­mien­tos fa­mi­lia­res de los pri­me­ros años. Los man­da­ta­rios de Co­rea del Nor­te tam­po­co la quie­ren, por­que per­de­rían sus pri­vi­le­gios. Chi­na no se apun­ta a la reuni­fi­ca­ción por­que pien­sa que de ella na­ce­ría un Go­bierno en la ór­bi­ta de Es­ta­dos Uni­dos. Los ja­po­ne­ses, por su par­te, te­men que de lle­var­se a ca­bo fo­men­ta­ría el his­tó­ri­co sen­ti­mien­to an­ti­ni­pón de los co­rea­nos. A Es­ta­dos Uni­dos la fra­gi­li­dad de la si­tua­ción les per­mi­te man­te­ner su só­li­da pre­sen­cia en la zo­na.

En las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, los ha­bi­tan­tes de Co­rea del Nor­te pa­re­cen se­guir con­de­na­dos a la des­ven­tu­ra, a la mi­se­ria y a la re­pre­sión im­pla­ca­ble.

Con­do­len­cias. El ca­dá­ver

de Kim Jong-il en el mau­so­leo del dic­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.