Los im­pres­cin­di­bles di­si­den­tes

Javier Pra­de­ra y Ch­ris­top­her Hit­chens, re­cien­te­men­te fallecidos, fue­ron vo­ces dis­cor­dan­tes que ra­zo­na­ron a la in­tem­pe­rie y cru­za­ron sin red la cuer­da flo­ja, ca­da cual con su es­ti­lo pro­pio.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - FER­NAN­DO SA­VA­TER

han pa­sa­do po­cas se­ma­nas des­de la muer­te de Javier Pra­de­ra, con quien com­par­tí du­ran­te más de 20 años la di­rec­ción de la re­vis­ta Cla­ves y tan­tas co­sas más. Aho­ra aca­ba de mo­rir Ch­ris­top­her Hit­chens, uno de esos ami­gos que pro­por­cio­na la lec­tu­ra y a los que ja­más lle­ga­mos a sa­lu­dar en per­so­na. El pe­so en mi vi­da de am­bos es muy di­fe­ren­te –Pra­de­ra fue ca­si co­mo un her­mano ma­yor, sin quien to­do hu­bie­ra si­do y aho­ra se­rá dis­tin­to, mien­tras que Hit­chens fue so­lo un co­no­ci­do li­te­ra­rio- pe­ro am­bos com­par­ten en mi es­ti­ma un mis­mo en­co­mio: ca­da cual a su mo­do, eran di­si­den­tes. Y co­mo ta­les re­sul­ta­ron pa­ra mí, y creo que pa­ra mu­chos otros, es­ti­mu­la­do­res de pen­sa­mien­to, ace­le­ra­do­res po­lé­mi­cos, to­ni­fi­can­tes, im­pres­cin­di­bles.

Ra­zo­nar con­tra los ad­ver­sa­rios es sen­ci­llo, lo di­fí­cil es cri­ti­car los dog­mas del ban­do al que su­pues­ta­men­te per­te­ne­ce­mos

Cum­plie­ron su fun­ción de la ma­ne­ra más di­ver­sa que pue­de ima­gi­nar­se. Am­bos pro­ce­dían de la ideo­lo­gía mar­xis­ta, que du­ran­te sus años de­ci­si­vos de for­ma­ción cons­ti­tu­yó su ho­ri­zon­te in­te­lec­tual y su pri­me­ra mi­li­tan­cia (más arries­ga­da en el ca­so de Javier, que pa­de­ció cár­cel du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­co), pe­ro can­ce­la­ron su deu­da con ta­lan­tes dis­tin­tos. Pra­de­ra se con­vir­tió en in­te­lec­tual de re­fe­ren­cia en la in­ci­pien­te de­mo­cra­cia es­pa­ño­la por me­dio del dia­rio El País, don­de ejer­ció co­mo edi­to­ria­lis­ta y men­tor de opi­nión. En un am­bien­te que fa­vo­re­cía los ex­tre­mis­mos apos­tó por la cor­du­ra y ar­gu­men­tó a fa­vor de la mo­de­ra­ción, de­fen­dien­do lo cons­ti­tu­cio­nal­men­te es­ta­ble­ci­do con im­pe­ca­ble e im­pla­ca­ble do­cu­men­ta­ción le­gal. Tam­bién pe­rio­dis­ta, Hit­chens com­ba­tió des­de el se­ma­na­rio es­ta­dou­ni­den­se The Na­tion las po­lí­ti- cas de Rea­gan y Bush pa­dre has­ta que, tras 20 años de po­lé­mi­ca y apo­yar la in­va­sión de Irak, tu­vo que aban­do­nar la pu­bli­ca­ción por dis­cre­pan­cias con la di­rec­ción. A su mo­do tu­mul­tuo­so y de­to­nan­te pe­ro efi­caz­men­te de­mo­le­dor, es­cri­bió con­tra enemi­gos di­ver­sos aunque siem­pre des­ta­ca­dos: la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca, Kis­sin­ger, Clin­ton, la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, los is­la­mis­tas ra­di­ca­les y has­ta el mis­mí­si­mo Dios...

Ra­zo­nar con­tra las opi­nio­nes de los ad­ver­sa­rios nos ga­na su oje­ri­za pe­ro ga­ran­ti­za el apo­yo de nues­tros par­ti­da­rios: lo di­fí­cil es cri­ti­car los dog­mas del ban­do al que su­pues­ta­men­te per­te­ne­ce­mos. Así se que­da uno muy des­am­pa­ra­do... Tan­to Pra­de­ra co­mo Hit­chens se las arre­gla­ron pa­ra apo­yar causas im­po­pu­la­res en­tre quie­nes ha­bi­tual­men­te sim­pa­ti­za­ban con ellos, el uno con su tono re­po­sa­do y el otro a tam­bor ba­tien­te. Prac­ti­ca­ron dos ti­pos opues­tos de di­si­den­cia de la pe­re­za in­te­lec­tual do­mi­nan­te, el in­glés desafian­do los me­lin­dres de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y el es­pa­ñol –qui­zá más plá­ci­da­men­te au­daz- asu­mien­do la co­rrec­ción po­lí­ti­ca so­cial­de­mó­cra­ta fren­te a los este­tas del tre­men­dis­mo de iz­quier­das o de­re­chas. Nin­guno de los dos bus­có fun­dar una sec­ta de dog­mas de­fi­ni­dos sino man­te­ner in­te­lec­tual­men­te in­có­mo­dos pe­ro ac­ti­vos a quie­nes se acer­ca­ran a sus es­cri­tos. Por eso in­clu­so aque­llos a quie­nes irri­ta­ron em­pie­zan ya a echar­les de me­nos.

Fe­nó­meno cu­rio­so: los li­bre­pen­sa­do­res son siem­pre ce­le­bra­dos cuan­do han muer­to y ya no in­co­mo­dan. En las con­tro­ver­sias del pa­sa­do to­do el mun­do es­tá hoy del la­do de los he­re­jes con­tra los in­qui­si­do­res pe­ro en el pre­sen­te siem­pre go­zan de más en­tu­sias­mo los se­gun­dos que los pri­me­ros, in­com­pren­di­dos y de­tes­ta­dos. Ca­da cual con su es­ti­lo pro­pio, Javier Pra­de­ra y Ch­ris­top­her Hit­chens fue­ron vo­ces dis­cor­dan­tes que ra­zo­na­ron a la in­tem­pe­rie y cru­za­ron sin red la cuer­da flo­ja. Que no fal­ten otros co­mo ellos, son la sal de la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.