La ex­po de Cir­lot

En Bar­ce­lo­na de­di­can una ex­po­si­ción al poe­ta, pe­que­ña pe­ro muy re­co­men­da­ble, don­de el crea­dor es­tá bien en­tre­vis­to.

Tiempo - - CULTURA VISIONES -

En la mues­tra se pue­den ver al­gu­nos de sus fe­ti­ches, di­bu­jos, edi­cio­nes, ma­nus­cri­tos...

creo que no he ha­bla­do nun­ca aquí de Juan Eduar­do Cir­lot, se­gu­ra­men­te el poe­ta más im­por­tan­te, por per­so­na­li­dad y por atre­vi­mien­to, o por lo me­nos el más in­tere­san­te, de la pos­gue­rra es­pa­ño­la. A mí me re­sul­ta por lo me­nos más atrac­ti­vo que los, por otra par­te, tan in­tere­san­tes poe­tas re­li­gio­sos del círcu­lo de Panero, que los exis­ten­cia­lis­tas co­mo el gran Dá­ma­so Alon­so, que los del círcu­lo bar­ce­lo­nés de Gil de Bied­ma, tan in­flu­yen­tes en cier­ta es­cue­la de hoy, y que los su­rrea­lis­tas pu­ros y cohe­ren­tes co­mo el Alei­xan­dre de “es­pa­das co­mo la­bios”. Y Dios sa­be que a to­dos ellos los he leí­do con ex­ci­ta­ción e in­te­rés. Me gus­tan los postis­tas, cla­ro, co­mo el inol­vi­da­ble Cres­po y co­mo Ory, con el que Cir­lot sos­tu­vo una gran amis­tad.

Pe­ro Cir­lot es... ¿có­mo de­cir­lo?... Me re­cuer­da aquel diá­lo­go de la tra­ge­dia, re­in­ter­pre­ta­do por Cun­quei­ro:

“-Ha lle­ga­do un hom­bre que se pa­re­ce a Ores­tes. -A Ores­tes so­lo se le pa­re­ce Ores­tes. -En­ton­ces, ha lle­ga­do Ores­tes.” Ha­blo aho­ra de él, de Cir­lot quiero de­cir, por­que en Bar­ce­lo­na le de­di­can una ex­po­si­ción en la que po­de­mos ver al­guno de sus fe­ti­ches, en­tre ellos una es­pa­da me­die­val que for­ma par­te del te­so­ro de la ca­te­dral y a la que ja­más hu­bie­ra pres­ta­do yo la mí­ni­ma aten­ción si no fue­se por­que él le atri­buía un gran va­lor sim­bó­li­co y es­té­ti­co, has­ta el pun­to de bro­mear con su fa­mi­lia so­bre la idea de ro­bar­la... Di­bu­jos, edi­cio­nes, ma­nus­cri­tos. Y en­tre otros fe­ti­ches, los ros­tros fan­tas­ma­les, pro­yec­ta­dos en la pan­ta­lla, de al­gu­nas ac­tri­ces de ci­ne a las que, con apa­ren­te ar­bi­tra­rie­dad pe­ro con una “ló­gi­ca in­ter­na” ex­tre­ma el poe­ta atri­buía una be­lle­za su­bli­me, tras­cen­den­te e ins­pi­ra­do­ra de una ob­se­sión lar­ga y de poe­mas y de ci­clos en­te­ros de poe­mas. Es muy cu­rio­so que Cir­lot se “en­gan­cha­se” du­ran­te años a esas fi­gu­ras de la pan­ta­lla co­mo don Qui­jo­te se en­gan­chó, co­mo idea es­pi­ri­tual y mo­tor de su an­da­du­ra, a la pri­me­ra la­brie­ga que an­du­vie­ra por los al­re­de­do­res de su po­bla­cho, y más cu­rio­so que no eli­gie­ra Cir­lot co­mo Dul­ci­neas a las gran­des es­tre­llas de la épo­ca ex­tre­ma­da­men­te atrac­ti­vas co­mo por ejem­plo Ava Gard­ner o qui­zá, unos po­cos años an­tes, Ma­rilyn Mon­roe, sino a ac­tri­ces se­cun­da­rias, sin du­da mu­je­res de gran en­can­to pe­ro que no al­can­za­ron a con­ver­tir­se en ico­nos po­pu­la­res. Eso sin du­da fue adre­de. Una de ellas, Ro­se­mary For­sith, la pro­ta­go­nis­ta de El se­ñor de la guerra, se con­vir­tió en te­ma del ci­clo de Bronwyn, que es uno de los ex­pe­ri­men­tos poé­ti­cos, mu­si­ca­les, per­mu­ta­to­rios y má­gi­cos más fas­ci­nan­tes que pue­da ima­gi­nar­se, afor­tu­na­da­men­te bien pre­ser­va­dos y edi­ta­dos por un vo­lu­men de Si­rue­la. Por cier­to que yo me pre­cio de te­ner un ejem­plar en mi bi­blio­te­ca, y no se lo pres­to ni a los ar­cán­ge­les cuan­do vie­nen de vi­si­ta y pre­gun­tan: “Oye, qué tie­nes que po­da­mos leer”...

Ha­ce unos años Bo­net, cuan­do di­ri­gía el IVAM, si no re­cuer­do mal, le de­di­có a es­te poe­ta una gran ex­po­si­ción. La de Bar­ce­lo­na es pe­que­ña, pe­ro muy re­co­men­da­ble, por­que allí es­tá aquel ad­mi­ra­ble crea­dor, si no en­te­ro, bien en­tre­vis­to. Gra­cias a esa ex­po­si­ción su ve­ne­ra­da mó­na­da leib­nit­cia­na ha­brá en­gor­da­do, sin du­da, y si­gue cre­cien­do por­que yo he es­cri­to es­te ar­tícu­lo so­bre él y por­que us­ted lo ha leí­do.

SIAGNNTAICAIGOOXXXXX VRIDOANLC-AFGOLLICOHLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.