El rui­do que no ce­sa

De­ja­rá me­mo­ria la no­ve­la que ga­nó el úl­ti­mo pre­mio Al­fa­gua­ra.

Tiempo - - SELECTOR - El rui­do de las co­sas al caer. Juan Ga­briel Vás­quez. (Alian­za). LUIS ALGORRI

ele­gir un li­bro en­tre to­dos los que se han pu­bli­ca­do en el año se pa­re­ce bas­tan­te a de­ci­dir a quién quie­res más: si a pa­pá, a ma­má o a cual­quier otro miem­bro de una fa­mi­lia tan nu­me­ro­sa co­mo la po­bla­ción de Lu­xem­bur­go. Es una pre­gun­ta im­po­si­ble. Lo me­jor pa­re­ce es­co­ger el que con más in­ten­si­dad re­cuer­das, y eso es com­ple­ta­men­te sub­je­ti­vo pe­ro qué otra co­sa se pue­de ha­cer. La im­pre­sio­nan­te no­ve­la del co­lom­biano Juan Ga­briel Vás­quez co­men­za­ba con la dis­pa­ra­ta­da his­to­ria de un hi­po­pó­ta­mo que huía: era el úl­ti­mo res­to de un zoo­ló­gi­co des­qui­cia­do que mon­tó el rey del nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia, Pa­blo Es­co­bar, an­tes de que lo ma­ta­ran. A par­tir de ahí, un due­lo en­tre dos per­so­na­jes inol­vi­da­bles: An­to­nio Yam­ma­ra, un hom­bre de apa­rien­cia gris, y el vie­jo Ricardo La­ver­de, an­ti­guo avia­dor en­car­ce­la­do por lle­var y traer to­ne­la­das de dro­ga. Es la pin­tu­ra (uno la ima­gi­na al es­ti­lo del Gau­guin de las is­las tro­pi­ca­les) de un país que se cae a pe­da­zos, en el que el po­der no es­tá don­de di­ce la ley, don­de la ley no tie­ne na­da que ver con la jus­ti­cia y don­de la jus­ti­cia es­tá al ser­vi­cio del po­der si­nies­tro de los man­da­ma­ses de la co­caí­na. La fuer­za des­crip­ti­va de Vás­quez no es de es­te mun­do. Y el re­sul­ta­do, con o sin pre­mio Al­fa­gua­ra, es una no­ve­la que no se ol­vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.