La tre­gua de Na­vi­dad

FREN­TE DE FLAN­DES, 24 DE DI­CIEM­BRE DE 1914 · Los sol­da­dos ale­ma­nes e in­gle­ses, es­pon­tá­nea­men­te, de­jan de com­ba­tir y con­fra­ter­ni­zan ce­le­bran­do jun­tos la Na­vi­dad.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

La Pri­me­ra Guerra Mun­dial tra­jo mu­chas sor­pre­sas y ca­si to­das fue­ron des­agra­da­bles. Las dis­tin­tas po­ten­cias pen­sa­ban que se­ría una guerra cor­ta, da­do el desa­rro­llo que ha­bían al­can­za­do los me­dios de des­truc­ción. Na­die con­ce­bía en el ve­rano de 1914 que la contienda du­ra­se mu­cho más de un mes. Du­ró cua­tro años y me­dio. Los go­bier­nos veían que es­ta­ban en un im­pas­se, que nin­guno po­día ga­nar, pe­ro fue­ron in­ca­pa­ces de de­te­ner la ma­yor car­ni­ce­ría que ha­bía co­no­ci­do has­ta en­ton­ces la hu­ma­ni­dad.

En el cam­po de ba­ta­lla las co­sas tam­po­co su­ce­dían co­mo ha­bían pre­vis­to los mi­li­ta­res. Pro­yec­ta­ron la guerra con gran­des y bri­llan­tes mo­vi­mien­tos es­tra­té­gi­cos, y en­se­gui­da se vie­ron atas­ca­dos, in­mo­vi­li­za­dos en las trin­che­ras. Y pa­ra sa­lir del atas­co, los ge­ne­ra­les man­da­ban al ata­que a gran­des ma­sas de sol­da­dos sin dar­se cuen­ta de có­mo ha­bían pro­gre­sa­do las ar­mas de fue­go, le­gio­nes de hom­bres cu­yas fi­las eran se­ga­das co­mo si les pa­sa­ran la cor­ta­do­ra de cés­ped. Du­ran­te cua­tro años los ge­ne­ra­les se em­pe­ci­na­ron en man­dar a los sol­da­dos al inú­til ma­ta­de­ro, sin ser ca­pa­ces de apren­der de la ex­pe­rien­cia, co­mo esas ma­ri­po­sas ve­ra­nie­gas que, atraí­das por la luz, se es­tre­llan una y otra vez con­tra las bom­bi­llas.

Los sim­ples sol­da­dos tam­bién re­ci­bían fu­nes­tas sor­pre­sas, co­mo las nu­bes de ga­ses as­fi­xian­tes y otros in­ge­nios de la per­ver­si­dad hu­ma­na, que bus­ca­ba el ar­ma de­fi­ni­ti­va. Y aún más tur­ba­do­ras fue­ron las que re­ci­bie­ron los ci­vi­les en la re­ta­guar­dia, pues por pri­me­ra vez en la His­to­ria la guerra fue lle­va­da mu­cho más allá de los cam­pos de ba­ta­lla: los di­ri­gi­bles ale­ma­nes bom­bar­dea­ron Londres, y los pa­sa­je­ros de los bar­cos mer­can­tes eran víc­ti­mas de los torpe­dos en una cla­se de guerra so­lo ima­gi­na­da por los es­cri­to­res de fan­ta­sía, la guerra sub­ma­ri­na. Así mu­rió una glo­ria de la mú­si­ca es­pa­ño­la, Enrique Gra­na­dos, ciu­da­dano neu­tral que vol­vía de dar con­cier­tos en un país neu­tral, Es­ta­dos Uni­dos.

En­tre to­das es­tas tram­pas del des­tino, que pa­re­cía bur­lar­se de los pla­nes hu­ma­nos, un día hu­bo una sor­pre­sa fe­liz: la tre­gua de Na­vi­dad de 1914.

“Si no ti­ras, no ti­ro”.

El 24 de di­ciem­bre de 1914 era la vís­pe­ra de la pri­me­ra Na­vi­dad de la guerra, que du­ra­ba ya cin­co me­ses. Los sol­da­dos de uno y otro ban­do ha­bían acu­di­do al fren­te can­tan­do cuan­do los mo­vi­li­za­ron, por­que les ha­bían pro­me­ti­do una her­mo­sa vic­to­ria y una rápida vuel­ta a ca­sa. Pe­ro aho­ra es­ta­ban har­tos de pa­sar frío y es­pe­rar la muer­te en las trin­che­ras que ha­bían te­ni­do que ca­var des­de mi­tad de sep­tiem­bre. El desáni­mo se tra­du­cía en pa­si­vi­dad. Si no les es­po­lea­ban sus man­dos, mu­chos sol­da­dos de las dos par­tes evi­ta­ban pro­vo­car al enemi­go, prac­ti­ca­ban el “si tú no ti­ras, yo no ti­ro”.

El Al­to Man­do in­glés ha­bía pa­sa­do un men­sa­je a to­das las uni­da­des aquel día 24: “Es po­si­ble que el enemi­go reali­ce al­gún ata­que du­ran­te la Na­vi­dad o Año Nue­vo. Man­te­ner es­pe­cial vi­gi­lan­cia du­ran­te es­te tiem­po”. Sin em­bar­go, lo que vie­ron los sol­da­dos bri­tá­ni­cos cuan­do em­pe­za­ron a caer las som­bras de la no­che –No­che­bue­na- fue que de las trin­che­ras ale­ma­nas sur­gían pe­que­ños abe­tos con ador­nos y fa­ro­li­llos en­cen­di­dos.

El ár­bol de Na­vi­dad era la más im­por­tan­te tra­di­ción na­vi­de­ña ale­ma­na –en Ru­sia in­clu­so prohi­bie­ron los ar­bo­li­tos ador­na­dos, por ser cos­tum­bre del enemi­go- y el Al­to Man­do ger­mano ha­bía man­da­do mi­les de abe­tos a sus tro­pas, pa­ra lle­var­les un alien­to ho­ga­re­ño. Los

sol­da­dos in­gle­ses del fren­te de Flan­des, sec­tor de Yprès, es­ta­ban asis­tien­do asom­bra­dos a la ce­le­bra­ción de la No­che­bue­na por los ale­ma­nes, que tras de­co­rar sus trin­che­ras co­men­za­ron a can­tar el vi­llan­ci­co más uni­ver­sal –que es ale­mán-: No­che de paz.

Al ter­mi­nar los ale­ma­nes su sen­ti­men­tal cán­ti­co, sin que na­die lo hu­bie­se pre­pa­ra­do, de las trin­che­ras bri­tá­ni­cas sur­gió la res­pues­ta cuan­do cien­tos de vo­ces en­to­na­ron: “The First No­wel the

An­gel did say...”, un vi­llan­ci­co tra­di­cio­nal de Cor­nua­lles del si­glo XVIII. Hu­bo con­tra­rré­pli­ca ger­ma­na, y du­ran­te al­gún tiem­po la lu­cha a ti­ros fue sus­ti­tui­da por una com­pe­ti­ción de can­cio­nes po­pu­la­res na­vi­de­ñas, que los ale­ma­nes ce­rra­ron con el Ades­te fi­de­les.

La co­sa po­día ha­ber que­da­do ahí, pe­ro de las lí­neas ale­ma­nas sa­lie­ron gri­tos in­vi­tan­do a los in­gle­ses a ir a ver sus ar­bo­li­tos. Con­tes­ta­ron es­tos que sa­lie­sen los ale­ma­nes, y al fi­nal fue­ron sur­gien­do fi­gu­ras de am­bas trin­che­ras que avan­za­ron ha­cia la mi­tad de la tie­rra de na­die. Allí los enemi­gos se fe­li­ci­ta­ron las Pas­cuas, se ofre­cie­ron ta­ba­co, in­ter­cam­bia­ron re­cuer­dos e in­clu­so di­rec­cio­nes, co­mo cuan­do ha­ces un co­no­ci­do sim­pá­ti­co en un via­je. Cuan­do se vol­vie­ron a dor­mir ha­bían es­ta­ble­ci­do por su cuen­ta una tre­gua pa­ra el día de Na­vi­dad.

Ra­dio Ma­cu­to se pu­so a fun­cio­nar, y la tre­gua de­ci­di­da por los sol­da­dos fue ex­ten­dién­do­se por to­do el fren­te. Hay mul­ti­tud de tes­ti­mo­nios del fe­nó­meno en las car­tas de los com­ba­tien­tes o en los nu­me­ro­sos dia­rios que se es­cri­bían en las trin­che­ras, da­dos los gran­des pe­rio­dos de inac­ti­vi­dad. En uno de ellos apun­ta­ba el sar­gen­to ma­yor Frank Na­den:

“En el día de Na­vi­dad un ale­mán sa­lió de las trin­che­ras con las ma­nos en al­to. Nues­tros com­pa­ñe­ros in­me­dia­ta­men­te sa­lie­ron de sus trin­che­ras y los ale­ma­nes de ellas y nos en­con­tra­mos en el me­dio y du­ran­te el res­to del día con­fra­ter­ni­za­mos, cam­bia­mos co­mi­da, ci­ga­rri­llos y re­cuer­dos. Los ale­ma­nes nos die­ron al­gu­nas de sus sal­chi­chas y no­so­tros le di­mos al­gu­nas de nues­tras co­sas. Los es­co­ce­ses co­men­za­ron a to­car sus gai­tas y com­par­ti­mos una ra­ra ale­gría que in­clu­yó un par­ti­do de fút­bol con los ale­ma­nes”.

Par­ti­dos de fút­bol.

En efec­to, se ju­ga­ron par­ti­dos de fút­bol, co­mo el li­bra­do en­tre dos equi­pos del 133 Re­gi­mien­to de In­fan­te­ría de Sa­jo­nia y los Sea­forth High­lan­ders, ga­na­do por los ale­ma­nes por 3 a 2. Tam­bién se apro­ve­chó la tre­gua pa­ra ac­ti­vi­da­des me­nos ale­gres, pe­ro que su­pu­sie­ron un gran ali­vio pa­ra los com­ba­tien­tes: el en­tie­rro de los muer­tos que ha­bían caí­do en tie­rra de na­die. A ve­ces in­clu­so se ce­le­bra­ron ce­re­mo­nias fu­ne­ra­rias con­jun­tas de al­to vol­ta­je emo­ti­vo. En uno de es­tos

El man­do de am­bas par­tes boi­co­tea­ba la ten­den­cia a con­fra­ter­ni­zar de la tro­pa con bom­bar­deos

en­te­rra­mien­tos ale­ma­nes y bri­tá­ni­cos re­ci­ta­ron jun­tos el Sal­mo 23 de la Bi­blia,

“El Se­ñor es mi pastor...”

“Los ale­ma­nes nos di­je­ron que es­ta­ban can­sa­dos de la guerra y desea­ban que ter­mi­na­ra. Al día si­guien­te re­ci­bi­mos la or­den de que to­da co­mu­ni­ca­ción e in­ter­cam­bio amis­to­so con el enemi­go ce­sa­ra, pe­ro no­so­tros no dis­pa­ra­mos en to­do el día y los ale­ma­nes no nos dis­pa­ra­ron a no­so­tros”, cuen­ta el au­tor del dia­rio an­tes ci­ta­do, re­fle­jan­do la enor­me preocupación de los es­ta­dos ma­yo­res. Los ge­ne­ra­les, cons­cien­tes de la bar­ba­ri­dad que es­ta­ban ha­cien­do, te­nían la pe­sa­di­lla de que los sol­da­dos, har­tos de car­ni­ce­ría inú­til, des­obe­de­cie­ran las ór­de­nes y se ne­ga­ran a pe­lear, al­go que su­ce­de­ría en los mo­ti­nes fran­ce­ses de 1917 y en el fren­te de Ru­sia (véa­se re­cua­dro).

La tre­gua se man­tu­vo en mu­chos sec­to­res has­ta Año Nue­vo, y pa­re­ce ser que en cier­tos lu­ga­res no se dis­pa­ra­ron ti­ros du­ran­te to­do el mes de enero, pro­vo­can­do una con­mo­ción en­tre los man­dos. En los años si­guien­tes los es­ta­dos ma­yo­res pro­gra­ma­ban bom­bar­deos de ar­ti­lle­ría pro­lon­ga­dos du­ran­te va­rios días an­tes de Na­vi­dad, pa­ra di­fi­cul­tar el cli­ma de con­fra­ter­ni­za­ción, y tras­la­da­ban de sec­tor a las uni­da­des que hu­bie­ran mos­tra­do ten­den­cia a en­ten­der­se con el enemi­go. No obs­tan­te, to­da­vía en 1915 hu­bo tre­guas de Na­vi­dad, aunque en es­ca­la mu­cho me­nor.

“Po­der de la paz en tiem­po de guerra”. Así ti­tu­la­ba un pe­rió­di­co in­glés es­tas fo­tos, en­via­das por un ofi­cial que par­ti­ci­pó en la tre­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.