Fe­liz año bi­sies­to

El exa­men mi­nu­cio­so de lo ya su­ce­di­do nos lle­va a con­si­de­rar que cual­quier tiem­po pa­sa­do ca­si nun­ca fue me­jor.

Tiempo - - SOCIEDAD - NATIIVEL PRECIIADO

La nue­va en­tre­ga de Es­la­va Ga­lán re­pa­sa con gran ame­ni­dad li­te­ra­ria los años en­tre 1973 y 1982

un mé­to­do efi­caz pa­ra com­ba­tir los peo­res au­gu­rios es dar un re­pa­so a nues­tra pro­pia his­to­ria pa­ra com­pro­bar có­mo su­pe­ra­mos los ma­los tran­ces. He de­di­ca­do el año que ter­mi­na a con­sul­tar mu­chos li­bros pa­ra es­cri­bir Na­die pu­do con ellos y el ejer­ci­cio de exa­mi­nar mi­nu­cio­sa­men­te lo que ya ha su­ce­di­do nos lle­va siem­pre a con­si­de­rar que cual­quier tiem­po pa­sa­do ca­si nun­ca fue me­jor, por pé­si­mo que sea el que aho­ra vi­vi­mos. Aunque el pro­gre­so es un es­ta­do tran­si­to­rio que no dura de­ma­sia­do, he­mos sa­li­do de to­das las cri­sis ha­cia la pros­pe­ri­dad. Lo cons­ta­to, una vez más, con la lec­tu­ra de La dé­ca­da que nos de­jó sin alien­to (Pla­ne­ta), la nue­va en­tre­ga de Juan Es­la­va Ga­lán, que re­pa­sa mi­nu­cio­sa­men­te, con gran ame­ni­dad li­te­ra­ria, los diez años trans­cu­rri­dos en­tre 1973 (aten­ta­do con­tra Ca­rre­ro Blan­co) y 1982 (vic­to­ria elec­to­ral del PSOE). Re­co­mien­do el li­bro a quie­nes no han vi­vi­do o no re­cuer­dan bien aque­llos tiem­pos en los que tu­vi­mos la sen­sa­ción cons­tan­te de que el mun­do iba a aca­bar con no­so­tros.

Su­fría­mos con­ti­nuos so­bre­sal­tos: magnicidios, se­cues­tros, aten­ta­dos, in­ten­to­nas gol­pis­tas, fu­si­la­mien­tos, cri­sis eco­nó­mi­cas, cen­su­ra, co­rrup­ción, y es­ta­dos de ex­cep­ción en los que mu­chos se ju­ga­ron la vi­da... y la per­die­ron. Se reac­cio­na­ba con pá­ni­co an­te cual­quier su­ce­so y mu­chos te­nían siem­pre el pasaporte pre­pa­ra­do pa­ra po­ner tie­rra por me­dio. Los es­pa­ño­les su­frían dia­ria­men­te los ase­si­na­tos de ETA, el GRAPO o el FRAP y la pre­sión del bún­ker, que ame­na­za­ba con re­gre­sar a los peo­res años de la dic­ta­du­ra. Mu­chos ele­men­tos del sec­tor más in­mo­vi­lis­ta del ré­gi­men iban ar­ma­dos, lle­va­ban a ca­bo ac­cio­nes vio­len­tas y es­ta­ban am­pa­ra­dos por las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. Los de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia, des­de su ile­ga­li­dad, or­ga­ni­za­ban huel­gas, ma­ni­fes­ta­cio­nes, y pro­tes­tas di- ver­sas con­tra una dic­ta­du­ra que les re­pri­mía vio­len­ta­men­te. A Fran­co, ya desahu­cia­do por los mé­di­cos, no le tem­bló el pul­so pa­ra fir­mar va­rias eje­cu­cio­nes. Y el fran­quis­mo se pro­lon­gó más allá de su muer­te, en no­viem­bre de 1975. A lo lar­go del año si­guien­te, va­rias tra­ge­dias es­tu­vie­ron a pun­to de di­na­mi­tar la tran­si­ción po­lí­ti­ca, con la con­ni­ven­cia de los lla­ma­dos po­de­res fác­ti­cos. Dos al­tos re­pre­sen­tan­tes del Es­ta­do es­tu­vie­ron lar­go tiem­po se­cues­tra­dos por el GRAPO; los pis­to­le­ros de la ul­tra­de­re­cha, aga­za­pa­dos en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, dis­pa­ra­ban con­tra tra­ba­ja­do­res y estudiantes y en la no­che del 24 de enero de 1977 lle­va­ron a ca­bo una ma­tan­za con­tra los abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas del des­pa­cho de la ma­dri­le­ña ca­lle de Ato­cha.

Lo­gra­mos so­bre­vi­vir. No es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar re­cor­dan­do la dé­ca­da que, li­te­ral­men­te, nos de­jo sin alien­to, pa­ra afron­tar al fu­tu­ro con me­jo­res áni­mos. Com­pa­ra­do con aque­lla Es­pa­ña en la que llo­vían pie­dras, lo de aho­ra es una ni­mie­dad. De­be­mos com­ba­tir con to­das nues­tras fuer­zas a los ago­re­ros que nos re­cuer­dan la fa­ta­li­dad de los años bi­sies­tos. No per­mi­tan que les amar­guen las fies­tas. Es muy pro­ba­ble que 2012 nos va­ya me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.