La in­fan­ta Ele­na adu­ce afo­nía pa­ra no ha­blar de Ur­dan­ga­rín

La pri­mo­gé­ni­ta de los Re­yes hi­zo ga­la de una óp­ti­ma prác­ti­ca de­fen­si­va du­ran­te la en­tre­ga de unos pre­mios. Al­gu­nos, eso sí, no cre­ye­ron la ver­sión ofi­cial.

Tiempo - - GENTE -

Ma­ri­cha­lar to­da­vía se la­me las he­ri­das de ver su fi­gu­ra de cera arras­tra­da so­bre una ca­rre­ti­lla

Su­pu­so bue­na es­tra­te­gia si­len­cia­do­ra, es óp­ti­ma prác­ti­ca de­fen­si­va. La in­fan­ta Ele­na po­dría in­cor­po­rar su pos­tu­ra a un ma­nual de pro­to­co­lo pa­ra que­dar bien. Aunque mu­chos no cre­ye­ron la ver­sión ofi­cial (afo­nía has­ta la ron­que­ra), ca­si lo en­ten­die­ron. No era cues­tión de ex­pli­car lo ca­da día más inex­pli­ca­ble, esos líos de fa­mi­lia que amar­ga­ron el tu­rrón de don Juan Car­los, aunque pa­rez­ca pre­ci­pi­ta­do y has­ta in­jus­to que a Iña­ki Ur­dan­ga­rín lo ha­yan des­co­lo­ca­do del Mu­seo de Cera arro­gán­do­se atri­bu­cio­nes que com­pi­ten a la Jus­ti­cia. De­fe­nes­tra­do co­mo en tiem­pos un Jai­me de Ma­ri­cha­lar que to­da­vía se la­me las he­ri­das de ver­se arras­tra­do so­bre una ca­rre­ti­lla, me lo co­men­tó to­da­vía es­co­ci­do en nues­tro úl­ti­mo en­cuen­tro an­tes de mar­char a pa­sar fies­tas en París por­que sus hi­jos le to­can en No­che­bue­na.

–¿Y us­ted có­mo lo sa­be? –el ex­du­que man­tie­ne for­mas, ma­ne­ras y mo­da­les in­clu­so muy re­la­ja­do, acaso por la que mon­tó su cu­ña­do vas­co–. -Ella lo va di­cien­do... –ar­güí–. -Es que la in­fan­ta sa­be mu­cho –sol­tó con evi­den­te re­tin­tín–.

So­la an­te el pe­li­gro se vio la pri­mo­gé­ni­ta de Sus Ma­jes­ta­des pa­ra en­tre­gar los pre­mios Al­fon­so Us­sía. Mar­ta Do­mín­guez y Cu­rro Ro­me­ro co­mo fi­gu­ra má­xi­ma a real­zar con­jun­ta­men­te con el al­cal­de de Lor­ca y el con­si­de­ra­do “me­jor es­tu­dian­te del año”. No­che ex­cep­cio­nal por el cier­zo cir­cun­dan­te que no em­pa­ñó la ci­ta don­de Ana Bo­te­lla po­co con­tó de la bo­da de su ma­yor –ce­le­bra­da don­de el sí quiero de Raquel Mos­que­ra al ne­gri­to en­ga­ña­dor y bí­ga­mo- y se li­mi­tó a son­reír cuan­do le plan­tea­ban la al­cal­día ma­dri­le­ña. No se com­pro­me­tió, sa­bien­do lo que se co­cía. Una­ni­mi­dad en con­si­de­rar­la muy bue­na can­di­da­ta “si se ro­dea de un buen equi­po, ahí le fal­ta prác­ti­ca”, va­ti­ci­na­ban des­de el em­pre­sa­rio Ar­tu­ro Fernández a un Del Real que pre­pa­ra se­rie te­le­vi­si­va so­bre Felipe II. Lo ade­lan­tó a Mau­ri­cio Ca­sal y un Us­sía, cer­ca del Cu­rro Ro­me­ro tan en­co­gi­do y ner­vio­so co­mo en sus mí­ti­cas tar­des. Con la tu­te­la am­pa­ra­do­ra de una Car­men Te­llo, im­po­nen­te ba­jo es­tam­pa­do ro­jo y ne­gro real­za­dor de los 10 ki­los per­di­dos, el maes­tro úni­co rio cuan­do Us­sía lo de­fi­nió co­mo “el Mo­zart de los to­ros”, mien­tras ase­gu­ró que Ordóñez fue un “Beet­ho­ven”.

Tras­la­do sevillano.

Fi­nu­ra, ar­te y es­ti­lo con­tra con­tun­den­cia igual­men­te irre­pe­ti­ble, ob­ser­va­ron an­te la in­fan­ta, tan em­be­lle­ci­da co­mo Ma­ri­cha­lar re­la­ja­do. En La Ra­zón Jo­sep Pi­qué pa­seó ri­sue­ño con una Glo­ria Lo­ma­na ca­si de­por­ti­va con con­jun­to de saha­ria­na do­ra­da. Buen con­tras­te al ne­gro ri­gu­ro­so de Ana Bo­te­lla, mien­tras Es­pe­ran­za Agui­rre sor­pren­dió con mi­ni­fal­da cua­dri­cu­la­da ti­po Ga­les, y la mar­que­sa de Be­na­me­jí es­pon­ja­ba su se­vi­lla­nis­mo en ter­cio­pe­lo co­mo de prin­ce­sa aus­tria­ca. Ca­ye­ta­na arro­pó el ho­me­na­je a su “Cu­rro”, que ade­más de fi­gu­ra sú­pe­rad­mi­ra­da “es de los me­jo­res ami­gos”. Na­da am­pu­lo­sa, me con­tó que ca­da ma­ña­na ella mis­ma es­co­ge lo que po­ner­se: “Lo ten­go or­de­na­do por co­lo­res, y así es más fá­cil com­bi­nar tra­je y ac­ce­so­rios”. Lu­cía me­dias de ma­lla ro­ja com­ple­men­tan­do el cha­que­tón en ra­sa­do vi­són gra­na­te, to­do re­ma­ta­do con unas mo­ñas bi­co­lor al es­ti­lo go­yes­co que tan­to pro­di­ga. Im­pe­ca­ble –y re­ju­ve­ne-ci­dí­si­mo – Al­fon­so Díez.

-He apro­ve­cha­do es­te via­je pa­ra ha­cer­me tar­je­tas. -¿Co­mo du­que de Al­ba? -Qui­ta, so­lo soy el ma­ri­do de Ca­ye­ta­na. Mi pe­di­do se re­fie­re a Al­fon­so Díez, que soy yo. Y pre­ten­do man­te­ner­me en esas.

Pues­to a confidencias me an­ti­ci­pó que tie­ne que re­sol­ver tres ofer­tas la­bo­ra­les, aunque ya con­cre­tó en qué club sevillano ha­rá su ta­bla gim­nás­ti­ca de dos ho­ras: “A pri­me­ros de año me in­cor­po­ra­ré al Pineda, no pue­do per­ma­ne­cer mano so­bre mano cuan­do es­toy acos­tum­bra­do al ejer­ci­cio dia­rio”. Es­tu­dia con cau­te­la las ofer­tas de tra­ba­jo: “No va­yan a me­ter­me en una tram­pa”, re­co­no­ció an­te esa ha­da ma­dri­na que es Car­men Te­llo. Com­par­tie­ron se­gun­da fi­la mien­tras Es­par­ta­co, tam­bién del gru­po e igual que Lo­li Rei­na –her­ma­na de la inol­vi­da­ble Jua­ni­ta Rei­na-, ex­hi­bía bro­che: “En­tre Patricia y yo to­do es­tá muy cla­ro, y qui­zá has­ta com­par­ta­mos al­gu­na fies­ta na­vi­de­ña”, es la pru­den­cia he­cha ma­ta­dor de tro­nío. Se ale­gró al to­par con Ju­li­to Apa­ri­cio, que re­apa­re­cía tras la muer­te bru­tal de su ma­dre, Ma­le­ni. Se em­pa­re­jó a su her­ma­na Ki­ka,

que pa­sa­rá es­te tra­go fes­ti­vo “a base de pas­ti­llo­nes” que la ador­mez­can. “No lo re­sis­ti­ré sin ma­má”, des­cu­brió a Ma­ría

Ro­sa sin de­jar de ob­ser­var en Ele­na el per­fec­to tra­je pan­ta­lón co­lor car­me­li­ta en ter­cio­pe­lo. O el re­co­gi­do en co­la de ca­ba­llo con­for­man­do ti­ra­bu­zón fa­vo­re­ce­dor. Cuan­do el pro­to­co­lo dis­tan­cia­ba a los du­ques de Al­ba, Ca­ye­ta­na no le per­día ojo. “Al fi­nal ten­dre­mos que re­ga­lar­te un man­do a dis­tan­cia, du­que­sa”, rio lo que to­mó por ocu­rren­cia dis­trai­do­ra, mien­tras Cu­rro es­ta­ba más pen­dien­te de su re­ti­cen­cia ha­bla­do­ra, tan mí­ti­ca co­mo sus es­pan­tás.

“¿Y si me atran­co y no sé con­ti­nuar?”, Cu­rro ex­pre­sa­ba te­mo­res en­se­gui­da di­si­pa­dos y ja­lea­dos. Es­tu­vo de ma­trí­cu­la, fue otra de sus tar­des inol­vi­da­bles. “Emi­lio Ro­me­ro un día me di­jo: ‘Cu­rro, tie­nes ha­bi­li­dad en irri­tar a la afi­ción’. Me­jor irri­tar­la que abu­rrir­la”, me res­pon­dió des­de una fi­lo­so­fía que pa­ra mí que­rría. Us­sía pa­re­cía ren­di­do y evo­có un mo­men­to en que “Cu­rro lle­va­ba una ga­bar­di­na blan­ca en la mano, cru­zó una ca­lle, cam­bió la pren­da a la iz­quier­da y oyó que le gri­ta­ban ‘¡olé!’ des­de un co­che que pa­sa­ba”. Tie­ne ar­te has­ta pa­ra los ges­tos mí­ni­mos, exal­ta­ron an­te

El­vi­ra Ro­drí­guez, con 14 ki­los per­di­dos “gra­cias a la die­ta Du­kan”. Con ella tam­bién pier­de y co­bra pu­bli­ci­tán­do­la la gua­pa Ca­ri­ti­na Go­ya­nes, que su­pera el pre­me­di­ta­do es­ti­la­zo apa­ren­te­men­te in­for­mal de su her­ma­na Car­la.

“¿Na­vi­da­des en fa­mi­lia, du­que­sa?”. “Sí, en Li­ria. De­ja­mos Due­ñas pa­ra fi­nal de año”, el du­que con­sor­te sus­pi­ra­ba ima­gi­nan­do el tra­go de com­par­tir tu­rrón y brin­dis con la nu­tri­da des­cen­den­cia, don­de pa­re­ce que fa­lla­rá Si­rue­la. To­da­vía an­da es­co­ci­do por la des­ca­li­fi­ca­ción ma­ter­na ha­cia In­ka Mar­tí en vís­pe­ras nup­cia­les. Es ci­ta obli­ga­da sin ex­cu­sas ad­mi­si­bles, ra­ti­fi­ca­ban cer­ca de Enrique

Cor­ne­jo, que pre­pa­ra res­treno es­cé­ni­co de Tes­ti­go de car­go. Un clá­si­co del ci­ne don­de el juez aquí se con­vier­te en jue­za: “Se lo he ofre­ci­do a Na­ti Mis­tral, pue­de es­tar su­bli­me”, y ya se re­go­dea con el po­si­ble éxi­to. Al­go no con­se­gui­do con

Jor­ge Sanz y la es­tu­pen­da Ma­ría Cas­tro en la es­ce­ni­fi­ca­ción de Cri­men per­fec­to, del que sa­lió re­bo­ta­da Ele­na Fu­ria­se. Qui­zá in­tu­yó el ca­ta­crac y la des­ban­da­da, re­co­no­cie­ron con Re­yes Mon­for­te y Pepe San­cho an­te el em­ba­ja­dor fran­cés, Bruno De­la­ye, in­clu­so más cu­rris­ta y taurino que el maes­tro de Ca­mas y su quin­tae­sen­cia­da cua­dri­lla, don­de so­bre­sa­lió el ai­ro­so fa­chón de Car­men Co­bo, que for­mó con­tras­te con Bea­triz

de Orleans, que es­tá a la que cae. Por eso

Al­fon­so Díez sus­pi­ra­ba ima­gi­nan­do el tra­go de com­par­tir na­vi­da­des con la des­cen­den­cia de Ca­ye­ta­na

oyó la ca­ma­ra­de­ría de Es­par­ta­co, Cu­rro y Apa­ri­cio: “Por­que ellos es­tu­vie­ron en mi con­fir­ma­ción de 1990, ya llo­vió”, re­co­no­ció es­te es­ti­lis­ta taurino, el más jo­ven de los tres, an­te la mi­ra­da com­pla­ci­da de Ana Pastor, tam­bién en­tu­sias­ta de la fies­ta na­cio­nal. Mar­ta Do­mín­guez pro­me­tió re­va­li­dar éxi­tos pa­sa­dos. “He pa­sa­do un año de os­cu­ran­tis­mo”. El du­que ce­le­bró su reivin­di­ca­ción co­mo si fue­se pro­pia –co­mo Ca­ye­ta­na lo es de Tom Crui­se, al que se rin­dió en el es­treno de Mi­sión Im­po­si­ble IV, don­de

Fran Rivera alar­deó de in­glés–: “Los dos na­ci­mos en Pa­len­cia y siem­pre se­guí sus vic­to­rias de­por­ti­vas”, la ani­mó.

Fe­li­ci­ta­cio­nes na­vi­de­ñas.

Jun­tos ca­si com­pu­sie­ron un ch­rist­mas al uso sin abu­so de los cursados por la Fa­mi­lia Real. Rom­pien­do la cos­tum­bre, fue la Ca­sa Real la en­car­ga­da de trans­mi­tir­los. Los Re­yes op­ta­ron por una es­tam­pa de Be­lén clá­si­ca y así evi­tan en­go­rros po­sa­do­res que fas­ti­dian al mo­nar­ca. Ele­na op­tó por re­tra­tar per­so­nal­men­te y con ai­re in­for­mal a sus dos hi­jos. Froi­lán ca­da día más di­cha­ra­che­ro en el me­jor es­ti­lo cas­ti­zo tan pro­di­ga­do por su abue­lo y ma­dre. Im­pac­tan­te, sor­pren­den­te y des­con­cer­ta­dor re­sul­ta el tar­je­tón de los du­ques de Pal­ma, don­de apa­re­cen Cris­ti­na, Ur­dan­ga­rín y sus cua­tro hi­jos a las puer­tas de La Zar­zue­la tras la pri­me­ra co­mu­nión del pe­que­ño el pa­sa­do ma­yo. Sue­na in­clu­so

a provocación ines­pe­ra­da por par­te del to­da­vía du­que de Pal­ma, que otros años echó mano de una es­tam­pa ex­clu­si­va­men­te in­fan­til, tier­na y na­da com­pro­me­ti­da. Pro­di­gan los por­qués ca­si tan acu­sa­do­res co­mo pa­re­cen ser­lo las irre­fu­ta­bles me­te­du­ras de pa­ta del ca­so

Pal­ma Are­na. No hu­bie­ra da­ña­do apla­zar el co­rreo has­ta la im­pre­sión de otros de­seos me­nos em­ba­ra­zo­sos. Ahon­dan en te­rreno abo­na­do y cau­san una ló­gi­ca in­dig­na­ción. Sue­na a pre­po­ten­cia y res­pon­de a los que co­no­cen bien al du­que vas­co: “La va­ni­dad y or­gu­llo de Iña­ki le im­pi­den re­co­no­cer sus pro­pios erro­res”, y to­can ma­de­ra re­afir­man­do el re­cha­zo.

Al­go que tam­bién produce el apro­ve­cha­mien­to de Jessica Bueno, la has­ta aho­ra atri­bu­la­da úl­ti­ma no­via de Pa­qui

rrín. Él se pre­pa­ra pa­ra dar las cam­pa­na­das em­pa­re­ja­do a una Isa­bel que es­pe­ra pa­ra disipar sus cuen­tas con la Jus­ti­cia. La ci­tan co­mo impu­tada en la ope­ra­ción

Ma­la­ya que sa­queó Mar­be­lla, can­ta­rá for­man­do trío con Ju­lián Muñoz y Mai­te Zal­dí­var. Pa­re­ce re­suel­ta a en­to­nar un

mea cul­pa ad­mi­tien­do que co­me­tió frau­de fis­cal. Eso res­ta­ría efec­tos pe­na­les y po­dría arre­glar­se con una mul­ta de dos mi­llo­nes y dos años de pri­sión que no cum­pli­rá por ca­re­cer de an­te­ce­den­tes. Tie­ne em­bar­ga­das Can­to­ra, su ca­sa de la Mo­ra­le­ja y la de La Pe­ra mar­be­lle­ra así co­mo el pi­so de Fuen­gi­ro­la. De ahí su fre­né­ti­ca tan­da de ac­tua­cio­nes, con­cier­tos o com­pro­mi­sos te­le­vi­si­vos. Sen­tar­se

Ro­mi­na Be­llus­cio aún no tie­ne cla­ro si acom­pa­ña­rá a Gu­ti a Chi­na, en ca­so de que se con­cre­te la ofer­ta

en el ban­qui­llo su­pon­drá cas­ti­go y ali­vio, mien­tras arre­cian las crí­ti­cas a la que acaso sea su nue­ra su­pe­ra­do el do­lor tan bien ex­plo­ta­do de ha­ber abor­ta­do ha­ce dos me­ses. Jessica su­peró esa pe­na po­san­do de no­via, co­mo no lo ha­rá en la pri­me­ra quin­ce­na de enero, tal ha­bía con­ve­ni­do con Ki­ko Rivera. Bo­da pos­pues­ta al des­apa­re­cer el motivo, pe­ro pro­pi­cia­do­ra de con­tras­tes pu­bli­ci­ta­rios de una mar­ca nup­cial del gru­po Pro­no­vias. “Sa­be­mos a lo que nos ex­po­ne­mos y lo ad­mi­ti­mos con sus con­se­cuen­cias. Es bue­na ma­ne­ra de anun­ciar la fir­ma”, me di­ce uno de los con­tra­ta­do­res.

Es una ma­ne­ra de sa­car ade­lan­te una re­la­ción ya ba­sa­da en las ofer­tas eco­nó­mi­cas, al­go to­da­vía por ver en la ar­gen­ti­na Ro­mi­na Be­llus­cio, a quien mu­chos til­dan de tre­pa­do­ra, qui­zá por­que es­ca­me ese ex­ce­so de ma­nos en­tre­la­za­das que pro­di­ga el ex­ma­dri­dis­ta con des­tino chino. Afir­man que ella aún no tie­ne cla­ro que lo acom­pa­ñe a Chi­na, ca­so de con­cre­tar­se la ofer­ta. Los me­dios es­tán sa­tu­ra­dos de la en­dul­za­da pa­re­ji­ta, que no re­ga­tea en ex­hi­bir amor o amo­río re­lan­za­dor de Gu­ti.

Es tam­bién lo de Ro­sa Mohe­dano en el me­jor de sus úl­ti­mos años. Lo su­yo ha si­do mi­la­gro­so. Pa­só de po­ner­le ru­los a Ro­cío Ju­ra­do a com­pe­tir con Be­lén

Es­te­ban, que vi­ve otro dis­tan­cia­mien­to ma­tri­mo­nial por­que Fran se har­tó. El has­ta aho­ra ren­di­do aman­te ase­gu­ra es­tar al lí­mi­te. No es lo de la exal­ta­da Ro­sa, con tan­to im­pac­to en el mu­je­río opri­mi­do. De ahí que lan­ce li­bri­to con re­ce­tas fa­mi­lia­res, ama­dri­na­da por Sa­ra

Mon­tiel: “Lo ha­go por­que ella se por­tó muy bien de­fen­dien­do a mi hi­jo Zeus”.

Arro­pa­da en vi­so­nes, Sa­ra me ade­lan­tó su No­che­vie­ja: “Que­ría ce­le­brar­la con mi ami­go ili­ci­tano en la Torre Eif­fel, pe­ro me lo qui­tó de la ca­be­za Fré­dé­ric -se re­fie­re a Mit­te­rrand, un fan lo­co que es mi­nis­tro ga­lo de Cul­tu­ra- al de­cir­me que allí to­do es muy des­ca­fei­na­do por­que ce­nan a las 8 sin bur­bu­jas ni es­pu­mi­llón a me­dia­no­che”. Aquí re­to­ma­mos a Ma­ri­sa Na­ran­jo co­mo pro­ta­go­nis­ta pre­sen­ta­do­ra. De­vuel­ve el tono de los me­jo­res tiem­pos te­le­vi­si­vos, apor­ta ter­nu­ra, com­pren­sión y un es­tar de vuel­ta co­mo el pro­di­ga­do por Ju­lio Igle­sias al pre­sen­tar la re­di­ción de sus vie­jos éxi­tos. For­mó tán­dem con un Ra­fa Na­dal que no en­ten­dió la ob­se­sión del can­tan­te por man­te­ner­lo a su iz­quier­da. Ju­lio anun­ció co­mo “el úl­ti­mo” de su vi­da es­te re­lan­za­mien­to de Me ol­vi­dé de vi­vir. Can­ta co­mo siem­pre, in­clu­so mo­der­ni­za­do, y a pun­to de cum­plir los 70.

Al­fon­so Díez, Ca­ye­ta­na de Al­ba y Tom Crui­se.

Gu­ti y Ro­mi­na Be­llus­cio

Fran­cis­co Rivera

Glo­ria Lo­ma­na y Ana Bo­te­lla

Jessica Bueno

Ju­lio Igle­sias y Ra­fa Na­dal

Car­men Te­llo y Cu­rro Ro­me­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.