La pia­ra

La pa­re­ja más gua­pa de Es­pa­ña se ca­só en Ma­drid. Tu­vie­ron hi­jos. Has­ta siete. Pe­ro uno más feo que el otro, de ma­yor a me­nor.

Tiempo - - LA ÚLTIMA - AL­FON­SO US­SÍA

Les cre­cían pe­los por to­das par­tes, y pa­sa­ron de ser una ama­ble y ca­ri­ño­sa pia­ra de ro­sas por­ci­nos a una pia­ra de ja­ba­líes

en la vi­da su­ce­den co­sas ex­tra­ñí­si­mas. Mis­te­rios de la ge­né­ti­ca. Así co­mo de pa­dres ro­tun­da­men­te feos na­cen hi­jos gua­pí­si­mos, lo con­tra­rio tam­bién ocu­rre. Fue el ca­so de los Ol­ma­re­ja Can­ta­lú. Don Luis Ol­ma­re­ja y Amo­rror­tu era un va­rón al­to, gua­po, dis­tin­gui­do y hem­bre­ro de cum­bre al­ta. Y su mu­jer, do­ña Ana Can­ta­lú Ro­dri­mén­dez, no te­nía ri­val en be­lle­za en to­da la pro­vin­cia. En la ac­tua­li­dad se­ría Miss Uni­ver­so.

La pa­re­ja más gua­pa de Es­pa­ña se ca­só en Ma­drid, y el ofi­cian­te de la bo­da, un sa­cer­do­te agus­tino, se ade­lan­tó a los acon­te­ci­mien­tos en la ho­mi­lía nup­cial: “Den­tro de po­co tiem­po, y si Dios lo per­mi­te, ten­dréis unos hi­jos gua­pí­si­mos y em­pren­de­do­res”. Dios no lo per­mi­tió.

Tu­vie­ron hi­jos. Has­ta siete. Pe­ro uno más feo que el otro, de ma­yor a me­nor. Cua­tro va­ro­nes y tres mu­je­res. Gor­dos, feos, acha­pa­rra­dos, muy ro­sa­dos de piel y cha­tos co­mo una chin­che­ta. La gen­te, tan ma­la y fo­ra­ji­da, le pu­so un mo­te al con­jun­to fi­lial de los Ol­ma­re­ja Can­ta­lú: la Pia­ra.

“Da­rán el es­ti­rón y vas a ver có­mo ter­mi­na­rán sien­do tan gua­pos co­mo no­so­tros”, le de­cía do­ña Ana a un don Luis ca­da día más ape­sa­dum­bra­do. Pe­ro el es­ti­rón no se pro­du­cía y la feal­dad au­men­ta­ba al pa­so de los años. Pa­ra col­mo, la tez ro­sa­da de los miem­bros de la Pia­ra fue po­co a po­co in­va­di­da por una pe­lu­sa gri­sá­cea que de­ri­vó en ne­gra acu­mu­la­ción de pe­los. Les cre­cían pe­los por to­das par­tes, y pa­sa­ron de ser una ama­ble y ca­ri­ño­sa pia­ra de ro­sas por­ci­nos a una pia­ra de ja­ba­líes.

Do­ña Ana fa­lle­ció de unas fie­bres ex­tra­ñas y muy de la épo­ca, y don Luis que­dó a car­go de sus ama­dos sui­dos. Los ja­ba­líes se co­mían has­ta los mar­cos de los cua­dros, y don Luis, ya de­cli­na­do, sin­tió que sus fuer­zas le fa­lla­ban. Lla­mó a su ami­go, el conde de Frós­na­vo, un no­ble ser­bio y ca­za­dor for­mi­da­ble. “Ale­xan­der. Me mue­ro. Pe­ro no pue­do ha­cer­lo has­ta sa­ber que mi pia­ra no va a su­frir. Te lo de­jo to­do, pe­ro que a mis hi­jos no les fal­te na­da. Son ho­rro­ro­sos, pe­ro al fin y al ca­bo, san­gre de mi san­gre”. El conde Frós­na­vo acep­tó la en­co­mien­da. Don Luis fa­lle­ció a la se­ma­na si­guien­te. Los hi­jos, ya muy ma­yor­ci­tos, no su­frie­ron. Fue­ron aba­ti­dos en la si­guien­te mon­te­ría or­ga­ni­za­da por el conde Frós­na­vo, que tu­vo un gran ges­to de hu­ma­ni­dad. No per­mi­tió que fue­ran di­se­ca­dos los tro­feos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.