Irán ace­cha

Tiempo - - ZOOM -

El úl­ti­mo epi­so­dio, con ra­ción do­ble, ha si­do la exi­to­sa prue­ba (más bien de­mos­tra­ción) de un mi­sil de al­can­ce me­dio que pa­re­ce ser in­de­tec­ta­ble por el ra­dar. Ade­más, unas ma­nio­bras mi­li­ta­res que con­clu­ye­ron con un si­mu­la­cro más o me­nos se­rio de cie­rre del es­tre­cho de Or­muz, por don­de cir­cu­la el 40% del pe­tró­leo que se con­su­me en el mun­do. Res­pues­ta de Oc­ci­den­te: más sanciones eco­nó­mi­cas y con­ge­la­ción de cuen­tas. Res­pues­ta a la res­pues­ta: gran­des car­ca­ja­das y sa­tis­fac­ción di­si­mu­la­da con las ha­bi­tua­les lá­gri­mas de co­co­dri­lo, pro­tes­tas an­te el “cer­co oc­ci­den­tal” y de­más tea­tro. Na­die pa­re­ce to­mar en se­rio a Ah­ma­di­ne­jad, ese Hitler per­sa que lan­za­rá una bom­ba ató­mi­ca so­bre Tel Aviv en cuan­to la ten­ga. Ya tie­ne el mi­sil. No es una su­po­si­ción alar­mis­ta: lo ha di­cho va­rias ve­ces. ¿La ra­zón? Es pa­ra tem­blar: se lo man­da su dios. Esa es una ga­ran­tía cier­ta de que lo in­ten­ta­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.