El re­bel­de

Enrique Po­llán Mo­nas­te­rio ha acu­mu­la­do más de 200 de­nun­cias y con­si­de­ra in­digno aban­do­nar un res­tau­ran­te o un bar pa­ra fu­mar en la ca­lle.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

Al ser in­tro­du­ci­do en el co­che po­li­cial, Po­llán de­mos­tró un acen­tua­do mi­ra­mien­to ha­cia las fuer­zas del or­den

des­de que en­tró en vi­gor la ley an­ti­ta­ba­co, el 1 de enero de 2010, Enrique Po­llán Mo­nas­te­rio ha acu­mu­la­do más de 200 de­nun­cias y un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de sanciones. Po­llán Mo­nas­te­rio con­si­de­ra in­digno aban­do­nar un res­tau­ran­te o un bar pa­ra fu­mar en la ca­lle. Me lo con­fe­só sin ex­ce­si­vo pu­dor: “Mi­ra, oye, a ver si te en­te­ras. Aca­bo de he­re­dar a la ta­ca­ña de mi tía Ri­ta y me ha de­ja­do un pas­tón. El di­ne­ro hay que sa­ber in­ver­tir­lo, y yo lo es­toy ha­cien­do en ca­li­dad de vi­da. Fu­mo don­de me sa­le del nís­pe­ro y si hay de­nun­cia que la ha­ya, y si me lle­ga una mul­ta la pa­go y se aca­bó. Pe­ro na­die me va a obli­gar a fu­mar en la ca­lle co­mo si fue­ra un vi­cio­so ven­ci­do”.

Po­llán, ade­más de la for­tu­na que ha he­re­da­do de la tía Ri­ta, mi­de 210 cen­tí­me­tros de al­tu­ra y a pe­sar de su des­ca­ra­do vi­cio, es car­ne de gim­na­sio. Su fí­si­co im­pre­sio­na. Dos me­ses atrás, en uno de los más re­nom­bra­dos res­tau­ran­tes de Ma­drid, Po­llán en­cen­dió un ci­ga­rri­llo. Una se­ño­ra ex­tran­je­ra, sen­ta­da en la me­sa co­lin­dan­te, lla­mó al maî­tre.

“Pog fa­vog. Ese se­ñog es­tá fu­man­do”. El maî­tre, ló­gi­ca­men­te, se vio obli­ga­do a in­ter­ve­nir. “Se- ñor Po­llán, por im­pe­ra­ti­vo le­gal ten­go que ro­gar­le que apa­gue in­me­dia­ta­men­te ese ci­ga­rri­llo”. Po­llán asin­tió. Apa­gó el ci­ga­rri­llo. Pe­ro en­cen­dió un Mon­te­cris­to y ex­ha­ló el hu­mo en di­rec­ción a la se­ño­ra chi­va­ta. “Dí­ga­le a esa se­ño­ra de le­ja­nas tie­rras que Po­llán fu­ma don­de le ape­te­ce. Y que a Po­llán le mo­les­ta so­bre­ma­ne­ra el he­dor de su pa­chu­lí”.

A los diez mi­nu­tos apa­re­ció la po­li­cía. Po­llán fue in­vi­ta­do a cam­biar de ac­ti­tud. Unos co­men­sa­les le apo­ya­ron y otros se pu­sie­ron del la­do de la ley. Po­llán fue cla­ro. “De aquí me sa­can es­po­sa­do o no me mue­vo”. Fue es­po­sa­do, pe­ro man­tu­vo el ha­bano en­tre los la­bios. Al ser in­tro­du­ci­do en el co­che po­li­cial, Po­llán de­mos­tró un acen­tua­do mi­ra­mien­to ha­cia las fuer­zas del or­den. “Por fa­vor, agen­te, ba­je la ven­ta­ni­lla pa­ra que el hu­mo no les mo­les­te”. El agen­te lo hi­zo, y Po­llán lle­gó fu­man­do a la co­mi­sa­ría. Li­be­ra­do de las es­po­sas, Po­llán fir­mó el ates­ta­do sin apa­gar su ci­ga­rro, acep­tan­do la san­ción. Pi­dió un ta­xi y vol­vió al res­tau­ran­te. Se sen­tó en su si­tio, en­cen­dió otro ci­ga­rro, el maî­tre se hi­zo el sue­co, la ex­tran­je­ra aban­do­nó el local y la mi­tad de los co­men­sa­les rom­pie­ron en una uná­ni­me ova­ción. “Mil eu­ros me­nos de la tía Ri­ta”, co­men­tó di­ver­ti­do. En el des­pa­cho del co­mi­sa­rio, mien­tras tan­to, el je­fe de la co­mi­sa­ría, dos po­li­cías y un de­nun­cian­te anó­ni­mo que ha­bía si­do ob­je­to de un ro­bo, fu­ma­ban sus res­pec­ti­vos Mon­te­cris­to. A cos­ta de la di­fun­ta tía Ri­ta, cla­ro es­tá. Res­pe­to al gran Po­llán, el re­bel­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.