El Go­bierno em­pie­za su re­vo­lu­ción

Tres días an­tes del ma­yor re­cor­te de gas­to pú­bli­co de la eta­pa de­mo­crá­ti­ca, Ma­riano Ra­joy mi­ni­mi­za­ba con su co­no­ci­da cal­ma ga­lle­ga el al­can­ce eco­nó­mi­co del Con­se­jo de Mi­nis­tros del 30 de di­ciem­bre. El “ges­to” del que ha­bló su­po­ne 15.100 mi­llo­nes de eu­ros

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS* jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Fue una de­ci­sión po­lí­ti­ca? ¿Eran mo­ti­vos eco­nó­mi­cos? ¿O qui­zás era una mez­cla de las dos co­sas? Unas po­cas lla­ma­das fue­ron su­fi­cien­tes. Los equi­pos de con­fian­za de pe­sos pe­sa­dos co­mo Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, Al­ber­to Fa­bra, Ra­món Luis Val­cár­cel, Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo e in­clu­so Es­pe­ran­za Agui­rre, to­dos ellos pre­si­den­tes de au­to­no­mías go­ber­na­das por el PP, te­nían mu­cho que de­cir y fue­ron lla­ma­dos por el nue­vo Go­bierno pa­ra pe­dir­les acla­ra­cio­nes so­bre los nú­me­ros de sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios. Así em­pe­zó la his­to­ria de un de­cre­to-ley de 76 fo­lios que el pa­sa­do día 31 de di­ciem­bre pu­bli­ca­ba el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do y que con­te­nía me­di­das que ni los más osa­dos ana­lis­tas ha­bían pen­sa­do que po­dría to­mar un go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar. Y es que el pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, ha­bía in­di­ca­do el 27, en un co­rri­llo con pe­rio­dis­tas en el Con­gre­so de los Dipu­tados, que el Con­se­jo de Mi­nis­tros que se ave­ci­na­ba iba a ser “un ges­to, una se­ñal” de por dón­de irían las me­di­das de ajus­te, y que lue­go ven­drían los re­cor­tes pu­ros y du­ros en el mes de mar­zo, con la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to pa­ra 2012 y una vez que se hu­bie­ran ce­le­bra­do las elec­cio­nes an­da­lu­zas. La cal­ma con la que Ra­joy ha­bló aquel día no pre­sa­gia­ba el tijeretazo his­tó­ri­co del 30. Una re­vo­lu­ción en to­da re­gla.

Has­ta ese mo­men­to, el tras­pa­so de po­de­res ha­bía si­do ca­si mo­dé­li­co. El equi­po eco­nó­mi­co de Ra­joy dis­po­nía de do­cu­men­tos que acre­di­ta­ban que el dé­fi­cit del Es­ta­do, sin con­tar a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ni a los ayun­ta­mien­tos, se ha­bía ajus­ta­do al guion pac­ta­do con la Unión Eu­ro­pea. Y sin em­bar­go, el úl­ti­mo Con­se­jo de Mi­nis­tros de 2011, el se­gun­do que pre­si­día el nue­vo je­fe del Eje­cu­ti­vo, su­pu­so una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción. El Go­bierno subió el im­pues­to so­bre la ren­ta (IRPF), una me­di­da con­si­de­ra­da por to­dos los eco­no­mis­tas co­mo tí­pi­ca de par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas. ¿Qué lle­vó al nue­vo Eje­cu­ti­vo a un cam­bio de rit­mo tan ra­di­cal que ni si­quie­ra mu­chos de los mi­nis­tros se lo es­pe­ra­ban a su lle­ga­da al pa­la­cio de la Mon­cloa?

Pa­ra em­pe­zar, las cuen­tas de la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral del Es­ta­do es­ta­ban cla­ras, pe­ro las de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no tan­to. La agen­cia Moody’s lo ha­bía ad­ver­ti­do en un es­cue­to do­cu­men­to el 4 de di­ciem­bre, y sus efec­tos prác­ti­cos se ha­bían di­lui­do con el puen­te de la Cons­ti­tu­ción y la In­ma­cu­la­da. Los ana­lis­tas de es­ta agen­cia de ca­li­fi­ca­ción ase­gu­ra­ban que el agu­je­ro de las au­to­no­mías sue­le au­men­tar mu­cho en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año, cuan­do tie­nen que li­qui­dar una par­te im­por­tan­te de sus gas­tos, y que eso iba a pro­vo­car pro­ble­mas pa­ra cum­plir el ob­je­ti­vo fi­ja­do. ¿Có­mo com­pro­bar­lo? Los da­tos es­ta­ta­les es­tán fis­ca­li­za­dos por la In­ter­ven­ción Ge­ne­ral del Es­ta­do mes a mes y ahí es di­fí­cil errar. Pe­ro las cuen­tas au­to­nó­mi­cas se fis­ca­li­zan por el Es­ta­do una vez al tri­mes­tre y las úl­ti­mas ci­fras dis­po­ni­bles, las de sep­tiem­bre, no eran to­da­vía pa­ra asus­tar­se.

El te­lé­fono en­tra en jue­go.

¿Ten­dría ra­zón Moody’s? Las es­ta­dís­ti­cas apo­ya­ban su te­sis. En 2010, con­tan­do los in­gre­sos real­men­te re­cau­da­dos y los gas­tos rea­li­za­dos, mien­tras en el ter­cer tri­mes­tre las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas apor­ta­ban a la eco­no­mía es­pa­ño­la un agu­je­ro de 13.600 mi­llo­nes de eu­ros (el 1,3% del PIB), al ter­mi­nar el año la ci­fra ha­bía au­men­ta­do a 22.900 mi­llo­nes (el 2,3% del PIB). Si la ten­den­cia se re­pe­tía, en 2011 Es­pa­ña no po­dría cum­plir sus com­pro­mi­sos con la Unión Eu­ro­pea y al­go ha­bía que ha­cer pa­ra que los so­cios de la Eu­ro­zo­na, y so­bre to­do Ale­ma­nia y Fran­cia, no pu­sie­ran el gri­to en el cie­lo.

Lo peor de 2011 es que las au­to­no­mías van a do­blar la ci­fra pro­gra­ma­da pa­ra su agu­je­ro con­ta­ble

Lo pri­me­ro era com­pro­bar la di­men­sión real del pe­li­gro. Y ahí en­tró en jue­go el te­lé­fono. El PP go­bier­na la ma­yor par­te de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, y los go­bier­nos re­gio­na­les dis­po­nen de da­tos que po­dían ayu­dar a eva­luar la mag­ni­tud del pro­ble­ma.

Des­de el equi­po eco­nó­mi­co del nue­vo Eje­cu­ti­vo se con­sul­tó a los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos so­bre sus pre­vi­sio­nes de cie­rre de cuen­tas de 2011. Una vez su­ma­dos los da­tos, la con­clu­sión era cla­ra: no se po­día cum­plir la ci­fra de dé­fi­cit com­pro­me­ti­da con Eu­ro­pa. El Es­ta­do va a cum­plir, ras­pa­do, pe­ro cum­pli­rá. La Se­gu­ri­dad So­cial no aca­ba­rá tan bien co­mo se pre­de­cía, por­que la subida del IPC obli­ga a in­gre­sar una pa­ga ex­tra a los pen­sio­nis­tas que de­be ser con­ta­bi­li­za­da en di­ciem­bre. Y lo que es peor, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas van a do­blar la ci­fra pro­gra­ma­da pa­ra su agu­je­ro con­ta­ble. Ha­bía que ac­tuar rá­pi­do. El nue­vo Go­bierno te­nía cla­ro des­de

que el PP ga­nó las elec­cio­nes en 20-N que lo me­jor era con­cen­trar to­das las me­di­das de ajus­te en el pri­mer año de le­gis­la­tu­ra, pe­ro las ci­fras y la ne­ce­si­dad de cal­mar a los ve­ci­nos eu­ro­peos ace­le­ra­ron las de­ci­sio­nes y pro­vo­ca­ron un au­tén­ti­co gol­pe de mano.

Re­nun­cias del PSOE.

Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ha­bía re­nun­cia­do a par­te de sus prin­ci­pios en ma­yo de 2010 cuan­do con­ge­ló las pen­sio­nes, ba­jó el suel­do de los fun­cio­na­rios y subió el IVA pa­ra evi­tar la in­ter­ven­ción de Es­pa­ña. El nue­vo Go­bierno del PP sur­gi­do de las elec­cio­nes del 20-N ha es­tre­na­do su le­gis­la­tu­ra con otra re­nun­cia a par­te de los prin­ci­pios del par­ti­do y ha subido el IRPF. Pe­ro las cir­cuns­tan­cias no son igua­les. A Za­pa­te­ro las me­di­das de ma­yo de 2010 le cos­ta­ron las elec­cio­nes y una cri­sis in­ter­na de gran­des pro­por­cio­nes en el PSOE. En el Go­bierno

ac­tual, sin em­bar­go, hay bas­tan­tes mi­nis­tros, con Ma­riano Ra­joy a la ca­be­za, a los que el ala más li­be­ral del PP con­si­de­ra so­cial­cris­tia­nos, que creen que una subida del im­pues­to so­bre la ren­ta, que gra­va más a quie­nes más ga­nan, es más jus­ta y equi­ta­ti­va que in­cre­men­tar el ti­po del IVA, que cas­ti­ga más a quie­nes me­nos tie­nen y des­in­cen­ti­va el con­su­mo.

La coar­ta­da téc­ni­ca.

Luis de Guin­dos, mi­nis­tro de Eco­no­mía, y Cris­tó­bal Mon­to­ro, mi­nis­tro de Ha­cien­da, con­ta­ban ade­más con una coar­ta­da téc­ni­ca pa­ra con­ven­cer a sus com­pa­ñe­ros de Go­bierno más re­ti­cen­tes a una me­di­da que ca­si to­dos los eco­no­mis­tas con­si­de­ran de iz­quier­das. Con motivo de la subida del IVA que apro­bó el Go­bierno de Za­pa­te­ro en 2010, un gru­po de pro­fe­so­res que ha ase­so­ra­do a va­rios go­bier­nos y a mu­chos mi­nis­tros hi­cie­ron un es­tu­dio en el que su con­clu­sión más lla­ma­ti­va de­cía que “los ma­yo­res, los pen­sio­nis­tas y los po­bres son los que ter­mi­nan so­por­tan­do una par­te pro­por­cio­nal­men­te ma­yor del au­men­to de la car­ga fis­cal, por­que los im­pues­tos so­bre el con­su­mo su­po­nen la ma­yor par­te de la car­ga fis­cal de es­tos ho­ga­res”. Es de­cir, que una subida del IVA car­ga más el ajus­te so­bre las es­pal­das de los más des­fa­vo­re­ci­dos. Un ar­gu­men­to que sí po­día ser uti­li­za­do por la opo­si­ción, y en An­da­lu­cía hay elec­cio­nes den­tro de al­go más de dos me­ses. No ha­bía más que dis­cu­tir.

El nue­vo Go­bierno ha­bía de­mos­tra­do en po­cas ho­ras tres co­sas: que va a go­ber­nar sin afe­rrar­se ne­ce­sa­ria­men­te a la lí­nea eco­nó­mi­ca más neo­li­be­ral del PP, que es ca­paz de trans­mi­tir esa idea a los so­cios eu­ro­peos y que va a tra­tar de de­jar por es­cri­to en el BOE la ma­yor par­te de las gran­des re­for­mas y los ajus­tes más du­ros an­tes del ve­rano. ¿Có­mo lo va a ha­cer? Vis­to el gi­ro rea­li­za­do con la subida del IRPF es pre­vi­si­ble que ha­ya nue­vas sor­pre­sas, pe­ro si las ci­fras que ma­ne­jan De Guin­dos y Mon­to­ro se cum­plen, el ajus­te no ha he­cho más que em­pe­zar, y el Eje­cu­ti­vo tie­ne que en­con­trar fór­mu­las pa­ra re­cor­tar otros 20.000 mi­llo­nes de dé­fi­cit. ¿Qué ha­rá? ¿Có­mo lo jus­ti­fi­ca­rá? Las opciones no son mu­chas.

Más subidas.

Una vez que fi­na­li­ce la pre­sión po­lí­ti­ca ejer­ci­da por las elec­cio­nes an­da­lu­zas, ca­si to­dos los ex­per­tos apues­tan por una nue­va subida del IVA, al­go ya su­ge­ri­do por el pro­pio De Guin­dos. El Go­bierno po­dría jus­ti­fi­car la me­di­da con la pe­ti­ción que ya reali­zó la Unión Eu­ro­pea a Es­pa­ña an­tes del úl­ti­mo ve­rano pa­ra que subie­ra tres pun­tos es­te im­pues­to (del 18% al 21%), lo cual acer­ca­ría el ti­po es­pa­ñol a la me­dia co­mu­ni­ta­ria y da­ría al Go­bierno un col­chón re­cau­da­to­rio im­por­tan­te. Hay que te­ner en cuen­ta que ca­da pun­to de subida del IVA su­po­ne un in­gre­so ex­tra pa­ra las ar­cas pú­bli­cas de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

Los cálcu­los que has­ta aho­ra han ma­ne­ja­do los téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía se­ña­lan, por otra par­te, que an­te una subida del IVA de esa mag­ni- tud, y de­bi­do a la de­pre­sión que su­fre el con­su­mo de las fa­mi­lias, las em­pre­sas se ve­rían obli­ga­das a asu­mir co­mo cos­te pro­pio apro­xi­ma­da­men­te el 60% del im­pac­to de la me­di­da, de ma­ne­ra que los pre­cios su­birían fi­nal­men­te en al­re­de­dor de un 1% en lu­gar del 3% que lo ha­rían si los em­pre­sa­rios tras­la­da­sen a los con­su­mi­do­res to­do el cos­te del im­pues­to.

Pa­ra com­pen­sar el efec­to ne­ga­ti­vo que es­to ten­dría so­bre la crea­ción de em­pleo, el nue­vo Go­bierno se plan­tea des­car­gar una par­te de la pre­sión a las em­pre­sas me­dian­te una re­duc­ción de las co­ti­za­cio­nes so­cia­les. Y pa­ra que es­ta re­ba­ja no afec­te muy ne­ga­ti­va­men­te a las ar­cas de la Se­gu­ri­dad So­cial, el Eje­cu­ti­vo cal­cu­la que los efec­tos de la nue­va re­for­ma la­bo­ral que aco­me­te­rá es­te mes más la re­ba­ja de cuo­tas em­pre­sa­ria­les lo­gra­rán in­cre­men­tar los afi­lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial en nú­me­ro su­fi­cien­te pa­ra la­mi­nar el efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la re­cau­da­ción del sis­te­ma.

Otro me­lón que se es­tá abrien­do es el de la fi­nan­cia­ción de la Sanidad, pa­ra la que es­tán sa­lien­do mu­chas ini­cia­ti­vas

En el nue­vo Go­bierno hay bas­tan­tes mi­nis­tros que se sien­ten más so­cial­cris­tia­nos que li­be­ra­les

que van a obli­gar al Eje­cu­ti­vo cen­tral a to­mar car­tas en el asun­to. Tres ejem­plos: Ca­ta­lu­ña co­bra­rá un eu­ro por ca­da me­di­ca­men­to re­ce­ta­do, Ba­lea­res exi­ge ya diez eu­ros por la re­no­va­ción de la tar­je­ta sa­ni­ta­ria y los far­ma­céu­ti­cos de Ga­li­cia pro­po­nen eli­mi­nar las re­ce­tas de me­nos de dos eu­ros pa­ra que el Es­ta­do se aho­rre 2.500 mi­llo­nes anua­les... y es­to no ha he­cho más que em­pe­zar.

El nue­vo Go­bierno quie­re de­jar to­do es­to he­cho an­tes del ve­rano. Lo va a in­cluir en la Ley de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 2012 que pre­sen­ta­rá en el Par­la­men­to an­tes del 31 de mar­zo y que en­tra­rá en vi­gor en­tre ma­yo y ju­nio. Aho­rrar 23.000 mi­llo­nes adi­cio­na­les es­te mis­mo año -si se tie­ne en cuen­ta un dé­fi­cit del 8,2%- no va a ser ta­rea fá­cil, por­que los in­gre­sos de Ha­cien­da no pue­den es­ti­rar­se mu­cho más, a no ser que co­mien­ce a crear­se em­pleo y ha­ya más per­so­nas pa­gan­do im­pues­tos. “No­so­tros va­mos a ha­cer los de­be­res, pe­ro hay que sen­tar­se con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les pa­ra que ha­gan los su­yos. El Es­ta­do va a se­guir cum­plien­do, y en 2012 con cre­ces, sus ob­je­ti­vos de dé­fi­cit, pe­ro ha lle­ga­do el mo­men­to de re­par­tir el es­fuer­zo”. Eso es lo que di­ce un téc­ni­co del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía que tam­bién es­pe­ra sor­pre­sas pa­ra las pró­xi­mas se­ma­nas y me­ses.

El Go­bierno de Ra­joy ha echa­do un ór­da­go que va a com­ple­tar en es­te se­mes­tre apro­ve­chan­do que el PSOE aún es­tá di­ge­rien­do su de­rro­ta. El he­cho de que los so­cia­lis­tas ha­yan da­do la ca­lla­da por res­pues­ta al fa­tí­di­co da­to de que el dé­fi­cit pú­bli­co se ha dis­pa­ra­do al en­torno del 8% es bue­na mues­tra de que en Fe­rraz si­guen la­mién­do­se las he­ri­das del 20-N sin po­der con­tra­rres­tar al PP.

Del triun­fo o fra­ca­so de es­tas me­di­das du­ran­te es­te año y el pró­xi­mo de­pen­de­rá la es­ta­bi­li­dad del nue­vo Go­bierno e, in­clu­so, el re­sul­ta­do de los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos y ge­ne­ra­les de 2015. Ejem­plos his­tó­ri­cos hay al­gu­nos so­na­dos, co­mo el de Felipe Gon­zá­lez cuan­do el PSOE lo­gró la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en 1982. Las me­di­das más du­ras tar­da­ron en dar fru­tos y por el ca­mino se que­dó, sin ir más le­jos, Miguel Bo­yer. Des­pués las co­sas co­men­za­ron a fun­cio­nar y hu­bo go­bier­nos so­cia­lis­tas has­ta 1996. ¿Qué ocu­rri­rá con Ra­joy?

Ca­ras se­rias. So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría qui­so ro­dear­se de De Guin­dos (Eco­no­mía), Mon­to­ro (Ha­cien­da) y Bá­ñez (Em­pleo) pa­ra

anun­ciar las me­di­das el 30-D.

Pri­mer ór­da­go. Ra­joy ha sor­pren­di­do con unas me­di­das de cor­te so­cial­de­mó­cra­ta.

Tras­pa­so. Luis de Guin­dos, Ele­na Sal­ga­do y Cris­tó­bal Mon­to­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.