Pi­san­do fuer­te

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

no es que ra­joy ha­ya amar­ga­do pre­me­di­ta­da­men­te las uvas de No­che­vie­ja a nu­me­ro­sos es­pa­ño­les, sino que era sa­bi­do que las uvas eran es­ca­sas y que a la ur­gen­cia de las de­ci­sio­nes la car­ga el dia­blo. Y ha­bien­do si­do tan pre­vi­si­ble una vic­to­ria elec­to­ral del PP hay dos cir­cuns­tan­cias lla­ma­ti­vas: que ape­nas se ha­ya ha­bla­do du­ran­te la cam­pa­ña de las me­di­das que se iban a to­mar con­tra la cri­sis (se pu­so la ven­da an­tes que la he­ri­da, con po­cas con­cre­cio­nes), y que se ha­ya man­te­ni­do el se­cre­to del equi­po de Go­bierno has­ta úl­ti­ma ho­ra, lo que acaso im­pi­dió a los mi­nis­tros re­fle­xio­nar so­bre sus equi­pos y ne­go­ciar con los ele­gi­dos.

Ra­joy quie­re ga­nar la con­fian­za de los mer­ca­dos y, de puer­tas aden­tro, sa­be que se es­pe­ra de él que pi­se fuer­te des­de el pri­mer día, que no in­ten­te es­pan­tar el dra­ma­tis­mo de la cri­sis con ca­ta­plas­mas, y tam­po­co ma­tar mos­cas a ca­ño­na­zos. En es­tas cir­cuns­tan­cias el de­ber esen­cial de un go­ber­nan­te-ci­ru­jano es re­par­tir equi­ta­ti­va­men­te la car­ga (lo de re­par­tir la cul­pa es un im­po­si­ble me­ta­fí­si­co, y aquí ca­da

Alí Ba­bá ya es­tá en su cue­va, a buen re­cau­do, es­cu­chan­do las no­ti­cias

El Eje­cu­ti­vo tie­ne la obli­ga­ción de la ejem­pla­ri­dad, de ser aus­te­ro has­ta en el úl­ti­mo eu­ro

que no le afec­tan). Es­tá cla­ro que a Ra­joy se le ha da­do un ma­si­vo vo­to de con­fian­za, y has­ta tal pun­to que tras las pri­me­ras me­di­das los so­cia­lis­tas no han di­cho ni pío. La per­cep­ción de la cri­sis es tan uná­ni­me y tan cla­mo­ro­sa que el Go­bierno co­rre el ries­go de pen­sar que tie­ne un che­que en blan­co so­bre vi­das y ha­cien­das.

Tam­po­co hay que ol­vi­dar que ca­da es­pa­ñol es un ser po­ten­cial­men­te agra­via­do, por mu­cho que to­da com­pa­ra­ción sea odio­sa. En es­te con­tex­to el po­der Eje­cu­ti­vo tie­ne la obli­ga­ción de la ejem­pla­ri­dad, de ser aus­te­ro has­ta en el úl­ti­mo eu­ro y de erra­di­car, en un país de pa­ja­rra­cos, el so­fis­ma de que los gas­tos su­per­fluos son el cho­co­la­te del lo­ro. La si­tua­ción, en fin, so­lo es ha­bi­ta­ble si, por en­ci­ma de ren­ci­llas y de ma­las he­ren­cias, se es­ta­ble­ce un pac­to de bue­na fe: se pue­de pi­sar fuer­te sin pi­sar to­dos los ca­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.