Los pi­jo­li­be­ra­les, con­tra Ra­joy

A los he­re­de­ros de aque­lla Es­pa­ña en la que el que no era ri­co era ton­to no les ha gus­ta­do que el Go­bierno suba los im­pues­tos.

Tiempo - - PORTADA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Alos ul­tra­li­be­ra­les más­ter del uni­ver­so par­ti­da­rios de la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra y de la sel­va sin nor­mas en la que se ins­ta­la­ron ha­ce tiem­po los mer­ca­dos, de­fen­so­res de los la­tro­ci­nios dis­fra­za­dos de bo­nus que per­pe­tran di­rec­ti­vos de ban­cos res­ca­ta­dos con di­ne­ro pú­bli­co, a ese pi­je­río eco­nó­mi­co que el 20-N se las pro­me­tía muy fe­li­ces, no le han gus­ta­do na­da las pri­me­ras me­di­das con­tra la cri­sis de Ma­riano Ra­joy. Has­ta tal pun­to les han sen­ta­do mal, en es­pe­cial la subida de im­pues­tos (¡oh, anate­ma!), que las han des­ca­li­fi­ca­do por ¡so­cial­de­mó­cra­tas! No hay peor in­sul­to vi­nien­do de es­ta des­acom­ple­ja­da y vo­ci­fe­ran­te ge­ne­ra­ción. Pa­ra los he­re­de­ros de aque­lla Es­pa­ña en la que el que no era ri­co era ton­to, el pro­ble­ma no son los mer­ca­dos, ni las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras “de­di­ca­das ca­si en exclusiva a la bús­que­da de su má­xi­mo be­ne­fi­cio en tan­to que de­sa­tien­den su pa­pel al ser­vi­cio de la in­ver­sión y el cré­di­to” (Alain Tou­rai­ne). Pa­ra es­ta ale­gre y apa­ren­te­men­te frus­tra­da mu­cha­cha­da el úni­co pro­ble­ma, el úni­co cau­san­te de to­dos nues­tros ma­les, es el Es­ta­do de bie­nes­tar y sus efec­tos co­la­te­ra­les, eco­nó­mi­cos y so­cia­les.

Un ejem­plo de los que po­nen: la prórroga de la ayu­da de 400 eu­ros men­sua­les a los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción, de­ci­di­da por el Go­bierno del PP, es una for­ma co­mo otra cual­quie­ra de ti­rar el di­ne­ro, de fo­men­tar la pro­tec­ción de la va­gan­cia y di­fi­cul­tar la pro­gre­sión de los me­jo­res. Di­cho de otro mo­do: esos 400 eu­ros son mu­cho más úti­les pa­ra el país en los bol­si­llos de la cha­va­le­ría con po­si­cio­nes o as­pi­ra­cio­nes eli­tis­tas que en las ma­nos de, en tér­mi­nos la­bo­ra­les, un cua­si an­ciano de cin­cuen­ta y mu­chos años al que ya na­die le va a dar una opor­tu­ni­dad más en es­ta vi­da. O sea, te lo ju­ro: me­jor unos cen­te­na­res de es­pa­ño­li­tos de bue­na fa­mi­lia es­tu­dian­do en Cam­brid­ge que 150.000 per­so­nas co­bran­do una mi­se­ria; ade­más, oye, tam­po­co es que les arre­gle na­da. So­li­da­ri­dad, di­vino te­so­ro. Sí, Ra­joy ha subido los im­pues­tos, pe­ro a las cla­ses me­dias. Y es­to, que­ri­dos, no es so­cial­de­mo­cra­cia. Es­to es sa­car de don­de hay, ti­rar de don­de siem­pre, de las ren­tas del tra­ba­jo, ba­jas, me­dias o al­tas. Hay que cum­plir con Mer­kel: yo ha­go los de­be­res (¡Oh dios dé­fi­cit, me pos­tro a tus pies!) y tú me echas una mano. Eu­ro­peos del Sur con­ver­ti­dos en apli­ca­dos fun­cio­na­rios con man­gui­tos del Reichs­tag ale­mán, o más bien di­rec­ta­men­te de la Can­ci­lle­ría, que no es­ta­mos pa­ra for­ma­lis­mos. Grie­gos que ven có­mo ca­da vez hay más ni­ños que van a la es­cue­la con ham­bre, ita­lia­nos que asis­ten im­po­ten­tes a la ma­yor ope­ra­ción de fu­ga de ca­pi­ta­les de la re­cien­te his­to­ria mien­tras Ma­rio Mon­ti anun­cia re­cor­tes por va­lor de 30.000 mi­llo­nes, es­pa­ño­les a los que se dis­cu­te su de­re­cho a ser mí­ni­ma­men­te aten­di­dos des­pués de to­da una vi­da co­ti­zan­do...

Sí, mis que­ri­dí­si­mos de la muer­te, las de­ci­sio­nes del Go­bierno son in­jus­tas, pe­ro no por­que au­men­ten la pre­sión fis­cal, sino por­que, co­mo po­co, son in­com­ple­tas y re­per­cu­ten ex­clu­si­va­men­te en los de siem­pre. El úl­ti­mo in­for­me so­bre igual­dad pu­bli­ca­do por la OCDE po­ne de ma­ni­fies­to que du­ran­te 2009 y 2010 Es­pa­ña vio có­mo au­men­ta­ban de nue­vo las de­sigual­da­des so­cia­les, tras ca­si dos dé­ca­das de re­duc­ción de las di­fe­ren­cias en­tre los más ri­cos y los más po­bres. Se tra­ta de uno de los au­to­ma­tis­mos pro­vo­ca­dos en nues­tro país por la cri­sis: des­truc­ción ma­si­va de em­pleo. Por un la­do ca­si cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos, fa­mi­lias con el po­der ad­qui­si­ti­vo cer­ce­na­do y las as­pi­ra­cio­nes de los más jó­ve­nes dis­mi­nui­das; por otro, una mi­no­ría que uti­li­za la ley pa­ra ex­pa­triar fon­dos y pa­gar me­nos im­pues­tos. Y el con­cep­to de igual­dad de Ana­to­le Fran­ce (“La ley, en su ma­jes­tuo­sa equi­dad, prohí­be tan­to al ri­co co­mo al po­bre dor­mir de­ba­jo de un puen­te”), en fran­co re­tro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.