El año ne­gro, ne­grí­si­mo, que nos es­pe­ra

Em­pie­za un año con las peo­res pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas. El país aca­ba de en­trar en una nue­va re­ce­sión y el Go­bierno ha apro­ba­do el plan de ajus­te más du­ro de to­da la de­mo­cra­cia.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

año ne­gro el que se fue con las do­ce cam­pa­na­das la pa­sa­da No­che­vie­ja, y año ne­gro, ne­grí­si­mo, el que co­men­zó el pa­sa­do 1 de enero, con las peo­res pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas, con un país que, se­gún el mi­nis­tro de Eco­no­mía y Com­pe­ten­cia, Luis de Guin­dos, aca­ba de en­trar en una nue­va re­ce­sión, que es po­si­ble que se ex­tien­da a to­do el año 2012, y con el pri­mer plan de ajus­te que ha apro­ba­do el nue­vo Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, el plan más du­ro de sa­cri­fi­cios que ha co­no­ci­do el país en to­do el pe­rio­do de­mo­crá­ti­co.

Un plan de ajus­te que in­clu­ye un au­men­to de im­pues­tos (des­pués de que du­ran­te años los li­be­ra­les de la di­rec­ción del PP ha­yan ve­ni­do de­fen­dien­do que ha­bía que ir a una re­ba­ja de im­pues­tos, pa­ra que ese di­ne­ro que va a pa­rar al Es­ta­do es­té en ma­nos de los ciu­da­da­nos y de las em­pre­sas, que son los que con­su­men y crean pues­tos de tra­ba­jo), un en­ca­re­ci­mien­to de los ser­vi­cios bá­si­cos, una con­ge­la­ción sa­la­rial de he­cho, un au­men­to de las ho­ras tra­ba­ja­das por el mis­mo sa­la­rio, un re­cor­te de de­ter­mi­na­dos be­ne­fi­cios pa­ra jó­ve­nes y un plan de aho­rro tri­mes­tral, de ca­si 9.000 mi­llo­nes de eu­ros, que, por el mo­men­to, no afec­ta al Es­ta­do de Bie­nes­tar, pe­ro que, en to­do ca­so, se­gún ha anun­cia­do la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, es so­lo “el ini­cio del ini­cio”, dan­do a en­ten­der que el ver­da­de­ro ajus­te se pro­du­ci­rá a par­tir de mar­zo, con la ela­bo­ra­ción de los nue­vos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

To­do pa­ra in­ten­tar cum­plir el Plan de Es­ta­bi­li­dad con el que el Go­bierno se ha com­pro­me­ti­do, pa­ra lle­gar a fi­na­les de 2012 a un dé­fi­cit del 4,4% del PIB, ob­je­ti­vo di­fí­cil de cum­plir si, efec­ti­va­men­te, co­mo sos­tie­ne el nue­vo mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, el dé­fi­cit de 2011 se cie­rra, co­mo pa­re­ce, en un 8% y no en un 6%, co­mo real­men­te es­ta­ba pre­su­pues­ta­do y pac­ta­do con Bru­se­las.

¿Es po­si­ble, con una eco­no­mía en dura re­ce­sión y con un pa­ro que su­pera los cin­co mi­llo­nes de des­em­plea­dos, afron­tar un ajus­te de más de

36.000 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra que tri­pli­ca los ajus­tes que tu­vo que abor­dar, presionado por Bru­se­las, el Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro? ¿No co­rre­mos el ries­go, si no exis­te el mí­ni­mo es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co, de caer en una cri­sis a la ja­po­ne­sa, que dura ya 20 años? ¿Es po­si­ble pa­sar, en un so­lo año, de un 8% de dé­fi­cit del PIB a un 4,4% sin que eso pro­duz­ca una frac­tu­ra so­cial en un país que, aunque sen­si­bi­li­za­do con el ajus­te, te­me que re­cai­ga so­bre los de siem­pre? año ne­gro, ne­grí­si­mo, pa­ra la eco­no­mía y, tam­bién, pa­ra la po­lí­ti­ca, sal­pi­ca­da por nu­me­ro­sos ca­sos de co­rrup­ción, has­ta el pun­to de que un pre­si­den­te au­to­nó­mi­co, el va­len­ciano

Fran­cis­co Camps, es­tá com­pa­re­cien­do es­tos días an­te un ju­ra­do po­pu­lar por el es­cán­da­lo de los tra­jes, de­ri­va­do de la de­no­mi­na­da tra­ma Gür­tel, y otro, el de la Co­mu­ni­dad de las Is­las Ba­lea­res, Jau­me Ma­tas, se en­fren­ta a par­tir del día 9, en Pal­ma de Ma­llor­ca, a uno de los múl­ti­ples jui­cios pen­dien­tes por el lla­ma­do ca­so Pal­ma

Are­na, de des­via­ción de fon­dos pú­bli­cos, por el que se so­li­ci­tan pa­ra él ocho años de pri­sión por de­li­tos de mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, pre­va­ri­ca­ción, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, fal­se­dad en do­cu­men­to ofi­cial por fun­cio­na­rio pú­bli­co, fal­se­dad en do­cu­men­to mer­can­til y trá­fi­co de in­fluen­cias.

Pa­ra col­mo, un ex­mi­nis­tro, Jo­sé Blan­co, pue­de ser impu­tado en los pró­xi­mos días por de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias y cohe­cho, y es­tá pen­dien­te de de­cla­rar an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, mien­tras que el yerno de su ma­jes­tad el rey Juan Car­los,

Iña­ki Ur­dan­ga­rin, ha si­do ci­ta­do pa­ra de­cla­rar en el Juz­ga­do nú­me­ro 1 de Pal­ma, pa­ra fi­na­les del mes de fe­bre­ro, por un asun­to tam­bién re­la­cio­na­do con el ca­so Pal­ma Are­na.

De es­ta for­ma, por pri­me­ra vez en la his­to­ria es­pa­ño­la, al­guien re­la­cio­na­do con la Fa­mi­lia Real, ten­drá que com­pa­re­cer an­te un juez y an­te un fis­cal an­ti­co­rrup­ción, acu­sa­do de po­si­bles de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias, mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, fal­se­dad do­cu­men­tal, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, de­li­to fis­cal y blan­queo de ca­pi­ta­les, de­li­tos que pue­den su­po­ner la pe­ti­ción de más de ocho años de pri­sión.

Un pa­no­ra­ma, co­mo se ve, ne­gro, ne­grí­si­mo.

El ver­da­de­ro ajus­te se pro­du­ci­rá a par­tir de mar­zo, con la ela­bo­ra­ción de los nue­vos Pre­su­pues­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.