“La Co­ro­na es ren­ta­ble pa­ra el país y no de­be me­dir­se en fun­ción de su cos­te”

POR­TA­VOZ DEL GRU­PO PAR­LA­MEN­TA­RIO DEL PP. Ha si­do uno de los al­cal­des más em­ble­má­ti­cos del PP des­de el Ayun­ta­mien­to de Vi­to­ria y aho­ra se en­car­ga­rá de po­ner fir­mes a sus se­ño­rías du­ran­te es­ta nue­va le­gis­la­tu­ra. Cree que pa­ra el car­go tie­ne ex­pe­rien­cia de g

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GAMO FO­TO: BOR­JA SÁN­CHEZ TRI­LLO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

¿Le ha sor­pren­di­do la subida de im­pues­tos del Go­bierno?

No es­ta­ba pre­vis­to. Ha si­do con­se­cuen­cia de que la des­via­ción del dé­fi­cit era ma­yor de la es­pe­ra­da. Ha si­do una reac­ción del Go­bierno que man­da una se­ñal inequí­vo­ca de que se va a cum­plir con el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit. Por eso la me­di­da que se ha lan­za­do ha si­do tan fuer­te.

¿No es una es­ta­fa a los que les vo­ta­ron?

So­mos cons­cien­tes de que se pi­de a los ciu­da­da­nos un es­fuer­zo. La me­di­da es pro­vi­sio­nal por dos años por una si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria de agu­je­ro en las cuen­tas pú­bli­cas. No se quie­re bus­car un cam­bio en la es­truc­tu­ra im­po­si­ti­va de Es­pa­ña. La po­lí­ti­ca de in­cen­ti­vos que ven­drá des­pués ya es­tá com­pro­me­ti­da. En la se­gun­da par­te de la le­gis­la­tu­ra ha­brá una re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­ra reade­cuar los im­pues­tos que hay.

¿Por qué no su­bir los im­pues­tos pa­ra las ren­tas más al­tas, o el de so­cie­da­des?

La dis­cu­sión era su­bir el IVA o el IRPF. El pri­me­ro era po­co equi­ta­ti­vo y el de so­cie­da­des afec­ta de una ma­ne­ra muy di­rec­ta a los que quie­ren crear em­pleo.

¿Es­tá des­car­ta­da una subida del IVA?

Se ha ele­gi­do una subida tem­po­ral del IRPF pa­ra no to­car el IVA, por­que es­te se con­si­de­ra me­nos equi­ta­ti­vo y afec­ta más a la ac­ti­vi­dad.

Ra­joy anun­ció un re­cor­te de 16.500 mi­llo­nes, pe­ro es­pe­ra­rá a las elec­cio­nes an­da­lu­zas. ¿El país se pue­de per­mi­tir atra­sar o ade­lan­tar re­cor­tes por unas elec­cio­nes?

No es por esa ra­zón. El Go­bierno se ha an­ti­ci­pa­do con es­te pri­mer de­cre­to, pe­ro no pue­de hur­tar los Pre­su­pues­to en las Cor­tes ni sus­ti­tuir lo que es una vi­sión de con­jun­to pro­fun­da en los Pre­su­pues­tos.

Pe­ro es cu­rio­so que se atra­se jus­to pa­ra des­pués de las elec­cio­nes an­da­lu­zas.

No sé si tie­ne la coin­ci­den­cia po­lí­ti­ca o no, por­que no sa­be­mos la fe­cha.

Sa­car los Pre­su­pues­tos an­tes de las an­da­lu­zas tam­po­co les be­ne­fi­cia, ¿no?

Las co­sas vie­nen co­mo vie­nen, por­que tam­po­co se­ría po­si­ble pa­ra el Go­bierno de­cir que va­mos a ha­cer ya to­da la pre­vi­sión de ajus­te del año que vie­ne.

¿Có­mo se plan­tea la por­ta­vo­cía al fren­te del Gru­po Par­la­men­ta­rio Po­pu­lar?

Lo pri­me­ro, el man­da­to que te­ne­mos es cla­ro, de mu­cho tra­ba­jo, por­que va a ha­ber un Go­bierno que plan­tea­rá una gran ini­cia­ti­va y que tie­ne que lle­var a ca­bo un pro­gra­ma am­bi­cio­so de re­for­mas. Ade­más, es más ne­ce­sa­rio que nun­ca que ha­ya un debate in­for­ma­do y que se pro­duz­ca en el Par­la­men­to. La se­gun­da idea es el diá­lo­go, te­ne­mos una ma­yo­ría que ga­ran­ti­za que las de­ci­sio­nes del Go­bierno pue­dan te­ner un res­pal­do, pe­ro la si­tua­ción es tan ex­tra­or­di­na­ria, y las re­for­mas que que­re­mos ha­cer son de tal ca­la­do, que es ne­ce­sa­rio bus­car en­ten­di­mien­to con el res­to de las fuer­zas po­lí­ti­cas, sin­gu­lar­men­te con el PSOE. El ter­cer as­pec­to es la exi­gen­cia per­so­nal, res­pon­sa­bi­li­dad, trans­pa­ren­cia, bus­car la mo­de­ra­ción en el dis­cur­so.

¿Quie­re de­cir que has­ta aho­ra su gru­po ha es­ta­do en un ex­tre­mo?

No. El pro­yec­to de Ma­riano Ra­joy es un pro­yec­to de cen­tro, de mo­de­ra­ción y de cen­tra­li­dad.

¿Qué cualidades tie­ne pa­ra lle­var­lo ade­lan­te, cuál es su mo­de­lo a imi­tar?

Ten­go cier­ta ex­pe­rien­cia de ges­tión por­que fui al­cal­de, lue­go en po­lí­ti­ca, por­que ten­go mu­cha mi­li he­cha en el País Vas­co en cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, y tam­bién por­que es­tu­ve tra­ba­jan­do en el equi­po de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y he apren­di­do mu­cho de ella: el ri­gor, tra­ba­jar de­di­can­do tiem­po al tra­to hu­mano, tan­to con gen­te del pro­pio gru­po co­mo de otros gru­pos... So­ra­ya ha si­do la gran re­ve­la­ción po­lí­ti­ca de la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da, y pa­ra mí ha si­do una go­za­da tra­ba­jar en ese equi­po, eso es una re­fe­ren­cia. El PP tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta en es­te Par­la­men­to, pe­ro es­te es­tá muy frag­men­ta­do. ¿Qué ac­ti­tud ten­drá con el res­to? Yo no lo lla­ma­ría frag­men­ta­ción, lo lla­ma­ría plu­ra­lis­mo. Hay vo­ces di­ver­sas, plu­ra­les, eso es Es­pa­ña, y aquí hay vo­ces muy di­fe­ren­tes. El Par­la­men­to sir­ve pa­ra que se pue­dan es­cu­char las vo­ces y las opi­nio­nes más dis­tin­tas. Es bueno pa­ra no­so­tros. Oi­re­mos crí­ti­cas, ideas.

¿Ve po­si­ble acuer­dos con Amaiur?

La prio­ri­dad de to­dos los dipu­tados es de­fen­der el in­te­rés ge­ne­ral, y yo voy a bus­car diá­lo­gos so­bre es­to. A mí me pa­re­ce bien que ca­da uno ten­ga un pro­pó­si­to aquí, pe­ro no­so­tros no nos va­mos a dis­traer de las cues­tio­nes que afec­tan al in­te­rés ge­ne­ral. Las prio­ri­da­des son las preo­cu­pa­cio­nes de los ciu­da­da­nos. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial que vi­ve el país es nues­tra prio­ri­dad. So­bre eso no­so­tros va­mos a ha­blar, dia­lo­gar, dis­cu­tir y es­cu­char ideas. Si Amaiur tie­ne co­mo pro­pó­si­to la au­to­de­ter­mi­na­ción, eso no so­lo no tie­ne in­te­rés ge­ne­ral, sino que va con­tra él. Amaiur ten­drá que ver qué es lo que quie­re ha­cer aquí.

¿CIU se­rá su so­cio pre­fe­ren­te o su sal­va­vi­das en un mo­men­to da­do?

¿Por qué sal­va­vi­das? CIU es im­por­tan­te, tie­ne una tra­di­ción de pac­to y es­pe­ro que man­ten­gan ese es­pí­ri­tu. Co­no­ce­mos las di­fe­ren­cias, pe­ro tam­bién les de­ci­mos que la si­tua­ción es muy gra­ve y que va­mos to­dos jun­tos en el mis­mo bar­co.

¿Es par­ti­da­rio de que en el Con­gre­so se ha­blen las len­guas co­fi­cia­les?

Lo ra­zo­na­ble es que se uti­li­ce la len­gua co­mún. Los es­pa­ño­les te­ne­mos la for­tu­na de te­ner len­guas pro­pias en va­rias co­mu­ni­da­des y una co­mún. Es­te es un es­pa­cio co­mún y uti­li­za­mos la len­gua que es co­mún a to­dos. Tie­ne que en­ten­der­se con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad.

¿A quién pre­fie­re te­ner co­mo in­ter­lo­cu­tor, a Ru­bal­ca­ba o a Cha­cón?

Al que ten­ga el res­pal­do de su par­ti­do y ca­pa­ci­dad de de­ci­dir. Res­pe­to la de­ci­sión que to­me el PSOE.

El suel­do del Rey, ¿es mu­cho o po­co?

No­so­tros he­mos ve­ni­do re­fren­dan­do la ci­fra en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do y nos pa­re­ce ra­zo­na­ble. Yo va­lo­ro el ges­to de trans­pa­ren­cia. La gen­te tie­ne que en­ten­der que el sos­te­ni­mien­to de la ac­ti­vi­dad de la Co­ro­na y del Rey exi­ge un es­fuer­zo de fi­nan­cia­ción de to­dos. Es ex­tra­or­di­na­ria­men­te ren­ta­ble pa­ra el país en tér­mi­nos de pro­yec­ción ex­te­rior y de cohe­sión in­te­rior, y no de­be ser me­di­da en cuán­to nos cues­ta... Es una de las in­ver­sio­nes con más re­torno que ha­ce­mos los es­pa­ño­les.

¿Es­tá a fa­vor de des­pe­dir a fun­cio­na­rios?

No. El ob­je­ti­vo es ga­ran­ti­zar que en la Ad­mi­nis­tra­ción se pue­de fun­cio­nar de una ma­ne­ra ra­zo­na­ble, pe­ro la si­tua­ción es muy gra­ve. Ha­brá que ha­cer ajus­tes y hay que re­plan­tear­se su es­truc­tu­ra, por­que no la po­de­mos fi­nan­ciar. Mien­tras en Es­pa­ña se han des­trui­do en los úl­ti­mos cua­tro años más de dos mi­llo­nes de em­pleos, el pú­bli­co no ha he­cho más que su­bir. Hoy hay más fun­cio­na­rios que en 2008. No po­de­mos se­guir esa pro­gre­sión, por­que no lo po­de­mos fi­nan­ciar y su­po­ne una lo­sa pa­ra el con­jun­to de los ciu­da­da­nos.

La vio­len­cia con­tra la mu­jer, ¿es vio­len­cia de gé­ne­ro o fa­mi­liar?

Hay una vio­len­cia ma­chis­ta en Es­pa­ña y se produce en el seno de la fa­mi­lia. No sé por qué hay un in­ten­to en el PSOE de bus­car po­lé­mi­ca en un asun­to en el que te­ne­mos que es­tar jun­tos.

El co­mu­ni­ca­do que de­cía “vio­len­cia en el en­torno fa­mi­liar” lo emi­tió el Mi­nis­te­rio de Sanidad.

El PSOE tie­ne que arri­mar el hom­bro y em­pu­jar en es­te te­ma. El asun­to es gra­ve, las so­lu­cio­nes no han si­do efi­ca­ces, por­que el nú­me­ro de mu­je­res ase­si­na­das no ha de­ja­do de cre­cer úl­ti­ma­men­te. Es ne­ce­sa­rio que de­mos un nue­vo im­pul­so.

“El Go­bierno no le de­be na­da a los te­rro­ris­tas y la pre­sión no de­be caer so­bre él, sino so­bre ETA” “La dis­cu­sión era su­bir el IVA o el IRPF. Se op­tó por el se­gun­do por­que es más equi­ta­ti­vo”

¿El Go­bierno de­be dar al­gún pa­so res­pec­to a ETA?

El Go­bierno tie­ne que cum­plir la ley y man­te­ner una po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta fun­da­men­ta­da en la apli­ca­ción de la ley. Es muy im­por­tan­te la re­fe­ren­cia éti­ca de las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo y la de­fen­sa de la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia.

Pe­ro, ¿de­be­ría dar un pa­so?

El ob­je­ti­vo es que ETA se di­suel­va, y en la me­di­da en que ni se di­suel­ve ni en­tre­ga las ar­mas el men­sa­je es “soy una ame­na­za la­ten­te”. El Es­ta­do nun­ca pue­de dar un pa­so por­que ha­ya una ame­na­za, por­que lle­va im­plí­ci­to un chantaje. ETA tie­ne que di­sol­ver­se y des­apa­re­cer.

Y en­ton­ces el Go­bierno da­rá un pa­so.

No sé qué ti­po de pa­so. El Go­bierno no le de­be na­da a los te­rro­ris­tas, y la pre­sión no de­be re­caer so­bre él o los de­mó­cra­tas, sino en ETA y en los que du­ran­te más de 30 años de de­mo­cra­cia en Es­pa­ña han es­ta­do apo­yan­do la ac­ción te­rro­ris­ta de ETA. Ellos son los que tie­nen que de­mos­trar que real­men­te acep­tan las re­glas de la de­mo­cra­cia. No sé por qué no­so­tros de­be­mos dis­tor­sio­nar­la pa­ra que ellos que­pan. ¿Y ETA de­be­ría pe­dir per­dón a las víc­ti­mas o re­co­no­cer el da­ño cau­sa­do? De­be­ría con­de­nar el te­rro­ris­mo. No pue­de ser que el epí­lo­go de la his­to­ria del te­rro­ris­mo de ETA en Es­pa­ña sea que tu­vo al­gu­na uti­li­dad. To­do lo que no sea con­de­nar y pe­dir per­dón es re­co­no­cer una le­gi­ti­mi­dad a la ac­ción te­rro­ris­ta. ¿Pe­ro de­be pe­dir per­dón o re­co­no­cer el da­ño cau­sa­do a las víc­ti­mas? De­ben pe­dir per­dón a las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.