Los re­tos de la vi­ce­pre­si­den­ta en el CNI

So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría bus­ca es­tos días un di­rec­tor ci­vil que se­pa de In­te­li­gen­cia y con­si­ga que los es­pías ce­sa­dos no cons­pi­ren. La per­so­na ele­gi­da po­dría ser el ex­mi­nis­tro Fe­de­ri­co Tri­llo.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FER­NAN­DO RUE­DA

La vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, no ha querido des­ti­tuir ful­mi­nan­te­men­te al di­rec­tor del CNI, Félix Sanz Roldán, pa­ra evi­tar trans­mi­tir una ima­gen de ven­gan­za ha­cia un mi­li­tar iden­ti­fi­ca­do ideo­ló­gi­ca y per­so­nal­men­te con el Go­bierno sa­lien­te. Co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do que es el te­nien­te ge­ne­ral, su re­le­vo ha­bría si­do uno en­tre mu­chos, pe­ro pre­fi­rió que si­guie­ra unas se­ma­nas has­ta po­der ana­li­zar per­so­nal­men­te la lis­ta de sus­ti­tu­tos ela­bo­ra­da en el par­ti­do –se apun­ta co­mo res­pon­sa­ble de la mis­ma a Fe­de­ri­co Tri­llo- y ele­gir a su can­di­da­to. Co­mo ade­lan­tó Tiem­po an­tes de la ce­le­bra­ción de las elec­cio­nes, Ra­joy nun­ca se ha fia­do de Sanz Roldán, so­bre to­do por su de­ci­sión de de­cla­rar con­tra Tri­llo en

el jui­cio por el ac­ci­den­te del Yak 42 que cos­tó la vi­da a 62 mi­li­ta­res es­pa­ño­les, al­go que no hi­zo el res­to de al­tos man­dos que ocu­pa­ban car­gos en ese mo­men­to.

Se­gún fuen­tes cer­ca­nas al PP, la de­ci­sión de cam­biar de ubi­ca­ción al CNI no es­ta­ba pre­vis­ta ini­cial­men­te. Des­de su crea­ción en 1977 por el te­nien­te ge­ne­ral Ma­nuel Gu­tié­rrez Mellado, el or­ga­nis­mo es­ta­ba en­cua­dra­do en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, una de­ci­sión que se ha man­te­ni­do a lo lar­go de los años, a pe­sar de que rá­pi­da­men­te se cons­ta­tó que el Ce­sid –co­mo se lla­ma­ba en­ton­ces- no era un ser­vi­cio se­cre­to mi­li­tar y su prin­ci­pal mi­sión era ase­so­rar al pre­si­den­te del Go­bierno y a to­dos sus mi­nis­tros, y no so­lo al de De­fen­sa.

Ni el pre­si­den­te Za­pa­te­ro ni sus an­te­ce­so­res se ha­bían atre­vi­do a ha­cer el tras­pa­so. Pe­ro, po­co a po­co, los in­qui- li­nos de La Mon­cloa fue­ron re­qui­rien­do con más in­ten­si­dad el apo­yo del di­rec­tor del ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia. Sin em­bar­go, no que­rían ha­cer­lo de­pen­der de ellos pa­ra evi­tar que los ha­bi­tua­les es­cán­da­los que acom­pa­ñan una la­bor tan al fi­lo de la le­ga­li­dad pu­die­ra sal­pi­car­les. De he­cho, en la úl­ti­ma res­truc­tu­ra­ción le­gal lle­va­da a ca­bo en 2002, sien­do pre­si­den­te Jo­sé Ma­ría Az­nar, se es­ta­ble­ció la po­si­bi­li­dad de cam­biar su de­pen­den­cia. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de­ci­dió al po­co de lle­gar a la pre­si­den­cia que fue­ra su nú­me­ro dos, Ma­ría Te­re­sa Fernández de la Ve­ga, quien di­ri­gie­ra en la som­bra el CNI, aunque los mi­nis­tros de De­fen­sa man­tu­vie­ron una lí­nea de con­trol so­bre los es­pías.

Aho­ra, sim­ple­men­te, ese or­ga­ni­gra­ma de fun­cio­na­mien­to se ha ofi­cia­li­za­do, con las ven­ta­jas del fun­cio­na­mien­to del día a día, pe­ro con el in­con­ve­nien­te de que la sa­li­da a la luz de ex­ce­sos en el CNI im­pli­ca­ría di­rec­ta­men­te a Sáenz de San­ta­ma­ría. No obs­tan­te, un an­ti­guo agen­te re­cuer­da que cuan­do el es­cán­da­lo es de gran­des di­men­sio­nes “no hay cor­ta­fue­gos, co­mo ocu­rrió en 1995 con el des­cu­bri­mien­to de las es­cu­chas ile­ga­les del Ce­sid, que obli­ga­ron a di­mi­tir a su di­rec­tor, Man­glano, al mi­nis­tro Gar­cía Vargas y al vi­ce­pre­si­den­te Se­rra; en ese ca­so, el úni­co que no te­nía na­da que ver en el asun­to era el mi­nis­tro de De­fen­sa”.

Po­cas vo­ces se han le­van­ta­do a fa­vor del te­nien­te ge­ne­ral Sanz Roldán, que tu­vo que li­diar con un ma­les­tar ge­ne­ra­li­za­do en el in­te­rior del ser­vi­cio pro­vo­ca­do por la for­ma en que su an­te­ce­sor, Al­ber­to Saiz, lo di­ri­gía. El ín­ti­mo ami­go de Jo­sé Bono, que lo co­lo­có allí por ser un hom­bre de su ple­na con­fian­za, ce­só a más de 30 al­tos car­gos, que no lle­ga­ron a en­ten­der que en­tre­ga­ra to­do el po­der al res­pon­sa­ble de los gru­pos ope­ra­ti­vos y mi­nus­va­lo­ra­ra el tra­ba­jo de los di­rec­to­res de In­te­li­gen­cia. El ce­se de uno de ellos, Agus­tín Cas­si­ne­llo, fue el de­to­nan­te de la su­ble­va­ción de un nu­tri­do gru­po de di­rec­ti­vos y agen­tes, que fil­tra­ron a la pren­sa los ex­ce­sos de Saiz con el di­ne­ro de la Ca­sa, lo que a la pos­tre le cos­tó el pues­to. Sanz Roldán pu­so paz en el CNI des­de el prin­ci­pio. Le­van­tó de sus pues­tos a los ín­ti­mos co­la­bo­ra­do­res de su an­te­ce­sor y pa­só por al­to el pe­ca­do co­me­ti­do por cer­ca de 50 agen­tes que se su­ble­va­ron pa­ra car­gar­se a su je­fe.

En­fer­me­dad crónica.

Sáenz de San­ta­ma­ría va a en­con­trar­se un ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia con la gran en­fer­me­dad de los úl­ti­mos años sin re­sol­ver: los agen­tes son pro­fe­sio­na­les del es­pio­na­je, al mar­gen de que pro­ce­dan de las Fuer­zas Ar­ma­das o de la vi­da ci­vil. Si son ce­sa­dos, hay que bus­car­les un hue­co en el ser­vi­cio, y no se les pue­de echar.

El nue­vo di­rec­tor del CNI de­be­rá “mi­rar de­ba­jo de las al­fom­bras, pe­ro no sa­car a la luz lo que des­cu­bra” El PP no quie­re que se re­pi­tan fil­tra­cio­nes co­mo las del 11-M, por eso quie­re des­cu­brir los to­pos del PSOE

Por eso, cuan­do los ce­ses son nu­me­ro­sos –co­mo pa­só con Saiz-, se crean bol­sas de des­con­ten­tos que su­po­nen un gra­ve pro­ble­ma. Uno de los ob­je­ti­vos del Go­bierno de Za­pa­te­ro cuan­do, en su úl­ti­mo Con­se­jo de Mi­nis­tros an­tes de las elec­cio­nes, in­ten­tó apro­bar una re­for­ma del Es­ta­tu­to de Per­so­nal del CNI era, pre­ci­sa­men­te, so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma. La no­ti­cia se fil­tró y de­ci­die­ron con­ge­lar el plan.

Tam­bién ha que­da­do pen­dien­te la gran re­for­ma que Félix Sanz se ha­bía plan­tea­do: el có­di­go éti­co. Mu­chos no en­ten­die­ron nun­ca ese de­seo, da­do que los ser­vi­cios se­cre­tos se mue­ven con fre­cuen­cia en un te­rreno en el que ese ti­po de prin­ci­pios de­ben ser apar­ca­dos pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de de­fen­der los in­tere­ses de Es­pa­ña. Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo pa­re­cía es­tar en evi­tar si­tua­cio­nes co­mo la ci­ta­da su­ble­va­ción, cu­yos protagonistas si­guen en el cen­tro sin que su com­por­ta­mien­to ha­ya si­do cas­ti­ga­do. Sáenz de San­ta­ma­ría ten­drá que de­ci­dir si lle­va ade­lan­te la gran re­for­ma in­cum­pli­da de Sanz Roldán.

La de­ci­sión más im­por­tan­te que tie­ne que to­mar la vi­ce­pre­si­den­ta es quién se­rá el nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do del CNI. La ex­pe­rien­cia de los nombramientos adop­ta­dos por el Go­bierno po­pu­lar de Az­nar fue pe­no­sa. Pri­me­ro co­lo­ca­ron a un ex­per­to en In­te­li­gen­cia, el te­nien­te ge­ne­ral Javier Cal­de­rón, que, lle­va­do por sus de­seos de ven­gan­za, hi­zo una lim­pie­za en­tre los agen­tes en la que in­clu­yó a to­dos aque­llos que se ha­bían en­fren­ta­do con él y con su hi­ja, una di­rec­ti­va de la Ca­sa. Eso con­lle­vó que al­gu­nos re­pre­sa­lia­dos re­cor­da­ran pú­bli­ca­men­te su ac­tua­ción con­tro­ver­ti­da a fa­vor de al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes en el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do del 23-F.

En la se­gun­da le­gis­la­tu­ra cam­bia­ron el per­fil. Por pri­me­ra vez fue de­sig­na­do un ci­vil al fren­te del ser­vi­cio, Jor­ge Dez­ca­llar, que lle­vó a ca­bo una im­por­tan­te mo­der­ni­za­ción, pe­ro que tras los aten­ta­dos is­la­mis­tas del 11-M se des­mar­có del Eje­cu­ti­vo y man­tu­vo una ac­ti­tud que mo­les­tó so­bre­ma­ne­ra al PP. Es­pe­cial­men­te

cuan­do, tras el de­mos­tra­do fra­ca­so de su ges­tión al no im­pe­dir esos aten­ta­dos, fue pre­mia­do por el Go­bierno de Za­pa­te­ro con pues­tos en em­ba­ja­das tan im­por­tan­tes co­mo las del Va­ti­cano y EEUU. Aho­ra, las fuen­tes con­sul­ta­das por

Tiem­po afir­man que Sáenz de San­ta­ma­ría po­dría in­cli­nar­se por un ci­vil, un al­to car­go po­lí­ti­co que no fue­ra ajeno al fun­cio­na­mien­to de los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia. Así se ga­ran­ti­za­ría el con­trol y la ope­ra­ti­vi­dad del ser­vi­cio y, al mis­mo tiem­po, ha­ría de cor­ta­fue­gos si se produce un es­cán­da­lo.

Re­cor­tes eco­nó­mi­cos.

El nue­vo di­rec­tor, ade­más, de­be­rá apli­car con du­re­za la po­lí­ti­ca de re­cor­tes eco­nó­mi­cos que ha im­pues­to el pre­si­den­te Ra­joy a to­dos los es­ta­men­tos del Go­bierno. Sanz Roldán ya em­pe­zó a usar la ti­je­ra y a di­se­ñar una nue­va es­truc­tu­ra que pre­ten­día ser más ope­ra­ti­va y me­nos cos­to­sa. Eso sí, aler­tó pú­bli­ca­men­te del pro­ble­ma que se les pre­sen­ta­ba al asu­mir nue­vas ame­na­zas con­tra la se­gu­ri­dad del Es­ta­do y dis­mi­nuir el nú­me­ro de efec­ti­vos y de me­dios.

El CNI tie­ne ac­tual­men­te 3.500 agen­tes, que es­tán a la es­pe­ra de sa­ber si la po­lí­ti­ca de con­ge­la­ción de con­tra­tos pa­ra fun­cio­na­rios les afec­ta. Con­fían en que la ex­cep­ción pa­ra los Cuer­pos y Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do tam­bién les in­clu­ya a ellos, aunque da­do el tre­men­do in­cre­men­to de per­so­nal producido tras los aten­ta­dos te­rro­ris­tas del 11-M, tie­nen po­cas es­pe­ran­zas.

El pre­su­pues­to del ser­vi­cio fue en el año 2011 de 228 mi­llo­nes de eu­ros, en­tre los que des­ta­ca la par­ti­da de fon­dos re­ser­va­dos, que te­nía un va­lor de 17,8 mi­llo­nes de eu­ros. Es­tos fon­dos son de un va­lor es­tra­té­gi­co fun­da­men­tal, pues no so­lo sir­ven pa­ra pa­gar a los con­fi­den­tes, sino pa­ra dis­po­ner del di­ne­ro ne­ce­sa­rio cuan­do se pro­du­cen si­tua­cio­nes es­pe­cia­les, co­mo el se­cues­tro de es­pa­ño­les en el ex­tran­je­ro.

Sin du­da, la ta­rea más com­ple­ja que de­be­rá aco­me­ter el nue­vo Go­bierno es es­ta­ble­cer cuá­les se­rán los ob­je­ti­vos del CNI pa­ra el pre­sen­te año. La lla­ma­da Di­rec­ti­va de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal se aprue­ba ha­bi­tual­men­te en el mes de enero, aunque en es­ta oca­sión, pre­vi­si­ble­men­te, no da­rá tiem­po. Pri­me­ro ven­drá el nom­bra­mien­to del nue­vo di­rec­tor y des­pués se­rá él quien pre­sen­te a la Co­mi­sión De­le­ga­da del Go­bierno pa­ra Asun­tos de In­te­li­gen­cia la pro­pues­ta ini­cial de la Ca­sa. Pos­te­rior­men­te se­rá la vi­ce­pre­si­den­ta la que con ese do­cu­men­to es­ta­ble­ce­rá las prio­ri­da­des in­for­ma­ti­vas del Go­bierno, con las que se ela­bo­ra­rá la Di­rec­ti­va que ten­drá que apli­car el ser­vi­cio. Esa or­den ha­rá que el CNI es­ta­blez­ca cuá­les son los prin­ci­pa­les es­fuer­zos que de­be­rá lle­var a ca­bo y en qué áreas, pa­ra ga­ran­ti­zar que el Go­bierno dis­po­ne en to­do mo­men­to de la in­for­ma­ción con­fi­den­cial ne­ce­sa­ria pa­ra lle­var a ca­bo sus ta­reas.

To­pos con­tra el PP.

Una de las preo­cu­pa­cio­nes más im­por­tan­tes que han ex­pre­sa­do los miem­bros del PP que co­no­cen el fun­cio­na­mien­to del CNI –tam­bién en otros ca­sos co­mo las

Pa­ra el Go­bierno se­rá di­fí­cil apro­bar la Di­rec­ti­va de De­fen­sa Na­cio­nal en enero, tal y co­mo es pre­cep­ti­vo

fuer­zas de se­gu­ri­dad o los mi­nis­te­rio­ses iden­ti­fi­car a los to­pos con los que el Go­bierno sa­lien­te del PSOE ha­ya po­di­do tru­far las ins­ti­tu­cio­nes.

Uno de los gra­ves pro­ble­mas del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción, sea el PP o el PSOE, es la ca­ren­cia de in­for­ma­ción so­bre las ac­tua­cio­nes del Go­bierno. Pa­ra eso los to­pos son muy úti­les. Ya se vio en ca­sos cla­ve co­mo el del 11-M, cuan­do los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas pa­re­cían dis­po­ner de da­tos re­le­van­tes so­bre lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. El PP lle­gó a acu­sar a Ru­bal­ca­ba de dis­po­ner de to­pos en la po­li­cía y en el CNI que le in­for­ma­ban de lo que su­ce­día en las al­can­ta­ri­llas.

Por to­do ello los po­pu­la­res tie­nen cla­ro que el nue­vo di­rec­tor ten­drá que evi­tar que los sos­pe­cho­sos de co­la­bo­rar con Ru­bal­ca­ba es­tén en pues­tos con ac­ce­so a in­for­ma­ción sen­si­ble que po­dría per­ju­di­car­les. Al mis­mo tiem­po, sim­pa­ti­zan­tes del PP en la Ca­sa es­ta­rían pen­dien­tes de que el equi­po de Sanz Roldán no es­té procediendo a la des­truc­ción de pa­pe­les que po­drían de­jar en evi­den­cia su ac­tua­ción en los úl­ti­mos años tan­to por in­te­rés per­so­nal co­mo en apo­yo del Go­bierno so­cia­lis­ta.

A pe­sar de ello, fuen­tes del es­pio­na­je re­cuer­dan que lo ha­bi­tual en to­dos los tras­pa­sos de po­der es “mi­rar de­ba­jo de las al­fom­bras, pe­ro no sa­car a la luz lo que se des­cu­bra”, pues sen­ta­ría un mal pre­ce­den­te. Ade­más, los agen­tes cum­plen to­das las mi­sio­nes que les en­car­gan sin po­ner en du­da su le­ga­li­dad y no com­pren­de­rían que se cues­tio­na­ra su tra­ba­jo por un nue­vo di­rec­tor que les iba a en­car­gar tra­ba­jos si­mi­la­res.

El am­bien­te en el CNI es de ten­sión des­de ha­ce me­ses. Sa­bían que Sanz Roldán se iba a ir y lo que an­tes era una ad­he­sión in­que­bran­ta­ble po­co a po­co se ha ido con­vir­tien­do en un dis­tan­cia­mien­to es­tra­té­gi­co. La se­cre­ta­ria ge­ne­ral, Ele­na Sán­chez, que ha he­cho un gran tra­ba­jo y tras la lle­ga­da de Sanz di­ri­gía per­so­nal­men­te el día a día del ser­vi­cio, ha­bía co­lo­ca­do a sus peo­nes en los pues­tos al­tos y aho­ra to­do se pon­drá en cues­tión. Fuen­tes del CNI con­si­de­ran que Sán­chez es­pe­ra que el nue­vo di­rec­tor le con­ce­da un buen des­tino en el ex­tran­je­ro, don­de pue­da pa­sar unos cuan­tos años ale­ja­da de la vi­da po­lí­ti­ca de la se­de cen­tral. Es pre­vi­si­ble que el nue­vo di­rec­tor nom­bra­do por el PP ac­ce­da a ello pa­ra así no te­ner­la

ha­cien­do pa­si­llos en la se­de cen­tral. El pro­ble­ma lo pre­sen­tan el res­to de los al­tos car­gos, que sue­len ser re­no­va­dos po­co a po­co por gen­te nue­va. La di­plo­ma­cia del nue­vo di­rec­tor se­rá la que per­mi­ta ha­cer la tran­si­ción sin pro­ble­mas, pa­ra con­se­guir la ope­ra­ti­vi­dad que, sin du­da, se­rá el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría.

Vi­ce­pre­si­den­ta. Sáenz de San­ta­ma­ría, en su pri­me­ra rue­da de pren­sa pos­te­rior al Con­se­jo de Mi­nis­tros.

Re­le­vo. Sanz Roldán pue­de es­tar vi­vien­do sus úl­ti­mos

días al fren­te del CNI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.