La cohe­ren­cia y los dis­cur­sos

Sor­pren­de que el pre­si­den­te del Go­bierno re­cu­rra al es­ca­mo­teo de los asun­tos de su res­pon­sa­bi­li­dad, mien­tras el Rey se mues­tra cla­ro y trans­pa­ren­te.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUERRA

en es­pa­ña se da una ten­den­cia ge­ne­ral a en­jui­ciar los acon­te­ci­mien­tos con un tin­te dra­má­ti­co. Lo ha­cen los ciu­da­da­nos en su vi­da co­ti­dia­na y lo am­pli­fi­can los que tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ofre­cer la in­for­ma­ción de lo su­ce­di­do ca­da día, aunque, co­mo es ló­gi­co, no to­dos los días se pro­duz­can he­chos no­ti­cia­bles. En el fi­nal del año que aca­ba­mos de aban­do­nar sí se han da­do al­gu­nas cir­cuns­tan­cias que me­re­cen ser co­men­ta­das aunque val­dría la pe­na que se hi­cie­ra sin apor­tar más tono dra­má­ti­co a lo su­ce­di­do. Dos dis­cur­sos han mo­ti­va­do co­men­ta­rios no siem­pre coin­ci­den­tes, lo que re­sul­ta ló­gi­co. Son los pro­nun­cia­dos por Ma­riano Ra­joy en la se­sión en la que so­li­ci­ta­ba la in­ves­ti­du­ra del Con­gre­so de los Dipu­tados pa­ra su nom­bra­mien­to co­mo pre­si­den­te del Go­bierno y el dis­cur­so, char­la a las fa­mi­lias o sa­lu­ta­ción de Na­vi­dad, del rey Juan Car­los.

Del pri­me­ro que­dó muy re­sal­ta­da la fal­ta de en­tu­sias­mo del can­di­da­to a la Pre­si­den­cia del Go­bierno. Se sa­bía que los nú­me­ros le ga­ran­ti­za­ban la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir la in­ves­ti­du­ra, pe­ro tal cir­cuns­tan­cia no pue­de jus­ti­fi­car que to­ma­ra co­mo un trá­mi­te el debate que le ha­ría go­ber­nan­te de la na­ción. No es ne­ce­sa­rio en­trar a ana­li­zar la con­duc­ta éti­ca de un di­ri­gen­te po­lí­ti­co que so­lo un año an­tes se opu­so a un re­cor­te pre­su­pues­ta­rio de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que pu­so en pe­li­gro de una in­ter­ven­ción eu­ro­pea de la eco­no­mía es­pa­ño­la, pa­ra pro­po­ner aho­ra un re­cor­te de 16.500 mi­llo­nes. Es de­cir, lo mis­mo que re­cha­zó es­can­da­li­za­do un año an­tes y aho­ra pro­po­ne aña­dir so­bre los 15.000 mi­llo­nes de re­cor­te de en­ton­ces. Es es­ta do­ble ma­ne­ra de ac­tuar en po­lí­ti­ca lo que ge­ne­ra dis­tan­cia en­tre los re­pre­sen­tan­tes y los re­pre­sen­ta­dos. Pe­ro, co­mo que­da di­cho, no es pre­ci­so en­trar en es­tas im­por­tan­tes con­tra­dic­cio­nes pa­ra com­pro­bar que el aspirante a pre­si­dir el Go­bierno no da­ba gran im­por­tan­cia al ac­to que se ce­le­bra­ba en el Par­la­men­to. En un dis­cur­so en el que se ex­po­ne un pro­gra­ma de go­bierno, ¿se pue­den omi­tir as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la ac­ción de un go­bierno? El se­ñor Ra­joy no men­cio­nó, ni con una so­la pa­la­bra, su pro­yec­to de in­fraes­truc­tu­ras de la na­ción, no ha­bló del plan de co­mu­ni­ca­cio­nes, ca­rre­te­ras, fe­rro­ca­rri­les o ae­ro­puer­tos. Se ol­vi­dó (sic) de que al­go de­bía de­cir so­bre un plan de in­cen­ti­vo a la in­ves­ti­ga­ción, hoy ele­men­to sus­tan­cial en el pro­gre­so de un país. No qui­so ofre­cer sus in­ten­cio­nes en ma­te­ria cul­tu­ral. Na­da di­jo de sus pro­pó­si­tos en cuan­to a la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, ni so­bre cuál se­ría su ac­tua­ción fren­te a los nu­me­ro­sos ca­sos de co­rrup­ción que afec­tan a los di­ri­gen­tes de su par­ti­do. La­gu­nas tan im­por­tan­tes no pue­den es­tar mo­ti­va­das por la dis­trac­ción a la ho­ra de ela­bo­rar el dis­cur­so, más bien pa­re­cen sig­nos de la es­ca­sa re­le­van­cia que la de­re­cha es­pa­ño­la otor­ga al Par­la­men­to, lo que nos re­cuer­da el se­gun­do man­da­to del an­te­rior pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar. Da la im­pre­sión de que los di­ri­gen­tes del par­ti­do con­ser­va­dor si­guen una má­xi­ma po­co de­mo­crá­ti­ca: “Si tie­nes ma­yo­ría ab­so­lu­ta, qué te im­por­ta el Par­la­men­to. Se vo­ta y pun­to”.

Si así fue­ra, los con­ser­va­do­res se equi­vo­ca­rían por se­gun­da vez. En po­lí­ti­ca to­das las fac­tu­ras se pa­gan, co­mo ha po­di­do com­pro­bar el PSOE. Los erro­res en po­lí­ti­ca pue­den dar la im­pre­sión de que no afec­tan a la opi­nión de los elec­to­res, pe­ro no es ver­dad; las fac­tu­ras que hay que pa­gar por los erro­res po­lí­ti­cos no lle­van fe­cha de eje­cu­ción, pe­ro lle­ga un día en el que se po­nen al co­bro. El Par­ti­do Po­pu­lar de­be­ría te­ner en ma­yor y me­jor con­si­de­ra­ción a la ins­ti­tu­ción par­la­men­ta­ria. el dis­cur­so na­vi­de­ño del rey juan car­los es un ejer­ci­cio siem­pre di­fí­cil, com­pli­ca­do. Se le pi­de con­te­ni­do pe­ro que no de­ri­ve en una in­ter­pre­ta­ción de par­te, que no pue­da ser iden­ti­fi­ca­do con las po­si­cio­nes po­lí­ti­cas de unos u otros. En es­ta oca­sión se es­pe­ra­ba su dis­cur­so con una cier­ta mor­bo­si­dad a cau­sa de la im­pli­ca­ción del ma­ri­do de una de las in­fan­tas en un ca­so de irre­gu­la­ri­dad eco­nó­mi­ca vin­cu­la­da a las ope­ra­cio­nes de co­rrup­ción que im­pli­can a los di­ri­gen­tes el Par­ti­do Po­pu­lar en Ba­lea­res y en la Co­mu­ni­dad de Va­len­cia.

El Rey no rehu­yó el asun­to en su dis­cur­so, y de for­ma ele­gan­te pe­ro con con­tun­den­cia es­ta­ble­ció la nor­ma pa­ra lo que pue­da afec­tar a su en­torno: “La jus­ti­cia es igual pa­ra to­dos”. Pe­ro no se de­tu­vo ahí,

El mi­nis­tro a quien se en­co­mien­da la re­so­lu­ción de la cri­sis fue el má­xi­mo di­ri­gen­te en Es­pa­ña de la en­ti­dad que la oca­sio­nó

agre­gó una re­fle­xión que por las pa­la­bras uti­li­za­das se di­ri­gía muy di­rec­ta­men­te al ca­so en cues­tión: “Cuan­do se pro­du­cen con­duc­tas irre­gu­la­res que no se ajus­tan a la le­ga­li­dad o la éti­ca, es na­tu­ral que la so­cie­dad reac­cio­ne. Afor­tu­na­da­men­te, vi­vi­mos en un Es­ta­do de De­re­cho, y cual­quier ac­tua­ción cen­su­ra­ble de­be­rá ser juz­ga­da y san­cio­na­da con arre­glo a la Ley. La jus­ti­cia es igual pa­ra to­dos. No de­be­mos, sin em­bar­go, ge­ne­ra­li­zar los com­por­ta­mien­tos in­di­vi­dua­les, so pe­na de co­me­ter una gran in­jus­ti­cia”. Un pá­rra­fo me­di­ta­do, pre­ci­so, me­di­do, con el que el Rey mos­tró una po­si­ción más de­ci­di­da de to­mar las co­sas de fren­te y plan­tear las ra­zo­nes y sus con­se­cuen­cias sin ocul­tar­se ba­jo el pa­ra­pe­to de ha­blar ge­né­ri­ca­men­te, sin com­pro­mi­so con los he­chos y las ideas. Sor­pren­de que quien es­tá lla­ma­do al com­pro­mi­so cla­ro y con­cre­to con los ciu­da­da­nos, el pre­si­den­te del Go­bierno, re­cu­rra al es­ca­mo­teo de los asun­tos com­ple­jos de su res­pon­sa­bi­li­dad, y que quien os­ten­ta una po­si­ción de re­pre­sen­ta­ción y sím­bo­lo dé me­jo­res mues­tras de cla­ri­dad y trans­pa­ren­cia. la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la tie­ne esas in­con­gruen­tes mues­tras de con­tra­dic­ción que ha­cen di­fí­cil com­pren­der la ac­tua­ción de los po­de­res pú­bli­cos. Un ejem­plo más. El nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno ha de­sig­na­do mi­nis­tro de Eco­no­mía a Luis de

Guin­dos. No se tra­ta de ha­cer un jui­cio so­bre la la­bor que aún no ha he­cho más que co­men­zar. La cues­tión que se plan­tean los ciu­da­da­nos que no es­tán di­rec­ta­men­te vin­cu­la­dos a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca ex­ce­de y re­ba­sa un jui­cio so­bre la com­pe­ten­cia del nue­vo mi­nis­tro. Cuan­do un ciu­da­dano nor­mal co­no­ce que aquél a quien se en­co­mien­da la re­so­lu­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca desem­pe­ñó la má­xi­ma re­pre­sen­ta­ción en Es­pa­ña de Leh­man Brot­hers, pre­ci­sa­men­te la en­ti­dad fi­nan­cie­ra cu­ya de­fi­cien­te y frau­du­len­ta ges­tión oca­sio­nó la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que aso­la al mun­do, no pue­de te­ner otra reac­ción que el des­con­cier­to, el es­tu­por, la in­com­pren­sión.

Des­gra­cia­da­men­te la ca­pa­ci­dad de in­dig­na­ción en la so­cie­dad –a pe­sar de las acam­pa­das de los

in­dig­na­dos- es muy re­du­ci­da, pues no se ha vis­to una reac­ción co­lec­ti­va a ta­ma­ño desa­tino, y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han op­ta­do por no dar nin­gu­na im­por­tan­cia a la in­cohe­ren­te de­ci­sión: con­fiar apa­gar el fue­go a uno de los que lo pro­vo­ca­ron con su ac­tua­ción.

La vi­da pú­bli­ca se ha­ce in­com­pren­si­ble pa­ra el ciu­da­dano me­dio por­que los ac­tos pú­bli­cos son a ve­ces in­trín­se­ca­men­te in­com­pren­si­bles. De ello se de­ri­va el des­pres­ti­gio de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, aunque tal vez sea eso lo que al­gu­nos bus­can, a te­nor de los nue­vos Go­bier­nos en Ita­lia y Gre­cia sin le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.