Los ne­go­cios de Ur­dan­ga­rin

La ins­truc­ción ju­di­cial ha rea­li­za­do los pri­me­ros cálcu­los so­bre el di­ne­ro re­ci­bi­do por el yerno del Rey de di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El le­van­ta­mien­to del se­cre­to del su­ma­rio del ca­so Ur­dan­ga­rin y la fe­cha pa­ra la de­cla­ra­ción del yerno del Rey an­te el juez co­mo impu­tado se han con­ver­ti­do en las no­ve­da­des más im­por­tan­tes de es­te es­cán­da­lo. Ur­dan­ga­rin de­cla­ra­rá an­te el juez de ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Pal­ma de Ma­llor­ca, Jo­sé Cas­tro Ara­gón, el pró­xi­mo 25 de fe­bre­ro, des­pués de que el ma­gis­tra­do de­ci­die­ra la impu­tación del du­que de Pal­ma.

El du­que de Pal­ma de­be­rá res­pon­der an­te el juez de cual­quier re­la­ción con el co­bro de fon­dos pú­bli­cos di­rec­ta­men­te o a tra­vés de so­cie­da­des u otro ti­po de en­ti­da­des. En­tre los nue­vos des­cu­bri­mien­tos que se pro­du­cen a par­tir del le­van­ta­mien­to del se­cre­to del su­ma­rio des­ta­can los in­for­mes que cuan­ti­fi­can en 5,8 mi­llo­nes de eu­ros el di­ne­ro co­bra­do a tra­vés del Ins­ti­tu­to Nóos de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en­tre 2004 y 2007. La fis­ca­lía cal­cu­la que las can­ti­da­des que no fue­ron jus­ti­fi­ca­das con fac­tu­ras, o sin fac­tu­ras re­la­cio­na­das con los tra­ba­jos, más las can­ti­da­des re­ci­bi­das por Ur­dan­ga­rin y su so­cio Die­go To­rres as­cien­den a 1,4 mi­llo­nes de eu­ros, unos 350.000 eu­ros por año en­tre los dos.

Los in­gre­sos de Iña­ki Ur­dan­ga­rin han te­ni­do su ori­gen no so­lo en sus ne­go­cios a tra­vés de las em­pre­sas im­pli­ca­das

El Ins­ti­tu­to Nóos re­ci­bió 5,8 mi­llo­nes de di­ne­ro pú­bli­co en ape­nas cua­tro años

aho­ra en es­te ca­so, sino tam­bién en su tra­ba­jo en Te­le­fó­ni­ca La­ti­noa­mé­ri­ca, al que se in­cor­po­ró des­pués de que un en­via­do de la Ca­sa Real le re­co­men­da­ra des­li­gar­se de las ac­ti­vi­da­des de sus em­pre­sas y del Ins­ti­tu­to Nóos y que buscara tra­ba­jo fue­ra de Es­pa­ña.

Pa­raí­sos fis­ca­les.

La ins­truc­ción ju­di­cial con­si­de­ra que el du­que de Pal­ma se apro­pió de los fon­dos ob­te­ni­dos de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y ca­na­li­zó bue­na par­te de ellos ha­cia pa­raí­sos fis­ca­les. Nóos, una pa­la­bra grie­ga que sig­ni­fi­ca “in­te­li­gen­cia”, da nom­bre al ins­ti­tu­to con el que Iña­ki Ur­dan­ga­rin ofre­ció a di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas sus ser­vi­cios, es­pe­cial­men­te en even­tos re­la­cio­na­dos con el pa­tro­ci­nio de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, so­bre to­do en Ba­lea­res y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

El le­van­ta­mien­to del se­cre­to del su­ma­rio ha des­ta­pa­do tam­bién que, pa­ra sus ope­ra­cio­nes de ca­na­li­za­ción del di­ne­ro al ex­te­rior y a pa­raí­sos fis­ca­les, Ur­dan­ga­rin fue ase­so­ra­do por el abo­ga­do Salvador Trin­xet, un es­pe­cia­lis­ta en la ges­tión de pa­tri­mo­nios y en el uso de fór­mu­las ju­rí­di­cas pa­ra la co­lo­ca­ción de for­tu­nas fue­ra de Es­pa­ña. Trin­xet, ade­más, in­ten­tó sin éxi­to com­prar ha­ce tiem­po la em­pre­sa fi­la­té­li­ca Afin­sa, tras el des­ca­la­bro de la mis­ma y su in­ter­ven­ción ju­di­cial. Los do­mi­ci­lios de las so­cie­da­des del des­pa­cho de Trin­xet y de una de las em­pre­sas cla­ve en el ca­so Ur­dan­ga­rin, De Goes Cen­ter for Sta­kehol­der Ma­na­ge­ment coin­ci­den. Es­ta úl­ti­ma so­cie­dad, se­gún la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, es la cla­ve de las ope­ra­cio­nes de ca­na­li­za­ción de fon­dos ha­cia otra em­pre­sa con el mis­mo nom­bre en el pa­raí­so fis­cal de Be­li­ce. Ade­más, es la due­ña de la Fun­da­ción De­por­te, Cul­tu­ra e In­te­gra­ción So­cial, que fue uti­li­za­da en los úl­ti­mos años por el du­que de Pal­ma pa­ra se­guir con la cap­ta­ción de fon­dos des­pués de que la Ca­sa Real le acon­se­ja­ra des­li­gar­se de ellos. La fun­da­ción, de­di­ca­da a ni­ños en­fer­mos y dis­ca­pa­ci­ta­dos, al­qui­ló un ve­le­ro, se­gún la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, que fue ce­di­do me­dian­te un con­tra­to pa­ra uso de Die­go To­rres, so­cio de Iña­ki Ur­dan­ga­rin.

No­ve­da­des so­bre la in­fan­ta.

El su­ma­rio del ca­so tam­bién ha da­do a co­no­cer que Ur­dan­ga­rin reali­zó al­gu­na de sus ges­tio­nes pa­ra la con­tra­ta­ción con el Go­bierno ba­lear de Jau­me Ma­tas en el pa­la­cio de Ma­ri­vent, re­si­den­cia de ve­rano de los Re­yes si­tua­do en Ma­llor­ca, re­la­cio­na­das con el in­ten­to de la com­pra del equi­po de ciclismo Ba­nes­to por par­te del Go­bierno ba­lear. Ade­más, co­mo en la em­pre­sa Ai­zoon, una de las so­cie­da­des que fac­tu­ra­ron ser­vi­cios al Ins­ti­tu­to Nóos, apa­re­ce la in­fan­ta Cris­ti­na, en la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial han aflo­ra­do nue­vos de­ta­lles so­bre la hi­ja

del Rey. Es­ta em­pre­sa, cu­yo nom­bre de­sig­na una plan­ta de cu­yas ce­ni­zas se ob­tie­ne la so­sa, apa­re­ce en una de­cla­ra­ción de la ren­ta de la in­fan­ta Cris­ti­na.

La ins­truc­ción ju­di­cial tam­bién se ha en­con­tra­do con que la in­fan­ta co­bró 90.000 eu­ros anua­les de su tra­ba­jo en La Cai­xa y otros 72.000 que le des­ti­nó el rey Juan Car­los del pre­su­pues­to de la Ca­sa Real, lo que ha­ce un to­tal de 162.000 eu­ros anua­les. Pre­ci­sa­men­te a fi­na­les del mes de di­ciem­bre la Ca­sa Real hi­zo pú­bli­co el des­glo­se de su pre­su­pues­to, in­clui­do el suel­do del Rey, co­mo prue­ba de trans­pa­ren­cia fren­te al es­cán­da­lo que afec­ta al du­que de Pal­ma. La Ca­sa Real in­for­mó que la Rei­na y las in­fan­tas co­bra­ron un to­tal de 375.000 eu­ros anua­les, sin en­trar a des­agre­gar lo que per­ci­bían de for­ma se­pa­ra­da la Rei­na y sus hi­jas. Sin em­bar­go, con los da­tos que apa­re­cen en el su­ma­rio del ca­so Ur­dan­ga­rin pue­de cal­cu­lar­se que la Rei­na ten­dría asig­na­da una can­ti­dad de unos 144.000 eu­ros anua­les por 72.000 por ca­da in­fan­ta. De es­ta ma­ne­ra, la rei­na co­bra­ría apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad que el rey Juan Car­los y las in­fan­tas, a su vez, la mi­tad que la Rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.