Los ex­per­tos te­men una olea­da de pa­te­ras

Los es­pe­cia­lis­tas en in­mi­gra­ción aler­tan de que Ma­rrue­cos po­dría mi­rar pa­ra otro la­do y de­jar que un ma­yor nú­me­ro de in­mi­gran­tes afri­ca­nos lle­guen has­ta nues­tras cos­tas coin­ci­dien­do con la vic­to­ria del PP.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FER­NAN­DO RUE­DA

La úl­ti­ma vez que pa­só fue en ju­lio de es­te año. Un inusual nú­me­ro de pa­te­ras al­can­zó las cos­tas de di­ver­sas pro­vin­cias es­pa­ño­las. Apa­re­cie­ron en zo­nas po­co ha­bi­tua­les co­mo Mur­cia, Ali­can­te, Ma­llor­ca o Gra­na­da, con lo que evi­ta­ban las zo­nas ha­bi­tua­les en las que es­ta­ba cen­tra­do el Sis­te­ma In­te­gral de Vi­gi­lan­cia del Es­tre­cho. Fuen­tes ofi­cia­les acha­ca­ron el he­cho a la me­jo­ra del tiem­po, al­go im­por­tan­te, pe­ro na­da de­ter­mi­nan­te. En pri­va­do, sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas re­co­no­cían que era una re­pe­ti­ción del “men­sa­je ci­fra­do” que las au­to­ri­da­des de Ma­rrue­cos en­vían tra­di­cio­nal­men­te pa­ra ma­ni­fes­tar su ma­les­tar por las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas es­pa­ño­las.

Se­gún ex­per­tos en in­mi­gra­ción del Go­bierno so­cia­lis­ta y del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, si Ma­riano Ra­joy no mues­tra des­de el prin­ci­pio de su man­da­to una po­lí­ti­ca cla­ra que no sea de en­fren­ta­mien­to con los pos­tu­la­dos bá­si­cos del reino alaui­ta en te­mas co­mo el del Sáha­ra, en cuan­to ha­ga buen tiem­po vol­ve­re­mos a ver una in­va­sión de pa­te­ras en cos­tas es­pa­ño­las.

“Ma­rrue­cos dis­po­ne de los me­dios ade­cua­dos, in­clui­do un bar­co que ha si­do de mu­cha uti­li­dad, pa­ra im­pe­dir la lle­ga­da a las cos­tas de Es­pa­ña de in­mi­gran­tes afri­ca­nos –di­ce una fuen­te de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de In­mi­gra­ción-. Pe­ro cuan­do quie­ren, mi­ran pa­ra otro la­do, de tal for­ma que nun­ca se les pue­da acu­sar de inac­ti­vi­dad. Eso sí, sa­ben per­fec­ta­men­te que su men­sa­je lle­ga a Es­pa­ña. Si quie­ren des­ta­car el men­sa­je y au­men­tar la pre­sión, sue­len uti­li­zar los asal­tos de sub­saha­ria­nos a la fron­te­ra con Me­li­lla, que nun­ca tie­nen lu­gar cuan­do las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les van vien­to en po­pa”.

Y es que a na­die se le ocul­ta que la lle­ga­da del Par­ti­do Po­pu­lar al po­der ha si­do aco­gi­da por las au­to­ri­da­des de Ma­rrue­cos con mu­cha pre­ven­ción, in­clu­so al­guno de sus dia­rios ofi­cia­les, co­mo Le Soir, la ha ca­li­fi­ca­do co­mo “peligrosa pa­ra las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les”. Ra­joy es vis­to co­mo un hom­bre de Jo­sé Ma­ría Az­nar, la bi­cha pa­ra los ma­rro­quíes. En­tre to­das las afren­tas que han re­ci­bi­do en los úl­ti­mos años una de las prin­ci­pa­les, si no la prin­ci­pal, fue la for­ma en que el en­ton­ces pre­si­den­te es­pa­ñol re­con­quis-

La lle­ga­da del PP al po­der ha si­do aco­gi­da por las au­to­ri­da­des de Ma­rrue­cos con mu­cha pre­ven­ción

tó por las ar­mas la is­la de Pe­re­jil, to­ma­da por un pu­ña­do de po­li­cías ma­rro­quíes.

Las re­la­cio­nes en los úl­ti­mos ocho años con el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro me­jo­ra­ron ini­cial­men­te, pe­ro aca­ba­ron con gra­ves en­fren­ta­mien­tos. El te­ma del Sáha­ra es uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los en la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes. El Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta sua­vi­zó la tra­di­cio­nal po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de apo­yo in­con­di­cio­nal a un re­fe­rén­dum, po­nien­do én­fa­sis en lo que con­si­de­ra­ban pro­gre­sos de­mo­crá­ti­cos en el país ins­pi­ra­dos por el rey Moha­med VI.

Es­ta pos­tu­ra, sin em­bar­go, no te­nía na­da que ver con la que man­te­nía el Par­ti­do Po­pu­lar, cla­ra­men­te ali­nea­do con los de­seos del Fren­te Polisario. De he­cho, en no­viem­bre del año pa­sa­do se vi­vió un du­ro en­fren­ta­mien­to por cul­pa de la ins­ta­la­ción de un cam­pa­men­to de pro­tes­ta por par­te del pue­blo saha­raui en las afue­ras de El Aaiún, que se con­vir­tió du­ran­te se­ma­nas en la lla­ma que en­cen­dió la de­fen­sa pú­bli­ca de sus de­re­chos. Des­man­te­la­do a prin­ci­pios de ese mes, nu­me­ro­sos gru­pos de la opo­si­ción, en­tre ellos el PP, cri­ti­ca­ron con du­re­za al ré­gi­men alaui­ta.

Moha­med VI se sin­tió ofen­di­do por la pos­tu­ra del par­ti­do de Ra­joy, su gen­te ta­chó de pro­vo­ca­dor al di­ri­gen­te po­pu­lar y unas se­ma­nas des­pués le mon­ta­ron una ma­ni­fes­ta­ción en Ca­sa­blan­ca al gri­to de “Par­ti­do Po­pu­lar, enemi­go de Ma­rrue­cos”. Es­ta con­cen­tra­ción fue tan ofi­cial que asis­tió el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro, Ab­bas el Fas­si. Ra­joy ni se in­mu­tó. To­do co­men­za­ba a apun­tar que po­dría ser el si­guien­te pre­si­den­te del Go­bierno, lo cual no so­lo no le im­pi­dió, sino que le ani­mó a dar un ca­rác­ter es­pe­cial a su vi­si­ta ese año a Me­li­lla en apo­yo de los po­li­cías que su­frían el aco­so de ciu­da­da­nos ma­rro­quíes que ce­rra­ban la fron­te­ra a su an­to­jo cuan­do les da­ba la ga­na sin que las fuer­zas alaui­tas hi­cie­ran na­da.

Es­tos en­fren­ta­mien­tos han lle­va­do a que las re­la­cio­nes ac­tua­les de la cú­pu­la del PP sean ca­si nu­las con los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de un país con el que te­ne­mos tan­tas y tan pro­fun­das re­la­cio­nes. De he­cho, en Ma­rrue­cos ha preo­cu­pa­do la caí­da en des­gra­cia del úni­co po­lí­ti­co po­pu­lar que se ha sa­li­do de la lí­nea ofi­cial del par­ti­do y que man­tie­ne unas per­fec­tas re­la­cio­nes con ellos, Gus­ta­vo de Arís­te­gui. To­do cam­bia­ría, es­pe­ran en Ma­rrue­cos, si De Arís­te­gui fue­ra de­sig­na­do em­ba­ja­dor, al­go que in­ter­pre­ta­rían co­mo un ges­to de bue­na vo­lun­tad. Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes no tie­nen de­ma­sia­das es­pe­ran­zas de que se pro­duz­ca ese ges­to. De he­cho, el nue­vo je­fe del Go­bierno ma­rro­quí, el is­la­mis­ta mo­de­ra­do Ab­de­li­lah Ben­ki­ra­ne, ha afir­ma­do re­cien­te­men­te que “si el PP con­ti­núa apo­yan­do al Polisario, es­ta­rá ju­gan­do una ma­la car­ta con Ma­rrue­cos”.

El Fren­te Polisario, por su par­te, man­tie­ne la pos­tu­ra con­tra­ria. El em­ba­ja­dor de la Re­pú­bli­ca Ára­be Saha­raui De­mo­crá­ti­ca en Ar­ge­lia, Brahim Ga­li, ha de­ja­do cla­ro que es­pe­ra que Ma­riano Ra­joy si­ga la po­lí­ti­ca de Jo­sé Ma­ría Az­nar y de­fien­da los es­fuer­zos de Na­cio­nes Uni­das de ca­ra a la au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo saha­raui.

Pa­te­ra. Una em­bar­ca­ción de in­mi­gran­tes lle­ga al puer­to

de Te­ne­ri­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.