¿Qué es un país com­pe­ti­ti­vo?

El Go­bierno quie­re con­ver­tir la eco­no­mía es­pa­ño­la en una de las más pre­sen­tes en el mun­do, sin que aún es­té cla­ro cuál es el mo­de­lo, si el de Chi­na o el de Sui­za.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PINAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La com­pe­ti­ti­vi­dad ha as­cen­di­do a ca­te­go­ría de mi­nis­te­rio en el nue­vo Go­bierno, na­da me­nos que en la car­te­ra que di­ri­ge el tam­bién mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, el nom­bre que to­dos es­pe­ra­ban pa­ra co­no­cer en quién re­cae­ría la ta­rea de re­cu­pe­rar la eco­no­mía es­pa­ño­la. Re­le­ga­da has­ta aho­ra al ni­vel de Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do, sur­ge co­mo la se­gun­da prio­ri­dad prin­ci­pal del Go­bierno, un con­cep­to -com­pe­ti­ti­vi­dad-“am­bi­guo”, se­gún los aná­li­sis y ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te se­ma­na­rio. En pri­mer lu­gar, por­que su­po­ne apli­car a los paí­ses un tér­mino li­ga­do al ám­bi­to de la em­pre­sa, que tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad de una com­pa­ñía de ga­nar cuo­ta de mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, es de­cir, de co­lo­car sus pro­duc­tos allá don­de le sea po­si­ble. Las du­das so­bre qué sig­ni­fi­ca que un país sea com­pe­ti­ti­vo sur­gen con el in­te­rro­gan­te de qué es más im­por­tan­te, ser una po­ten­cia co­mer­cial o que sus ciu­da­da­nos ten­gan un ele­va­do ni­vel de vi­da. Es­tos dos as­pec­tos, que has­ta aho­ra con­ju­ga­ban sin pro­ble­mas paí­ses co­mo EEUU o Ale­ma­nia, tien­den a se­pa­rar­se ca­da vez más con la cre­cien­te he­ge­mo­nía en el co­mer­cio mun­dial de paí­ses emergentes co­mo Chi­na o In­dia, con un cre­ci­mien­to ré­cord que no se co­rres­pon­de con el ni­vel de vi­da de sus ha­bi­tan­tes.

Fe­de­ri­co Stein­berg, in­ves­ti­ga­dor de Eco­no­mía y Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal del Real Ins­ti­tu­to El­cano, ex­pli­ca que hay que te­ner en cuen­ta que mu­cho de lo que produce un país no es ex­por­ta­ble. “El 70% del PIB es­pa­ñol son ser­vi­cios, y la ma­yo­ría no son co­mer­cia­li­za­bles, por ejem­plo un cor­te de pe­lo o un ta­xi”, ex­pli­ca. Unien­do las ex­por­ta­cio­nes de un país y la pro­duc­ción que no es ex­por­ta­ble, Stein­berg con­clu­ye que un país com­pe­ti­ti­vo es el que es ca­paz “de in­te­grar­se en la glo­ba­li­za­ción y man­te­ner y ha­cer cre­cer el ni­vel de vi­da de sus ciu­da­da­nos”.

Cree que el Go­bierno de­be­ría te­ner un plan “a cor­to pla­zo” pa­ra au­men­tar sus ex­por­ta­cio­nes, que en la cri­sis ac­tual es la me­jor ma­ne­ra de au­men­tar los in­gre­sos. Tra­di­cio­nal­men­te, las ven­tas a otros paí­ses se ani­ma­ban de­va­luan­do la mo­ne­da, al­go que Es­pa­ña no pue­de ha­cer des­de que for­ma par­te del eu­ro. Por eso, la al­ter­na­ti­va es “una de­va­lua­ción in­ter­na, es de­cir, ba­ja­das en los cos­tes de las em­pre­sas” pa­ra que pue­dan ser más com­pe­ti­ti­vas en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Es­to se con­si­gue “o bien ba­jan­do los már­ge­nes de be­ne­fi­cio o ba­jan­do los sa­la­rios o los cos­tes de se­gu­ri­dad so­cial”. “Y otra al­ter­na­ti­va es au­men­tar el IVA”, que no se apli­ca a las ex­por­ta­cio­nes, con lo que no las pe­na­li­za­ría, y sí a las im­por­ta­cio­nes. A lar­go pla­zo, Stein­berg con­si­de­ra ne­ce­sa­ria una re­for­ma edu­ca­ti­va y más in­ver­sión en I+D.

Ín­di­ce de Da­vos.

Es­tos dos pla­nes, a cor­to y lar­go pla­zo, son pre­ci­sa­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas de las dos vi­sio­nes de paí­ses com­pe­ti­ti­vos. Una es la que plas­ma ca­da año el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos en su Ín­di­ce Mun­dial de Com­pe­ti­ti­vi­dad. En la úl­ti­ma edi­ción, los cua­tro pri­me­ros si­tua­dos fue­ron Sui­za, Sue­cia, Sin­ga­pur y Es­ta­dos Uni­dos. Es­pa­ña que­da en el pues­to 42 en una cla­si­fi­ca­ción que eva­lúa a los 139 paí­ses del mun­do de acuer­do al fun­cio­na­mien­to de sus ins­ti­tu­cio­nes (po­ca bu­ro­cra­cia y co­rrup­ción y mu­cha trans­pa­ren­cia), sus in­fraes­truc­tu­ras, el cli­ma pa­ra ha­cer ne­go­cios, el buen fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do in­te­rior, su sis­te­ma fi­nan­cie­ro (ac­ce­so al cré­di­to) o su ni­vel de in­ves­ti­ga­ción y de sus ser­vi­cios de edu­ca­ción y sanidad. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, Es­pa­ña es­tá le­jos del ni­vel de los pri­me­ros cla­si­fi­ca­dos y sus fac­to­res “más pro­ble­má­ti­cos” pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad eran la fal­ta de fi­nan­cia­ción (cré­di­to), nor­mas la­bo­ra­les “res­tric­ti­vas” y una bu­ro­cra­cia in­efi­cien­te. Les se­guían una mano de obra inade­cua­da­men­te for­ma­da y un ele­va­do ni­vel de im­pues­tos.

Pa­ra uno de sus ma­yo­res es­tu­dio­sos, Mi­chael E. Por­ter, la com­pe­ti­ti­vi­dad no de­be­ría me­dir­se en tér­mi­nos de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, sino de pro­duc­ti­vi­dad na­cio­nal, que “per­mi­te a un país so­por­tar sa­la­rios al­tos, una di­vi­sa fuer­te y una ren­ta­bi­li­dad atrac­ti­va del ca­pi­tal y, con ello, un al­to ni­vel de vi­da”. Y así de­be­ría ser en la eco­no­mía es­pa­ño­la, se­gún Fer­nan­do Luen­go, pro­fe­sor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se y miem­bro de la pla­ta­for­ma de debate so­bre eco­no­mía Eco­no­nues­tra. Cree que de­be­ría dar­se un cam­bio en la “ló­gi­ca em­pre­sa­rial”, que se apues­te por la pro­duc­ti­vi­dad de al­to va­lor aña­di­do y bien orien­ta­da al mer­ca­do, más que en

la re­duc­ción de cos­tes pa­ra me­jo­rar la cuo­ta de mer­ca­do. Sin em­bar­go, a to­das lu­ces se es­tá im­po­nien­do otro mo­de­lo de com­pe­ti­ti­vi­dad, cen­tra­do en lo que ca­da país sea ca­paz de ven­der en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Su­pe­rex­por­ta­do­res.

Chi­na ocu­pa el pues­to 27 del Ín­di­ce de Da­vos, a pe­sar de que no hay du­da de su he­ge­mo­nía co­mer­cial. Chi­na ya ha su­pe­ra­do a Es­ta­dos Uni­dos co­mo pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial y en los pró­xi­mos años en­ca­be­za­rá tam­bién la lis­ta de los paí­ses más ri­cos del mun­do. Se­gún las pre­vi­sio­nes del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios del BBVA, en un lus­tro no que­da­rá ras­tro del G-8, que has­ta aho­ra si­tua­ba a las eco­no­mías más in­dus­tria­li­za­das en Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Ja­pón. Chi­na en­ca­be­za­rá es­te nue­vo ran­quin, en el que Bra­sil, In­dia o In­do­ne­sia des­pla­za­rán a Fran­cia o Ale­ma­nia. Es­pa­ña pa­sa­rá de la po­si­ción 12 a la 20 en 2016. A es­ta si­tua­ción de­bía re­fe­rir­se Ra­joy al ha­blar an­te el Con­gre­so del “mun­do que sur­ja de la cri­sis”, cuan­do apos­tó por “ase­gu­rar la pla­za que co­rres­pon­de­rá a Es­pa­ña” en un mun­do que “ha­brá cam­bia­do las re­glas, las con­di­cio­nes de vi­da, el pe­so re­la­ti­vo de los paí­ses y su co­ti­za­ción in­ter­na­cio­nal”.

Chi­na, In­do­ne­sia, Bra­sil o In­dia for­man par­te del gru­po de­no­mi­na­do ea

gles (águi­las). El tér­mino, acu­ña­do por el cen­tro de es­tu­dios del BBVA, se re­fie­re a los mer­ca­dos emergentes que li­de­ra­rán el cre­ci­mien­to mun­dial en los pró­xi­mos 10 años, los que tie­nen las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra cre­cer y en­tre los que no hay paí­ses eu­ro­peos. Las ex­pec­ta­ti­vas de su gran cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (Chi­na cre­ce­rá un 8,4% en 2012; In­do­ne­sia, un 6,7%; e In­dia, un 6,6%) con­tras­tan con las es­tre­che­ces del tra­di­cio­nal mun­do desa­rro­lla­do. Por ejem­plo, Es­pa­ña, quin­ta eco­no­mía de la UE, em­pe­za­rá 2012 con re­ce­sión y su cre­ci­mien­to a fi­nal de año se si­tua­rá en ape­nas un 0,7%, se­gún la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

El cre­ci­mien­to de los ea­gles se ba­sa en su ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra gra­cias a cos­tes de pro­duc­ción muy re­du­ci­dos y a su atrac­ti­vo pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra, gra­cias tam­bién a la au­sen­cia de ba­rre­ras o li­mi­ta­cio­nes re­gu­la­to­rias. Es­ta pu­jan­za po­ne en pe­li­gro el ni­vel de vi­da que al­can­za­ron los tra­di­cio­na­les paí­ses más ri­cos y la has­ta aho­ra cer­te­za en el aná­li­sis de la com­pe­ti­ti­vi­dad, que con­si­de­ra pro­ba­do que un des­cen­so de las con­di­cio­nes so­cia­les y la­bo­ra­les de los ciu­da­da­nos -por ejem­plo, una ba­ja­da de sa­la­rios-, es ne­ga­ti­vo. Lue­go con­si- de­ra que Eu­ro­pa no de­be­ría en­trar en la ca­rre­ra por el aba­ra­ta­mien­to de cos­tes so­cia­les que es un he­cho en las eco­no­mías emergentes, al­go en lo que nun­ca po­drá su­pe­rar­las. De mo­men­to, Es­pa­ña pre­pa­ra una nue­va re­for­ma la­bo­ral que avan­za en el aba­ra­ta­mien­to del con­tra­to y la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral que tam­bién pi­de Da­vos. Has­ta que sea ca­paz de des­pe­gar en I+D, edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria u otros as­pec­tos, pa­re­ce cla­ro que ten­drá que com­pe­tir con es­tos gran­des ex­por­ta­do­res.

Ma­riano Ra­joy ha es­cu­cha­do la pe­ti­ción que hi­cie­ron ha­ce me­ses los 450 prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res es­pa­ño­les pa­ra que crea­ra un Mi­nis­te­rio de Com­pe­ti­ti­vi­dad, y ha res­truc­tu­ra­do Eco­no­mía, que ha ara­ña­do pa­ra sí las com­pe­ten­cias de Co­mer­cio –en ma­nos del se­cre­ta­rio de Es­ta­do Jai­me Gar­cía Le­gaz, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la fun­da­ción FAES, a fa­vor de la to­tal des­re­gu­la­ción- y la in­ves­ti­ga­ción, con Cien­cia y Tec­no­lo­gía. Con ellas se abar­can so­bre el pa­pel las dos vi­sio­nes de la com­pe­ti­ti­vi­dad: la pro­duc­ti­vi­dad ba­sa­da en el co­no­ci­mien­to, el ni­vel de vi­da y el buen cli­ma po­lí­ti­co y de ne­go­cios y las ex­por­ta­cio­nes y la cuo­ta de mer­ca­do. Den­tro de cua­tro años, ve­re­mos cuál de las dos ha ga­na­do en la prác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.