La es­pe­ran­za de los Ken­nedy pa­ra vol­ver a la po­lí­ti­ca

Joseph P. Ken­nedy III, so­brino nie­to de JFK, me­di­ta pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes pa­ra con­se­guir un es­ca­ño en el Con­gre­so. El clan tu­vo siem­pre un re­pre­sen­tan­te en Washington en­tre 1947 y 2010.

Tiempo - - ESPAÑA MUNDO - POR MAR­TA TO­RRES (Washington)

Cuan­do ha­ce ca­si un año Pa­trick J. Ken­nedy, de 44 años, se mar­chó del Con­gre­so, no so­lo aban­do­nó el es­ca­ño que ha­bía ocu­pa­do des­de 1995 en re­pre­sen­ta­ción del pri­mer dis­tri­to de Rho­de Is­land, sino que se pu­so fin a la tra­di­ción que ini­ció John F. Ken­nedy cuan­do se con­vir­tió en con­gre­sis­ta por Mas­sa­chu­setts: des­de 1947 siem­pre ha­bía ha­bi­do un Ken­nedy en al­gún pues­to en Washington. Por ello, los re­por­te­ros del pe­rió­di­co

The Bos­ton Glo­be, don­de se ha in­for­ma­do es­ta fa­mi­lia du­ran­te dé­ca­das, se han apre­su­ra­do a es­cri­bir so­bre el po­si­ble re­gre­so de la fa­mi­lia a la vi­da po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se cuan­do el jo­ven Joseph P. Ken­nedy III Jr., de 31 años, ayu­dan­te del fis­cal del dis­tri­to del Con­da­do de Midd­le­sex, in­di­có que con­si­de­ra­ría pre­sen­tar­se al Con­gre­so pa­ra in­ten­tar ha­cer­se con el es­ca­ño que de­ja­rá el re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta de Mas­sa­chu­setts de la Cá­ma­ra Ba­ja, Bar­ney Frank.

De es­ta for­ma po­dría de­vol­ver el apellido de la fa­mi­lia a la es­ce­na po­lí­ti­ca de es­te Es­ta­do, bas­tión de­mó­cra­ta, cu­ya his­to­ria ha si­do for­ja­da por los Ken­nedy en los úl­ti­mos 60 años. John F. Ken­nedy (JFK) fue re­pre­sen­tan­te de Mas­sa­chu­setts en la Cá­ma­ra Ba­ja de 1947 a 1953, se­na­dor en­tre 1953 y 1960, y por úl­ti­mo pre­si­den­te de la na­ción has­ta que fue ase­si­na­do en Dallas en 1963. Su her­mano pe­que­ño, Ted Ken­nedy, ocu­pó un es­ca­ño en la Cá­ma­ra Al­ta des­de 1962 has­ta su fa­lle­ci­mien­to a cau­sa de un tu­mor ce­re­bral en 2009. Mien­tras, Ro­bert F. Ken­nedy fue se­na­dor por Nue­va York des­de 1965 has­ta que le ma­ta­ron, en ju­nio de 1968. En­ton­ces era el fa­vo­ri­to en las elec­cio­nes in­ter­nas del Par­ti­do De­mó­cra­ta, al cual as­pi­ra­ba a re­pre­sen­tar en la lu­cha por la pre­si­den­cia del país. An­tes de su muer­te tam­bién fue fis­cal ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos.

El jo­ven Ken­nedy, hi­jo del ex­re­pre­sen­tan­te Joseph P. Ken­nedy II, to­da­vía de­be de­mos­trar si tie­ne el ha­lo pre­si­den­cial de su tío abue­lo, JFK, o de su abue­lo, Ro­bert F. Ken­nedy. Pe­ro su pa­re­ci­do con es­te úl­ti­mo con­tri­bu­ye to­da­vía más a que se pien­se en él co­mo la gran es­pe­ran­za de la le­gen­da­ria di­nas­tía pa­ra re­co­ger el tes­ti­go en la vi­da po­lí­ti­ca de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción. De mo­men­to, su nom­bre apa­re­ce de for­ma na­tu­ral cuan­do los de­mó­cra­tas es­pe­cu­lan con la iden­ti­dad de quien ocu­pa­rá el asien­to del con­gre­sis­ta Bar­ney Frank, re­pre­sen­tan­te del cuar­to dis­tri­to de Mas­sa­chu­setts des­de 1981. Es la úni­ca al­ter­na­ti­va que tie­ne la fa­mi­lia. En el mo­men­to de su mar­cha, Pa­trick J. Ken­nedy, que ha re­co­no­ci­do de for­ma pú­bli­ca en di­fe­ren­tes oca­sio­nes su lu­cha con­tra el al­cohol y las dro­gas, ad­mi­tió que su apellido le pe­sa­ba de­ma­sia­do. Es­to, uni­do al in­so­por­ta­ble va­cío que le pro­du­jo la muer­te su pa­dre, Ed­ward M. Ken­nedy, le hi­zo pen­sar que su vi­da de­bía to­mar un ca­mino que le ale­ja­se de la po­lí­ti­ca.

El pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas y Asun­tos Ex­te­rio­res de la Uni­ver­si­dad Rut­gers, Frank Fis­cher, re­cuer­da a

Tiem­po que “ser un Ken­nedy sig­ni­fi­ca mu­chas co­sas, pe­ro qui­zás la más im­por­tan­te sea ser par­te de una fa­mi­lia po­de­ro­sa, ser par­te de un le­ga­do po­lí­ti­co, y sig­ni­fi­ca tam­bién nom­bre y re­co­no­ci­mien­to”, ma­ti­za el ex­per­to.

El jo­ven ya jue­ga con los có­di­gos y el len­gua­je del des­pis­te de la po­lí­ti­ca. O qui­zá na­ció con los mis­mos. “No he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pen­sar­lo mu­cho [el pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to], pe­ro lo ha­ré du­ran­te los pró­xi­mos días. Siem­pre he creí­do que la po­lí­ti­ca es una pro­fe­sión res­pe­ta­ble. Pe­ro no lo he me­di­ta­do bien. Me re­fie­ro al ti­po de con­si­de­ra­ción cui­da­do­sa que re­quie­re una de­ci­sión así”, ha ex­pli­ca­do ha­ce po­cos días con un len­gua­je me­di­do al mi­lí­me­tro.

Ted, el León del Se­na­do.

El pa­re­ci­do del jo­ven Ken­nedy con su abue­lo, Bobby, evo­ca el gla­mour y mis­ti­cis­mo de es­ta fa­mi­lia, so­bre to­do du­ran­te la épo­ca en la que John F. Ken­nedy ocu­pó la Ca­sa Blan­ca. En cam­bio, Fis­cher apun­ta: “Creo que ha si­do Ted Ken­nedy el más bri­llan­te en cues­tio­nes de le­ga­do po­lí­ti­co si po­ne­mos to­das la car­tas en­ci­ma de la me­sa. Qui­zá en par­te se de­ba a que es el her­mano que más tiem­po vi­vió”, con­ce­de el ex­per­to so­bre el se­na­dor, úni­co de los her­ma­nos que ha muer­to por causas na­tu­ra­les.

“Des­de fue­ra, siem­pre se tra­tó a Ted Ken­nedy co­mo el que te­nía me­nos ta­len­to de los tres. Al­guien con quien pa­sar un buen ra­to. Pe­ro se pu­so al fren­te del ala iz­quier­da del Par­ti­do De­mó­cra­ta. Su muer­te fue una se­ria pér­di­da pa­ra esas fuer­zas po­lí­ti­cas, in­clui­dos los sin- di­ca­tos”, ex­pli­ca Fis­cher acer­ca del co­no­ci­do en la Cá­ma­ra Al­ta co­mo el León

del Se­na­do. Pre­ci­sa­men­te en el ve­rano de 2009, cuan­do Ted Ken­nedy lu­cha­ba con­tra el tu­mor ce­re­bral, ba­ta­lla que ve­nía li­bran­do des­de 2008, tam­bién pa­re­cía mo­rir la re­for­ma sa­ni­ta­ria por la que tan­to lu­chó el po­lí­ti­co en el Se­na­do. Mien­tras se po­nían de ma­ni­fies­to las di­vi­sio­nes del Con­gre­so, to­dos los le­gis­la­do­res coin­ci­dían en una co­sa: les hu­bie­se gus­ta­do que Ted Ken­nedy es­tu­vie­se en el Ca­pi­to­lio pa­ra ha­llar el con­sen­so que so­lía lo­grar en­tre de­mó­cra­tas y con­ser­va­do­res pa­ra sa­car ade­lan­te las le­yes. Allí se la­bró la gran repu­tación de ser uno de los po­lí­ti­cos más efec­ti­vos a la ho­ra de con­se­guir acuer­dos de coa­li­ción en­tre re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas, aunque siem­pre fue gran de­fen­sor de las po­lí­ti­cas de su par­ti­do de los años 60 y 70. Tam­bién fue ca­paz de tra­ba­jar con el pre­si­den­te Bush pa­ra apro­bar la ley edu­ca­ti­va Que nin­gún ni­ño se que

de atrás en 2001 y 2007, a pe­sar de sus desacuer­dos, so­bre to­do con la in­va­sión de Irak. Tam­bién tra­ba­jó con el se­na­dor re­pu­bli­cano de Ari­zo­na John Mc­Cain pa­ra ela­bo­rar una re­for­ma de la ley de in­mi­gra­ción, aunque no con­si­guió el con­sen­so en el Ca­pi­to­lio y to­da­vía es­tá pen­dien­te.

Fis­cher man­tie­ne que John F. Ken­nedy no fue ca­paz de sa­car mu­chas le­yes o pro­gra­mas ade­lan­te an­tes de mo­rir, y ci­ta un ar­tícu­lo del co­lum­nis­ta Ross Dout­hat, del The New York Ti­mes. Cu­rio­sa­men­te, es­te tex­to fue res­pon­di­do en el mis­mo pe­rió­di­co en la sec­ción de

Car­tas al di­rec­tor por el nie­to de JFK, John Ken­nedy Scho­loss­berg. El hi­jo de Ca­ro­li­ne, que tie­ne co­mo pri­mer apellido el de su ma­dre, des­ta­ca en la mi­si­va que man­dó al ro­ta­ti­vo neo­yor­quino el le­ga­do de su abue­lo en lo re­fe­ren­te a los de­re­chos ci­vi­les, la re­so­lu­ción de la cri­sis de los mi­si­les con Cu­ba o el Tra­ta­do de Prohi­bi­ción de Prue­bas Nu­clea­res. Qui­zá por to­da la con­tro­ver­sia, ar­tícu­los, li­bros y do­cu­men­ta­les que to­da­vía sus­ci­ta JFK, la mi­to­lo­gía que ge­ne­ra a su al­re­de­dor re­sul­te to­da­vía tan in­tere­san­te.

Hay al­go que aún per­ma­ne­ce en la men­te de los es­ta­dou­ni­den­ses del día en que mu­rió ase­si­na­do. Pue­de ser el co­che de la co­mi­ti­va, la son­ri­sa del pre­si­den­te o el tra­je de Jac­kie Ken­nedy. “Es por­que ocu­rrió en di­rec­to y te­ne­mos imá­ge­nes del ase­si­na­to y las re­per­cu­sio­nes, in­clui­do có­mo ma­ta­ron a Lee Har­vey Os­wald. Fui­mos y so­mos tes­ti­gos. Ade­más, los ele­men­tos de la cons­pi­ra­ción al­re­de­dor del fa­lle­ci­mien­to, du­ran­te la Guerra Fría, to­da­vía lle­van a ver el mun­do en tér­mi­nos cons­pi­ra­ti­vos. Es una pre­sun­ción de los es­ta­dou­ni­den­ses que su país

re­pre­sen­ta to­do lo bueno, y sus enemi­gos, co­mo el co­mu­nis­mo o el te­rro­ris­mo, son el de­mo­nio en­car­na­do”, ex­pli­ca el pro­fe­sor de Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de St. Joseph’s Ran­dall Mi­ller so­bre la muer­te de JFK, uno de los mo­men­tos más trau­má­ti­cos pa­ra el país. Son muy po­cos los que no re­cuer­dan qué ha­cían cuan­do se en­te­ra­ron de que ha­bía si­do ase­si­na­do. Unos lo su­pie­ron por los in­for­ma­ti­vos. A otros se lo hi­cie­ron sa­ber sus pa­dres, ami­gos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. In­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, los pro­fe­so­res in­te­rrum­pie­ron sus cla­ses pa­ra con­tar a sus alum­nos la suerte que ha­bía co­rri­do el pre­si­den­te.

La ju­ven­tud de Ken­nedy cuan­do lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, jun­to a su gla­mour y el he­cho de que pa­re­cie­se re­pre­sen­tar a una nue­va ge­ne­ra­ción aña­die­ron in­te­rés e inocen­cia a su per­so­na. A jui­cio de mu­chos, re­pre­sen­tó el as­cen­so del idea­lis­mo des­pués de la Se­gun­da Guerra Mun­dial. Siem­pre ayu­da­do por la fas­ci­na­ción que pro­du­cía Jac­kie y las imá­ge­nes de los ni­ños ju­gan­do en el Des­pa­cho Oval. Res­pec­to a aque­lla épo­ca, en la que el mag­ni­ci­dio se si­tuó al prin­ci­pio de un pe­rio­do de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial en el país y al­re­de­dor del mun­do, Mi­ller re­cuer­da que “la crea­ción del mi­to de Ca­me­lot des­pués del ase­si­na­to de JFK, jun­to con el fu­ne­ral re­trans­mi­ti­do por te­le­vi­sión, don­de to­da la na­ción pu­do llo­rar con los Ken­nedy y por la pér­di­da de Es­ta­dos Uni­dos, hi­zo que el pre­si­den­te per­ma­ne­cie­se en la men­te del pú­bli­co co­mo un már­tir”.

A pe­sar de sus in­fi­de­li­da­des y sus pro­ble­mas de sa­lud, ha­bía un có­di­go dis­tin­to al de aho­ra en­tre los pe­rio­dis­tas de la Ca­sa Blan­ca. En cam­bio, en la ac­tua­li­dad los po­lí­ti­cos son en mu­chas oca­sio­nes las gran­des víc­ti­mas del ci­clo de 24 ho

ras to­do no­ti­cias, cir­cuns­tan­cia que ha si­do cri­ti­ca­da en mu­chas oca­sio­nes por el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

Inocen­cia per­di­da.

Des­pués lle­ga­ron los ase­si­na­tos de Ro­bert Ken­nedy y Mar­tin Lut­her King, que se aña­die­ron a los sen­ti­mien­tos de tra­ge­dia y cons­pi­ra­ción que ya ron­da­ban a los es­ta­dou­ni­den­ses. “En la cul­tu­ra po­pu­lar, tam­bién, se mag­ni­fi­có la

pér­di­da. Pa­re­cía co­mo si nos hu­bie­sen qui­ta­do nues­tra inocen­cia. El ase­si­na­to de JFK y otros de la dé­ca­da de los años 60 des­per­ta­ron a Es­ta­dos Uni­dos de su sue­ño de su­pues­ta ju­ven­tud inocen­te pa­ra dar­se cuen­ta de que el mun­do es un lu­gar os­cu­ro”, di­ce Mi­ller pa­ra ex­pli­car el sen­tir de los es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te aque­lla épo­ca en la que pa­re­ce que se per­dió tan­to. De es­ta for­ma, da la im­pre­sión de que se les qui­tó a los es­ta­dou­ni­den­ses su ca­pa­ci­dad de fas­ci­na­ción por las co­sas. Y la his­to­ria en el fon­do no tra­ta so­bre los Ken­nedy, sino so­bre el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se.

Aun así, Fis­cher ex­pli­ca que en­tre las ra­zo­nes por las que John F. Ken­nedy es con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos des­ta­ca “su ca­pa­ci­dad pa­ra ins­pi­rar a una ge­ne­ra­ción, a la que hi­zo plan­tear­se qué po­dían ha­cer por el país en vez de por sí mis­mos”, en cla­ra re­fe­ren­cia a la cé­le­bre fra­se de JFK de “no te pre­gun­tes por lo que el país pue­de ha­cer por ti, sino lo que pue­des ha­cer tú por él”.

De mo­men­to, Joseph P. Ken­nedy III, el que se su­po­ne que de­be ser el su­ce­sor de es­te le­ga­do, no vi­ve ni si­quie­ra en el cuar­to dis­tri­to de Mas­sa­chu­setts, al cual se ha sa­bi­do que as­pi­ra a re­pre­sen­tar en el Con­gre­so. Pe­ro ser re­si­den­te no es un re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes. En ca­so de que de­ci­die­se en­trar en cam­pa­ña, no se­ría el pri­mer Ken­nedy en cam­biar­se de do­mi­ci­lio por mo­ti­vos po­lí­ti­cos. Su pa­dre se tras­la­dó al dis­tri­to oc­ta­vo de Mars­hield cuan­do Tho­mas P., Tip, O’neill Jr. anun­ció que se re­ti­ra­ba de la po­lí­ti­ca en 1986. Mien­tras, el her­mano de su abue­lo, el pre­si­den­te John F. Ken­nedy, se tras­la­dó a Bea­con Hill pa­ra pre­sen­tar­se por el Con­gre­so en el año 1946. Pa­se lo que pa­se, los Ken­nedy nun­ca pier­den. Y si lo ha­cen, no se­rá por no es­tar em­pa­dro­na­do en un dis­tri­to de­ter­mi­na­do.

Re­le­vo. Joseph P. Ken­nedy III, de 31 años, es ayu­dan­te del fis­cal del Con­da­do de Midd­le­sex en Mas­sa­chu­setts.

Sa­ga. De iz­quier­da a de­re­cha, el fis­cal ge­ne­ral Ro­bert Ken­nedy, el se­na­dor Ed­ward Ken­nedy y el pre­si­den­te John F. Ken­nedy en 1962.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.