La voz de la trai­ción

Ai Wei­wei, el ar­tis­ta más fa­mo­so de Chi­na, ha­bla sin ta­pu­jos de su trau­má­ti­ca de­ten­ción en abril pa­sa­do, por la que pa­só 81 días en una cel­da. Aho­ra se en­fren­ta a una de­nun­cia por eva­sión de im­pues­tos.

Tiempo - - MUNDO - POR ISAAC STO­NE FISH (News­week)

Ha­ce ocho me­ses, la po­li­cía chi­na de­te­nía a Ai Wei­wei en el ae­ro­puer­to de Pekín y le con­du­cía has­ta un lu­gar se­cre­to. Era el co­mien­zo de un pe­sa­di­lla de dos me­ses y me­dio pa­ra el ar­tis­ta más re­le­van­te del país. Fue acu­sa­do de for­ma po­co cla­ra de va­rios car­gos de de­li­to eco­nó­mi­co y con­fi­na­do en ais­la­mien­to. Su in­te­rro­ga­to­rio fue kaf­kiano. Se­gu­ro de su ca­pa­ci­dad y de su in­te­li­gen­cia, in­ten­tó me­mo­ri­zar to­dos los de­ta­lles de su de­ten­ción. “Des­pués de 20 días mi ce­re­bro se que­dó to­tal­men­te va­cío”, ad­mi­te mien­tras co­mien­za a re­ve­lar la ma­yor ver­sión ja­más con­ta­da so­bre las som­brías con­di­cio­nes de su cau­ti­ve­rio. In­co­mu­ni­ca­do, atra­pa­do en una cel­da des­pro­vis­ta de cual­quier co­mo­di­dad, su men­te em­pe­zó a ser pre­sa del pá­ni­co: “Me di cuen­ta de que pa­ra es­tar vi­vo ne­ce­si­tas in­for­ma­ción. Cuan­do no la hay ya es­tás muer­to. Es una prue­ba muy, muy dura, creo que más, in­clu­so, que el cas­ti­go fí­si­co”. Ar­qui­tec­to, es­cul­tor y an­ti­guo hi­jo pre­di­lec­to del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, hoy es el crí­ti­co más sin­ce­ro del Go­bierno.

De­ses­pe­ra­do por in­ter­ac­cio­nar con al­guien, Wei­wei em­pe­zó a pro­vo­car a los guar­das pa­ra ob­te­ner una res­pues­ta. “Se que­da­ban mi­rán­do­me fi­ja­men­te, sin ex­pre­sión. No te­nían emo­cio­nes, era co­mo si no es­tu­vie­ran ahí”, cuen­ta. Sin na­da que ha­cer, en los 81 días que du­ró su re­clu­sión ca­mi­nó de un la­do a otro de la cel­da, re­co­rrien­do más de 1.000 ki­ló­me­tros y per­dien­do 13 ki­los de pe­so. “To­do lo que que­ría era un diccionario, aunque fue­se el más sim­ple”. Pa­sar el ra­to era “im­po­si­ble”, re­co­no­ce: “Lle­gué a desear real­men­te que al­guien me pe­ga­se pa­ra te­ner al­go de con­tac­to hu­mano, aunque fue­se a tra­vés de la ira. Pe­ro ne­gar cual­quier emo­ción, que te nie­guen cual- quier res­pues­ta, re­sul­ta te­rri­ble­men­te ame­na­za­dor psi­co­ló­gi­ca­men­te”.

Des­de su li­be­ra­ción, Wei­wei se ha mos­tra­do rea­cio a re­la­tar pú­bli­ca­men­te de­ta­lles so­bre su cap­tu­ra y su cau­ti­ve­rio, aunque sí ha fil­tra­do bro­mas so­bre có­mo la ex­pe­rien­cia le ha ayu­da­do a re­du­cir su fa­mo­so vo­lu­men cor­po­ral. Los ami­gos ase­gu­ran que aho­ra es mu­cho más apa­sio­na­do que an­tes, pe­ro él no se ex­pla­ya ni ha­bla de có­mo ha cam­bia­do, sal­vo pa­ra re­pe­tir que sa­be “lo que es es­tar den­tro: es un mun­do os­cu­ro”. El Go­bierno le ha prohi­bi­do ha­blar de su cal­va­rio, aunque ha reanu­da­do sus de­nun­cias a tra­vés de Twit­ter y de su cuen­ta de Wei­bo -el fa­ce­book chino-, ha­bi­tual­men­te blo­quea­da. Y la res­pues­ta del Go­bierno chino ha si­do cla­ra: una bofetada en for­ma de de­nun­cia por eva­sión de 1,7 mi­llo­nes de eu­ros en im­pues­tos re­la­ti­vos a una em­pre­sa que ni si­quie­ra di­ri­ge.

Apo­yo anó­ni­mo.

Wei­wei y su le­gión de se­gui­do­res man­tie­nen que los car­gos con­tra él son par­te de una es­tra­te­gia re­pre­si­va pa­ra si­len­ciar­le. “La po­li­cía me lo di­jo cla­ra­men­te: no de­be­rías ha­cer­te ilu­sio­nes, si el Go­bierno di­ce que tie­nes un pro­ble­ma con los im­pues­tos, es que tie­nes un pro­ble­ma con los im­pues­tos”. Te ase­dian has­ta que ya no te que­dan ener­gías y te des­mo­ro­nas. “Me­jor sui­ci­dar­te an­tes de pa­sar por to­do es­to. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria y el juz­ga­do y la po­li­cía son la mis­ma per­so­na con di­fe­ren­tes ca­ras”.

El úl­ti­mo mo­vi­mien­to de Wei­wei ha con­sis­ti­do en re­ve­lar su su­fri­mien­to: uti­li­zó la red so­cial Goo­gle+ pa­ra col­gar ins­truc­cio­nes pa­ra que cual­quier ci­ber­nau­ta anó­ni­mo pu­die­se pres­tar­le di­ne­ro, aña­dien­do que “ca­da cén­ti­mo” se­ría de­vuel­to. La res­pues­ta fue abru­ma­do­ra: du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na re­ci­bió más

de 700.000 eu­ros de de­ce­nas de mi­les de per­so­nas. Sus par­ti­da­rios, ade­más, se con­gre­ga­ron al­re­de­dor de su ca­sa de Pekín pa­ra ofre­cer­le ayu­da; un des­co­no­ci­do es­cri­bió una no­ta en un avión de pa­pel car­ga­do con una mo­ne­da de 15 cén­ti­mos y lo hi­zo vo­lar has­ta el re­cin­to de la ca­sa del ar­tis­ta y otros dos jó­ve­nes se su­bie­ron en una mo­to­ci­cle­ta y lan­za­ron al jar­dín una pe­lo­ta de bi­lle­tes de 100 yua­nes.

“Es bo­ni­to sa­ber que to­da­vía hay gen­te con ga­nas de ha­blar cla­ro”. El ar­tis­ta ha en­con­tra­do apo­yos in­clu­so du­ran­te su de­ten­ción. Al­gu­nos de los guar­dias, se­gún el ar­tis­ta, “no se creían” lo que veían y re­pe­tían que “so­lo ha­cían su tra­ba­jo”. “La pri­me­ra per­so­na que me in­te­rro­gó -re­co­no­ce- me di­jo: ‘Ten­go que ser muy es­tric­to con mi tra­ba­jo, pe­ro siem­pre pue­des res­pon­der que no lo sa­bes o que no lo re­cuer­das’. Pen­sé: ‘Guau, es­te tío es uno de los míos”, cuen­ta.

Ho­gar, es­tu­dio y cel­da.

Pue­de pa­re­cer que Wei­wei se sien­te abru­ma­do por el apo­yo re­ci­bi­do, pe­ro él vi­ve de es­te ti­po de in­ter­ac­cio­nes. Tras ser li­be­ra­do en ju­nio, “una de las pri­me­ras co­sas que hi­zo fue in­ten­tar co­nec­tar­se de nue­vo a In­ter­net”, ex­pli­ca la ga­le­ris­ta sui­za Urs Mei­lle, que re­pre­sen­ta a Wei­wei, al que co­no­ce des­de 1997. “Con­ver­sar y res­pon­der a las pre­gun­tas de la gen­te me re­la­ja”, con­fir­ma el ar­tis­ta.

El ar­tis­ta chino más co­ti­za­do del mun­do lle­va una cha­que­ta azul y des­co­lo­ri­da de la mar­ca Gap y unas ber­mu­das ver­de neón. “No se preo­cu­pa mu­cho por la ro­pa mien­tras sea gran­de y de al­go­dón”, cuen­ta Lu Qing, su mu­jer. Se cen­tra en sus co­mu­ni­ca­cio­nes, a las que de­di­ca unas seis ho­ras dia­rias sen­ta­do fren­te al or­de­na­dor. “Sin Twit­ter no soy per­so­na: he man­da­do ya al­re­de­dor de 60.000

tuits”, re­co­no­ce mien­tras se­ña­la una gran lá­mi­na de pa­pel que cuel­ga de uno de los mu­ros del es­tu­dio, don­de sus tuits es­tán sien­do trans­for­ma­dos en li­bro -“y so­lo son la mi­tad”, bro­mea-.

Aunque hu­bie­se querido es­ca­par, no ha­bría po­di­do: no se le per­mi­te sa­lir de Pekín y con to­da pro­ba­bi­li­dad su ca­sa es­tá in­fes­ta­da de mi­cró­fo­nos ocul­tos. Ade­más, tie­ne que pre­sen­tar­se en co­mi­sa­ría una vez a la se­ma­na. “[La po­li­cía] so­lía ve­nir a ca­sa, pe­ro ha­bía de­ma­sia­da gen­te -re­cuer­da-. Me in­vi­ta­ban a un té [eu­fe­mis­mo que los agen­tes uti­li­za­ban pa­ra te­ner una char­la in­for­mal] y yo les de­cía: ‘No chi­cos, no be­bo té con vo­so­tros, me ten­dréis que lle­var a co­mi­sa­ría’, y allí se con­ver­tían en otras per­so­nas, se vol­vían lo­cos, pe­ro así es mi vi­da”.

Wei­wei cree que el res­to del mun­do de­be­ría car­gar con par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad con res­pec­to a lo que es­tá su­ce­dien­do en Chi­na y quie­re que la co­mu­ni­dad in- ter­na­cio­nal le pres­te más aten­ción. “Hoy Oc­ci­den­te sien­te mu­cho re­pa­ro a la ho­ra de ha­blar de de­re­chos hu­ma­nos y de po­lí­ti­ca. Ne­ce­si­ta di­ne­ro, pe­ro ca­da pe­ni­que que pi­de pres­ta­do o ga­na en Chi­na le con­vier­te en cóm­pli­ce del sa­cri­fi­cio de los de­re­chos hu­ma­nos -di­ce-. Los po­lí­ti­cos oc­ci­den­ta­les de­be­rían aver­gon­zar­se si pien­san que no tie­nen na­da que ver con es­to, por­que la si­tua­ción va a peor y se­gui­rá yen­do a peor”.

Mien­tras con­ti­núa lu­chan­do con­tra las acu­sa­cio­nes de frau­de fis­cal, Wei­wei de­be de­ci­dir su si­guien­te pa­so y cal­cu­lar cuán­to tiem­po le que­da has­ta que el Go­bierno de­ci­da aba­lan­zar­se de nue­vo so­bre él. Es­te oto­ño, un fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía chino lo de­jó cla­ro: “No im­por­ta lo que ha­ga, eso no po­drá cam­biar el he­cho de que Ai Wei­wei ha evadido im­pues­tos”. De he­cho, el Glo­bal Ti­mes -un fer­vo­ro­so pe­rió­di­co pro­gu­ber­na­men­tal­pu­bli­có un ar­tícu­lo ca­li­fi­can­do la con­duc­ta de Wei­wei de fi­nan­cia­ción ile­gal. “La gen­te me di­ce que pa­gue o que va­ya a jui­cio -ma­ti­za el ar­tis­ta-, pe­ro yo creo que ten­go que lu­char pa­ra sal­var mi ho­nor”. Wei­wei ha col­ga­do en Goo­gle+ to­das sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos y ha pe­di­do al Go­bierno chino que des­cla­si­fi­que más ma­te­rial so­bre las acu­sa­cio­nes. Tam­bién es­tá al co­rrien­te de lo que po­dría pa­sar­le si vuel­ven a cap­tu­rar­lo. “Te di­cen cla­ra­men­te que no tie­nes de­re­chos”, ex­pli­ca an­tes de men­cio­nar el ca­so de un ami­go, el abo­ga­do Liu Xiao­yuan, de­te­ni­do du­ran­te unos días de­bi­do a su pre­sun­ta co­ne­xión con el de­li­to que le impu­tan al ar­tis­ta: “Le gol­pea­ron des­nu­do y le di­je­ron que pen­sa­se bien si que­ría ver có­mo su mu­jer se mar­cha­ba, su hi­jo no le re­co­no­cía y en su fa­mi­lia mo­ría gen­te. ¿Por qué tie­ne que so­por­tar es­to?”.

A pe­sar de las ame­na­zas, Wei­wei se­gui­rá ha­blan­do sin ta­pu­jos y ani­man­do a los ciu­da­da­nos chi­nos y a los go­bier­nos ex­tran­je­ros a to­mar par­ti­do, al­go que él en­tien­de co­mo una cru­za­da: “Es un mo­do de de­cir­le a la so­cie­dad y al Go­bierno que na­die de­be­ría uti­li­zar la ley pa­ra des­tro­zar a quie­nes de­fien­den ideas di­fe­ren­tes, ni des­truir, re­cu­rrien­do al jue­go su­cio, a los ar­tis­tas que se ex­pre­san con li­ber­tad”. Si un país si­len­cia a su pue­blo, “ese país no tie­ne fu­tu­ro”: “Es­té­ti­ca y mo­ral­men­te ya has fa­lla­do. Ga­nas las ba­ta­llas por­que tie­nes po­der, pe­ro ya has per­di­do la guerra”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.