Un pai­sa­je com­pli­ca­do

De Tú­nez a Ru­sia, pa­san­do por Li­bia, Si­ria, Egip­to, Irán o Irak, el nue­vo año vie­ne car­ga­do de pro­ble­mas y con­flic­tos que pue­den de­pa­rar mu­chas sor­pre­sas.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo hay un sen­ti­mien­to de que el cam­bio de año sig­ni­fi­ca tam­bién un sal­to en la ló­gi­ca del pro­ce­so his­tó­ri­co. Co­mo si al­gu­nos de los pro­ble­mas que nos ago­bian se aho­ga­ran con el año que ter­mi­na. En oca­sio­nes se­ña­la­mos la fe­cha de fin de año pa­ra que una de­ter­mi­na­ción o un acuer­do se pon­gan en mar­cha. Pa­ra el fi­nal del año pa­sa­do Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió re­ti­rar­se de Irak des­pués de nue­ve años de una guerra san­grien­ta. Los dra­má­ti­cos su­man­dos de esa guerra de Bush que ter­mi­nó por adop­tar Oba­ma, no te­nía al­ter­na­ti­va, es­tre­me­cen: en­tre los muer­tos se cuen­tan 100.000 ciu­da­da­nos ira­quíes y 4.500 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses. Es una con­ta­bi­li­dad a la ba­ja y no fal­tan fuen­tes que ase­gu­ran que los ca­dá­ve­res de ira­quíes lle­gan a los 150.000. Los he­ri­dos han si­do in­nu­me­ra­bles. Los cos­tes bé­li­cos as­cen­die­ron a un bi­llón de dó­la­res (750.000 mi­llo­nes de eu­ros) se­gún fuen­tes ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas, ¡una bar­ba­ri­dad!, pe­ro al­gu­nos ana­lis­tas, co­mo el pre­mio No­bel de Eco­no­mía Joseph Sti­glitz, ele­van el cos­te a tres bi­llo­nes (2,3 bi­llo­nes de eu­ros). La bar­ba­ri­dad triplicada. Un pre­cio de­ma­sia­do al­to pa­ra li­be­rar­se de un ti­rano co­mo Sa­dam, aun re­co­no­cien­do su bár­ba­ra ti­ra­nía.

A pe­sar de los dis­cur­sos de va­rios di­ri­gen­tes y del mis­mo Oba­ma afir­man­do que de­jan un país so­be­rano, au­to­su­fi­cien­te y de­mo­crá­ti­co, la si­tua­ción no pa­re­ce que se co­rres­pon­da con esas pa­la­bras. El te­rro­ris­mo ame­na­za con mul­ti­pli­car sus ac­cio­nes y el frá­gil Go­bierno de Nu­ri Al Ma­li­ki co­rre el pe­li­gro de rom­per­se. El vi­ce­pre­si­den­te, Ta­riq AlHas­he­mi, acu­sa­do de com­pli­ci­dad con el te­rro­ris­mo, ha hui­do de la ac­ción de la Jus­ti­cia ocul­tán­do­se en su en­torno su­ní y kur­do. En tiem­pos de Sa­dam do­mi­na­ban el po­der los su­níes, aho­ra lo con­tro­lan los chiíes, más nu­me­ro­sos, apo­yán­do­se en dis­tin­tos di­ri­gen­tes, em­pe­zan­do por el pri­mer mi­nis­tro, Al Ma­li­ki. Mu­chos aten­ta­dos tie­nen lu­gar en las mez­qui­tas y du­ran­te las más sig­ni­fi­ca­ti­vas ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas. Hay una ame­na­za cier­ta de con­flic­to ci­vil re­li­gio­so. Bush

in­va­dió Irak pa­ra sem­brar la de­mo­cra­cia con bom­bas y tan­ques, la co­se­cha que aho­ra de­ja es­tá en­ve­ne­na­da por el odio. Co­mo es­ta­mos al prin­ci­pio del año hay que desear que las ra­zo­nes que lle­van a la paz sean más efi­ca­ces que las que lle­van al te­rro­ris­mo y a la guerra.

Son mu­chos los ira­quíes que te­men el in­ter­ven­cio­nis­mo de Irán. Los san­grien­tos ocho años de guerra en­tre los dos paí­ses no se ol­vi­dan fá­cil­men­te. Pe­ro Irán no so­lo es la pe­sa­di­lla pa­ra Irak, sino que lo es mu­cho más pa­ra Israel, a cu­yo pue­blo ame­na­za con bo­rrar del ma­pa, así co­mo pa­ra los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos y de to­da el área de Orien­te Pró­xi­mo. El Go­bierno de Ah­ma­di­ne­jad tie­ne co­mo ob­je­ti­vo y ob­se­sión do­tar­se de la bom­ba ató­mi­ca. En es­te sen­ti­do es­tá dan­do pa­sos im­por­tan­tes que siem­bran in­quie­tud y alar­ma en el pai­sa­je in­ter­na­cio­nal, y más en­tre sus ve­ci­nos. Ha­ce dos me­ses los ins­pec­to­res del Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía Ató­mi­ca de­nun­cia­ron los tra­ba­jos se­cre­tos de los ira­níes pa­ra ob­te­ner una ener­gía nu­clear que desem­bo­que en bom­bas ató­mi­cas ope­ra­ti­vas. El Go­bierno de Ah­ma­di­ne­jad lo nie­ga sin én­fa­sis, ya que al sec­tor más fa­ná­ti­co del ré­gi­men teo­crá­ti­co de los aya­to­lás le gus­ta ex­hi­bir su mus­cu­la­tu­ra be­li­cis­ta. La ex­hi­bi­ción no so­lo la ha­cen con vis­tas al ex­te­rior, sino tam­bién pa­ra con­su­mo in­terno, quie­ren le­gi­ti­mar el frau­de elec­to­ral que lle­vó al po­der a Ah­ma­di­ne­jad, que no ha te­ni­do es­crú­pu­los pa­ra re­pri­mir y ma­sa­crar a los opo­nen­tes que se ma­ni­fes­ta­ban en con­tra del usur­pa­dor.

Mo­vi­mien­tos preo­cu­pan­tes.

Es­tos días, du­ran­te las ma­nio­bras na­va­les que se desa­rro­lla­ron en el Gol­fo Pér­si­co, el ejér­ci­to ira­ní pro­bó mi­si­les de me­dio y lar­go al­can­ce y, se­gún un por­ta­voz mi­li­tar, los en­sa­yos ha­bían si­do un éxi­to al al­can­zar y des­truir los ob­je­ti­vos pre­vis­tos. Es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­va pa­ra los ob­ser­va­do­res ha si­do la prue­ba con ba­rras de com­bus­ti­ble nu­clear de fa­bri­ca­ción ira­ní. Tan preo­cu­pan­te co­mo los en­sa­yos con mi­si­les han si­do las ma­nio­bras de blo­queo del es­tre­cho de Or­muz, una de las zo­nas más sen­si­bles del pla­ne­ta, ya que por esa fran­ja ma­rí­ti­ma de una an­chu­ra que va­ría en­tre los 60 y los 100 ki­ló­me­tros pa­sa un 40% de la pro­duc­ción del pe­tró­leo mun­dial. Por ahí cru­za, apar­te del pe­tró­leo ira­ní, una bue­na par­te del de Ara­bia Sau­dí, de los Emi­ra­tos, de Ku­wait y de Irak. Blo­quear­lo sig­ni­fi­ca­ría una cier­ta as­fi­xia ener­gé­ti­ca mun­dial. Es­ta­dos Uni­dos vi­gi­la con aten­ción la zo­na pa­ra im­pe­dir por la fuer­za cual­quier mo­vi­mien­to en ese sen­ti­do y con ese fin ha en­via­do a las cer­ca­nías a uno de sus mo­der­nos por­ta­vio­nes.

Pe­ro el aven­tu­re­ris­mo de Ah­ma­di­ne­jad es im­pre­de­ci­ble y no se des­car­ta nin­gu­na hi­pó­te­sis, ya que el des­con­ten­to ha cre­ci­do tam­bién en­tre las ma­sas por la fal­ta de bie­nes ele­men­ta­les de con­su­mo, de­bi­do a los efec­tos de las res­tric­cio­nes co­mer­cia­les im­pues­tas a Tehe­rán por Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea. El cas­ti­go tie­ne efec­tos, lo peor es que lo pa­de­ce la po­bla­ción, no los aya­to­lás. Des­de Israel mi­ran con in­quie­tud los avan­ces nu­clea­res ira­níes y no se des­car­ta una ope­ra­ción re­lám­pa­go pa­ra fre­nar­los de for­ma contundente. En un en­torno tan ca­lien­te, Oba­ma ha de­ci­di­do ar­mar a los sau­díes ven­dién­do­les na­da me­nos que 84 ca­zas F-15. Una su­mi­nis­tro muy ven­ta­jo­so pa­ra la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na. Co­mo se ve, el horno no es­tá pa­ra bo­llos.

En la pri­ma­ve­ra del año pa­sa­do un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio agi­tó a to­do el mun­do ára­be y cam­bió en va­rios paí­ses el sen­ti­do de la His­to­ria. Las ca­lles y las pla­zas se lle­na­ron de ma­ni­fes­tan­tes gri­tan­do con­tra las co­rrup­tas ti­ra- nías que les do­mi­na­ban. Era la pri­me­ra vez que esas ma­sas se ma­ni­fes­ta­ban en nom­bre de la li­ber­tad, has­ta en­ton­ces lo ha­bían he­cho con­tra Es­ta­dos Uni­dos, con­tra Israel o ex­ci­ta­dos por las blas­fe­mias pro­fe­ri­das con­tra el is­lam o por las bur­las al pro­fe­ta Maho­ma. Las re­des so­cia­les eran un her­vi­de­ro en don­de se co­cía la de­mo­cra­cia.

El tu­ne­cino Ben Alí fue de­rri­ba­do sin re­sis­ten­cias en me­dio del en­tu­sias­mo po­pu­lar; Mu­ba­rak cos­tó 850 muer­tos, pe­ro al fin ca­yó y aho­ra es­tá sien­do juz­ga­do. Ga­da­fi se re­sis­tió y fue ne­ce­sa­ria una guerra ci­vil en la que par­ti­ci­pa­ron los avio­nes de la OTAN has­ta que los re­bel­des li­bios le lin­cha­ron de una for­ma ig­no­mi­nio­sa. En Si­ria, Ba­char al As­sad re­pri­me sin pie­dad a los re­bel­des con un en­gra­na­je de ma­tan­zas sistemáticas, pe­ro ter­mi­na­rá ca­yen­do. Es­pe­re­mos que más pron­to que tar­de. En otros paí­ses co­mo Jor­da­nia y Ma­rrue­cos los so­be­ra­nos hi­cie­ron cam­bios no­ta­bles pa­ra es­ca­par de la que­ma. En los paí­ses en que se han ce­le­bra­do elec­cio­nes ga­na­ron los par­ti­dos is­la­mis­tas. Tie­ne su ló­gi­ca y su ra­zón, ya que se tra­ta de so­cie­da­des mu­sul­ma­nas don­de la re­li­gión tie­ne un pa­pel esen­cial, y los par­ti­dos que aho­ra ga­na­ron man­tu­vie­ron una re­sis­ten­cia cons­tan­te a las dic­ta­du­ras. El lí­der tu­ne­cino Gha­nu­chi ha ma­ni­fes­ta­do que su par­ti­do tie­ne cier­ta ana­lo­gía con los par­ti­dos de­mo­cris­tia­nos eu­ro­peos, pe­ro te­nien­do el is­lam co­mo re­fe­ren­cia, al igual que los eu­ro­peos tie­nen el cris­tia­nis­mo. Ve­re­mos có­mo evo­lu­cio­nan, pe­ro las co­sas ya no se­rán nun­ca co­mo fue­ron, la li­ber­tad ter­mi­na de­rri­ban­do los fa­na­tis­mos.

En Ru­sia se mul­ti­pli­can las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra Pu­tin. Le acu­san a él y a Med­vé­dev de frau­de en las pa­sa­das elec­cio­nes par­la­men­ta­rias. El des­gas­te de Pu­tin es evi­den­te, pe­ro has­ta dón­de lle­ga ese des­gas­te lo ve­re­mos en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de mar­zo. Tam­bién en pri­ma­ve­ra se ce­le­bra­rán las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, en las que los son­deos dan co­mo ga­na­dor al can­di­da­to so­cia­lis­ta, Ho­llan­de, fren­te a Sar­kozy. De ser así es po­si­ble que los fran­ce­ses bus­quen por la iz­quier­da la puer­ta de sa­li­da de la cri­sis.

Te­ne­mos por de­lan­te un año car­ga­do de pro­ble­mas y que pue­de re­ser­var­nos mu­chas sor­pre­sas. Las ire­mos con­tan­do con­for­me va­yan su­ce­dien­do.

Ma­nio­bras. Un bu­que de la Ar­ma­da ira­ní lan­za un mi­sil de al­can­ce in­ter­me­dio en el mar de Omán, cer­ca del es­tre­cho de Or­muz el 1 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.