Pa­ra ele­gan­tes so­cia­les

Tres dis­cos de mú­si­ca clá­si­ca me han ale­gra­do y con­mo­vi­do en es­tas fe­chas, aunque nin­guno con­tie­ne vi­llan­ci­cos

Tiempo - - VISIONES - VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

no sé si la cri­sis aca­ba­rá con lo que an­ti­gua­men­te, en fra­se de un cier­to sa­bor ran­cio, se lla­ma­ba la ele­gan­cia so­cial del re­ga­lo. Creo que no, por lo que veo en las ca­lles en es­tas fe­chas. Así que me su­mo a la cos­tum­bre de re­co­men­dar y ad­qui­rir ob­se­quios pa­ra mis alle­ga­dos, pe­ro es­ta vez de­ci­do no in­cluir li­bros, por no caer en el pe­ca­do de la so­ber­bia: yo mis­mo he pu­bli­ca­do uno re­cien­te­men­te, y la ten­ta­ción anida en el al­ma de to­do ser hu­mano. Así que re­co­mien­do y pa­so a co­men­tar bre­ve­men­te tres dis­cos de mú­si­ca clá­si­ca que me han ale­gra­do y con­mo­vi­do, aunque ad­vier­to que dos de ellos no abun­dan en me­lo­días chis­pean­tes y nin­guno de los tres con­tie­ne vi­llan­ci­cos.

El pri­me­ro es un dis­co ex­cep­cio­nal en su ori­gi­na­li­dad. Se lla­ma Fran­ce 1789 y con­sis­te en una se­lec­ción de can­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias in­ter­pre­ta­das por una gen­te que lle­va ya al­gu­nos años resucitando con ar­tis­ti­ci­dad y fi­de­li­dad el re­per­to­rio de la chan­son po­pu­lar fran­ce­sa, que ni mu­cho me­nos em­pe­zó, co­mo al­gu­nos pien­san, con Jac­ques Brel o Geor­ge Bras­sens. El pro­mo­tor del em­pe­ño y prin­ci­pal in­tér­pre­te, el ba­rí­tono Ar­naud Mar­zo­ra­ti (que tra­ba­ja, uti­li­zan­do siem­pre ins­tru­men­tos de épo­ca, con el re­fi­na­do se­llo dis­co­grá­fi­co Alp­ha 810) nos des­cu­bre en es­ta oca­sión un con­jun­to de pie­zas ja­co­bi­nas y an­ti­mo­nár­qui­cas, irre­ve­ren­tes y blas­fe­mas, en­tre las que no fal­ta al­gu­na ele­gía de cor­te lí­ri­co, co­mo la be­llí­si­ma Oye mi voz, aca­ba con mis ma­les, de­li­ca­da com­po­si­ción de au­tor anó­ni­mo que, sien­do un ale­ga­to con­tra la ti­ra­nía, con­si­gue la in­ten­si­dad pa­té­ti­ca de un lied ro­mán­ti­co.

He dis­fru­ta­do mu­cho tam­bién, en la ve­na som­bría, con la gra­ba­ción re­cien­te de la obra maes­tra de Brit­ten The Turn of the Screw (“Otra vuel­ta de tuer­ca” o “Vuel­ta de tuer­ca”, co­mo pro­po­ne su me­jor tra­duc­tor al cas­te­llano). Pu­bli­ca­da por el se­llo Glyn­de­bour­ne, que re­co­ge los me­jo­res mon­ta­jes del cé­le­bre fes­ti­val in­glés to­ma­dos en vi­vo, es­ta ver­sión de una de las más gran­des ópe­ras del si­glo XX fue di­ri­gi­da en lo mu­si­cal, con mu­cha su­ti­le­za, por Ed­ward Gard­ner, y cuen­ta, en­tre otras ex­ce­len­tes pres­ta­cio­nes vo­ca­les, con la de la so­prano Ca­mi­lla Ti­lling en el pa­pel de la go­ber­nan­ta ro­dea­da de ni­ños po­seí­dos y fan­tas­mas me­fí­ti­cos que ideó en su no­ve­la cor­ta ho­mó­ni­ma Henry Ja­mes.

Mi úl­ti­mo go­ce ha si­do el des­cu­bri­mien­to de que Johann Se­bas­tian Bach, ade­más de unos an­ces­tros, unos hi­jos, un sue­gro y una se­gun­da es­po­sa de gran ta­len­to mu­si­cal, te­nía un fa­mi­liar más le­jano, un tío de su pa­dre, os­cu­re­ci­do por el pa­so de los si­glos. Ese tío fa­lle­ci­do en 1703, y cu­yas com­po­si­cio­nes co­no­ció de jo­ven Johann Se­bas­tian, se lla­ma­ba Johann Ch­ris­toph, Bach, y de él ha sa­ca­do John Eliot Gar­di­ner (en su se­llo So­li Deo Glo­ria) una se­lec­ción de arias, la­men­tos, mo­te­tes y diá­lo­gos amo­ro­sos en­tre lo me­jor que he oí­do del re­per­to­rio tar­do-ba­rro­co. In­ten­si­dad, don me­ló­di­co, po­de­ro­so sen­ti­do dra­má­ti­co, en in­ter­pre­ta­cio­nes de al­tí­si­mo ni­vel.

Los tres dis­cos los en­con­tra­rán us­te­des en las me­jo­res tien­das del ra­mo, otra fra­se sua­ve­men­te ran­cia del pa­sa­do, y si no tie­nen una cer­ca bús­quen­los a tra­vés de Di­ver­di (www.di­ver­di.com), es­tu­pen­da dis­tri­bui­do­ra in­de­pen­dien­te que tam­bién dis­po­ne de un outlet fí­si­co en el cen­tro Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.