Cuan­do el se­xo se con­vier­te en una dro­ga

Fue­ra de los chis­tes fá­ci­les y de ca­sos so­na­dos, co­mo el de Strauss-kahn, la adic­ción al se­xo es una epi­de­mia cre­cien­te y des­co­no­ci­da que des­tro­za la vi­da con la mis­ma efi­ca­cia que la peor de las dro­gas.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CH­RIS LEE (News­week)

Va­le­rie se dio cuen­ta de que el se­xo es­ta­ba des­tro­zan­do su vi­da cuan­do su se­gun­do ma­tri­mo­nio se fue a pi­que. Con 30 años y em­plea­da en el de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos de una em­pre­sa de Phoe­nix (Ari­zo­na), ha­bía en­ga­ña­do cons­tan­te­men­te a sus dos ma­ri­dos, mu­chas ve­ces con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o su­bor­di­na­dos. Ha­bía man­te­ni­do en­cuen­tros se­xua­les con hom­bres que ape­nas co­no­cía en los aseos de res­tau­ran­tes de co­mi­da rápida, ha­bía te­ni­do aven­tu­ras con hom­bres ca­sa­dos y tam­po­co se ha­bía pri­va­do de de­ce­nas y de­ce­nas de ro­llos de una no­che. Pe­ro Va­le­rie no po­día pa­rar. Lla­ma­ba a lí­neas ca­lien­tes, de­vo­ra­ba por­no­gra­fía en In­ter­net y se mas­tur­ba­ba tan com­pul­si­va­men­te que a me­nu­do ele­gía que­dar­se en ca­sa con su vi­bra­dor an­tes que ir a la ofi­ci­na. De igual mo­do no po­día re­sis­tir­se a la ten­ta­ción del ex­hi­bi­cio­nis­mo, so­bre to­do en clu­bes de streap­tea­se, e in­clu­so lle­gó a acep­tar di­ne­ro a cam­bio de se­xo; no por­que lo ne­ce­si­ta­ra, sino por el per­ver­so subidón que le pro­por­cio­na­ba aque­llo.

Pa­ra Va­le­rie el se­xo era una es­pe­cie de me­di­ci­na que se ad­mi­nis­tra­ba ella mis­ma. Lo usa­ba pa­ra ocul­tar la an­sie­dad, la de­ses­pe­ra­ción y el pá­ni­co irra­cio­nal que le pro­vo­ca­ba cual­quier ti­po de in­ti­mi­dad afec­ti­va. Eran mie­dos que le ha­bían per­se­gui­do des­de ni­ña, cuan­do fue aban­do­na­da por sus pa­dres. “Pa­ra ali­viar la so­le­dad y el mie­do a no sen­tir­me que­ri­da bus­qué el afec­to en to­dos los lu­ga­res equi­vo­ca­dos po­si­bles”, afir­ma.

Tras una dé­ca­da su­mi­da en es­ta es­pi­ral au­to­des­truc­ti­va, Va­le­rie to­có fon­do. Con su se­gun­do ma­tri­mo­nio a pun­to de rom­per­se, y des­pués de una de sus aven­tu­ras, se hun­dió en un ne­gro aba­ti­mien­to que la lle­vó a in­ten­tar sui­ci­dar­se con una so­bre­do­sis de pas­ti­llas. Se des­per­tó en la UCI, y so­lo en­ton­ces des­cu­brió en qué se ha­bía con­ver­ti­do: en una adic­ta al se­xo. “El de­sen­freno se­xual me ro­bó dos matrimonios y un tra­ba­jo. Aca­bé en la ca­lle, so­bre­vi­vien­do a base de va­les de co­mi­da”, afir­ma Va­le­rie, que, co­mo la ma­yo­ría de los adic­tos al se­xo en­tre­vis­ta­dos pa­ra es­te reportaje, no qui­so dar su ver­da­de­ro nom­bre. “Es­ta­ba to­tal­men­te fue­ra de con­trol”.

Se­xo com­pul­si­vo.

La adic­ción al se­xo si­gue sien­do una pa­to­lo­gía con­tro­ver­ti­da a la que ca­si nun­ca se to­ma en se­rio; mu­chos la con­si­de­ran un sim­ple mi­to, y de­bi­do a la enor­me fa­ma de al­gu­nos de sus afec­ta­dos, co­mo Ti­ger Woods o Do­mi­ni­que Strauss-kahn, con fre­cuen­cia se ve de­gra­da­da al pa­pel de me­ro re­ma­te fi­nal de los chis­tes de los mo­no­lo­guis­tas. Pe­ro el com­por­ta­mien­to se­xual com­pul­si­vo, tam­bién lla­ma­do des­or­den hi­per­se­xual, pue­de des­truir la vi­da de una per­so­na tan efi­caz­men­te co­mo las dro­gas o el al­cohol. Y se­gún los psi­quia­tras y ex­per­tos en el te­ma, ca­da vez afec­ta a más es­ta­dou­ni­den­ses: “Es una epi­de­mia na­cio­nal”, aler­ta Step­hen Luff, coau­tor del li­bro Pu­re Eyes: A Man’s Gui­de to Se­xual In­te­grity (“Una mi­ra­da lim­pia: una guía de in­te­gri­dad se­xual pa­ra hom­bres”) y di­rec­tor de un pro­gra­ma de ayu­da a adic­tos al se­xo en Holly­wood.

Es muy di­fí­cil ofre­cer ci­fras fia­bles so­bre es­te fe­nó­meno, pe­ro la So­cie­dad pa­ra el Fo­men­to de la Sa­lud Se­xual, una or­ga­ni­za­ción de ayu­da a es­tos en­fer­mos, es­ti­ma que en­tre el 3% y el 5% de la po­bla­ción de Es­ta­dos Uni­dos (es de­cir, en torno a nue­ve mi­llo­nes de per­so­nas), en­ca­ja­ría en el per­fil de es­ta pa­to­lo­gía. Se­gún mu­chos in­ves­ti­ga­do­res y pro­fe­sio­na­les del sec­tor, hoy exis­ten 1.500 te­ra­peu­tas que ayu­dan a su­pe­rar es­ta adic­ción, fren­te a los po­co más de 100 que ha­bía ha­ce diez años. Del mis­mo mo­do, en la ac­tua­li­dad se pue­de en­con­trar pu­bli­ci­dad de de­ce­nas de cen­tros de reha­bi­li­ta­ción, mien­tras que ha­ce una dé­ca­da ape­nas exis­tían cin­co o seis. Tam­bién es­tá cam­bian­do el per­fil del en­fer­mo. “An­tes la ma­yo­ría de los que acu­dían a tra­ta­mien­to eran hom­bres de en­tre 40 y 50 años, pe­ro aho­ra hay ca­da vez más mu­je­res, adolescentes e in­clu­so an­cia­nos”, afir­ma Ta­mi Ver­helst, vi­ce­pre­si­den­ta del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Adic­cio­nes y Trau­mas Pro­fe­sio­na­les. “Los nie­tos sor­pren­den a sus abue­los vien­do por­no­gra­fía en el or­de­na­dor, mien­tras que los nie­tos em­pie­zan a ha­cer sex­ting [en­vío de con­te­ni­dos por­no­grá­fi­cos a tra­vés de te­lé­fo­nos mó­vi­les] a los 12 años”, afir­ma.

Par­te del au­men­to de la adic­ción al se­xo se de­be a la re­vo­lu­ción di­gi­tal, que ha pro­pi­cia­do un cam­bio del me­ta­bo­lis­mo car­nal de Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras que an­tes la gen­te sen­tía ver­güen­za de ser vista en­tran­do en sex shops y ci­nes porno, aho­ra, gra­cias a In­ter­net, la por­no­gra­fía es ac­ce­si­ble, gra­tui­ta y anó­ni­ma. La or­ga­ni­za­ción In­ter­net

Soft­wa­re Re­view es­ti­ma que en torno a 40 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses visitan dia­ria­men­te 4,2 mi­llo­nes de si­tios por­no­grá­fi­cos. Y a pe­sar de que ver con­te­ni­dos por­no­grá­fi­cos no es lo mis­mo que echar­se a la ca­lle en bus­ca de se­xo, los ex­per­tos ad­vier­ten que lo pri­me­ro pue­de ser la vía de en­tra­da a lo se­gun­do.

“Es­to no quie­re de­cir que to­do el que vea la ima­gen de un des­nu­do va­ya a con­ver­tir­se en un adic­to al se­xo”, afir­ma el doc­tor Da­vid Sack, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la fran­qui­cia de Los Án­ge­les de la ca­de­na Pro­mi­ses Treat­ment Cen­ters. “Pe­ro es­ta ac­ti­vi­dad con­ti­nua­da po­dría per­ju­di­car a las per­so­nas con ma­yor pre­dis­po­si­ción a su­frir es­ta adic­ción”, ar­gu­men­ta.

Las úl­ti­mas tec­no­lo­gías tam­bién es­tán fa­ci­li­tan­do el ci­tar­se con ex­tra­ños pa­ra te­ner en­cuen­tros fru­ga­les. Al­gu­nas apli­ca­cio­nes de smartp­ho­nes, co­mo Grindr, uti­li­zan tec­no­lo­gía GPS pa­ra in­di­car la lo­ca­li­za­ción de lu­ga­res don­de los gays pue­den man­te­ner se­xo sin com­pro­mi­so en 192 paí­ses. La web Ash­ley­Ma­di­son.com pro­me­te “en­cuen­tros ga­ran­ti­za­dos” pa­ra aque­llos que bus­quen se­xo fue­ra del ma­tri­mo­nio, y ya cuen­ta con 12,2 mi­llo­nes de usua­rios en to­do el mun­do.

Pér­di­da de con­trol.

Tony, un hom­bre de 36 años re­si­den­te en el aco­mo­da­do ba­rrio an­ge­lino de Wes­tsi­de, de­jó de en­con­trar­le sen­ti­do a su vi­da de­bi­do a su com­por­ta­mien­to se­xual ob­se­si­vo. “Es­ta­ba to­tal­men­te atra­pa­do –afir­ma-. Me su­mía en es­ta­dos si­mi­la­res al tran­ce y per­día el con­trol de lo que es­ta­ba ha­cien­do en tér­mi­nos so­cia­les, pro­fe­sio­na­les y es­pi­ri­tua­les. No po­día pa­rar”.

Le aver­gon­za­ban sus in­ten­tos cons­tan­tes de en­con­trar mu­je­res. “Las bus­ca­ba en las can­chas de ba­lon­ces­to, en el club, y a ve­ces has­ta co­gía el co­che pa­ra bus­car­las por las ca­lles”, re­cuer­da Tony. Tu­vo que se­guir un pro­gra­ma de do­ce pa­sos de adic­tos al se­xo anó­ni­mos pa­ra des­cu­brir que no era el úni­co al que le ocu­rría aque­llo. Allí tam­bién apren­dió que su fi­ja­ción por el se­xo era un me­ca­nis­mo pa­ra ocul­tar sus in­se­gu­ri­da­des y evi­tar los as­pec­tos emo­cio­na­les que en úl­ti­ma ins­tan­cia pro­vo­ca­ban su adic­ción. “La ob­se­sión te aca­ba lle­van­do a re­co­rrer las ca­lles por las no­ches, agi­ta­do, pen­san­do ‘qui­zá vea a al­guien por ahí’ –cuen­ta–. De al­gu­na ma­ne­ra es co­mo si es­tu­vie­ras bus­can­do a tu pre­sa, con el co­ra­zón a cien por ho­ra y la adre­na­li­na dis­pa­ra­da, con­cen­tra­do al cien por cien en tu ob­je­ti­vo. Pe­ro tie­nes la au­to­es­ti­ma por los sue­los”.

La ma­yo­ría de los tra­ta­mien­tos se ins­pi­ran en los pro­gra­mas de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos, pe­ro en vez de abo­gar por una abs­ti­nen­cia to­tal pro­po­nen lo que de­no­mi­nan “so­brie­dad se­xual”. Es­ta pue­de adop­tar mu­chas for­mas, pe­ro en ge­ne­ral lo que se bus­ca es eli­mi­nar “el com­por­ta­mien­to se­xual no desea­do”, co­mo por ejem­plo la mas­tur­ba­ción com­pul­si­va o el re­cu­rrir a pros­ti­tu­tas.

Pe­se a que en oca­sio­nes los adic­tos al se­xo pre­sen­tan com­por­ta­mien­tos si­mi­la­res a los de las per­so­nas que su­fren des­ór­de­nes ob­se­si­vo-com­pul­si­vos, las in­ves­ti­ga­cio­nes no han ha­lla­do ne­xos di­rec­tos en­tre los dos ti­pos de tras­tor­nos. Sin em­bar­go, hay un nú­me­ro cre­cien­te de tex­tos cien­tí­fi­cos que de­mues­tran que el des­or­den hi­per­se­xual sí pre­sen­ta si­mi­li­tu­des con otros ti­pos de adic­ción. En los cen­tros Pro­mi­ses han com­pro­ba­do que al­gu­nos adic­tos al se­xo tra­tan de re­fu­giar­se de la ver­güen­za que les produce su com­por­ta­mien­to en las dro­gas o en el al­cohol. Por otro la­do, es fre­cuen­te que cuan­do es­tos en­fer­mos em­pie­zan a to­mar con­cien­cia de su pro­ble­ma se hun­dan en pro­fun­das de­pre­sio­nes. “Me di cuen­ta de que no me sen­tía có­mo­da en mi pro­pia piel”, afir­ma Va­le­rie, que se me­tió en un pro­gra­ma de des­in­to­xi­ca­ción de cua­tro me­ses en una clí­ni­ca pri­va­da de la lo­ca­li­dad de To­rran­ce (Ca­li­for­nia). “Mi de­pre­sión se de­bió al mie­do que me da­ba que­dar­me so­la el res­to de mi vi­da. El mie­do a la so­le­dad y al aban­dono lu­cha­ba con­tra mi ob­se­sión”.

Se­gún los ex­per­tos, los adic­tos al se­xo pa­de­cen la mis­ma ob­se­sión que lle­va a los al­cohó­li­cos y los dro­ga­dic­tos a ac­tuar de for­ma te­me­ra­ria. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que am­bos tie­nen una gran de­pen­den­cia del mis­mo neu­ro­trans­mi­sor ce­re­bral res­pon­sa­ble del pla­cer, la do­pa­mi­na. “To­do se en­fo­ca a sen­tir ese

subidón, aunque la per­so­na se va­ya per­dien­do tras ca­da ima­gen, tras ca­da pros­ti­tu­ta y tras ca­da en­cuen­tro fu­gaz –afir­ma Weiss-. To­dos aca­ban por arrui­nar sus re­la­cio­nes, con­traer en­fer­me­da­des y per­der sus pues­tos de tra­ba­jo”.

Adul­te­rio.

Pe­ro lle­ga­dos a es­te pun­to los ex­per­tos afir­man que la adic­ción al se­xo no de­be usar­se co­mo una ex­cu­sa pa­ra ex­pli­car un des­liz o pa­ra jus­ti­fi­car el adul­te­rio. Ch­ris Do­nag­hue, el te­ra­peu­ta se­xual que pre­sen­ta el pro­gra­ma Bad Sex, afir­ma, por ejem­plo, que él no con­si­de­ra que Ti­ger Woods pa­dez­ca adic­ción al se­xo pe­se a sus mu­chas y muy pu­bli­ci­ta­das aven­tu­ras ex­tra­ma­tri­mo­nia­les. “Que no res­pe­ta­ra la in­te­gri­dad de su com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial no le con­vier­te en un adic­to”, afir­ma Do­nag­hue, que cri­ti­ca que ha­ya quien in­ten­te es­cu­dar­se en es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra usar­la co­mo “una tar­je­ta de sa­li­da de la cár­cel” de las que se usan en el Mo­no­poly.

Los abu­sos de la por­no­gra­fía por In­ter­net han si­do ob­je­to de nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes, que han de­mos­tra­do, por ejem­plo, que los mas­tur­ba­do­res com­pul­si­vos que se pa­san 20 ho­ras al día o más fren­te a la pan­ta­lla del or­de­na­dor pue­den aca­bar su­frien­do un re­sa­ca de do­pa­mi­na. Adic­tos y te­ra­peu­tas es­pe­ran que ca­da vez ha­ya más con­cien­cia­ción so­bre es­ta pa­to­lo­gía y que es­to lle­ve a los en­fer­mos de to­dos los gé­ne­ros y to­das las eda­des a dar el pa­so y co­men­zar un tra­ta­mien­to. Mu­chos así des­cu­bri­rán que “la adic­ción al se­xo real­men­te no es una cues­tión de se­xo”, tal co­mo afir­ma Weiss, sino una cues­tión “de ser querido”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.