La ava­ri­cia del yerno del Rey

Aunque la fi­gu­ra del ava­ro pa­rez­ca anacró­ni­ca, no lo es: exis­te una for­ma mo­der­na de co­di­cia ja­lea­da en los úl­ti­mos tiem­pos.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

los lec­to­res del en­sa­yo más re­cien­te de Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na, Pe­que­ño tra­ta­do de los gran­des vi­cios, se sor­pren­de­rán al com­pro­bar has­ta qué pun­to si­guen vi­gen­tes las teo­rías de los clá­si­cos. A pe­sar de que he­mos per­di­do la cos­tum­bre de con­sul­tar el pa­sa­do pa­ra com­pren­der me­jor lo que nos su­ce­de en la ac­tua­li­dad, el au­tor re­co­mien­da acu­dir a la ge­nea­lo­gía del len­gua­je, las cos­tum­bres, las ins­ti­tu­cio­nes, las le­yes y, en ge­ne­ral, to­dos los sa­be­res, pa­ra no ac­tuar de ma­ne­ra frí­vo­la y ru­ti­na­ria. Nos li­mi­ta­mos a ma­ne­jar las ideas su­per­fi­cial­men­te, del mis­mo mo­do que uti­li­za­mos la ma­yo­ría de los ob­je­tos tec­no­ló­gi­cos cu­yo fun­cio­na­mien­to des­co­no­ce­mos. Es in­ge­nuo pen­sar que Goo­gle nos li­be­ra de me­mo­ri­zar lo apren­di­do. Pa­ra com­pren­der me­jor las co­sas, de ma­ne­ra es­pe­cial lo que afec­ta a nues­tro mo­do de vi­da, se ne­ce­si­ta co­no­cer su evo­lu­ción. Nun­ca he­mos sa­bi­do más y nun­ca he­mos re­cor­da­do me­nos y por eso la ig­no­ran­cia nos jue­ga, a ve­ces, muy ma­las pa­sa­das.

Es­te breve preám­bu­lo vie­ne a cuen­to pa­ra sa­car del error a quie­nes pien­san que los vi­cios ca­pi­ta­les son un anacro­nis­mo. To­da mo­ral es fru­to de una lar­ga y dra­má­ti­ca ex­pe­rien­cia, sos­tie­ne el au­tor, y si ol­vi­da­mos la ex­pe­rien­cia cae­mos en una “tri­via­li­za­ción por des­me­mo­ria” o en una “in­ge­nui­dad por ig­no­ran­cia”. Se­ría muy be­ne­vo­len­te pen­sar que el ca­so Ur­dan­ga­rin po­dría atri­buir­se a la fri­vo­li­dad o la ig­no­ran­cia, sino más bien a un de­seo vehe­men­te, des­or­de­na­do y ex­ce­si­vo por ad­qui­rir bie­nes os­ten­to­sos y acu­mu­lar po­se­sio­nes de lu­jo. Ma­ri­na de­di­ca a la ava­ri­cia -no al per­so­na­je- un am­plio ca­pí­tu­lo que le vie­ne al pe­lo. La his­to­ria de la ava­ri­cia trans­cu­rre pa­ra­le­la a la his­to­ria del di­ne­ro. To­más de Aquino de­fi­ne es­te vi­cio, que es uno de los siete pe­ca­dos ca­pi­ta­les, co­mo un “in­mo­de­ra­do amor de ri­que­zas” que in­du­ce a la trai­ción, el frau­de, la men­ti­ra, el per­ju­rio, la in­quie­tud, la vio­len­cia y la du­re­za de co­ra­zón. Una de las más pro­fun­das y eter­nas pa­sio­nes hu­ma­nas es po­seer, apro­piar­se de una par­te del mun­do; me­jor cuan­to más gran­de sea la por­ción. El au­tor se­ña­la la in­sa­cia­bi­li­dad del ava­ro y su ham­bre de do­mi­nio que, en oca­sio­nes, se con­fun­de con la so­ber­bia o la en­vi­dia. Y aunque la fi­gu­ra del ava­ro pa­rez­ca anacró­ni­ca, no lo es, pues exis­te una for­ma mo­der­na de co­di­cia que ha si­do aplau­di­da, ad­mi­ra­da y ja­lea­da en los úl­ti­mos tiem­pos. No po­cos au­to­res ven en la ava­ri­cia de los especuladores el ori­gen de la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca.

Mu­chos se pre­gun­tan los mo­ti­vos por los que el yerno del Rey, te­nién­do­lo to­do, qui­so aca­pa­rar aún más. La Jus­ti­cia, que le ha lla­ma­do a de­cla­rar es­tos días, de­ter­mi­na­rá si en di­cha bús­que­da hu­bo frau­de fis­cal, mal­ver­sa­ción de fon­dos, pre­va­ri­ca­ción y eva­sión de im­pues­tos, en de­fi­ni­ti­va, si me­re­ce un cas­ti­go pe­nal. El he­cho es que ac­tuó de ma­ne­ra no ejem­plar en cuan­to a su des­me­di­do afán de po­seer, co­mo ha de­cla­ra­do pú­bli­ca­men­te el por­ta­voz de su fa­mi­lia po­lí­ti­ca. Co­mo es­cri­bió Jean Paul Sar­tre en El ser y la na­da, el vi­cio es siem­pre un fra­ca­so. Y co­mo se­ña­la el epí­lo­go del li­bro, es, ade­más, una de­gra­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.