El mis­te­rio de la or­den del Toi­són

Una ra­ma de la or­ga­ni­za­ción, ex­clu­si­va­men­te de no­bles, man­tie­ne to­da­vía las tra­di­cio­nes me­die­va­les en un pe­que­ño rincón de Bél­gi­ca.

Tiempo - - SOCIEDAD - CA­RO­LI­NA PÉ­REZ

Son so­lo unos po­cos, es­co­gi­dos en­tre los más ilus­tres nom­bres de la no­ble­za y la po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Ele­gi­dos por su ex­ce­len­cia y su mé­ri­to per­so­nal. Son los ca­ba­lle­ros del Toi­són de Oro, la or­den más an­ti­gua y pres­ti­gio­sa de la his­to­ria de Eu­ro­pa, lle­ga­da has­ta nues­tros días y con una ac­ti­vi­dad cons­tan­te y fue­ra de los fo­cos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El es­ca­so cen­te­nar de per­so­nas que per­te­ne­ce a la or­ga­ni­za­ción, que en oca­sio­nes se ha re­la­cio­na­do con la ma­so­ne­ría y con to­do ti­po de cons­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas, cuen­ta con un ex­clu­si­vo ta­lis­mán: un lu­jo­so collar de 26 es­la­bo­nes del que pen­de el Ve­llo­cino de Oro. Su le­ma: “Gol­pea an­tes de que la lla­ma pren­da”. La jo­ya, sím­bo­lo prin­ci­pal de es­ta or­den que hun­de sus raí­ces en los Ro­sa­cru­ces me­die­va­les, no es he­re­di­ta­ria ni trans­mi­si­ble, por lo que ca­da in­sig­nia, que es­tá nu­me­ra­da, de­be ser de­vuel­ta a la or­den cuan­do fa­lle­ce el ti­tu­lar.

Des­de su fun­da­ción en 1430, el gru­po de per­so­nas que tie­ne el pri­vi­le­gio de per­te­ne­cer a es­ta or­ga­ni­za­ción ha par­ti­ci­pa­do de ma­ne­ra de­ci­di­da en el de­ve­nir del con­ti­nen­te por cuan­to sus ca­ba­lle­ros tie­nen la obli­ga­ción de pro­mo­ver la uni­dad de Eu­ro­pa. Na­ci­da pa­ra de­fen­der a Dios y al rey Felipe II de Bor­go­ña, se creó ade­más co­mo una ins­ti­tu­ción de or­den po­lí­ti­co, pa­ra que “la tran­qui­li­dad

Di­vi­di­dos.

y la pros­pe­ri­dad de la co­sa pú­bli­ca sean de­fen­di­das, pro­te­gi­das y man­te­ni­das”. Sin em­bar­go, has­ta nues­tros días han lle­ga­do dos ra­mas de la or­den, di­fe­ren­cia­das y se­pa­ra­das, co­mo con­se­cuen­cia de la Guerra de Su­ce­sión, pro­vo­ca­da por la muer­te sin des­cen­den­cia del úl­ti­mo rey de Es­pa­ña de la ca­sa de Habs­bur­go, Car­los II, el He­chi­za­do. Por un la­do, una sec­ción es­pa­ño­la, que nace con el pri­mer Bor­bón y cu­yo Gran Mae­se es en la ac­tua­li­dad el rey Juan Car­los I, y otra aus­tria­ca, cu­yo gran maes­traz­go fue os­ten­ta­do por los em­pe­ra­do­res del Sa­cro Im­pe­rio y de Aus­tria y aho­ra es­tá li­de­ra­da por Car­los de Habs­bur­go-lo­re­na, un ex­po­nen­te de los re­yes sin trono. Des­de la ruptura de la or­den, en 1700, las dos ra­mas es­tán enfrentadas, y nin­gu­na re­co­no­ce la le­gi­ti­mi­dad de la otra por ra­zo­nes his­tó­ri­cas so­bre las que el De­re­cho In­ter­na­cio­nal no se ha pro­nun­cia­do ja­más. La di­vi­sión es­pa­ño­la, que so­lo Fran­cia re­co­no­ce, ha que­da­do con el tiem­po co­mo un re­co­no­ci­mien­to ho­no­rí­fi­co de per­so­nas ilus­tres, mien­tras que la bi­fur­ca­ción aus­tria­ca man­tie­ne una ac­ti­vi­dad más opa­ca en torno al se­lec­to gru­po de ca­ba­lle­ros que la con­for­man, la ma­yo­ría, miem­bros de las ca­sas reales eu­ro­peas, que guar­dan una dis­cre­ción ab­so­lu­ta so­bre sus reunio­nes y ri­tua­les pe­rió­di­cos. Ca­da 30 de no­viem­bre, día de San An­drés, los 51 ca­ba­lle­ros de la Or­den del Toi­són de Oro –ci­fra fi­ja­da en los es­ta­tu­tos ma­nus­cri­tos de 1516, pues an­tes so­lo eran 24- se reúnen en al­gu­na ciu­dad eu­ro­pea pa­ra su ci­ta anual. Es­te año, el en­cuen­tro se pro­du­jo en la que fue su se­de ori­gi­nal, la ex­qui­si­ta ciu­dad bel­ga de Bru­jas, la Ve­ne­cia del Nor­te. Pa­ra fa­ci­li­tar la reunión se ce­rra­ron los prin­ci­pa­les mu­seos du­ran­te dos días.

El mis­te­rio es que la ver­tien­te aus­tria­ca, que con­ser­va co­mo len­gua ofi­cial el fran­cés aunque tie­ne se­de en Vie­na, se ha man­te­ni­do ape­ga­da a sus orí­ge­nes y se afe­rra a la tra­di­ción cum­plien­do con me­ticu­losi­dad ca­da uno de los pun­tos des­de su fun­da­ción. Los nombramientos de ca­ba­lle­ros se ha­cen ba­jo los mis­mos ri­tos me­die­va­les y no se les da pu­bli­ci­dad, pa­san­do des­aper­ci­bi­dos pa­ra el gran pú­bli­co even­tos que reúnen a per­so­na­li­da­des co­mo el rey Al­ber­to II de Bél­gi­ca; sus hi­jos, los prín­ci­pes Felipe y Lau­rent; el gran du­que Enrique de Lu­xem­bur­go; el du­que de Ba­vie­ra; o el conde de Or­mes­son. Se ha con­ser­va­do el ac­to ar­ma­do de los ca­ba­lle­ros, el ges­to

por el cual el Gran Mae­se to­ca con la es­pa­da al aspirante a con­ver­tir­se en ca­ba­lle­ro de la or­den. So­lo pue­den ser no­bles de cu­na y en­tre sus obli­ga­cio­nes es­tá ser con­sul­ta­dos pa­ra los gran­des asun­tos de Es­ta­do, re­unir­se una vez al año y, en ca­so de cru­za­da, acu­dir al cam­po de ba­ta­lla. Son causas de ex­pul­sión la he­re­jía, la trai­ción y la acep­ta­ción de otro collar.

La di­vi­sión es­pa­ño­la, más mo­der­na y que ha per­di­do la li­ga­zón ca­tó­li­ca, ha per­mi­ti­do la con­ce­sión de la dis­tin­ción a per­so­nas de con­fe­sión pro­tes­tan­te y a ple­be­yos me­re­ce­do­res de la mis­ma por los ser­vi­cios pres­ta­dos al Reino. In­clu­so, des­de el si­glo XX, el Rey la ha con­ce­di­do a mu­je­res, co­sa to­tal­men­te prohi­bi­da en el ca­so aus­tria­co. Así, go­zan de la más al­ta dis­tin­ción que con­ce­de la Ca­sa Real es­pa­ño­la las rei­nas Bea­triz I de Ho­lan­da, Mar­ga­ri­ta II de Di­na­mar­ca e Isa­bel II de Gran Bre­ta­ña. El pri­mer pre­si­den­te de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la Adol­fo Suá­rez, fue con­de­co­ra­do con la in­sig­nia en 2007, y re­cien­te­men­te, el Rey –que a su vez lo re­ci­bió de su pa­dre Don Juan de Bor­bón en 1941-, ha con­ce­di­do el pre­cia­do collar al pre­si­den­te fran­cés, Ni­co­las Sar­kozy, por su la­bor en la lu­cha con­tra la ban­da te­rro­ris­ta ETA. Se­rá en­tre­ga­do en una ce­re­mo­nia ofi­cial es­te mes de enero. En­tre las más de 20 per­so­na­li­da­des a las que don Juan Car­los ha im­pues­to la dis­tin­ción fi­gu­ran el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN y ex­je­fe de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea Javier So­la­na y va­rios mo­nar­cas co­mo el rey de Ara­bia Sau­dí y el em­pe­ra­dor ja­po­nés Akihi­to.

Una or­den lle­na de te­so­ros.

De la ac­ti­vi­dad de la or­den se co­no­ce prin­ci­pal­men­te su la­do de­di­ca­do al ar­te y con­ser­va­ción de su te­so­ro, y se ha man­te­ni­do el mis­te­rio so­bre sus prác­ti­cas po­lí­ti­cas en la éli­te. La ima­gen más co­no­ci­da es su collar de es­la­bo­nes en for­ma de B (de Bor­go­ña) en­tre­la­za­dos de pie­dras cen­te­llean­tes, inflamadas de fue­go con es­mal­te azul y ra­yos rojos, de don­de cuel­ga un cor­de­ro, en alu­sión al ve­llo­cino que Ge­deón ofre­ció a Dios en sa­cri­fi­cio y ac­ción de gra­cias por la vic­to­ria con­tra los ma­dia­ni­tas. La con­tun­den­cia de la jo­ya, que de­bía ser por­ta­da obli­ga­to­ria­men­te en pú­bli­co por los ca­ba­lle­ros, hi­zo que se de­ri­va­ra a un la­zo de se­da ne­gro y ro­jo, don­de apa­re­ce en múl­ti­ples re­pre­sen­ta­cio­nes pic­tó­ri­cas.

En Ma­drid, la fun­da­ción Car­los de Am­be­res ex­po­ne has­ta el 26 de fe­bre­ro La Or­den del Toi­són de Oro y sus so­be­ra­nos (1430-2011), con obras de Ru- bens, Ve­láz­quez, Ca­rre­ño de Mi­ran­da, An­tón Ra­fael Mengs y Go­ya, así co­mo una de­pu­ra­da se­lec­ción de pie­zas de ar­tes de­co­ra­ti­vas, ar­ma­du­ras y có­di­ces mi­nia­dos. Se tra­ta de pie­zas ce­di­das por Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal y cen­tros tan re­le­van­tes co­mo el Mu­seo Na­cio­nal del Pra­do, el Kunst­his­to­ris­ches Mu­seum de Vie­na o el Deuts­ches His­to­ris­ches Mu­seum de Ber­lín. En la ca­te­dral de Bar­ce­lo­na, pue­de ver­se la si­lle­ría del co­ro con los bla­so­nes de ar­mas de los 51 ca­ba­lle­ros que for­ma­ban la or­den ya en 1520, cuan­do la Ciu­dad Con­dal al­ber­gó el úni­co Ca­pí­tu­lo que tu­vo lu­gar en Es­pa­ña ba­jo el man­da­to de Car­los V.

El te­so­ro del Toi­són de Oro de la ra­ma aus­tria­ca es con­ser­va­do con mi­mo en Vie­na, don­de se en­cuen­tra en es­pe­cial la de­no­mi­na­da Cruz del Ju­ra­men­to, for­ma­da por za­fi­ros, ru­bíes y per­las, uti­li­za­da en las ce­re­mo­nias de ini­cia­ción. En 2005, la fun­da­ción del Toi­són de Oro, hoy re­gis­tra­da co­mo aso­cia­ción cul­tu­ral ba­jo el pa­tro­na­to del Con­se­jo de Eu­ro­pa, hi­zo una co­mu­ni­ca­ción ofi­cial po­co co­mún. En­vió una car­ta abier­ta a los em­pre­sa­rios y au­to­ri­da­des fe­de­ra­les, re­gio­na­les y lo­ca­les bel­gas pa­ra pe­dir­les ayu­da y “apo­yo mo­ral” pa­ra ce­le­brar “una gran ex­po­si­ción de ar­te e his­to­ria” so­bre el te­ma Dos mil años de his­to­ria eu­ro­pea de las re­gio­nes bel­gas, coin­ci­dien­do con el 175 aniver­sa­rio de la in­de­pen­den­cia de Bél­gi­ca.

No­bles. Car­los y Jor­ge de Habs­bur­go en la mi­sa de ré­quiem por su ma­dre, Re­gi­na de Habs­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.