La ca­rre­ra sin fin de la lu­cha con­tra el do­pa­je

El uso de pro­duc­tos prohi­bi­dos en el de­por­te de al­to ni­vel es­tá más ge­ne­ra­li­za­do de lo que se pien­sa.

Tiempo - - DEPORTE - POR ALAN LOQUET

Hoy el de­por­te es un po­co co­mo As­té­rix en los Jue­gos Olím­pi­cos: si no tie­nes la po­ción má­gi­ca, es di­fí­cil ga­nar. Y allí [en Es­pa­ña] se tie­ne la im­pre­sión de que, co­mo Obé­lix, han caí­do en la mar­mi­ta”. La com­pa­ra­ción vie­ne de Yan­nick Noah, ex­te­nis­ta fran­cés y aho­ra can­tan­te de éxi­to. Res­pon­día así el pa­sa­do 19 de no­viem­bre en Le Mon­de a una pre­gun­ta so­bre la de­bi­li­dad del de­por­te fran­cés fren­te a los éxi­tos de sus ve­ci­nos de­por­tis­tas del otro la­do de los Pi­ri­neos. “A su la­do, pa­re­ce­mos ena­nos. ¿Qué ha pa­sa­do?”. Sus de­cla­ra­cio­nes pro­vo­ca­ron la ira po­pu­lar en la es­fe­ra me­diá­ti­ca es­pa­ño­la, los de­por­tis­tas, y has­ta en el mi­nis­tro de los Deportes fran­cés, Da­vid Doui­llet.

Fren­te a es­tas tor­pes de­cla­ra­cio­nes, Es­pa­ña to­mó una úni­ca po­si­ción: de­fen­der el or­gu­llo na­cio­nal, ata­can­do –con ra­zón- a un Yan­nick Noah que ca­re­cía de prue­bas. “Una in­sul­tan­te con­clu­sión” pa­ra el dia­rio El País; “co­bar­de”, pa­ra Mar­ca. Pe­ro al con­tra­rio que los edi­to­ria­lis­tas, el ex­te­nis­ta con­si­guió una co­sa : rom­per la hi­po­cre­sía que ro­dea el de­por­te pro­fe­sio­nal a pro­pó­si­to del do­pa­je. El dis­cur­so de Noah con­sis­tía en cri­ti­car a ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je (AMA).

Pa­ra Christophe Bris­son­neau, so­ció­lo­go del de­por­te en la Uni­ver­si­dad Pa­ris-des­car­tes, Es­pa­ña es so­lo el es­pe­jo de lo que otras na­cio­nes hi­cie­ron en el pa­sa­do: “En los años se­sen­ta, Fran­cia y Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal or­ga­ni­za­ron po­lí­ti­cas de­por­ti­vas de Es­ta­do. A se­me­jan­za del asun­to ener­gé­ti­co o de la con­quis­ta del es­pa­cio, el de­por­te pro­vie­ne de una de­man­da del Es­ta­do con el ob­je­ti­vo de ga­nar tí­tu­los. Exis­ten dos ti­pos de mo­de­los: abier­to y ce­rra­do. El pri­me­ro es el cam­pus; el se­gun­do, los ins­ti­tu­tos ce­rra­dos. Se lo­ca­li­zan ta­len­tos y los pa­dres con­fían a sus hi­jos de 10 o 12 años a es­tas ins­ti­tu­cio­nes. Es­te fe­nó­meno ocu­rrió a fi­na­les de los ochen­ta en Es­pa­ña pa­ra crear campeones que com­pi­tie­ran en los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na”. Se­gún el so­ció­lo­go, apa­re­ció el mé­di­co co­mo ac­tor cen­tral: “In­tro­du­ce pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos (le­ga­les e ile­ga­les) y téc­ni­cas de re­cu­pe­ra­ción. Hu­bo un tras­la­do de co­no­ci­mien­to des­de lo que se hi­zo en Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal en los 70 has­ta Es­pa­ña. Por ello, no es ca­sua­li­dad que Es­pa­ña ten­ga mu­chos campeones hoy en día. El do­pa­je es una reali­dad y al­go co­rrien­te”.

Do­ble mo­ral.

Se­gún Jean-noël Mis­sa, ca­te­drá­ti­co en la Uni­ver­si­dad Li­bre de Bru­se­las y fi­ló­so­fo de las cien­cias bio­mé­di­cas, la hi­po­cre­sía es in­he­ren­te al fe­nó­meno del do­pa­je: “Es­tá ge­ne­ra­da por la am­bi­güe­dad del do­ble sis­te­ma de las re­glas: las ofi­cia­les, que asi­mi­lan el do­pa­je a un frau­de, y las ofi­cio­sas, que, en cier­tas dis­ci­pli­nas, obli­gan al de­por­tis­ta a do­par­se. Por un la­do, los res­pon­sa­bles de la AMA quie­ren ca­zar a los tram­po­sos. Pe­ro el he­cho es que los de­por­tis­tas tie­nen que do­par­se si quie­ren man­te­ner el ni­vel. Al mis­mo tiem­po el dis­cur­so pú­bli­co fin­ge con­si­de­rar que el pro­ble­ma con­cier­ne so­lo a unos po­cos ma­los atle­tas que es­qui­van las re­glas pa­ra ob­te­ner vic­to­rias fá­ci­les”. Pa­ra Mis­sa, el do­pa­je per­te­ne­ce al de­por­te de com­pe­ti­ción, a su reali­dad, su his­to­ria, su ló­gi­ca y su esen­cia: “Po­dría pa­re­cer pa­ra­dó­ji­co que­rer prohi­bir una prác­ti­ca que es­tá en el cen­tro de la ló­gi­ca del de­por­te de com­pe­ti­ción: me­jo­rar, a cual­quier pre­cio, los re­sul­ta­dos. Ma­xi­mi­zar el re­sul­ta­do desa­rro­llan­do, con el en­tre­na­mien­to, sus ta­len­tos na­tu­ra­les y bus­can­do la me­jor pre­pa­ra­ción bio­mé­di­ca. Pa­ra mí es­ta es la me­jor de­fi­ni­ción del es­pí­ri­tu del de­por­te con­tem­po­rá­neo. Se opo­ne a la de­fi­ni­ción in­ge­nua del Có­di­go Mun­dial An­ti­do­pa­je, en el que se se­ña­la que ‘el do­pa­je es con­tra­rio a la esen­cia del es­pí­ri­tu de­por­ti­vo”.

La lu­cha an­ti­do­pa­je pa­re­ce ha­ber­se que­da­do es­tan­ca­da. El for­ta­le­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca an­ti­do­pa­je des­de 1998 no ha per­mi­ti­do en­cau­zar el fe­nó­meno. Los ca­sos se han su­ce­di­do de ma­ne­ra con­ti­nua. Nu­me­ro­sos atle­tas pa­san los con­tro­les con pro­duc­tos o tec­no­lo­gías in­de­tec­ta­bles. El pro­gre­so téc­ni­co ha­rá que en el fu­tu­ro sea ca­da vez más di­fí-

cil la de­tec­ción. Los atle­tas do­pa­dos se adap­tan a la evo­lu­ción de los mé­to­dos de re­co­no­ci­mien­to. Las re­ve­la­cio­nes del ci­clis­ta aus­tria­co Bern­hard Kohl –que dio po­si­ti­vo en el Tour 2008 a la Cera, EPO de se­gun­da ge­ne­ra­ción– mues­tra el in­ge­nio de al­gu­nos: trans­por­te de bol­sas con­ge­la­das de he­mo­glo­bi­na pa­ra au­to­trans­fu­sión, prue­bas pre­ven­ti­vas ile­ga­les o uso de sus­tan­cias nue­vas e in­de­tec­ta­bles. El EPO de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción cir­cu­la ya en las re­des de­por­ti­vas con el He­ma­ti­de y se desa­rro­lla el es­pec­tro del do­pa­je ge­né­ti­co con el Re­poxy­gen.

El doc­tor e his­to­ria­dor del de­por­te Pa­trick Bac­quaert fue miem­bro de la co­mi­sión na­cio­nal fran­ce­sa de lu­cha con­tra el do­pa­je has­ta 1999 y for­mó par­te de la or­ga­ni­za­ción que se in­fil­tró en las re­des pa­ra de­te­ner al equi­po de ciclismo fran­cés Co­fi­dis en 1998, pe­ro se en­con­tra­ron con otro equi­po en el Tour: Fes­ti­na. Des­ar­ti­cu­la­ron una gran red de do­pa­je in­ter­na­cio­nal en el ciclismo. La red dis­po­nía de EPO, hor­mo­na de cre­ci­mien­to y tes­tos­te­ro­na, pro­duc­tos ilí­ci­tos que sir­ven pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to de los de­por­tis­tas. “La lu­cha con­tra el do­pa­je es una ba­ta­lla per­di­da de an­te­mano. An­tes sa­bía­mos lo que ocu­rría. Po­día­mos in­fil­trar­nos y co­se­char tes­ti­mo­nios por par­te de los de­por­tis­tas. Aho­ra es muy di­fí­cil. Lu­cha­mos con­tra un trá­fi­co de la­bo­ra­to­rios que no do­mi­na­mos. Las re­des ma­fio­sas exis­ten y los me­dios fi­nan­cie­ros son es­ca­sos pa­ra lu­char con­tra re­des po­ten­tes y or­ga­ni­za­das”, la­men­ta el mé­di­co fran­cés.

En to­dos los deportes.

Es sa­bi­do que la lu­cha con­tra el do­pa­je di­fie­re se­gún el de­por­te. “La lu­cha con­cier­ne to­dos los deportes de la mis­ma ma­ne­ra –pre­ci­sa Pa­trick Bac­quaert–. Pe­ro exis­ten de­le­ga­cio­nes en las fe­de­ra­cio­nes. Unas ha­cen el má­xi­mo, otras no”. En Es­ta­dos Uni­dos, el In­for­me Mit

chell mos­tró bien que el do­pa­je era muy im­por­tan­te en el béis­bol, así co­mo en el fút­bol ame­ri­cano. En el Vie­jo Con­ti­nen­te, el ciclismo y el atle­tis­mo se vie­ron por su­pues­to con­cer­ni­dos por el fe­nó­meno y el for­ta­le­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca an­ti­do­pa­je per­mi­tió re­du­cir­lo, pe­ro no su erra­di­car­lo. “La omer­tá exis­te aún en deportes co­mo el fút­bol, por­que no hu­bo un for­ta­le­ci­mien­to de la lu­cha se­me­jan­te a la que se hi­zo en el ciclismo des­pués del ca­so Fes­ti­na o en el béis­bol des­pués del In­for­me Mit­chell”, sos­tie­ne Jean-noël Mis­sa.

Al con­tra­rio que, por ejem­plo, a Yan­nick Noah, a un atle­ta en ac­ti­vo le re­sul­ta muy di­fí­cil tra­tar el te­ma del do­pa­je des­de una pers­pec­ti­va que no sea ma­ni­quea. Los que lo in­ten­tan son víc­ti­mas de una tem­pes­tad me­diá­ti­ca. Le ocu­rrió al es­quia­dor es­ta­dou­ni­den­se Bo­de Mi­ller, cuan­do di­jo que el con­su­mo de pro­duc­tos cog­ni­ti­vos sus­cep­ti­bles de me­jo­rar la aten­ción po­dría te­ner efec­tos be­ne­fi­cio­sos pa­ra dis­mi­nuir los ries­gos en un des­cen­so.

Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas del do­pa­je exis­te tam­bién una am­bi­va­len­cia por par­te del mun­do mé­di­co. La lu­cha con­tra el do­pa­je pue­de pro­vo­car más do­pa­je. Los mé­di­cos-in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que apli­car los co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos a las pau­tas de en­tre­na­mien­to per­mi­te me­jo­rar los re­sul­ta­dos. Así, no es ne­ce­sa­rio usar pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos. Pe­ro, sin em­bar­go, los cuer­pos so­me­ti­dos a ta­les es­fuer­zos sí ne­ce­si­tan con­su­mir pro­duc­tos de far­ma­co­pea pa­ra re­cu­pe­rar ener­gías con ce­le­ri­dad. Un ci­clo sin fin, en su­ma. Es­te úl­ti­mo pun­to abre un debate sub­ya­cen­te a la po­lé­mi­ca del do­pa­je: el des­can­so to­tal del de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal.

Ciclismo. El ita­liano Ric­car­do Ric­co sa­le de un con­trol en una eta­pa del Tour 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.