Ma­ri­cha­lar defiende a la Rei­na por­que “es la úni­ca que sa­be es­tar”

Re­ju­ve­ne­ci­do y siem­pre ele­gan­te, el ex­du­que de Lu­go ha­bla de do­ña So­fía y ase­gu­ra que “re­sul­ta ad­mi­ra­ble sa­bien­do es­tar y com­por­tar­se”.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Fue un bro­che es­pec­ta­cu­lar re­ma­te, des­pe­di­da y cum­plea­ños fe­liz. Fies­ta bur­bu­jean­te co­mo re­su­men del año, va­ya con Dios. Pa­ra los Re­yes ha si­do ho­rri­bi­lis. Aunque in­de­le­ble en su bur­bu­ja re­sul­tó la mon­ta­da en la em­ba­ja­da fran­ce­sa pa­ra exal­tar los 250 años de la lle­ga­da a Es­pa­ña de Moët & Chan­don, en­se­gui­da im­pues­to por el du­que de Mon­te­llano, an­te­pa­sa­do de los Falcó, hoy más co­no­ci­dos co­mo Gri­ñón y Cu­bas. Era un afran­ce­sa­do y en su pa­la­cio Juan Car­los vi­vió los pri­me­ros años de su es­pa­ño­li­za­ción. Fue el prin­ci­pio de una adic­ción cham­pa­ne­ra con una de las mar­cas em­ble­má­ti­cas de Reims.

Ci­ta ex­cep­cio­nal, buen por­ta­zo a me­ses que se van sin pro­du­cir ex­ce­si­va año­ran­za. Lo co­men­ta­ban has­ta un Jai­me de Ma­ri­cha­lar co­mo re­ju­ve­ne­ci­do, siem­pre ele­gan­te y ya sin es­tri­den­cias: “Aunque no hi­ce nin­gún mal pa­sean­do en pa­ti­ne­te por de­lan­te de mi an­ti­gua ca­sa o yen­do a Ca­pri lu­cien­do pan­ta­lo­nes flo­rea­dos muy pro­pios de Ita­lia y el ve­rano. Yo no hi­ce mal a na­die ni cau­sé per­jui­cios”. El tiem­po y las trin­ca­do­ras cir­cuns­tan­cias tan ver­gon­zo­sas le han reha­bi­li­ta­do y so­lo po­drían re­pro­char­le sa­car par­ti­do de su ma­tri­mo­nio ocu­pan­do una de­ce­na de con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción. La es­tu­pen­da Est­her Ko­plo­witz lo man­tie­ne en los ce­men­tos na­va­rros que pa­de­cen la cri­sis igual que Ca­sa Real, de la que si­gue dis­tan­cia­do mien­tras de­fen­día los via­jes de do­ña So­fía: “Es la úni­ca siem­pre en su si­tio, re­sul­ta ad­mi­ra­ble sa­bien­do es­tar y com­por­tar­se. ¿Qué ma­dre no hu­bie­ra he­cho lo que ella? So­lo hay que co­no­cer­la co­mo es ba­jo la for­ma­li­dad pro­to­co­la­ria”, exal­ta­ba. Mien­tras la in­fan­ta Ele­na pa­só No­che­vie­ja con rum­bo des­co­no­ci­do, aunque mu­chos apun­tan a Washington, acom­pa­ñan­do a la Rei­na, muy so­li­da­rias am­bas con los des­ma­nes fa­mi­lia­res, ya opro­bio del Prín­ci­pe de As­tu­rias y su na­da aco­mo­da­ti­cia Le­ti­zia, el so­riano co­mió tu­rro­nes en el feu­do fa­mi­liar ba­jo el am­pa­ro de do­ña Con­cha. Ufano y ali­via­do, es­tu­vo res­pal­dan­do la con­vo­ca­to­ria cham­pa­ne­ra per­te­ne­cien­te al mul­ti­mi­llo­na­rio Ar­nault. Tres ma­jas bron­cí­neas de Ma­nuel Val­dés da­ban mu­da bien­ve­ni­da, por­que se apos­ta­ron en el am­plio ves­tí­bu­lo con chi­me­nea. Alar­de in­du­men­ta­rio des­de Dior, que si­gue va­can­te por­que no hay re­em­pla­zo pa­ra el ba­rro­co y ge­nial Ga­lliano aho­ra re­crea­do en un mag­ní­fi­co li­bro-jo­ya tes­ta­men­to de Pa­trick De­mar­che­lier y que re­sul­ta ca­tá­lo­go ex­cep­cio­nal de có­mo el exo­tis­mo ins­pi­ró al gi­bral­ta­re­ño. Re­sal­tan una ca­si ba­ta de co­la alu­na­ra­da, buen ho­me­na­je a su ni­ñez an­da­lu­za que lue­go re­to­mó guia­do por la sa­pien­cia de Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo y los her­ma­nos Ca­na­les Rivera, que­dan­do John pren­da­do de Ca­ye­tano. Esa An­da­lu­cía des­pre­cia­da por el conde de Sal­va­tie­rra en una sa­li­da de tono que in­dig­nó a los co­lo­nos an­da­lu­ces. Él si­gue con­si­de­rán­do­se due­ño de vi­das, ha­cien­das y de­re­cho de per­na­da. Un su­fri­mien­to pa­ra la du­que­sa ma­dre y cier­to aco­jo­ne en el res­to de her­ma­nos, ya que Sal­va­tie­rra pro­di­ga ma­los mo­dos im­pro­pios de quien hoy con­tro­la la ad­mi­nis­tra­ción fa­mi­liar. Ca­ye­ta­na pier­de la ca­be­za con él, es­co­gién­do­lo co­mo su oji­to de­re­cho, ge­ne­ral­men­te un po­co tuer­to.

Ma­tri­mo­nio du­ra­de­ro.

Eran im­pen­sa­bles en es­ta no­che de aniver­sa­rio cham­pa­ne­ro, don­de los du­ques de Te­rra­no­va ga­na­ron pun­tos an­te Isa­bel Preys­ler, re­con­ver­ti­da en ama­dri­na­do­ra, con am­pu­lo­so tra­je Dior con la­za­da en la ca­de­ra iz­quier­da y cin­co pul­se­ro­nes dia­man­tí­fe­ros. Co­len­ques, el due­ño de Por­ce­la­no­sa, co­men­ta­ba: “So­mos el ma­tri­mo­nio más du­ra­de­ro. Lle­va­mos trein­ta años jun­tos”, aunque ella se di­ver­si­fi­có en­tre anun­ciar jo­yas o el Fe­rre­ro Ro­cher que ac­tual­men­te en­cuen­tra per­fec­ción en el spot de Ju­dith Mas­có, na­da que ver con la so­se­ría pre­ce­den­te de una Pa­lo­ma Cue­vas. Ellos si­guen cum­plien­do la pro­me­sa de “ser pa­dres cuan­do Enrique se re­ti­re”. Lo co­men­ta­ban an­te Patricia Ol­me­di­lla, real­za­da con 16 vo­lan­tes en ga­sa ra­tón uni­da a una Aran­cha del Sol con cha­que­ti­lla en vi­són blan­co, mien­tras Fi­ni­to exu­da­ba pres­tan­cia, aunque no inigua­la­ble a la de un Ca­ye­tano jus­ti­fi­can­do la au­sen­cia de Eva Gon­zá­lez. “Te­nía ro­da­je en Se­vi­lla, han ini­cia­do la quin­ta tem­po­ra­da del pro­gra­ma de­di­ca­do a las co­plas”, ase­gu­ró a Nuria Gon­zá­lez, con­tras­tan­do mo­de­lo fuc­sia con cue­llo ca­ja con do­ra­do bol­so me­ta­li­za­do. Re­ful­gía co­mo el fle­xi­ble clutch Va­len­tino en to­nos pla­ta de Fio­na Fe­rrer. Lu­ció tú­ni­ca

dra­pea­da ajus­ta­da en tono ro­jo y des­ta­ca­ron los lar­gos pen­dien­tes de bri­llan­tes azu­les fir­ma­dos Ra­bat, di­se­ña­dor sen­ta­do jus­to a la es­pal­da oyen­do con­se­jos gas­tro­nó­mi­cos de Sa­mant­ha Va­lle­jo

Ná­je­ra. Cen­te­llea­ba co­mo las san­da­lias de on­ce pul­se­ras de pe­dre­ría de la im­po­nen­te Va­ne­sa Ro­me­ro, que em­pie­za año re­to­man­do las gra­ba­cio­nes de La que

se ave­ci­na, el gran éxi­to di­rec­ti­vo de su pa­re­ja, Al­ber­to Ca­ba­lle­ro. Los des­nu­dos za­pa­tos de Jimmy Choo con­tras­ta­ban en ru­ti­lan­cia con Mónica Cruz y su es­pal­da al ai­re so­bre pla­ta­for­mas de tres cen­tí­me­tros. No de­ja­ban de co­men­tar có­mo el des­nu­do hom­bro de­re­cho re­mar­ca­ba la cla­ví­cu­la de Isa­bel Preys­ler, cua­si an­fi­trio­na con per­lo­nes al es­ti­lo de La

Pe­re­gri­na re­cién subas­ta­da en Nue­va York. Sur­gía la du­da de si se pu­jó por ella con­si­de­ran­do que fue re­ga­lo nup­cial de Felipe II a Ma­ría Tu­dor y de Bur­ton a

Eli­za­beth Tay­lor. ¿Los nue­ve mi­llo­nes en que la re­ma­ta­ron su­bie­ron por la ape­ten­cia de pa­sear col­gan­te tan pre­cia­do de la mí­ti­ca es­tre­lla holly­woo­dien­se? Fal­tó el his­to­ria­dor Juan Lu­na pa­ra re­sol­ver se­me­jan­te in­cóg­ni­ta que pa­re­cía preo­cu­par a Be­go­ña Tra­po­te, a pun­to de mar­char con Pe­dro, Felipe y Mar a tos­tar­se en Pun­ta Ca­na, in­vi­ta­dos por los

Rai­nie­ri, me­dio so­cios del ex­pre­si­den­te del Go­bierno tan ami­go de re­que­mar­se en el Caribe. Ma­ri­na Cas­ta­ño re­cu­rrió al siem­pre so­co­rri­do ne­gro y se aga­rró bien al doc­tor Enrique Pu­ras. Car­men Po­sa- das des­ta­có tam­bién real­za­dor pe­plu mos­tran­do hom­bros des­nu­dos, buen so­por­te a una pul­se­ra en plu­mas na­tu­ra­les. El pro­me­ti­do de Ma­ría León, que eli­gió ter­cio­pe­lo ne­gro siem­pre re­sul­tón, no de­jó de es­con­der­se evi­tan­do ser re­tra­ta­do. Él ya es­tu­vo ca­sa­do con

Clau­dia, hi­ja de una Pi­ti­ta Ri­drue­jo que lo sa­lu­dó ca­ri­ño­sa­men­te con su ma­ri­do,

Mi­ke Stia­no­pou­los. Car­los Bau­te pre­su­mía de As­trid, no es pa­ra me­nos, tam­bién de ai­re he­lé­ni­co con ta­lle muy al­to, en ga­sa ro­sa. Anun­cia­ban que pa­sa­rían fin de año en Li­tua­nia y lue­go re­to­ma­rá la se­rie de con­cier­tos. Car­men Lo­ma­na pre­fie­re Mar­be­lla co­mo re­fle­jo fes­te­ro. De­ta­lla­ba el éxi­to de có­mo fun­cio­nó la ven­ta be­né­fi­ca de par­te de su guar­da­rro­pa, re­cau­da­ción des­ti­na­da a las mon­jas de la ca­ri­dad. El cla­si­cis­mos de su ga­sa azul no­che tam­bién de es­ti­lo grie­go era ani­ma­do por una pul­se­ra tu­ti­fru­ti en­tre­mez­clan­do ru­bís y es­me­ral­das. Fue sin pa­re­ja (“por­que no me so­por­tan”, di­jo).

Y mien­tras el em­ba­ja­dor Bruno De­la­ye mar­ca­ba ejem­plo a se­guir –ma­lo, por su­pues­to, pe­ro imi­ta­dí­si­mo- fu­man­do en la me­sa al am­pa­ro de pre­cio­sos ta­pi­ces Au­bus­son, san­to y se­ña de ar­te­sa­nía fran­ce­sa, otros cu­rio­sea­ban los en­tre­si­jos de los vas­tos sa­lo­nes. Fue lo que hi­zo Ju­lio Aye­sa, que ca­si in­far­tó al va­ci­lan­te y con bas­tón To­más Terry, in­só­li­to acom­pa­ñan­te de su ex, Pi­lar

Me­di­na Si­do­nia. Ella pro­di­ga ges­to avi­na­gra­do des­de que su her­mano ma­yor cues­tio­nó el du­ca­do de Fer­nan­di­na que os­ten­ta­ba. De su pa­dre he­re­dó re­cien­te­men­te 17 mi­llo­nes y le qui­tó preo­cu­pa­cio­nes, aunque bus­ca qui­tar­se de en­ci­ma el ca­se­rón so­riano de­no­mi­na­dor de ori­gen, le re­sul­ta gra­vo­so y ca­si in­so­por­ta­ble. Ferry tu­vo pa­la­bras du­ras con Ju­lio Aye­sa, que lo til­dó de “trai­dor”. Fue­ron la in­ci­den­cia ca­si al­mo­do­va­ria­na en una ce­na sin ta­cha, aunque al­gu­nos en­con­tra­ron po­co so­lem­ne el so­pi­cal­do se­gui­do de per­diz ser­vi­do por

Isa­bel Maes­tre ba­jo in­di­ca­cio­nes de dos pres­ti­gio­sos chefs ga­los. No ca­só con la mag­ni­fi­cen­cia gas­tro­nó­mi­ca que me­re­cía el acon­te­ci­mien­to, don­de se de­gus­ta­ron has­ta cin­co ti­pos de cham­pán. Lo sa­bo­reó un oron­do An­to­nio Four­nier, al que por su es­mo­quin al­guno con­fun­dió con un cru­pier, ob­ser­va­ron an­te Oli­via

Her­bosch. Ex­hi­bió el mis­mo ai­re au­sen­te que Ca­ro­li­na Chávarri, aún de in­creí­ble cin­tu­ri­ta acen­tua­da por bor­da­dos en pe­dre­ría. Gael Co­llet, repartidora del ri­co atrez­zo in­du­men­ta­rio co­mo de­le­ga­da de Dior en Ma­drid, echó un sí­mil de le­vi­ta re­cor­ta­da so­bre el la­mé ro­sa­do que

en­tu­sias­mó a un Daniel Le­lon­ne, pre­si­den­te de Moët & Chan­don, mien­tras

Gigi Sa­ra­so­la ade­lan­tó que pa­sa­rá es­tos días en la ca­li­dez de su ca­sa de Car­ta­ge­na de In­dias, don­de se les re­uni­rá la es­tu­pen­da Ma­ri­bel Yé­be­nes, que em­pie­za año lan­zan­do su pro­pia fir­ma cos­mé­ti­ca y re­for­zan­do plan­ti­lla. Has­ta el Caribe mar­cha con es­ca­la mia­me­ra pro­pi­cia­da por Cary La­pi­que, aunque Mar­ka Pé­rez

de Cobas le ser­vi­rá de in­tro­duc­to­ra, guía y fa­ro. Reha­bi­li­ta nues­tros fí­si­cos na­cio­na­les, de ahí que Preys­ler no re­pa­ra­se en de­jar­se ver con ella por­que no esconde re­to­ques o ayu­di­tas. “Otras tam­bién lo ha­cen y no es­tán co­mo ella”, re­va­li­dó su pres­ti­gio de aca­pa­ra­do­ra de aten­cio­nes y

flas­hes. Son­rió to­da la no­che ad­mi­ran­do a las ca­ma­re­ras ves­ti­das de Ma­ría An­to­nie­ta. El de­ta­lle im­pac­tó al ge­ne­ral­men­te es­cu­rri­do Fer­nan­do Mar­tí­nez de Iru­jo, evi­tan­do pro­nun­ciar­se so­bre su her­mano Ca­ye­tano. “Al año le pi­do mu­cho amor”, iro­ni­zó el sol­te­ro de oro.

Por San­to Do­min­go se ha he­cho fa­mo­so el li­bro del ju­ve­nil Luis Valls

Ta­ber­ner. Con­ta­ba: “En San­to Do­min­go hay un ca­so pa­re­ci­do al pro­ce­so a Ma­rio

Conde, y son best-seller mis con­ver­sa­cio­nes con él. Aho­ra pre­pa­ro al­go ca­si au­to­bio­grá­fi­co re­co­gien­do mi di­nas­tía de ban­que­ros”. Se em­pa­re­jó a Cris­ti­na Nie­to al me­nos por una no­che, mien­tras

Jor­di Ra­bat no per­dió el hu­mor cuan­do uno de los ras­gos gó­ti­cos trans­for­mó su nom­bre en Gor­di. Ase­gu­ró que el su­per- lu­jo no mer­mó, co­sas ve­re­des. Su tien­da es su­per­ven­tas en Ma­drid. Ocu­pa­ron si­tio cer­ca de Juan­jo Puig­cor­bé, mien­tras

Fi­ni­to op­tó por cor­ba­ta fi­na Ar­ma­ni y la prin­ce­sa de Orleans pre­su­mía de Dior di­se­ña­do por Gian­fran­co Fe­rré co­mo

Ser­gio Ban­drés de su tú­ni­ca de la­mé azul. Cho­rreó exo­tis­mo an­te la mi­ra­da pas­ma­da de Ángel Schles­ser.

Reapa­ri­cio­nes.

Re­ma­te úni­co y fes­te­ja­dor, una ex­pe­rien­cia cua­si gas­tro­nó­mi­ca co­mo la subas­ta de ca­po­nes Cas­ca­ja­res. Ya es tra­di­ción pas­cual en un Ma­drid ávi­do de ci­tas, pre­tex­tos y oca­sión pa­ra el des­pren­di­mien­to. Re­cau­dó 50.000 eu­ros des­ti­na­dos a los dis­ca­pa­ci­ta­dos del Pro­di que tu­te­lan Mi­chi Pri­mo de Rivera -“el je­fe si­gue es­ta­cio­na­rio pe­ro bien”, ase­gu­ró re­fi­rién­do­se a su pa­dre, que fue de los gran­des ami­gos del Rey-, y Jo­se­mi Ro­drí­guez-siei­re, con des­pren­di­do

apo­yo de Fran­cis­co Ro­drí­guez. Rea­pa

re­ció irre­co­no­ci­ble Jean­ni­ne Gi­rod, pri­me­ra mar­que­sa de Gri­ñón y ma­dre de los dos ma­yo­res de Car­los Falcó, ella abrió ca­mino a Preys­ler y Fá­ti­ma de la Cier­va. Es­pe­ran­za Agui­rre vis­tió ver­de de ai­re aus­tria­co y Fla­via de Hohen­lohe, di­rec­to­ra de Sot­hebys Es­pa­ña, un ro­jo ca­rac­te­rís­ti­co de su fa­mi­lia. Ella pe­leó la ri­ña con Jor­ge Fernández, que si­gue im­ba­ti­ble con su Ru­le­ta de la for­tu­na.

Ele­na Ta­bla­da ase­gu­ró que su nue­va pre­sun­ta re­la­ción amo­ro­sa “so­lo es un ami­go”, y que úni­ca­men­te coin­ci­die­ron en Ma­rra­kech. Si­gue re­cla­mán­do­le a Bis­bal y, am­pa­ra­da por el clan cu­bano, su tío, Ra­fa Lo­zano, se ha con­ver­ti­do en su re­pre­sen­tan­te. O tal ase­gu­ró cer­ca de la es­tu­pen­da Vi­vian Ven­tu­ra, tía de Si­si­ta Mi­lans del Bosch. Con es­tir­pe épi­ca que

tan­to ins­pi­ró a Um­bral, se re­lan­zó con Susy Lindberg, otra que fue clá­si­ca. Pi­lar Me­di­na Si­do­nia re­mar­có el ges­to ai­ra­do y ca­si an­ti­pá­ti­co que en­ca­ja po­co con su de­di­ca­ción ac­tual a las an­ti­qui­tés que ven­de Ch­ris­tie’s. Re­bo­sa­ba co­lla­res en el me­jor es­ti­lo do­ña Car­men Po­lo, idén­ti­co ges­to dis­tan­cia­dor an­te la ca­li­dez de la al­tí­si­ma y pla­tino Lu­cía Do­min­guín con Ja­ra, su hi­ja ya vein­tea­ñe­ra. Be­go­ña

Tra­po­te mar­có es­ti­lo con un bol­so Bir­kin mi­ni que le­van­tó ron­cha y la prin­ce­sa Te­ñu de Hohen­lohe mar­cha­ba a “No­che­vie­ja en Tán­ger con una pri­ma del rey ma­rro­quí”. La Unes­co tu­te­la sus fo­to­gra­fías, que re­co­gen vein­tiún ma­triar­ca­dos mundiales, no se en­cuen­tra mano so­bre mano. Pues­tos a be­ne­fi­cen­cia des­pren­di­da, Car­men Lo­ma­na ali­ge­ró ar­ma­rios en un mer­ca­di­llo cin­co es­tre­llas.

As­trid Kli­sans y Car­los Bau­te

Ca­ye­tano Rivera Ordóñez

Car­men Po­sa­das

Juan­jo Puig­cor­bé

y Lo­la Mar­ce­lis

Car­men Lo­ma­na

Mónica Cruz

Fio­na Fe­rrer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.