DE SEX SYM­BOL A DI­REC­TO­RA COM­PRO­ME­TI­DA.

La ac­triz An­ge­li­na Jo­lie pre­sen­ta su pri­me­ra pe­lí­cu­la, am­bien­ta­da en la guerra de los Bal­ca­nes

Tiempo - - PORTADA - POR JA­NI­NE DE GIO­VAN­NI (News­week)

Sen­ta­da fren­te a ella en un res­tau­ran­te del cen­tro de Bu­da­pest, ten­go la sen­sa­ción de es­tar ha­blan­do con otra pe­rio­dis­ta o con una cooperante hu­ma­ni­ta­ria, y no con una es­tre­lla de Holly­wood. An­ge­li­na Jo­lie aca­ba de lle­gar de la ciu­dad de Mis­ra­ta, en Li­bia, don­de re­cien­te­men­te se li­bró una de las ba­ta­llas más san­grien­tas de la guerra. Pe­ro pe­se al via­je, y con in­de­pen­den­cia de lo que ha­ya po­di­do pre­sen­ciar en aque­lla ciu­dad aho­ra re­du­ci­da a un mon­tón de rui­nas, Jo­lie no pa­re­ce en ab­so­lu­to des­di­bu­ja­da; bien al con­tra­rio, en su con­ver­sa­ción se al­ter­nan ágil­men­te te­mas co­mo su pri­mer tra­ba­jo co­mo di­rec­to­ra de ci­ne con otros co­mo las vio­la­cio­nes sistemáticas en Bosnia, sus via­jes a Dar­fur o los mi­llo­nes de re­fu­gia­dos del Cuerno de Áfri­ca.

“Cuan­do via­jo a al­gún si­tio siem­pre voy con la idea de apren­der al­go. Pi­do in­for­mes, leo li­bros y ha­blo con gen­te –afir­ma Jo­lie-. Pe­ro so­bre to­do vi­si­to dis­tin­tos lu­ga­res con el fin de des­per­tar con­cien­cias pa­ra más tar­de, ya de vuel­ta en ca­sa, co­ger el te­lé­fono, rea­li­zar al­gu­nas lla­ma­das e in­ten­tar que se ha­ga al­go”. Con es­ta mez­cla de con­cre­ción, sim­pli­ci­dad y ho­nes­ti­dad Jo­lie ha ro­da­do la pe­lí­cu­la In the Land of Blood and Ho­ney (que, a fal­ta de co­no­cer el tí­tu­lo con que se es­tre­na­rá en Es­pa­ña, se po­dría tra­du­cir co­mo “En la tie­rra de la que ma­na san­gre y miel”).

Cuen­ta que, en lo re­fe­ren­te a las cues­tio­nes téc­ni­cas, no te­nía mie­do de pre­gun­tar al di­rec­tor de fo­to­gra­fía. Del mis­mo mo­do, es­cu­chó en to­do mo­men­to a los ac­to­res, mu­chos de los cua­les vi­vie­ron en pri­me­ra per­so­na la guerra de Bosnia. “Es­cu­cha­ba sus his­to­rias y tra­ta­ba de in­cor­po­rar­las a la pe­lí­cu­la”, des­ta­ca. La cin­ta na­rra la emo­ti­va y sor­pren­den­te his­to­ria de amor en­tre un sol­da­do ser­bio y una mu­jer bosnia que du­ran­te la guerra vi­ven un ex­tra­ño ren­cuen­tro.

A las tres de la ma­dru­ga­da, tras una lar­ga con­ver­sa­ción que ha ver­sa­do fun­da­men­tal­men­te so­bre los ho­rro­res de la guerra de Bosnia el guar­daes­pal­das de Jo­lie aso­ma la ca­be­za: nos re­cuer­da edu­ca­da­men­te que ya es tar­de. Nos ha­bría­mos pa­sa­do ocho ho­ras be­bien­do y ha­blan­do. De cual­quier mo­do, Jo­lie in­sis­te en acom­pa­ñar­me has­ta el ho­tel. “Quiero ase­gu­rar­me de que lle­gues bien”, me di­ce.

Co­mo pe­rio­dis­ta que cu­brió el ase­dio de Sa­ra­je­vo, vi có­mo mu­sul­ma­nes, ser­bios y croa­tas, que tra­di­cio­nal­men­te ha­bían con­vi­vi­do en paz y ar­mo­nía, se em­pe­za­ron a ma­tar en­tre sí; pre­sen­cié lim­pie­zas ét­ni­cas e in­cen­dios de ca­sas, vi las co­lum­nas de re­fu­gia­dos que avan­za­ban pe­no­sa­men­te por las ca­rre­te­ras, y, en cier­ta oca­sión, has­ta ob­ser­vé a un pe­rro que co­rría ca­lle aba­jo con una mano hu­ma­na en la bo­ca. Por eso fui a ver la pe­lí­cu­la de Jo­lie con un áni­mo ex­tre­ma­da­men­te crí­ti­co; es­pe­ra­ba en­con­trar las mis­mas inexac­ti­tu­des que ha­bía vis­to en otras pe­lí­cu­las so­bre la guerra de Bosnia, y que me ha­bían irri­ta­do pro­fun­da­men­te. Sa­lí del ci­ne im­pre­sio­na­da. ¿Có­mo era po­si­ble que una mu­jer que so­lo te­nía 17 años cuan­do en abril de 1992 co­men­zó la guerra hu­bie­ra po­di­do cap­tu­rar to­do el ho­rror de aque­lla contienda, que se dis­tin­guió por los ata­ques bru­ta­les e in­dis­cri­mi­na­dos con­tra la po­bla­ción ci­vil? Su res­pues­ta es sin­ce­ra: “En aquel mo­men­to no era cons­cien­te de la mag­ni­tud del ho­rror”.

Es­tra­gos emo­cio­na­les.

Pe­ro su tra­ba­jo pa­ra el Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR) le pu­so al co­rrien­te de lo que ha­bía vi­vi­do la po­bla­ción ci­vil bosnia du­ran­te la guerra, y de có­mo ha­bía se­gui­do ade­lan­te des­pués. Las mu­je­res que pa­sa­ron por los abo­mi­na­bles cam­pos de vio­la­ción, si­tua­dos en el es­te de Bosnia, aún su­fren los es­tra­gos emo­cio­na­les de aque­lla ex­pe­rien­cia; es­te fue un epi­so­dio de la guerra que im­pac­tó de for­ma es­pe­cial en Jo­lie.

La ac­triz, aho­ra di­rec­to­ra, re­pro­du­ce la ciu­dad de Sa­ra­je­vo –que vi­vió el ase­dio más lar­go de la his­to­ria mo­der­na- tal y co­mo yo lo re­cor­da­ba. En la pe­lí­cu­la los ca­mio­nes con ayu­da hu­ma­ni­ta­ria tam­bién son cruel­men­te ti­ro­tea­dos por los sol­da­dos ser­bios; las jó­ve­nes he­chas pri­sio­ne­ras y vio­la­das una y otra vez tam­bién aca­ban por per­der la cor­du­ra, y del mis­mo mo­do, los fran­co­ti­ra­do­res bo­rra­chos, que abren fue­go so­bre pa­dres e hi­jos que tra­tan de po­ner­se a cu­bier­to co­rrien­do por un puen­te, imi­tan fiel­men­te a los que real­men­te exis­tie­ron.

Al co­mien­zo de la guerra Es­ta­dos Uni­dos no que­ría im­pli­car­se por­que lo veía co­mo un pro­ble­ma europeo; Washington lo con­ce­bía co­mo un con­flic­to en­tre enemi­gos an­ces­tra­les (cris­tia­nos con­tra mu­sul­ma­nes y croa­tas con­tra ser­bios) que ade­más es­ta­ba ocu­rrien­do en el pa­tio tra­se­ro de Eu­ro­pa. En la me­di­da en que

se in­ten­si­fi­ca­ron y ex­ten­die­ron los com­ba­tes, la ONU de­ci­dió in­ter­ve­nir. Pe­ro no fue has­ta que se pro­du­je­ron los bom­bar­deos de la OTAN, en 1994 y 1995, cuan­do las par­tes se vie­ron for­za­das a sen­tar­se en la me­sa de ne­go­cia­ción, y fue en es­te pun­to cuan­do Es­ta­dos Uni­dos al­can­zó un pa­pel fun­da­men­tal pa­ra que se al­can­za­ra el acuer­do de paz. Y aún en es­ta pri­me­ra épo­ca la gen­te agi­ta­ba ban­de­ri­tas es­ta­dou­ni­den­ses por las ven­ta­nas. “¿Ven­drán a sal­var­nos?”, me pre­gun­ta­ban, ti­ro­neán­do­me de la man­ga. “¿Cuán­do ven­drán los ame­ri­ca­nos?”. Era es­tre­me­ce­dor.

La im­por­tan­cia de los de­ta­lles.

Tal vez la au­reo­la de es­tre­lla de al­guien co­mo An­ge­li­na Jo­lie con­si­ga sa­car del ol­vi­do un con­flic­to co­mo es­te, in­creí­ble­men­te san­grien­to y com­ple­jo. “Hi­ce es­ta pe­lí­cu­la pa­ra que to­do el mun­do se acor­da­ra de es­ta guerra, pe­ro so­lo una mi­no­ría la com­pren­de­rá real­men­te”, ad­mi­te Jo­lie. Tal vez por ello de­ci­dió que la pe­lí­cu­la se fil­ma­ra en len­gua bosnia, con sub­tí­tu­los en in­glés. Los ma­ti­ces que Jo­lie sa­be tras­la­dar al fil­me son tan im­por­tan­tes co­mo la au­ten­ti­ci­dad de los ac­to­res. Ella, por ejem­plo, sa­bía que du­ran­te to­da la guerra mu­chos fran­co­ti­ra­do­res ser­bios es­tu­vie­ron en­gan­cha­dos a un brandy de fru­tas de­no­mi­na­do sli­vo­vitz, y que por eso la ho­ra del día más se­gu­ra pa­ra atra­ve­sar el de­no­mi­na­do Va­lle de los Fran­co­ti­ra­do­res era por la ma­ña­na, cuan­do es­tos se en­con­tra­ban dur­mien­do la re­sa­ca. Tam­bién se ven de­ta­lles apa­ren­te­men­te me­no­res, pe­ro que po­seen una gran im­por­tan­cia, co­mo el rea­lis­mo de cier­tas es­ce­nas ca­lle­je­ras o la fi­de­li­dad con que las mu­je­res bos­nias es­tán re­tra­ta­das, el mo­do en que vis­ten y ha­blan. “La mi­tad era guion y la otra mi­tad im­pro­vi­sa­ción”, afir­ma Jo­lie de al­gu­nas es­ce­nas, que de­ja­ba en bue­na me­di­da en ma­nos de los miem­bros lo­ca­les del equi­po.

La pe­lí­cu­la no es­tu­vo exen­ta de con­tro­ver­sia. En ju­lio de 2010 es­tu­ve en Sa­ra­je­vo pa­ra cu­brir el de­ci­mo­quin­to aniver­sa­rio de la ma­sa­cre de Sre­bre­ni­ca, en la que mu­rie­ron 8.000 hom­bres y jó­ve­nes bos­nios. En­ton­ces co­rrió la no­ti­cia de que An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt es­ta­ban en la lo­ca­li­dad de Fo­ca, en el es­te de Bosnia. Ro­da­ban la es­ce­na de los te­rro­rí­fi­cos cam­pos de vio­la­ción. Du­ran­te la guerra mu­chos sol­da­dos ser­bios de­ja­ban em­ba­ra­za­das a las mu­je­res con la cla­ra in­ten­ción de erra­di­car el gen mu­sul­mán bos­nio. Al­gu­nas de las víc­ti­mas me di­je­ron que ha­bían si­do vio­la­das has­ta diez ve­ces al día, y tam­bién me ha­bla­ron del ca­so de una ni­ña que fue lle­va­da a uno de es­tos cam­pos con 12 años, y a la que vio­la­ron al mis­mo tiem­po que a su ma­dre, que se ha­lla­ba jun­to a ella. Pe­ro las vio­la­cio­nes, co­mo cual­quier co­sa que ten­ga que ver con la guerra, son un te­ma tre­men­da­men­te sen­si­ble en Bosnia. Al prin­ci­pio la gen­te en­ten­dió que Jo­lie se li­mi­ta­ba a lle­var a ca­bo sus ta­reas den­tro de AC­NUR. Pe­ro lue­go tras­cen­dió que es­ta­ba pen­san­do ro­dar una pe­lí­cu­la, y los me­dios di­fun­die­ron de ma­ne­ra in­com­ple­ta que es­ta tra­ta­ba de una mu­jer que se enamo­ra de su vio­la­dor.

Por su par­te, el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor croa­ta Jo­sip J. Kne­ze­vic ha in­cre­men­ta­do la con­tro­ver­sia cuan­do a prin­ci­pios de di­ciem­bre pre­sen­tó una de­nun­cia por pla­gio con­tra Jo­lie, a la que acu­sa de ha­ber co­pia­do nu­me­ro­sos as­pec­tos de su no­ve­la The Soul Shat­te­ri­ng (que po­dría tra­du­cir­se co­mo “La api­so­na­do­ra de al­mas”), que igual­men­te tra­ta de la his­to­ria de amor en­tre un sol­da­do ser­bio y una mu­jer mu­sul­ma­na en el mar­co de la guerra de los Bal­ca­nes. Kne­ze­vic afir­ma, in­clu­so, que en 2007 man­tu­vo con­ver-

Al­gu­nas par­tes del me­tra­je son tan te­rro­rí­fi­cas co­mo los episodios reales de la guerra de los Bal­ca­nes

sa­cio­nes con el pro­duc­tor de la pe­lí­cu­la con vis­tas a rea­li­zar una adap­ta­ción de su no­ve­la.

Sea co­mo sea, Jo­lie ha tra­ta­do de re­fle­jar en la cin­ta que el Sa­ra­je­vo de an­tes de la guerra era una ciu­dad mul­ti­cul­tu­ral en la que to­dos se co­no­cían, y de có­mo el con­flic­to pro­vo­có que ve­ci­nos que siem­pre ha­bían con­vi­vi­do en paz co­men­za­ran a trai­cio­nar­se y ma­tar­se en­tre sí. El ro­da­je se reali­zó en 42 días en lo­ca­li­za­cio­nes de Bu­da­pest y Bosnia, y con­tó con un pre­su­pues­to de ca­si diez mi­llo­nes de eu­ros.

Un ro­da­je de­ci­si­vo.

La trans­for­ma­ción de Jo­lie de es­tre­lla de Holly­wood en ac­ti­vis­ta hu­ma­ni­ta­ria se pro­du­jo tras un ro­da­je en Cam­bo­ya (don­de en 2002 adop­tó a su pri­mer hi­jo, Mad­dox) un país don­de el ré­gi­men de los je­me­res rojos en­ca­be­za­do por Pol Pot aca­bó con la vi­da de en torno a dos mi­llo­nes de per­so­nas. Aunque su pri­mer via­je en re­pre­sen­ta­ción de AC­NUR fue a Sie­rra Leo­na, un país que vi­vió una pa­vo­ro­sa guerra ci­vil en la que los ciu­da­da­nos ha­bían de su­frir dia­ria­men­te la cruel­dad de los re­bel­des, que les ampu­taban miem­bros (“¿Qué pre­fie­res, man­ga cor­ta o man­ga lar­ga?”, les de­cían los re­bel­des, en re­fe­ren­cia a por dón­de pre­fe­rían que les ampu­taran el bra­zo, por la mu­ñe­ca o por el co­do).

Es­tos via­jes le die­ron a Jo­lie el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra es­cri­bir el guion. Al­gu­nas par­tes del me­tra­je son tan te­rro­rí­fi­cas co­mo los episodios reales de la guerra. Un ejem­plo es la es­tre­me­ce­do­ra es­ce­na a lo Romeo y Ju­lie­ta de la mu­jer mu­sul­ma­na y el sol­da­do ser­bio que, jus­to des­pués de ca­sar­se, jus­to cuan­do cru­zan de la mano un puen­te pa­ra co­mu­ni­car su ma­tri­mo­nio a sus fa­mi­lia­res, son aba­ti­dos por los fran­co­ti­ra­do­res. Sus cuer­pos que­dan en el puen­te du­ran­te días, y los ti­ra­do­res ma­tan a to­do el que se acer­ca a in­ten­tar re­ti­rar­los. Es la his­to­ria de amor que tal vez sea el co­ra­zón y el al­ma de “En la tie­rra de la que ma­na san­gre y miel”. A tra­vés de la mi­ra­da de es­ta pa­re­ja, que se co­no­ce an­tes de la guerra, con­tem­pla­mos no so­lo la de­sin­te­gra­ción de una so­cie­dad que en su día ha­bía si­do mul­ti­ét­ni­ca y don­de ha­bían la­ti­do el ar­te, la mú­si­ca y la poe­sía, sino que se nos mues­tra al­go mu­cho más te­rro­rí­fi­co: el in­men­so mal que el hom­bre pue­de lle­gar a in­fli­gir­se a sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.