Eco­no­mía su­mer­gi­da.

La enor­me di­men­sión del frau­de fis­cal.

Tiempo - - TIEMPO - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

So­lo es cues­tión de echar cuen­tas. En Es­pa­ña hay 50.366 y 3.333 mi­llo­nes de eu­ros en bi­lle­tes de 500 y 200, res­pec­ti­va­men­te, se­gún la úl­ti­ma in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca del Ban­co de Es­pa­ña a fi­na­les de no­viem­bre de 2011. Si es­tas ci­fras las di­vi­di­mos por el cen­so de ha­bi­tan­tes, re­sul­ta que ca­da pa­re­ja con dos hi­jos ten­dría que man­te­ner per­ma­nen­te­men­te, al me­nos, ocho bi­lle­tes de 500 en su ca­sa, al­go más de 4.000 eu­ros en me­tá­li­co, ade­más de los bi­lle­tes de cin­cuen­ta, vein­te, diez y cin­co eu­ros que nor­mal­men­te uti­li­ce pa­ra rea­li­zar sus com­pras y pa­gar sus gas­tos.

La ver­dad es que pa­re­cen mu­chos bi­lle­tes de 500 eu­ros y así lo han pues­to de ma­ni­fies­to des­de la Aso­cia­ción de Téc­ni­cos de Ha­cien­da (Gest­ha), cu­yo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Ma­ría Mo­lli­ne­do, se­ña­la en de­cla­ra­cio­nes a Tiem­po que “es­tas abul­ta­das ci­fras con­tras­tan con la prác­ti­ca em­pre­sa­rial de nues­tro país que nos in­di­ca cla­ra­men­te que la ma­yo­ría de las em­pre­sas pre­fie­ren de­jar cons­tan­cia de sus pa­gos a tra­vés de trans­fe­ren­cias ban­ca­rias, che­ques, le­tras u otros efec­tos, de for­ma que los ex­trac­tos ban­ca­rios a me­nu­do cons­ti­tu­yen una con­ta­bi­li­dad au­xi­liar, así co­mo se de­mues­tra que es­tos bi­lle­tes no son uti­li­za­dos ha­bi­tual­men­te en el trá­fi­co co­mer­cial”.

¿Pa­ra qué se usan en­ton­ces tan­tos bi­lle­tes de al­to va­lor? Se­gún Mo­lli­ne­do, “en las in­ves­ti­ga­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les rea­li­za­das so­bre bi­lle­tes de 500 eu­ros, se ha po­di­do acre­di­tar que la re­ti­ra­da o en­tre­ga de es­tos bi­lle­tes coin­ci­día en un 90% de los ca­sos con una com­pra­ven­ta in­mo­bi­lia­ria rea­li­za­da por gran­des em­pre­sas. Es­to ha per­mi­ti­do re­cau­dar has­ta 1.100 mi­llo­nes de eu­ros por de­cla­ra­cio­nes vo­lun­ta­rias ex­tem­po­rá­neas de los im­pli­ca­dos al re­que­rir­les in­for­ma­ción pa­ra evi­tar que se ini­cia­se una ins­pec­ción”.

Pe­ro los téc­ni­cos de Ha­cien­da dan otra ra­zón pa­ra sos­pe­char de es­te di­ne­ro. Se­gún es­te co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal, una par­te im­por­tan­te de esos 53.699 mi­llo­nes de eu­ros en bi­lle­tes de 500 y 200 es­tán en me­tá­li­co y fue­ra del cir­cui­to ban­ca­rio. Son im­pro­duc­ti­vos des­de un pun­to de vista fi­nan­cie­ro y sus pro­pie­ta­rios los tie­nen en ca­sa, con el con­si­guien­te ries­go de ro­bo o des­truc­ción. “To­do es­to –se­ña­lan en Gest­ha– in­di­ca cla­ra­men­te que exis­te un in­te­rés de­frau­da­to­rio en man­te­ner esos abul­ta­dos sal­dos en di­ne­ro lí­qui­do, lo que nos per­mi­te afir­mar que la prác­ti­ca to­ta­li­dad de esos 53.699 mi­llo­nes en bi­lle­tes de 500 y 200 eu­ros tie­nen un ori­gen frau­du­len­to o de­lic­ti­vo”.

El Go­bierno, al ata­que.

Una de las me­di­das anun­cia­das por el nue­vo Go­bierno pa­ra su plan de lu­cha con­tra el frau­de y au­men­to de la re­cau­da­ción fis­cal es, pre­ci­sa­men­te, li­mi­tar la can­ti­dad que se pue­de pa­gar en me­tá­li­co por una com­pra o la pres­ta­ción de un ser­vi­cio, de ma­ne­ra que al di­fi­cul­tar el mo­vi­mien­to de esos bi­lle­tes en el cir­cui­to ne­gro co­mien­cen a en­trar en la eco­no­mía pro­duc­ti­va y de­jen su co­rres­pon­dien­te por­cen­ta­je de im­pues­tos en la ca­ja de Ha­cien­da. Ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués de ser anun­cia­da la me­di­da, los téc­ni­cos de Ha­cien­da se­ña­la­ron co­mo lí­mi­te ideal los 1.000 eu­ros. Con ello, se­gún ex­pli­can, se con­si­gue que al po­ner el má­xi­mo de pa­go en me­tá­li­co de una fac­tu­ra en esa can­ti­dad, im­pli­ca­rá que las

em­pre­sas no po­drán de­du­cir el IVA ni el gas­to en el Im­pues­to de So­cie­da­des o en el IRPF por la par­te pa­ga­da en me­tá­li­co que ex­ce­da de esos 1.000 eu­ros.

Y, ¿de cuán­to es­ta­mos ha­blan­do? Jo­sé Ma­ría Mo­lli­ne­do afir­ma: “Po­de­mos es­ti­mar que el im­pac­to anual so­bre es­tas ope­ra­cio­nes que se rea­li­zan con di­ne­ro ne­gro se­rá el equi­va­len­te de apli­car el ti­po mar­gi­nal del IRPF de los so­cios im­pli­ca­dos o el ti­po no­mi­nal del Im­pues­to so­bre So­cie­da­des, así co­mo el ti­po ge­ne­ral del IVA. De acuer­do con los da­tos de las in­ves­ti­ga­cio­nes que ma­ne­ja­mos, po­de­mos es­ti­mar en 26.200 mi­llo­nes de eu­ros la re­cau­da­ción adi­cio­nal que se po­dría ob­te­ner con es­ta me­di­da”.

Fue­ra ya se ha­ce.

En Es­pa­ña ( ver cua­dros), los bi­lle­tes de 500 eu­ros su­po­nen al­go más del 73% del di­ne­ro efec­ti­vo en cir­cu­la­ción. Se­gún da­tos del Ban­co Cen­tral Europeo, la eco­no­mía es­pa­ño­la dis­po­ne de más del do­ble de bi­lle­tes de 500 que la me­dia de paí­ses de la Eu­ro­zo­na, don­de es­tos bi­lle­tes su­po­nen úni­ca­men­te el 33,54% del to­tal. A eso hay que su­mar el he­cho de que Es­pa­ña tie­ne den­tro de sus fron­te­ras el 17% de los bi­lle­tes de 500 emi­ti­dos pa­ra to­da la Eu­ro­zo­na.

Se­gún di­ver­sas es­ti­ma­cio­nes, Es­pa­ña ocu­pa el ter­cer lu­gar por ta­ma­ño de eco­no­mía su­mer­gi­da de la cla­si­fi­ca­ción den­tro de los 15 paí­ses de la Unión Eu­ro­pea pre­vios a la úl­ti­ma am­plia­ción, so­lo por de­trás de Gre­cia e Ita­lia. Es­tos dos paí­ses ya han re­du­ci­do re­cien­te­men­te a 1.000 eu­ros el lí­mi­te má­xi­mo de pa­go en me­tá­li­co de una fac­tu­ra. Fran­cia, por su par­te, con una ta­sa de eco­no­mía su­mer­gi­da es­ti­ma­da en el 11,7% de su PIB en 2010 ha li­mi­ta­do a 3.000 eu­ros el pa­go en me­tá­li­co de las fac­tu­ras.

Ade­más, Fran­cia in­clu­yó la pe­ti­ción de la des­apa­ri­ción de los bi­lle­tes de 500 eu­ros co­mo una de las 30 me­di­das pa­ra cer­car a los pa­raí­sos fis­ca­les. La co­mi­sión de Fi­nan­zas de la Asam­blea Na­cio­nal, com­pues­ta por dipu­tados de to­do el ar­co po­lí­ti­co, abo­gó por pro­mo­ver, a es­ca­la fran­ce­sa pri­me­ro y eu­ro­pea des­pués, el fin de es­te bi­lle­te. “Sal­ta a la vista –di­cen en Gest­ha– la co­rre­la­ción en­tre el abu­so del di­ne­ro en me­tá­li­co y el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía su­mer­gi­da, que en nues­tro país ron­da el 23,3% del PIB, fren­te a la me­dia del 15,1% en­tre los paí­ses de nues­tro en­torno que des­cien­de, por ejem­plo, al 14,7% en Ale­ma­nia”.

“Los téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da –se­ña­la su se­cre­ta­rio ge­ne­ral–

pro­po­ne­mos si­tuar el lis­tón es­pa­ñol en los 1.000 eu­ros, por­que nues­tra ta­sa de eco­no­mía su­mer­gi­da es­tá más cer­ca de Ita­lia y de Gre­cia que de Fran­cia, y 1.000 eu­ros es una can­ti­dad lo su­fi­cien­te­men­te re­du­ci­da co­mo pa­ra des­in­cen­ti­var la uti­li­za­ción de di­ne­ro en me­tá­li­co co­mo ins­tru­men­to idó­neo en las ope­ra­cio­nes de cier­ta en­ver­ga­du­ra que es­ca­pan del con­trol del Fis­co”.

Es­te co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal jus­ti­fi­ca la me­di­da con dos ar­gu­men­tos: “Gra­cias a ella –di­cen– se obli­ga­ría a las em­pre­sas a op­tar por otros me­dios de pa­go, co­mo trans­fe­ren­cias, che­ques o car­gos en tar­je­tas de cré­di­to, que sí de­ja­rían una hue­lla fá­cil­men­te tra­za­ble y ve­ri­fi­ca­ble pa­ra in­ves­ti­gar po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des, y ave­ri­guar quié­nes son los ver­da­de­ros des­ti­na­ta­rios de las ope­ra­cio­nes. Y por otro la­do, la ci­fra de 1.000 eu­ros es más que su­fi­cien­te co­mo pa­ra no in­ter­fe­rir en las pe­que­ñas transac­cio­nes más fre­cuen­tes en las em­pre­sas, que po­drían con­ti­nuar re­cu­rrien­do al di­ne­ro en efec­ti­vo pa­ra agi­li­zar los trá­mi­tes del día a día y cu­brir po­si­bles pa­gos im­pre­vis­tos”.

¿Se­ría su­fi­cien­te?

La pre­gun­ta en­ton­ces es obli­ga­da. ¿Se­ría su­fi­cien­te con la lu­cha de­ci­di­da con­tra el frau­de fis­cal pa­ra no ne­ce­si­tar subidas adi­cio­na­les de im­pues­tos y cum­plir los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co com­pro­me­ti­dos por Es­pa­ña con sus so­cios eu­ro­peos? “Si el dé­fi­cit fi­nal de 2011 fue­ra del 8%, co­mo va­ti­ci­nan al­gu­nos ana­lis­tas, se­ría ne­ce­sa­rio ajus­tar 36.600 mi­llo­nes de eu­ros. Co­mo el Go­bierno ha apro­ba­do ya un pri­mer plan de ajus­te de 16.500 mi­llo­nes, ha­rían fal­ta ajus­tar otros 20.000 mi­llo­nes”, se­ña­lan en Gest­ha, des­de don­de aña­den que “es fá­cil que la lu­cha con­tra el frau­de pu­die­ra apor­tar a cor­to pla­zo la ma­yor par­te de ese di­fe­ren­cial si se adop­tan me­di­das real­men­te am­bi­cio­sas, por­que el mar­gen es muy gran­de, ac­tual­men­te cer­ca del 23,3% del PIB es­pa­ñol co­rres­pon­de a la eco­no­mía su­mer­gi­da, lo que su­po­ne en torno a 245.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les”. Jo­sé Ma­ría Mo­lli­ne­do lo tie­ne bas­tan­te cla­ro: “En un pla­zo de dos o tres años –ase­gu­ra–, si im­plan­tá­ra­mos las me­di­das ade­cua­das pa­ra re­du­cir la eco­no­mía su­mer­gi­da en unos diez pun­tos por­cen­tua­les, has­ta si-

Apre­tar las tuer­cas al frau­de fis­cal po­dría re­por­tar al Es­ta­do 38.500 mi­llo­nes de eu­ros

tuar­nos al ni­vel de los paí­ses más avan­za­dos de nues­tro en­torno, ob­ten­dría­mos una re­cau­da­ción anual adi­cio­nal su­pe­rior a los 38.500 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­pon­dría cu­brir so­bra­da­men­te el

ba­che que nos se­pa­ra del cum­pli­mien­to del dé­fi­cit sin te­ner que re­cu­rrir a re­cor­tes o me­di­das que pu­die­ran afec­tar al Es­ta­do del bie­nes­tar”.

Otras me­di­das.

Pe­ro no to­do es di­ne­ro en me­tá­li­co ni per­se­cu­ción de de­li­tos. Los téc­ni­cos agru­pa­dos en Gest­ha se­ña­lan ca­mi­nos adi­cio­na­les pa­ra au­men­tar la re­cau­da­ción del Es­ta­do sin ne­ce­si­dad de au­men­tos ge­ne­ra­les de im­pues­tos. Ha­blan de dos ca­mi­nos paralelos: la me­jo­ra en la ges­tión re­cau­da­to­ria de al­gu­nos tri­bu­tos y la apli­ca­ción de ta­sas se­lec­ti­vas pa­ra al­gu­nos gru­pos de con­tri­bu­yen­tes. Re­cuer­dan, por ejem­plo, que al­go es­tá fa­llan­do en el Im­pues­to so­bre So­cie­da­des, el que gra­va los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas, cuan­do se da la pa­ra­do­ja de que las pe­que­ñas com­pa­ñías pa­gan ca­si cin­co pun­tos más que las gran­des, cu­yo ti­po efec­ti­vo de tri­bu­ta­ción se si­túa en el 9,9% de sus ga­nan­cias.

Pa­ra es­te gru­po de gran­des em­pre­sas, Mo­lli­ne­do pro­po­ne una me­di­da más: “Si pa­ra las que fac­tu­ran por en­ci­ma de los

45 mi­llo­nes de eu­ros al año –se­ña­la– se apli­ca­ra un nue­vo ti­po im­po­si­ti­vo de cin­co pun­tos a par­tir del mi­llón de eu­ros de be­ne­fi­cios, se lo­gra­rían 13.943 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les, re­du­cien­do las di­fe­ren­cias con el ti­po efec­ti­vo con las mi­cro­em­pre­sas y py­mes”.

Con res­pec­to al IVA, los téc­ni­cos de Ha­cien­da se­ña­lan que “es otra de las ta­sas que pue­den apor­tar una ma­yor re­cau­da­ción me­jo­ran­do el con­trol del frau­de pa­ra ex­traer unos ma­yo­res in­gre­sos, sin ne­ce­si­dad de un in­cre­men­to de los ti­pos que pue­da con­traer el con­su­mo per­ju­di­can­do la ca­pa­ci­dad de com­pra de pen­sio­nis­tas y per­so­nas con ba­jos in­gre­sos”.

Y en cuan­to al ma­yor con­trol en la ges­tión de los in­gre­sos, Jo­sé Ma­ría Mo­lli­ne­do aña­de que “otra prio­ri­dad en la lu­cha con­tra el frau­de pa­sa por es­tre­char la co­la­bo­ra­ción con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, los ayun­ta­mien­tos y las dipu­tacio­nes pa­ra com­par­tir las ba­ses de da­tos”.

Cer­co al frau­de. Jo­sé Ma­ría Mo­lli­ne­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Gest­ha, cree que con el cer­co al frau­de fis­cal no ha­bría que su­bir im­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.