Ignacio Fernández To­xo

SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DE CO­MI­SIO­NES OBRE­RAS. Sin­di­ca­tos y pa­tro­nal han lle­ga­do a un acuer­do de mí­ni­mos en la re­for­ma la­bo­ral (ju­bi­la­cio­nes o pre­ju­bi­la­cio­nes, en­tre otros). Fren­te a un cua­dro de Ibarrola en la se­de de CCOO, di­ce que aho­ra le to­ca al Go­bierno

Tiempo - - TIEMPO - POR SIL­VIA GAMO FO­TO: AN­TO­NIO HEREDIA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ha­ga au­to­crí­ti­ca: ¿qué cul­pa tie­nen los sin­di­ca­tos de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos?

¿De la si­tua­ción ge­ne­ra­da por la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, fi­nan­cie­ra, por el desas­tre de ges­tión de los ban­cos y la crea­ción de un en­torno que ha fa­ci­li­ta­do esos cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos? Nin­gu­na. He­mos si­do ex­ce­si­va­men­te ge­ne­ro­sos a la ho­ra de ofre­cer un gran acuer­do en 2009 al que na­die echó cuen­tas y aho­ra in­ten­tan­do re­pe­tir la ope­ra­ción des­de una apues­ta de­ci­di­da por un pac­to por el em­pleo. He­mos con­tri­bui­do des­de un acuer­do de con­ve­nios co­lec­ti­vos pa­ra 2010, 2011 y 2012. Pe­dir más es­fuer­zos a los tra­ba­ja­do­res de los ya he­chos es in­jus­to y con­tra­pro­du­cen­te en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos. Pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro tam­bién hay que pre­gun­tar a otros in­ter­lo­cu­to­res por qué no es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio de ne­go­cia­ción pa­ra un gran acuer­do po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial, que es el que ne­ce­si­ta nues­tro país y que ya in­ten­ta­mos en 2009 y an­tes de las elec­cio­nes.

¿Qué par­te de res­pon­sa­bi­li­dad tie­nen?

In­ten­tar de­fen­der en un con­tex­to muy hos­til los in­tere­ses de la gen­te que tra­ba­ja y de la que quie­re tra­ba­jar y no pue­de ha­cer­lo, con­ven­ci­dos de que arrui­nar nues­tro mar­co de re­la­cio­nes la­bo­ra­les con un de­bi­li­ta­mien­to de nues­tro mar­co la­bo­ral no va a re­sol­ver los pro­ble­mas. He­mos he­cho un es­fuer­zo bal­dío has­ta el mo­men­to que es ofre­cer una mo­de­ra­ción del cre­ci- mien­to de los sa­la­rios ne­go­cia­dos en los con­ve­nios co­lec­ti­vos pa­ra po­ner­lo en ex­po­si­ción de la ge­ne­ra­ción de em­pleo.

¿Crea­rán pues­tos de tra­ba­jo los pe­que­ños acuer­dos a los que han lle­ga­do con la pa­tro­nal?

Pue­den ser par­te de la so­lu­ción, pe­ro en un tiem­po dis­tin­to. Si la re­for­ma la­bo­ral pues­ta en mar­cha por el Go­bierno an­te­rior ha fra­ca­sa­do por ha­ber­la rea­li­za­do en un tiem­po que no co­rres­pon­día, aho­ra pue­de pa­sar lo mis­mo: si hay una nue­va re­for­ma, y el Go­bierno de­be­ría pen­sár­se­lo, den­tro de ocho me­ses ve­re­mos que una re­for­ma fue­ra de un con­tex­to de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no va a ge­ne­rar pues­tos de tra­ba­jo. El em­pleo lo ge­ne­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

¿Es­tán ro­tas las ne­go­cia­cio­nes? ¿Ha­ce fal­ta más tiem­po?

Es cues­tión de ob­je­ti­vos, no de tiem­po. No­so­tros no he­mos pe­di­do una prórroga por­que lo que yo en­ten­dí del hoy pre­si­den­te del Go­bierno era que le pre­sen­tá­ra­mos opi­nio­nes so­bre un lis­ta­do de ma­te­rias que ha­bía ela­bo­ra­do que coin­ci­dían en gran me­di­da con lo que ya es­tá­ba­mos or­ga­ni­zan­do. Aho­ra de­ci­di­rá lo que quie­ra ha­cer.

¿Y qué cree que ha­rá?

El Go­bierno ha di­cho que es prio­ri­ta­ria una re­for­ma la­bo­ral por exi­gen­cia del Ban­co Cen­tral Europeo (BCE) y nos ha re­cor­da­do la car­ta que en agos­to le en­vió es­te or­ga­nis­mo a Za­pa­te­ro.

¿Se la ha en­se­ña­do?

No, so­lo co­noz­co la car­ta que Tri­chet en­vió a Ber­lus­co­ni. Hay que guiar­se un po­co en ti­nie­blas en cuan­to a qué ti­po de re­for­mas pre­ten­de ha­cer. Pre­fie­ro es­pe­rar.

¿Cuán­do sal­drán a la ca­lle? ¿Cuál es su lí­mi­te?

Has­ta aho­ra to­dos los go­bier­nos, sal­vo con la re­for­ma de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, se han abs­te­ni­do de in­ter­ve­nir de for­ma uni­la­te­ral en los con­ve­nios co­lec­ti­vos. En Es­pa­ña no se­ría cons­ti­tu­cio­nal­men­te acep­ta­ble que el Go­bierno fi­ja­ra los con­ve­nios del sec­tor pú­bli­co. Es la pri­me­ra vez en de­mo­cra­cia y más allá de la eta­pa de­mo­crá­ti­ca, que el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal se con­ge­la. El Go­bierno de­be­ría abs­te­ner­se. En re­la­ción a otras ma­te­rias, los con­tra­tos de tra­ba­jo es­ta­ble­cen unos equi­li­brios en la re­la­ción en­tre la per­so­na con­tra­ta­da y el con­tra­ta­dor. Rom­per­lo y aca­bar con las tu­te­las sin­di­ca­les o ju­di­cia­les su­pon­dría una in­vo­lu­ción muy se­ria pa­ra la ca­li­dad de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Son pa­la­bras ma­yo­res.

¿Ese es el lí­mi­te pa­ra una huel­ga?

No voy a an­ti­ci­par es­ce­na­rios pe­ro es po­si­ble un re­co­rri­do que per­mi­ta el en­ten­di­mien­to en­tre em­pre­sa­rios, sin­di­ca­tos y Go­bierno. Aho­ra la pe­lo­ta es­tá en el te­ja­do del Go­bierno. He­mos he­cho un ejer­ci­cio que ha de­ri­va­do en acuer­dos a los que se les res­ta va­lor pú­bli­ca­men­te, pe­ro que tie­ne una gran

tras­cen­den­cia, co­mo el acuer­do de so­lu­ción au­tó­no­ma de con­flic­tos, de una in­ten­si­dad des­co­no­ci­da en nues­tro país. Pe­ro ¿es­tá ro­to el acuer­do o si­guen ha­blan­do? Es po­si­ble, y va­mos a se­guir ha­blan­do con las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Y si no, to­dos los días van a te­ner que ha­blar tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios en los sec­to­res y las em­pre­sas. Aquí no se aca­ba el mun­do, ni es­ta se­ma­na ni la que vie­ne. El Go­bierno ha­ría bien en ti­rar por el ca­mino de en me­dio, con­vo­car a sin­di­ca­tos y em­pre­sa­rios y co­no­cer di­rec­ta­men­te las opi­nio­nes. Es tiem­po de que el pre­si­den­te nos reúna a to­dos pa­ra que es­cu­che de viva voz to­das es­tas cues­tio­nes, que ha­ga una con­vo­ca­to­ria for­mal y no a tra­vés de la in­ter­pre­ta­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. ¿No se fían de la mi­nis­tra de Em­pleo? Es una per­so­na ca­paz, tie­ne un co­no­ci­mien­to ex­ten­so, su­fi­cien­te, de la reali­dad, le ha to­ca­do una ta­rea muy di­fí­cil en un mo­men­to muy com­pli­ca­do y la di­ná­mi­ca de ajus­tes apli­ca­da por su Go­bierno no le va a fa­vo­re­cer. Pe­ro no es un pro­ble­ma de per­so­nas, si no de po­lí­ti­cas del con­jun­to del Go­bierno. Con es­te ni­vel de des­em­pleo, ¿por qué los sin­di­ca­tos no es­tán en la ca­lle? He­mos es­ta­do mu­cho tiem­po en la ca­lle. Ha ha­bi­do una huel­ga ge­ne­ral, de­ce­nas de ma­ni­fes­ta­cio­nes, res­pues­tas glo­ba­les y par­cia­les, he­mos in­ten­ta­do ca­na­li­zar la ten­sión ha­cia la ne­go­cia­ción y el acuer­do. Aho­ra se aca­ban de pro­du­cir unas elec­cio­nes y a los sin­di­ca­tos no se les pue­de pe­dir que ha­gan lo que no han he­cho en las ur­nas. Lo es­ta­mos ha­cien­do pa­ra res­pon­der a las po­lí­ti­cas que se es­tán ha­cien­do en los ám­bi­tos au­to­nó­mi­cos. Si es­ta ten­den­cia se agra­va, de­ter­mi­na­re­mos qué ha­cer, pe­ro la so­cie­dad ha emi­ti­do un ve­re­dic­to en las ur­nas y tie­ne que com­pro­bar qué efec­tos se desa­rro­llan. Va­lo­rar có­mo es po­si­ble y qué con­si­de­ra­ción se me­re­ce que una se­ma­na des­pués de to­mar po­se­sión, el nue­vo Go­bierno in­cum­pla su pro­gra­ma elec­to­ral. Pe­ro no se nos pue­de res­pon­sa­bi­li­zar a los sin­di­ca­tos de esa si­tua­ción. Uno de los prin­ci­pa­les con­flic­tos con la pa­tro­nal se ha producido a pro­pó­si­to del des­pi­do. ¿Se aca­ba­ron los 45 días? No creo que el pro­ble­ma de la em­pre­sa es­pa­ño­la sea el des­pi­do. Las em­pre­sas no es­tán pen­san­do cuán­to les va a cos­tar des­pe­dir cuan­do con­tra­tan a una per­so­na. Las em­pre­sas de­ben es­tar más preo­cu­pa­das por la fal­ta de fi­nan­cia­ción y de cré­di­to que por el cos­te del des­pi­do. Cuan­do una em­pre­sa des­pi­de sin cau­sa de for­ma in­jus­ta, co­mo su­ce­de en la ma­yo­ría de los ca­sos, tie­ne que pa­gar­lo. La gen­te tie­ne que te­ner un mí­ni­mo de ga­ran­tías. ¿Y esa ga­ran­tía cuál es: 45, 33, 20 o me­nos días? Cua­ren­ta y cin­co días, que es el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res. Cuan­do una em­pre­sa tie­ne cau­sa pa­ra des­pe­dir, si el des­pi­do es pro­ce­den­te, no hay in­dem­ni­za­ción nin­gu­na. Aquí se ha des­vir­tua­do el cos­te del des­pi­do. Por­que es­to es so­lo pa­ra el des­pi­do im­pro­ce­den­te. El res­to son 33 o 20 días y eso son la ma­yo­ría por­que la ma­yo­ría de la gen­te tie­ne un con­tra­to es­ta­ble y el 25% un con­tra­to tem­po­ral.

¿En la me­sa se ha tra­ta­do el te­ma de los mi­ni­jobs?

“La pa­tro­nal nun­ca ha lle­va­do los lla­ma­dos

mi­ni­jobs a la me­sa de ne­go­cia­ción” “Es tiem­po de que el pre­si­den­te nos reúna a to­dos y nos es­cu­che de viva voz y no por los me­dios”

Yo he oí­do ha­blar de los mi­ni­jobs en pú­bli­co pe­ro nun­ca en la me­sa de ne­go­cia­ción. La pa­tro­nal nun­ca lo ha lle­va­do a la me­sa de ne­go­cia­ción y he­mos de­di­ca­do ho­ras a ha­blar de em­pleo y con­tra­ta­ción. Con­vie­ne que la gen­te se­pa que los mi­niem­pleos en Ale­ma­nia es­tán ge­ne­ran­do es­tra­gos. Si al­guien pien­sa que los úni­cos em­pleos que po­de­mos ge­ne­rar son los de 400 eu­ros de sa­la­rio, po­bre país tie­nen en la ca­be­za. Esa no es la so­lu­ción. ¿Es­tá a fa­vor del re­cor­te a las sub­ven­cio­nes de par­ti­dos y sin­di­ca­tos? Me gus­ta­ría ver có­mo se con­cre­ta por­que las ci­fras que yo he leí­do no se co­rres­pon­den pa­ra na­da con las sub­ven­cio­nes le­ga­les que re­ci­ben par­ti­dos po­lí­ti­cos y sin­di­ca­tos y em­pre­sas. En el ca­so de CCOO son seis mi­llo­nes tres­cien­tos mil y pi­co de eu­ros. ¿Con eso vi­ve CCOO? Vi­ve de las cuo­tas del mi­llón lar­go de aso­cia­dos. Te­ne­mos va­rios ti­pos de cuo­ta, la ti­po, que no al­can­za los 11 eu­ros men­sua­les. Eso nos da es­ta­bi­li­dad de in­gre­sos. A ve­ces se con­fun­den re­cur­sos que se re­ci­ben pa­ra for­ma­ción, que es di­ne­ro de la co­ti­za­ción en las em­pre­sas que se uti­li­za pa­ra la for­ma­ción, con sub­ven­cio­nes, y en ese mez­cla­di­llo se tra­ta de des­le­gi­ti­mar a las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y em­pre­sa­ria­les. Los re­cur­sos de for­ma­ción son pa­ra for­ma­ción y son sa­gra­dos. ¿Sa­ben ya de cuán­to es el re­cor­te? Es­pe­ro que el mis­mo que se apli­que al res­to. No lo co­no­ce­mos to­da­vía, so­lo el apun­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros que no se co­rres­pon­de con la reali­dad y que pa­re­ce to­ma­do de al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El Go­bierno aho­ra es­tá go­ber­nan­do, no en la opo­si­ción, y tie­ne que ac­tuar con el ri­gor que se exi­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.