SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

An­tes, la his­to­ria se es­cri­bía en los li­bros. Hoy no hay tiem­po pa­ra eso, una pe­lí­cu­la es más rápida y contundente.

Tiempo - - TIEMPO - SAN­TIA­GO RON­CA­GLIO­LO

Es­tas se­ma­nas lle­ga a las pan­ta­llas de to­do el mun­do Mar­ga­ret That­cher en­car­na­da por Meryl Streep

Mar­ga­ret That­cher no se pue­de que­jar de su de­but ci­ne­ma­to­grá­fi­co. En es­tas se­ma­nas lle­ga a las pan­ta­llas de to­do el mun­do en­car­na­da por Meryl Streep, y en el trái­ler de la pe­lí­cu­la, la pre­sen­tan co­mo “la mu­jer que desafió las con­ven­cio­nes y sa­lió a cam­biar el mun­do”. Na­da mal pa­ra una prin­ci­pian­te. Pe­ro en­tre los pri­me­ros mi­nis­tros bri­tá­ni­cos, la ver­da­de­ra es­tre­lla de Holly­wood si­gue sien­do Tony Blair.

Po­de­mos ver a Hugh Grant co­mo Tony Blair, un pri­mer mi­nis­tro jo­ven y atrac­ti­vo que bus­ca tiem­po pa­ra el amor, en Lo­ve Ac­tually. A Mi­chael Sheen co­mo Tony Blair, un je­fe de Es­ta­do mo­derno con gui­ta­rra eléc­tri­ca, en The Queen. A Pierce Bros­nan co­mo Tony Blair, un os­cu­ro ex­go­ber­nan­te ma­ni­pu­la­do por su es­po­sa, en The Ghost Wri­ter. So­bre Mar­ga­ret That­cher so­lo se pue­de con­tar una his­to­ria: la de la da­ma de hie­rro que, en reali­dad, te­nía un co­ra­zón. En cam­bio, hay múl­ti­ples ver­sio­nes de Tony Blair. Por lo me­nos una pa­ra ca­da ac­tor in­glés.

Los ame­ri­ca­nos no se que­dan atrás. He­mos vis­to a Ri­chard Ni­xon en la pan­ta­lla con el ros­tro de Frank Lan­ge­lla. Y por su­pues­to, te­ne­mos a dis­po­si­ción el Ca­tá­lo­go Oli­ver Sto­ne de pre­si­den­tes USA. El di­rec­tor de Na­ci­do el 4 de ju­lio ha pues­to es­pe­cial én­fa­sis en los re­pu­bli­ca­nos, co­mo el pro­pio Ni­xon, o su Geor­ge W. Bush, re­tra­ta­do sar­cás­ti­ca­men­te en el lí­mi­te del coe­fi­cien­te in­te­lec­tual pro­me­dio.

En tiem­pos le­ja­nos, la his­to­ria se es­cri­bía en los li­bros. Grue­sos vo­lú­me­nes re­bo­san­tes de le­yes, de­cre­tos y fe­chas nos con­ta­ban quié­nes ha­bían de­ci­di­do el trans­cur­so de es­te pla­ne­ta. La ma­yo­ría es­ta­ban es­cri­tos des­de la en­tre­ga­da ele­gía, o des­de la an­ti­pa­tía to­tal. Los au­to­res sue­len es­tar a fa­vor o en con­tra de sus per­so­na­jes. Hoy en día, no hay tiem­po pa­ra na­da de eso. Una pe­lí­cu­la es más rápida y contundente, y aunque no ofre­ce tan­tos da­tos, sí pro­por­cio­na una com­pren­sión per­so­nal y ma­ti­za­da de los gran­des protagonistas de la his­to­ria. Y lo me­jor: pa­ra fil­mar­la, ni si­quie­ra ha­ce fal­ta es­pe­rar a que sus per­so­na­jes se mue­ran. Ya pues­tos, ni si­quie­ra ha­ce fal­ta es­pe­rar a que aban­do­nen el Go­bierno. Pue­des ver al per­so­na­je ori­gi­nal en las no­ti­cias, y lue­go al ac­tor en el ci­ne, y de­ci­dir cuál de los dos es más real.

En el ca­so de Mar­ga­ret That­cher, el ejer­ci­cio es es­pe­cial­men­te in­tere­san­te. El con­tex­to en que ella asu­mió el Go­bierno re­sul­ta de lo más ac­tual: una eco­no­mía so­bre­car­ga­da de dé­fi­cit con po­de­ro­sos sin­di­ca­tos de­fen­dien­do cos­to­sos de­re­chos la­bo­ra­les. Una so­cie­dad eu­ro­es­cép­ti­ca, con po­cas ga­nas de pa­gar con su di­ne­ro los de­re­chos de los de­más. Un elec­to­ra­do al que le im­por­ta po­co si los ri­cos son buenos o ma­los: tie­ne ne­ce­si­da­des más ur­gen­tes. ¿Al­guien di­jo Eu­ro­pa del 2012?

In­clu­so las crí­ti­cas con­tra las me­di­das eco­nó­mi­cas de Eu­ro­pa -o más bien de la nue­va Da­ma de hie­rro, An­ge­la Mer­kel- re­pi­ten co­mo go­tas de agua las que re­ci­bió en su mo­men­to la im­po­pu­lar Mag­gie: que be­ne­fi­cia a los gran­des ca­pi­ta­les. Que sa­bo­tea el pro­yec­to europeo. Que sus re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios cau­san re­ce­sión. Ca­rac­te­ri­za­da con los enor­mes bol­sos de su per­so­na­je, y su pei­na­do ti­po cas­co, Meryl Streep po­dría en­car­nar no el pa­sa­do, sino el fu­tu­ro. So­lo fal­ta sa­ber si el pú­bli­co se iden­ti­fi­ca­rá con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.