AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Ma­rrue­cos pre­sen­ta no­ve­da­des en 2012: un Eje­cu­ti­vo con Ab­de­li­lá Ben­ki­ran co­mo je­fe, y una vie­ja mo­nar­quía con Moha­med VI al fren­te de to­do lo de­más.

Tiempo - - TIEMPO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Con el año que aca­ba de em­pe­zar, Ma­rrue­cos lo es­tre­na to­do: nue­va Cons­ti­tu­ción, nue­vo Par­la­men­to, nue­vo pre­si­den­te, nue­vo Go­bierno y una vie­ja mo­nar­quía que jue­ga con las car­tas mar­ca­das a lla­mar­se par­la­men­ta­ria, lo que so­lo pue­de acep­tar­se con una se­rie de ma­ti­ces, aun re­co­no­cien­do los avan­ces de­mo­crá­ti­cos que ha em­pren­di­do. La mo­nar­quía de­jó de ser ab­so­lu­ta, pe­ro to­da­vía no es ple­na­men­te par­la­men­ta­ria. El trono ya no tie­ne ca­rác­ter sa­gra­do pe­ro el rey se­gui­rá sien­do in­vio­la­ble, al igual que el nues­tro y el de otras mo­nar­quías eu­ro­peas. En es­to no hay di­fe­ren­cias. Sin em­bar­go se­gui­rá te­nien­do el po­der ab­so­lu­to so­bre los asun­tos re­li­gio­sos co­mo Co­men­da­dor de los Cre­yen­tes y Je­fe Es­pi­ri­tual de los mu­sul­ma­nes, am­bos tí­tu­los en su con­di­ción de des­cen­dien­te di­rec­to del pro­fe­ta Maho­ma. Co­mo tal se­gui­rá pre­si­dien­do el Con­se­jo Su­pe­rior de los Ule­mas, lo que le da el po­der su­pre­mo en la ges­tión de los asun­tos re­li­gio­sos. Co­mo se ve, en la ver­tien­te re­li­gio­sa, las co­sas con­ti­nua­rán sin cam­bios no­ta­bles: el is­lam se­gui­rá sien­do la re­li­gión de Es­ta­do y, aunque exis­ti­rá la li­ber­tad de cul­tos, los mu­sul­ma­nes no ten­drán la po­si­bi­li­dad de pa­sar­se a otras re­li­gio­nes, y los no cre­yen­tes que quie­ran ca­sar­se con un mu­sul­mán o mu­sul­ma­na ten­drán que ha­cer­lo por los ri­tos is­lá­mi­cos.

El po­der po­lí­ti­co ha da­do un gi­ro im­por­tan­te, el más vi­si­ble es que el rey ya no pue­de nom­brar je­fe del Go­bierno a su an­to­jo, ten­drá que de­sig­nar pa­ra for­mar go­bierno al di­ri­gen­te del par­ti­do más vo­ta­do, que en es­te ca­so ha si­do Ab­de­li­lá Ben­ki­ran, lí­der del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y del Desa­rro­llo (PJD). El rey pre­si­di­rá el Con­se­jo de Mi­nis­tros, aunque pue­de de- le­gar en el pre­si­den­te, y se­gui­rá sien­do el Co­man­dan­te Su­pre­mo de las Fuer­zas Ar­ma­das y tam­bién di­ri­gi­rá la po­lí­ti­ca ex­te­rior, ade­más de pre­si­dir el Con­se­jo Su­pe­rior de Se­gu­ri­dad. El Par­la­men­to ad­quie­re más fuer­za, pue­de pro­po­ner re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les, tie­ne li­ber­tad en la pro­po­si­ción de le­yes y con­tro­la­rá a los más im­por­tan­tes car­gos de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

Un go­bierno de dos ca­ras.

En es­te mar­co cons­ti­tu­cio­nal se ha for­ma­do el nue­vo Go­bierno, y no ha si­do fá­cil, ha tar­da­do bas­tan­te más de un mes en cons­ti­tuir­se. Exi­gió lar­gas y com­ple­jas ne­go­cia­cio­nes en­tre el pre­si­den­te Ben­ki­ran, el mo­nar­ca y los lí­de­res de los dis­tin­tos par­ti­dos. El PJD de Ben­ki­ran ga­nó las elec­cio­nes, pe­ro so­lo con el 27% de los es­ca­ños, que­dan­do muy le­jos de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, ya que tie­ne 107 dipu­tados en un Par­la­men­to de 395. Al fin lo­gró com­po­ner un go­bierno de coa­li­ción for­ma­do por cua­tro par­ti­dos y 30 mi­nis­tros, un nú­me­ro ex­ce­si­vo si lo com­pa­ra­mos con los nues­tros. Pe­ro, ¿quién es Ben­ki­ran? Es­te li­cen­cia­do en cien­cias fí­si­cas que com­bi­nó los tra­ba­jos de pro­fe­sor con los de pe­rio­dis­ta y ac­ti­vis­ta no siem­pre fue el is­la­mis­ta mo­de­ra­do que aho­ra es y que co­mo tal pien­sa go­ber­nar. Por los años 70 y 80 del

pa­sa­do si­glo for­mó par­te de la exal­ta­da Cha­bi­ba Is­la­mi­ya (ju­ven­tud is­lá­mi­ca), una or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na is­lá­mi­ca que ejer­cía una pre­sión vio­len­ta con­tra los gru­pos de iz­quier­das.

Ese tiem­po ha pa­sa­do y aho­ra es un hom­bre que defiende el diá­lo­go y la ne­go­cia­ción, aunque de vez en cuan­do le sa­len ra­ma­la­zos fun­da­men­ta­lis­tas, co­mo ha­ce dos años con motivo del fes­ti­val Ma­wa­ci­ne de Ra­bat. Se in­dig­nó tan­to con la par­ti­ci­pa­ción del can­tan­te bri­tá­ni­co El­ton John que pi­dió que se prohi­bie­ra el es­pec­tácu­lo, ya que la pre­sen­cia de tal su­je­to con­tri­bui­ría a la ho­mo­se­xua

li­za­ción de Ma­rrue­cos. En cam­bio, en la pa­sa­da cam­pa­ña elec­to­ral ma­ni­fes­tó: “Si con­si­go lle­gar al Go­bierno, no di­ré a las mu­je­res con cuán­tos cen­tí­me­tros de fal­da de­ben cu­brir el cuer­po”. No le preo­cu­pa la lon­gi­tud de las fal­das, pe­ro tam­po­co pa­re­ce preo­cu­par­le la pro­mo­ción de las mu­je­res a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. Ni a él, ni al rey, e in­clu­so me­nos a los lí­de­res de los par­ti­dos que par­ti­ci­pan en la coa­li­ción. Por mu­cho que nos ci­ten su­ras del Co­rán y de los ha­di­ches del Pro­fe­ta en los que se re­co­no­ce la im­por­tan­cia de las mu­je­res, la reali­dad es que el is­lam ha im­pues­to una cul­tu­ra ma­chis­ta y mas­cu­li­ni­zan­te. Se ve en es­te Go­bierno, en el que de 30 miem­bros so­lo en­con­tra­mos a una mu­jer; se lla­ma Bas­si­ma Hak­kaoui, y es la mi­nis­tra de la So­li­da­ri­dad, la Con­di­ción Fe­me­ni­na, la Fa­mi­lia y el Desa­rro­llo So­cial. En las re­des so­cia­les ma­rro­quíes se es­tá de­ba­tien­do mu­cho es­te asun­to, las fe­mi­nis­tas y los jó­ve­nes de­nun­cian la dis­tan­cia que exis­te en­tre las le­yes teó­ri­cas y la reali­dad cul­tu­ral, so­cial y po­lí­ti­ca de un país co­mo Ma­rrue­cos.

Otro de los as­pec­tos lla­ma­ti­vos de es­te Go­bierno es que los mi­nis­te­rios de so­be

ra­nía, los que ele­gía el rey, aho­ra, cum­plien­do el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, los han nom­bra­do los par­ti­dos, aunque el mo­nar­ca si­ga man­te­nien­do la di­rec­ción glo­bal de la po­lí­ti­ca ex­te­rior, la de­fen­sa y la se­gu­ri­dad in­te­rior, co­mo se ex­pli­ca­ba más arri­ba. A la ma­yo­ría de los ob­ser­va­do­res les pa­re­ció sor­pren­den­te la de­sig­na­ción de Mus­ta­fá Ra­mid, del PJD, al fren­te del im­por­tan­te de­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, ya que ha si­do un crí­ti­co cons­tan­te de la mo­nar­quía ma­rro­quí. Sin em­bar­go, los gran­des re­tos de es­te Go­bierno, co­mo en ca­si to­das par­tes, son los eco­nó­mi­cos y la­bo­ra­les. La cri­sis eu­ro­pea, y en par­ti­cu­lar la es­pa­ño­la, pro­yec­ta efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre Ma­rrue­cos, ya que la eco­no­mía ma­rro­quí tie­ne una gran in­ter­de­pen­den­cia con Eu­ro­pa. Mu­chos emi­gran­tes que han per­di­do el tra­ba­jo aquí han re­gre­sa­do pa­ra au­men­tar las lis­tas de pa­ra­dos allí, ade­más de no en­viar di­vi­sas. La ra­dio­gra­fía so­cial es muy pa­re­ci­da a la de otros pue­blos, el pa­ro en­tre los jó­ve­nes, en par­ti­cu­lar en­tre los ti­tu­la­dos uni­ver­si­ta­rios, es alar­man­te y se re­fle­ja en la ten­sión de la con­vi­ven­cia. La pren­sa ma­rro­quí le es­tá pres­tan­do mu­cha aten­ción al nue­vo mi­nis­tro de Tu­ris­mo, Lah­cen Had­dad, al que ca­li­fi­can co­mo ex­per­to en pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca. Tan­ta aten­ción se de­be a que el tu­ris­mo es un sec­tor con gran po­ten­cial que pue­de con­ver­tir­se en el eje di­na­mi­za­dor del desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co por la apor­ta­ción de di­vi­sas y por los efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res del em­pleo.

Es­pa­ña, la eterna ve­ci­na del Nor­te.

Ha­ce unos días el pre­si­den­te Ra­joy lla­mó al rey de Ma­rrue­cos, Moha­med VI, pa­ra ha­blar de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les al mis­mo tiem­po que le anun­cia­ba una pró­xi­ma vi­si­ta. Se­guía la cos­tum­bre es­ta­ble­ci­da por los an­te­rio­res pre­si­den­tes de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Nues­tras re­la­cio­nes con Ma­rrue­cos siem­pre han si­do vi­drio­sas y res­ba­la­di­zas, pe­ro hay que bai­lar en el alam­bre con es­te in­có­mo­do ve­cino del Sur que tie­ne una es­pa­da de Da­mo­cles so­bre Ceu­ta y Me­li­lla, apar­te de con­tro­lar los flu­jos de la emi­gra­ción sub­saha­ria­na. Hay mu­chos in­tere­ses eco­nó­mi­cos es­pa­ño­les allí y mu­chos in­tere­ses ma­rro­quíes aquí, has­ta po­der de­cir que am­bas par­tes de­ben prio­ri­zar los asun­tos que les unen so­bre ca­len­tar los que les se­pa­ran. Ade­más aho­ra se ha su­ma­do el pro­ble­ma de la pes­ca. El pa­sa­do di­ciem­bre, el Par­la­men­to Europeo vo­tó con­tra la re­no­va­ción del Tra­ta­do de Pes­ca en­tre la UE y Ma­rrue­cos pro­vo­can­do la sus­pen­sión in­me­dia­ta de las ac­ti­vi­da­des pes­que­ras. Los gran­des per­ju­di­ca­dos por esa de­ci­sión fue­ron Es­pa­ña y Ma­rrue­cos. Ma­rrue­cos, por­que de­jó de per­ci­bir los 36 mi­llo­nes de eu­ros anua­les que re­ci­bía por el acuer­do y Es­pa­ña por­que 100 de nues­tros bar­cos per­die­ron las li­cen­cias pa­ra fae­nar en esas aguas. La me­di­da afec­tó so­lo a otros 19 bar­cos eu­ro­peos. La con­se­cuen­cia es­tá sien­do el pa­ro por la inac­ti­vi­dad de par­te de nues­tra flo­ta pes­que­ra de An­da­lu­cía y Ca­na­rias. Ra­joy y Arias Ca­ñe­te tie­nen aho­ra que de­mos­trar su ta­len­to pa­ra ne­go­ciar con la UE pa­ra re­sol­ver es­te asun­to. La es­ta­bi­li­dad de las re­la­cio­nes con Ma­rrue­cos es im­por­tan­te, pa­ra lo­grar­la, Ra­joy ten­drá que evi­tar la pre­po­ten­cia de Az­nar con los ma­rro­quíes.

Fo­to de fa­mi­lia. El rey Moha­med VI, su he­re­de­ro

y su nue­vo Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.