AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

La po­nen­cia (sin) mar­co del 38º con­gre­so so­cia­lis­ta no di­ce có­mo fre­nar una san­gría y un des­cré­di­to so­cial que han pro­vo­ca­do ya la ba­ja de 200.000 mi­li­tan­tes.

Tiempo - - TIEMPO - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

La le­ja­na e ines­pe­ra­da de­rro­ta de mar­zo de 2004, tras aquel trá­gi­co 11-M que nun­ca ol­vi­da­re­mos, res­que­bra­jó las cua­der­nas del Par­ti­do Po­pu­lar. Los erro­res a los que sue­le con­du­cir la so­ber­bia y un aspirante con ca­ra de chi­co apli­ca­do de­ja­ron a la de­re­cha es­pa­ño­la sin ban­co azul y con ca­ra de ton­tos. Y lo que ca­si era peor: sin sa­ber por dón­de ti­rar. Por su par­te Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ca­si un des­co­no­ci­do cua­tro años atrás, ha­cía sal­tar la ban­ca por se­gun­da vez en su ca­rre­ra (la pri­me­ra fue cuan­do ven­ció con­tra to­do pro­nós­ti­co a Jo­sé Bono en el con­gre­so so­cia­lis­ta de ju­lio del 2000). Cier­to es que aque­lla vic­to­ria del PSOE se ci­men­tó en bue­na me­di­da so­bre la in­di­ges­tión de ma­yo­ría ab­so­lu­ta que su­frió Jo­sé Ma­ría Az­nar en su se­gun­da le­gis­la­tu­ra al fren­te del Go­bierno. Pe­ro sin un can­di­da­to pru­den­te, sin un lí­der de la opo­si­ción sen­sa­to y cons­truc­ti­vo, el éxi­to elec­to­ral de los so­cia­lis­tas no hu­bie­ra si­do po­si­ble.

Sin em­bar­go, aquel opo­si­tor pru­den­te y cons­truc­ti­vo trans­mu­tó en in­cons­cien­te al po­co de su­bir la es­ca­li­na­ta del pa­la­cio de La Mon­cloa. Al mi­nu­to si­guien­te de asu­mir la pre­si­den­cia del Eje­cu­ti­vo or­de­na­ba la re­ti­ra­da de las tro­pas es­pa­ño­las des­ple­ga­das en Irak, pa­ra hon­ra de las pro­me­sas rea­li­za­das cuan­do no pen­sa­ba ni por aso­mo lle­gar a go­ber­nar; y pa­ra irri­ta­ción de nues­tros alia­dos. Za­pa­te­ro siem­pre ha te­ni­do de­bi­li­dad por la ima­gen, has­ta el pun­to de re­le­gar a un se­gun­do plano, tam­bién en cues­tio­nes tras­cen­den­tes, las con­se­cuen­cias más pro­fun­das de sus de­ci­sio­nes. El aban­dono de la mi­sión asig­na­da por la OTAN a los sol­da­dos es­pa­ño­les en Irak fue am­plia­men­te aplau­di­do por una so­cie­dad cu­yo ele­men­to de con­tras­te era un Az­nar pos­tra­do an­te el miem­bro más ne­fas­to de la sa­ga Bush. Pe­ro ZP po­dría ha­ber ejer­ci­ta­do su cohe­ren­cia de un mo­do me­nos per­ju­di­cial pa­ra los so­cios y los in­tere­ses de Es­pa­ña; y tam­bién pa­ra los de su pro­pio par­ti­do.

Con esa y otras de­ci­sio­nes que vi­nie­ron des­pués, ZP fa­ci­li­tó la es­tra­te­gia de un Par­ti­do Po­pu­lar que des­de muy pron­to se mar­có co­mo ob­je­ti­vo la re­cu­pe­ra­ción del cen­tro po­lí­ti­co. Pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba ra­di­ca­li­zar la ima­gen de Za­pa­te­ro, y en­con­tró en es­te al me­jor de los alia­dos. El lla­ma­do za­pa­te­ris­mo ha te­ni­do sus co­sas bue­nas, pe­ro el se­llo que de­ja es desas­tro­so: una mez­cla de ro­je­río en lo se­cun­da­rio e in­efi­cien­cia en la ges­tión de lo esen­cial. Una combinación, co­mo se pu­do ver el 20-N, ex­plo­si­va en tér­mi­nos elec­to­ra­les. Los efec­tos pa­ra el PSOE han si­do y es­tán sien­do de­sola­do­res. Des­cré­di­to so­cial, san­gría mi­li­tan­te. El apa­ra­to no suel­ta la ci­fra, pe­ro los car­nés del par­ti­do que en es­tos años se han ti­ra­do a la pa­pe­le­ra se acer­can a los 200.000.

El pa­cien­te no me­jo­ra.

El Par­ti­do So­cia­lis­ta en­tró en la UVI en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de ma­yo de 2011; el pa­sa­do 20 de no­viem­bre los mé­di­cos cer­ti­fi­ca­ban un alar­man­te em­peo­ra­mien­to del pa­cien­te. Y allí si­gue. Por eso, cuan­do se lee la po­nen­cia mar­co del 38º con­gre­so, una sal­mo­dia in­ter­mi­na­ble sa­tu­ra­da de ge­ne­ra­li­da­des que no ofre­ce res­pues­tas con­cre­tas a las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de los ciu­da­da­nos y que tam­po­co se atre­ve a plan­tear una au­to­crí­ti­ca va­lien­te, lo que uno se te­me es que sea ver­dad que lo úni­co que les im­por­ta a los ac­tua­les di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas es quién se va a que­dar con el chi­rin­gui­to. Creo que es aún pron­to pa­ra opi­nar so­bre lo que ofre­cen los dos can­di­da­tos a di­ri­gir el PSOE. Me­jor di­cho, es­pe­ro que sea pron­to... por­que ten­gan al­go que ofre­cer. Y es que has­ta la fe­cha lo que tras­cien­de es la fi­gu­ra de un per­de­dor en la rec­ta fi­nal de su vi­da po­lí­ti­ca y la de una mu­jer huér­fa­na de ideas, ro­dea­da por los res­tos del za­pa­te­ris­mo y que cu­rio­sa­men­te re­ci­be en­tu­sias­tas apo­yos de al­gu­nos que se dis­tin­guie­ron por sus fe­ro­ces crí­ti­cas al Go­bierno so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.