FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

Tiempo - - TIEMPO - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

“jui­cios ten­gas y los ga­nes”, di­ce la vie­ja mal­di­ción que be­be en la sa­bi­du­ría po­pu­lar. Si ga­nar los plei­tos no es una ben­di­ción, per­der­los es una mal­di­ción. Y da­do que la Jus­ti­cia es hu­ma­na y que la mu­jer con los ojos ven­da­dos y con una ba­lan­za en la mano an­da co­mo pu­ta por ras­tro­jo, sin plu­ma y ca­carean­do, los no­ta­bles que a lo lar­go del año des­fi­la­rán por los juz­ga­dos con­ver­ti­rán los te­le­dia­rios en una pa­sa­re­la pro­di­gio­sa. Con una ce­le­ri­dad ines­pe­ra­da, los que an­tes es­ta­ban en el ¡ Ho­la! han pa­sa­do a El Ca­so, y los que an­tes fir­ma­ban de­cre­tos en los bo­le­ti­nes ofi­cia­les aho­ra se ta­pan la ca­ra con una ca­za­do­ra o con un cas­co de mo­to­ris­ta. La Es­pa­ña de el Lu­te, he­re­de­ra del país ne­gro del ma­quis, la di­na­mi­ta y el pan de hi­go, ha da­do pa­so al cho­ri­ceo de Es­ta­do, fór­mu­la que, co­mo la cha­pu­za o la san­gría, me­re­ce una de­no­mi­na­ción de ori­gen. To­do na­ció cuan­do se pre­go­na­ba que, en Es­pa­ña, quien

Con una ce­le­ri­dad ines­pe­ra­da, los que an­tes sa­lían en el ¡Ho­la! aho­ra lo ha­cen en El Ca­so o si­mi­la­res

no era ri­co era ton­to, y que vi­vía­mos en el país en que más fá­cil era ha­cer for­tu­na. Aque­llos pol­vos nar­co­ti­za­ron a mu­chas per­so­nas que hoy se di­ri­gen, en co­ches de cris­ta­les os­cu­ros y por el ga­ra­je de los juz­ga­dos, a com­pa­re­cer an­te los tri­bu­na­les. Y el gen­tío, en la ca­lle, los abu­chea, y los abo­ga­dos cal­cu­lan la bue­na o ma­la for­tu­na de que les ha­ya to­ca­do un juez blan­do, du­ro, com­pla­cien­te, ven­ga­ti­vo, cha­pu­ce­ro, pe­re­zo­so o jus­to. Ma­los tiem­pos es­tos en que al sus­tan­ti­vo juez se le po­nen ad­je­ti­vos... Una cuer­da de pre­sos con ca­ras co­no­ci­das es el ma­yor es­pec­tácu­lo del mun­do en la Es­pa­ña de cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos. Na­die lee las sen­ten­cias, im­por­tan po­co las con­de­nas o las ab­so­lu­cio­nes. Lo que cae co­mo una lo­sa fa­tal, co­mo una es­pe­ra­da y de­ses­pe­ra­da provocación, es que, al fi­nal, na­die de­vuel­ve ni un eu­ro de lo que ro­bó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.